In English | En español
¿Preguntas sobre el cáncer? 1-800-422-6237

Prevención del cáncer de piel (PDQ®)

  • Actualizado: 23 de agosto de 2013

Opciones

  • Imprimir página
  • Imprimir documento
  • Ver documento
  • Enviar este documento

Prevención del cáncer de piel



Evitar los factores de riesgo y aumentar los factores de protección pueden ayudar a prevenir el cáncer.

Evitar los factores de riesgo del cáncer, como fumar, tener sobrepeso y no practicar ejercicios puede ayudar a prevenir ciertos tipos de cáncer. Aumentar los factores de protección, como dejar de fumar, seguir un régimen de alimentación saludable y hacer ejercicios, también puede ayudar a prevenir algunos tipos de cáncer. Consulte con su médico u otro profesional de atención de la salud sobre cómo puede disminuir el riesgo de cáncer.

La exposición a la radiación ultravioleta es un factor de riesgo de cáncer de piel.

En algunos estudios se indica que la exposición a la radiación ultravioleta (UV) y la sensibilidad son factores de riesgo del cáncer de piel. Radiación UV es el nombre de los rayos invisibles que forman parte de la energía que emite el sol. Las lámparas solares y las camillas de bronceado también emiten radiación UV.

Los factores de riesgo para los cánceres no melanoma y melanoma no son los mismos.

Factores de riesgo para el cáncer de piel no melanoma:
  • Exponerse a la luz solar natural o artificial (como la de las camillas de bronceado) por mucho tiempo.
  • Tener tez clara, como en los siguientes ejemplos:
    • Piel clara en la que salen pecas y se quema con facilidad, que no se broncea o se broncea mal.
    • Ojos azules, verdes o claros.
    • Cabello rojo o rubio.
  • Presentar queratosis actínica.
  • Haber recibido tratamiento con radiación.
  • Tener debilitado el sistema inmunitario.
  • Estar expuesto al arsénico.

Factores de riesgo del cáncer de piel melanoma:
  • Tener tez clara, como en los siguientes ejemplos:
    • Piel clara en la que salen pecas y se quema con facilidad, que no se broncea o se broncea mal.
    • Ojos azules, verdes o claros.
    • Cabello rojo o rubio.
  • Exponerse a la luz solar natural o artificial (como la de las camillas de bronceado) por mucho tiempo.
  • Tener antecedentes de muchas ampollas por quemaduras de sol, en especial durante la infancia o la adolescencia.
  • Tener varios lunares grandes o muchos lunares pequeños.
  • Tener antecedentes familiares de lunares no habituales (síndrome de nevo atípico).
  • Tener antecedentes personales o familiares de melanoma.
  • Ser de raza blanca.

No se sabe si lo siguiente disminuye el riesgo de cáncer de piel no melanoma:

Usar protector solar y evitar la exposición al sol.

No se sabe si el riesgo de cáncer de piel no melanoma disminuye al evitar el sol, usar protectores solares o usar ropa protectora cuando se está al aire libre, ya que no han realizado suficientes estudios para comprobarlo.

El protector solar puede ayudar a disminuir la cantidad de radiación UV a la piel. En un estudio se encontró que el uso de protector solar puede ayudar a prevenir la queratosis actínica, que consiste en parches escamosos en la piel que a veces se convierten en carcinoma de células escamosas.

Es probable que los perjuicios de usar un protector solar sean pequeños e incluyan reacciones alérgicas a las cremas para la piel y concentraciones más bajas de vitamina D que elabora la piel por menor exposición al sol.

También es posible que cuando una persona use protector solar para evitar las quemaduras, pase demasiado tiempo al sol y se exponga a la radiación UV dañina.

Aunque no se haya demostrado que proteger la piel y los ojos del sol reduzca el riesgo de cáncer de piel, los expertos aconsejan lo siguiente:

  • Usar protector solar contra la radiación UV.
  • No estar al sol durante periodos prolongados, especialmente cuando este está en su punto más fuerte.
  • Usar camisas de manga larga, pantalones largos, sombreros para el sol y anteojos de sol cuando se está al aire libre.

Sustancias quimiopreventivas

La quimioprevención es el uso de medicamentos, vitaminas u otras sustancias para reducir el riesgo de cáncer. Se han estudiado las siguientes sustancias quimiopreventivas para determinar si disminuyen el riesgo de cáncer de piel no melanoma:

Betacaroteno

Los estudios de betacaroteno (tomado en pastillas como complemento) no mostraron que este prevenga la formación de un cáncer de piel no melanoma ni impide que vuelva.

Isotretinoína

Se ha observado que las dosis altas de isotretinoína previenen cánceres de piel nuevos en pacientes con xeroderma pigmentoso. Sin embargo, no se ha mostrado que la isotretinoína prevenga que los cánceres de piel no melanoma vuelvan en pacientes tratados previamente por estos tipos de cáncer. El tratamiento con isotretinoína puede causar efectos secundarios graves.

Selenio

Los estudios han mostrado que el selenio (tomado en tabletas de levadura de cerveza) no disminuye el riesgo de carcinoma de células basales y puede aumentar el riesgo de carcinoma de células escamosas.

Celecoxib

En un estudio de celecoxib con pacientes de queratosis actínica y antecedentes de cáncer de piel no melanoma, se encontró que aquellos que tomaron celecoxib tuvieron tasas ligeramente más bajas de cánceres de piel no melanoma recidivantes. El celecoxib puede tener efectos secundarios graves en el corazón y los vasos sanguíneos.

Alfadifluorometilornitina (DFMO)

En un estudio de alfadifluorometilornitina (DFMO) de pacientes con antecedentes de cáncer de piel no melanoma, se observó que aquellos que tomaron DFMO tuvieron tasas más bajas de cánceres de piel no melanoma que volvieron que aquellos que tomaron un placebo. La DFMO puede causar pérdida de audición, que habitualmente es temporal.

No se sabe si lo siguiente disminuye el riesgo de melanoma:

Protector solar

No se ha comprobado que el uso de un protector solar para prevenir las quemaduras de sol proteja contra el melanoma producido por la radiación UV. Otros factores de riesgo, como tener una piel que se quema con facilidad, tener una gran cantidad de lunares benignos o tener nevos atípicos también pueden desempeñar una función en la formación de un melanoma.

Asesoramiento y protección de la piel del sol

No se sabe si las personas que reciben asesoramiento o información sobre cómo evitar la exposición al sol cambian su comportamiento para protegerse la piel del sol.

Los ensayos clínicos de prevención tienen como objetivo estudiar maneras de prevenir el cáncer.

Los estudios o ensayos clínicos de prevención del cáncer se utilizan para estudiar maneras de reducir el riesgo de ciertos tipos de cáncer. Algunos ensayos de prevención del cáncer se realizan con personas sanas que no han tenido cáncer, pero que tienen un riesgo mayor de tenerlo. Otros ensayos de prevención se realizan con personas que tuvieron cáncer y están intentando prevenir otro cáncer del mismo tipo, o disminuir las probabilidades de presentar un tipo nuevo de cáncer. Otros ensayos se realizan con voluntarios sanos de quienes no se conoce ningún factor de riesgo de cáncer.

El objetivo de algunos ensayos clínicos de prevención del cáncer es determinar si las acciones que toman las personas pueden prevenirlo. Estas pueden incluir comer frutas y vegetales, hacer ejercicio, dejar de fumar o tomar ciertas medicinas, vitaminas, minerales o complementos alimentarios.

Hay nuevas maneras de prevenir el cáncer de piel que se estudian en ensayos clínicos.

En muchas partes del país se realizan estudios o ensayos clínicos. Para mayor información en inglés sobre ensayos clínicos, consultar la sección sobre ensayos clínicos en el portal de Internet del NCI. Consulte la lista de ensayos clínicos del NCI para ensayos de prevención del cáncer de piel no melanoma y ensayos de prevención del melanoma que están aceptando pacientes.