¿Prequntas sobre el cáncer?

Tumores carcinoides gastrointestinales: Tratamiento (PDQ®)

Versión para profesionales de salud

Clasificación celular y patológica de los tumores carcinoides gastrointestinales

Existe una variedad de células neuroendocrinas que normalmente se encuentran en la mucosa y submucosa gastrointestinal (GI). El tipo, ubicación y los productos que segregan las células neuroendocrinas GI se encuentran bien definidos y resumidos en el Cuadro a continuación. Como se hizo notar anteriormente, los tumores carcinoides individuales cuentan con características inmunohistoquímicas e histológicas fundamentadas en su ubicación anatómica y su tipo celular endocrino. Sin embargo, todos los carcinoides comparten características patológicas comunes que los caracterizan como tumores neuroendocrinos (TNE) bien diferenciados.[1]

Cuadro 1. Células neuroendocrinas gastrointestinalesa
CCK = colecistoquinina; D = producto de somatostatina; EC = enterocromafín; G = gastrina; L = enteroendocrino; M = motilina; N = neurotensina; PIG = polipéptido inhibidor gástrico; PP = polipéptido pancreático; SE = similar a enterocromafín; S = secretina.
a Adaptación de[1-3]
Tipo de célula Ubicación Producto segregado
Célula GAntro pilórico y duodenoGastrina
Célula SEFondo gástrico y cuerpoHistamina
Célula DEstómago, duodeno, yeyuno, colon y rectoSomatostatina
Célula ECEstómago, duodeno, yeyuno, íleon, colon y rectoSerotonina, motilina, y sustancia P
Célula CCKDuodeno y yeyunoColecistoquinina
Célula PIGDuodeno y yeyunoPolipéptido inhibidor gástrico
Célula MDuodeno y yeyunoMotilina
Célula SDuodeno y yeyunoSecretina
Célula PPDuodenoPolipéptido pancreático
Célula LYeyuno, íleon colon y rectoPolipéptido YY
Célula NYeyuno e íleonNeurotensina

La Organización Mundial de la Salud (OMS) actualizó en 2000, la clasificación de los TNE GI, la cual resulta útil de manera clínica y pronóstica para aquellos pacientes con TNE del tracto GI recién diagnosticado ya que da cuenta del comportamiento biológico específico de acuerdo con la ubicación y diferenciación tumoral.[4,5]

Esta clasificación establece la distinción de los siguientes:

  • Tumores por lo general benignos bien diferenciados, con pronóstico excelente.
  • Carcinomas bien diferenciados de potencial maligno bajo y pronóstico favorable.
  • Carcinomas precariamente diferenciados (de células pequeñas y menos células grandes), sumamente malignos y conllevan un pronóstico precario.

En esta clasificación, el término carcinoide (o carcinoide típico) se utiliza solo para TNE bien diferenciados del tracto GI, exceptuando el páncreas; el término carcinoide maligno (o carcinoide atípico) se utiliza para el TNE bien diferenciado en la misma ubicación del tracto GI correspondiente.[6,7] A pesar de la cierta incertidumbre que rodea la función de los índices de proliferación celular en el pronóstico de los TNE, resulta claro que los carcinomas precariamente diferenciados son sumamente dinámicos y requieren de un abordaje terapéutico específico.[7-9] En un segundo paso, la clasificación de la OMS subdivide los TNE GI sobre la base de su ubicación y biología para lograr una clasificación tumoral pronósticamente relevante.[5-7,9] En esta subclasificación, las ubicaciones anatómicas GI son las siguientes:

  • Estómago (cuatro tipos diferentes).
  • Duodeno (y yeyuno proximal) (cinco tipos diferentes).
  • íleon (incluye el yeyuno distal).
  • Apéndice.
  • colorrectal.

(Para mayor información, consultar la sección Características clínicas específicas al lugar en la sección de este sumario sobre los Información general sobre los tumores carcinoides gastrointestinales para mayor información sobre la correlación clinicopatológica de los tipos celulares y ubicación anatómica).

Además, en el esquema de clasificación de la OMS, los TNE GI se han agrupado con los TNE pancreáticos (tumores de célula de los islotes) y clasificado como TNE gastroenteropancreático (GEP-TEN). Sin embargo debido a diferencias en los patrones de alteración cromosómica y la genética molecular entre TNE GI y pancreático TNE, algunos investigadores han indicado que este agrupamiento TEN-GEP requiere reevaluación.[7,9,10]

Ya que no se probó alteración genética o molecular alguna con relevancia pronóstica y clínica, en la clasificación solamente se usaron criterios morfológicos e histopatológico tradicionales. Además de los índices de diferenciación, estos criterios incluyen lo siguiente:

  • Tamaño del tumor.
  • Presencia o ausencia de invasión anginal.
  • Actividad proliferativa (medido por el índice Ki-67).[5,6]

La evaluaciones citológicas e histopatológicas de los patrones de crecimiento y características celulares de los NET bien diferenciados con frecuencia no representan mucha ayuda en predecir su comportamiento funcional y grado de malignidad. En general, los carcinoides típicos que se presentan en el estómago, el apéndice o el recto presentan un pronóstico excelente.[6] Por el contrario, los TNE precariamente diferenciados formados por células que despliegan atipia nuclear grave, un índice mitótico grave y pocos gránulos de segregación, son invariablemente malignidades de grado alto.[7]

Entre los marcadores diagnósticos que ayudan a identificar los TNE GI están los siguientes:

  • Marcadores citosólicos y de la membrana celular como la enolasa neuroespecífica, producto genoproteico 9,5 carbocilasa histidina, transportador de la monoamina vesicular 2 (VMAT2), y la molécula de adhesión neurocelular CD56 (sensibilidad alta y especificidad baja).
  • Marcador vesicular pequeño relacionado con una vesícula como la sinaptofisina y la proteína vesicular sináptica 2 (de sensibilidad alta y especificidad alta).
  • Marcador secretorio grande relacionado con gránulos como las cromograninas A, B, and C and CD57 (de sensibilidad baja y especificidad alta).
  • Receptores de la somatostatina.
  • Marcadores específicos de la hormona péptida como la serotonina, somatostatina y gastrina.[7,8]

Las hormonas que son altamente específicas para ciertos NEN GI son la serotonina y la sustancia P para el íleon y los TNE del apéndice y los VMAT2 para CSEomas.[7]

Bibliografía

  1. Levy AD, Sobin LH: From the archives of the AFIP: Gastrointestinal carcinoids: imaging features with clinicopathologic comparison. Radiographics 27 (1): 237-57, 2007 Jan-Feb. [PUBMED Abstract]
  2. Hemminki K, Li X: Incidence trends and risk factors of carcinoid tumors: a nationwide epidemiologic study from Sweden. Cancer 92 (8): 2204-10, 2001. [PUBMED Abstract]
  3. Burke AP, Thomas RM, Elsayed AM, et al.: Carcinoids of the jejunum and ileum: an immunohistochemical and clinicopathologic study of 167 cases. Cancer 79 (6): 1086-93, 1997. [PUBMED Abstract]
  4. Capella C, Heitz PU, Höfler H, et al.: Revised classification of neuroendocrine tumours of the lung, pancreas and gut. Virchows Arch 425 (6): 547-60, 1995. [PUBMED Abstract]
  5. Solcia E, Kloppel G, Sobin LH, et al.: Histological Typing of Endocrine Tumours. 2nd ed. New York, NY: Springer, 2000 .
  6. Arnold R: Endocrine tumours of the gastrointestinal tract. Introduction: definition, historical aspects, classification, staging, prognosis and therapeutic options. Best Pract Res Clin Gastroenterol 19 (4): 491-505, 2005. [PUBMED Abstract]
  7. Klöppel G: Tumour biology and histopathology of neuroendocrine tumours. Best Pract Res Clin Endocrinol Metab 21 (1): 15-31, 2007. [PUBMED Abstract]
  8. Williams GT: Endocrine tumours of the gastrointestinal tract-selected topics. Histopathology 50 (1): 30-41, 2007. [PUBMED Abstract]
  9. Klöppel G, Perren A, Heitz PU: The gastroenteropancreatic neuroendocrine cell system and its tumors: the WHO classification. Ann N Y Acad Sci 1014: 13-27, 2004. [PUBMED Abstract]
  10. Zikusoka MN, Kidd M, Eick G, et al.: The molecular genetics of gastroenteropancreatic neuroendocrine tumors. Cancer 104 (11): 2292-309, 2005. [PUBMED Abstract]
  • Actualización: 7 de marzo de 2014