¿Prequntas sobre el cáncer?

Tumores carcinoides gastrointestinales: Tratamiento (PDQ®)

Versión para profesionales de salud

Tumores carcinoides gastrointestinales metastásicos

Aunque aún no se ha establecido la función definitiva de la cirugía en la enfermedad metastásica, el resecado conservador de los intestinos, tumores mesentéricos y áreas fibróticas podrían mejorar de forma sustancial los síntomas y la calidad de vida en pacientes con carcinoides metastásicos hepáticos, mesentéricos y peritoneales. si la condición del paciente es tal que la cirugía no representa un riesgo mayor que la enfermedad en sí, se debe extirpar el tumor primario a fin de prevenir la presentación de una emergencia con obstrucción perforación y sangrado.[1] A pesar de la aceptación común de que el resecado deber ser por lo menos 90% de la carga tumoral para proveer paliación, aproximadamente 60% de los pacientes con cirugía solamente presentarán recurrencia de los síntomas; la tasa de supervivencia a 5 años es entre 35 y 80% dependiendo de la experiencia del centro hospitalario.[2,3] Debido a que el tratamiento con análogos de la somatostatina pueden lograr tasas similares de alivio sintomático con menos efectos adversos. En cada paciente debe sopesarse cuidadosamente los beneficios del tratamiento quirúrgico de los tumores carcinoides gastrointestinales (GI) contra los riesgos potenciales de una exploración abierta. Sin embargo, la citorreducción tumoral podría potenciar el tratamiento farmacológico mediante la reducción de la secreción de sustancias bioactivas.[4]

El tratamiento de la metástasis hepática podría incluir resecado quirúrgico, embolización arterial hepática; crioablación y ablación de radiofrecuencia; y trasplante de hígado ortotópico (Para mayor información, consultar la sección Tratamiento de la metástasis hepática en la sección de este sumario Aspectos generales de las opciones de tratamiento). La cirugía de citorreducción para la metástasis hepática de los carcinoides GI, se puede llevar a cabo de manera inocua con morbilidad y mortalidad mínimas que resultan en una regresión de los síntomas y una supervivencia más prolongada en la mayoría de los pacientes.[5] En una revisión amplia que incluyó a 120 pacientes con carcinoides, se dio cuenta que la tasa de respuesta bioquímica fue de 96% y una tasa de supervivencia a 5 años de 61% en aquellos pacientes cuyas metástasis hepática fue resecada de manera quirúrgica.[6][Grado de comprobación: 3iiDii

En caso de metástasis hepática, la ubicación y el resecado del tumor primario se deben tomar en cuenta aún entre pacientes cuya neoplasia primaria es asintomática. En un estudio retrospectivo que incluyó a 84 pacientes, a 60 de los cuales se les resecó el neoplasma primario, el grupo que fue sometido a resecado presentó una mediana de supervivencia sin avance (SSA) mayor, 56 meses, en comparación con 25 meses de SSA en el grupo primario sin resecado (P < 0,001) La mediana en cuanto al tiempo de supervivencia para el grupo resecado fue mayor 159 meses cuando se comparó con 47 meses en el grupo no resecado (P < 0,001).[7][Grado de comprobación: 3iiDii ]

Aunque la respuesta de los tumores carcinoides ante la radioterapia de haz externo es muy limitada, la radioterapia paliativa ejerce cierta eficacia para las metástasis óseas y cerebrales y en el tratamiento de la metástasis de la columna vertebral.[4]

El tratamiento monoquimioterapéutico o poliquimioterapéutico parece ser poco beneficioso en el tratamiento de los carcinoides GI debido a que ningún régimen ha mostrado tasas de respuesta tumoral objetiva mayor de 15%.[4]

El tratamiento con radionúclidos como los 131I-MIBG y 177Lu-octreotato podrían ser beneficiosos (Para mayor información , consultar la sección Análogos de la somatostatina en la sección de este sumario Aspectos generales de las opciones de tratamiento.)

Los análogos de la somatostatina y el α interferón son los fármacos principales que se usan en el tratamiento del síndrome carcinoide. Para mayor información, consultar la sección Análogos de la somatostatina y la sección sobre Interferones en la sección de este sumario sobre Aspectos generales de las opciones de tratamiento El tratamiento de los síntomas del síndrome carcinoide podría incluir modificaciones en la dieta y el uso de varios fármacos antidiarréicos, antihistaminas para las erupciones cutáneas, y teofilina o agonistas del receptor adrenérgico beta-2 para los broncoespasmos. (Para mayor información, consultar la sección Tratamiento sintomático en la sección Aspectos generales de las opciones de tratamiento) de este sumario.

Información en español sobre ensayos clínicos en curso está disponible en el Portal de internet del NCI

Ensayos clínicos en curso

Consultar la lista del NCI de ensayos clínicos sobre el cáncer que se realizan en los Estados Unidos y que están aceptando pacientes. Para realizar la búsqueda, usar el término en inglés metastatic gastrointestinal carcinoid tumor. La lista de ensayos se puede reducir aun más por la ubicación donde se realizan, los medicamentos que se utilizan, el tipo de intervención y otros criterios. Nota: los resultados obtenidos solo estarán disponibles en inglés.

Asimismo, se dispone de información general sobre ensayos clínicos en el portal de Internet del NCI.

Bibliografía

  1. Läuffer JM, Zhang T, Modlin IM: Review article: current status of gastrointestinal carcinoids. Aliment Pharmacol Ther 13 (3): 271-87, 1999. [PUBMED Abstract]
  2. McEntee GP, Nagorney DM, Kvols LK, et al.: Cytoreductive hepatic surgery for neuroendocrine tumors. Surgery 108 (6): 1091-6, 1990. [PUBMED Abstract]
  3. Plöckinger U, Rindi G, Arnold R, et al.: Guidelines for the diagnosis and treatment of neuroendocrine gastrointestinal tumours. A consensus statement on behalf of the European Neuroendocrine Tumour Society (ENETS). Neuroendocrinology 80 (6): 394-424, 2004. [PUBMED Abstract]
  4. Modlin IM, Latich I, Kidd M, et al.: Therapeutic options for gastrointestinal carcinoids. Clin Gastroenterol Hepatol 4 (5): 526-47, 2006. [PUBMED Abstract]
  5. Hodul P, Malafa M, Choi J, et al.: The role of cytoreductive hepatic surgery as an adjunct to the management of metastatic neuroendocrine carcinomas. Cancer Control 13 (1): 61-71, 2006. [PUBMED Abstract]
  6. Sarmiento JM, Heywood G, Rubin J, et al.: Surgical treatment of neuroendocrine metastases to the liver: a plea for resection to increase survival. J Am Coll Surg 197 (1): 29-37, 2003. [PUBMED Abstract]
  7. Givi B, Pommier SJ, Thompson AK, et al.: Operative resection of primary carcinoid neoplasms in patients with liver metastases yields significantly better survival. Surgery 140 (6): 891-7; discussion 897-8, 2006. [PUBMED Abstract]
  • Actualización: 7 de marzo de 2014