In English | En español
¿Prequntas sobre el cáncer?

Tumores carcinoides gastrointestinales: Tratamiento (PDQ®)

Versión Profesional De Salud
Actualizado: 7 de marzo de 2014

Carcinoides duodenales

Ensayos clínicos en curso

Los carcinoides duodenales son poco comunes y no existe consenso sobre la extensión óptima del tratamiento quirúrgico.[1] En un análisis retrospectivo de 24 pacientes con un diagnóstico patológico de tumor carcinoide duodenal, la mayoría de los tumores (89%) midieron menos de 2 cm de diámetro y la mayoría (85%) estaban limitados a la mucosa o submucosa. Se identificó metástasis a los ganglios linfáticos en muestras quirúrgicas en (54%) de 13 pacientes a los que se les examinaron los ganglios linfáticos, esto incluyó a dos pacientes con tumores menores de 1 cm, que estuvieron limitados a la submucosa. Durante una mediana de seguimiento de 46 meses, la tasa de supervivencia específica a la enfermedad fue de 100% y solo 2 pacientes presentaron recidivas en ganglios linfáticos regionales. No se informó de metástasis a distancia o síndrome carcinoide en ningún paciente.[1][Grado de comprobación: 3iiB] Los autores de este estudio concluyeron que si bien los carcinoides duodenales son de crecimiento lento, la presencia de metástasis ganglionar regional no puede predecirse de manera fiable sobre la base del tamaño del tumor o profundidad de la invasión, y su incidencia en la supervivencia no resulta clara.

En general, una escisión endoscópica de un carcinoide duodenal primario parece lo más apropiado para los tumores menores de 1 cm.[1] Los carcinoides duodenales menores de 2 cm podrían extirparse localmente; para los tumores entre 1 y 2 cm, la resección completa está garantizada por una escisión operatoria de grosor total.[1,2] Se indica un seguimiento con endoscopia para los tumores mayores de 1 cm que podrían resultar difíciles de extraer totalmente de manera endoscópica y deberían evaluarse mediante ultraecografía endoscópica antes de intentar un resecado endoscópico debido a su potencial para invadir más allá de la submucosa.[3]

El tratamiento apropiado de los tumores mayores de 2 cm puede ser problemático.[2] Sin embargo, en general, estos tumores se pueden tratar con escisión operatoria de grosor total y linfadenectomía regional. La linfadenectomía se lleva a cabo aún en presencia de imaginología preoperatoria negativa debido a la tasa alta de metástasis hacia los ganglios linfáticos que presentan estos tumores.

Además, algunos autores recomiendan que en caso de tumores mayores de 2 cm, una linfadenectomía regional incluye los ganglios linfáticos en estos lugares:

  • Posterior al duodeno y la cabeza del páncreas y anterior a la vena cava inferior.
  • Posterior o lateral al conducto biliar o la vena portal.
  • Anterior a la arteria hepática común.[1,4]

Independientemente del tamaño del tumor primario, los ganglios linfáticos anómalos que se detecten en los estudios de imaginología preoperatorios o al momento de una cirugía deben extirparse. Debido a que se conoce muy poco sobre la evolución natural de la metástasis macrocítica evidente en los ganglios linfáticos no resecados, los tratamientos no operatorios podrían ser no obstante apoyados. Los pacientes con nódulos positivos deben someterse a vigilancia radiográfica continua independientemente del tamaño del tumor primario.[1]

Los carcinoides duodenales ampulares y periampulares merecen una consideración especial debido a que difieren clínicamente, histológicamente e inmunohistoquímicamente de los tumores carcinoides que se presentan en otros lugares del duodeno.[5] Aunque su escasa frecuencia impide el establecimiento de una evolución natural definitiva, estos tumores parecen comportarse de manera impredecible y podrían ser vistos como un tumor carcinoide de una categoría peculiar cuando se están tomando en cuenta las opciones de tratamiento.[2] En comparación con los tumores en otros sitios del duodeno, aún los tumores carcinoides pequeños ampulares y periampulares (<1 cm) exhiben un comportamiento y dinamismo diferente y peculiar y podrían hacer metástasis temprana.[5,6]

Ensayos clínicos en curso

Consultar la lista del NCI de ensayos clínicos sobre el cáncer que se realizan en los Estados Unidos y que están aceptando pacientes. Para realizar la búsqueda, usar los términos en inglés localized gastrointestinal carcinoid tumor y regional gastrointestinal carcinoid tumor. La lista de ensayos se puede reducir aun más por la ubicación donde se realizan, los medicamentos que se utilizan, el tipo de intervención y otros criterios. Nota: los resultados obtenidos solo estarán disponibles en inglés.

Asimismo, se dispone de información general sobre ensayos clínicos en el portal de Internet del NCI.

Bibliografía
  1. Mullen JT, Wang H, Yao JC, et al.: Carcinoid tumors of the duodenum. Surgery 138 (6): 971-7; discussion 977-8, 2005.  [PUBMED Abstract]

  2. Zyromski NJ, Kendrick ML, Nagorney DM, et al.: Duodenal carcinoid tumors: how aggressive should we be? J Gastrointest Surg 5 (6): 588-93, 2001 Nov-Dec.  [PUBMED Abstract]

  3. Yoshikane H, Tsukamoto Y, Niwa Y, et al.: Carcinoid tumors of the gastrointestinal tract: evaluation with endoscopic ultrasonography. Gastrointest Endosc 39 (3): 375-83, 1993 May-Jun.  [PUBMED Abstract]

  4. Modlin IM, Latich I, Kidd M, et al.: Therapeutic options for gastrointestinal carcinoids. Clin Gastroenterol Hepatol 4 (5): 526-47, 2006.  [PUBMED Abstract]

  5. Makhlouf HR, Burke AP, Sobin LH: Carcinoid tumors of the ampulla of Vater: a comparison with duodenal carcinoid tumors. Cancer 85 (6): 1241-9, 1999.  [PUBMED Abstract]

  6. Hatzitheoklitos E, Büchler MW, Friess H, et al.: Carcinoid of the ampulla of Vater. Clinical characteristics and morphologic features. Cancer 73 (6): 1580-8, 1994.  [PUBMED Abstract]