English
¿Preguntas sobre el cáncer? 1-800-422-6237
  • Ver el documento completo
  • Imprimir
  • Enviar por correo electrónico
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest

Tumores neuroendocrinos de páncreas (tumores de células de los islotes): Tratamiento (PDQ®)

Aspectos generales de las opciones de tratamiento

Enfermedad localizada

Si es factible desde los puntos de vista técnico y médico, el manejo primario de los tumores endocrinos de páncreas comprende la extirpación quirúrgica con intención curativa. A la luz de la naturaleza inusual de estos tumores, las estrategias quirúrgicas se basan en series de casos y opinión de expertos, en lugar de ensayos comparativos aleatorizados.[1] Las opciones quirúrgicas enumeradas a continuación se basan en series retrospectivas de centros de notificación únicos.[2-4][Grado de comprobación: 3iiD o 3iiiD]

El tratamiento complementario no tiene beneficio comprobado y, en consecuencia, tiene fines investigativos. No hubo ensayos con buenos controles del tratamiento complementario después de la extirpación del tumor.[5]

Citorreducción quirúrgica para metástasis

La cirugía tiene una función que desempeñar incluso en el entorno de enfermedad metastásica. Los síntomas de los tumores neuroendocrinos de páncreas funcionales con metástasis (TNE) pueden mitigarse con la reducción de la carga tumoral general a través de la citorreducción quirúrgica.

El hígado es el lugar común de metástasis de los TNE de páncreas. Debido al índice de crecimiento lento de muchos TNE, las metástasis hepáticas suelen extirparse cuando es viable técnicamente. La resección de todas las metástasis hepáticas visibles macroscópicamente pueden relacionarse con la supervivencia a largo plazo y, en el caso de los tumores sintomáticos funcionales en el orden hormonal, el alivio de los síntomas.[6] La mayoría de los síntomas de los tumores funcionales responden a esta forma de citorreducción quirúrgica. Se desconoce el grado de las tasas de supervivencia favorable que se atribuyen a los factores de selección de los pacientes (por ejemplo, afección previa del paciente, grado de las metástasis, tiempo de duplicación lento, etc.).

Se notificó una variedad de enfoques alternativos al manejo de las metástasis hepáticas, como la embolización con gel de espuma o la quimioembolización transarterial,[7] la radioembolización con microesferas radioactivas,[8-10] la ablación por radiofrecuencia, la crioablación y la ablación percutánea con alcohol. Se revisaron estos enfoques alternativos.[11]

Los resultados de la serie de extirpación quirúrgica parecen ser más favorables que con estas técnicas, y la cirugía se considera el enfoque estándar a las metástasis hepáticas extirpables. Sin embargo, no hay estudios de alta calidad en los que se comparen los diversos enfoques. En una revisión sistemática de los datos en los que se compara la hepatectomía con otros tratamientos para pacientes con metástasis neuroendocrinas extirpables del hígado no se encontraron ensayos aleatorizados ni siquiera cuasiexperimentales, estudios de cohortes o de casos y testigos en los cuales la población de pacientes, ante la posibilidad de otros tratamientos, fue suficientemente similar al grupo tratado quirúrgicamente para trazar conclusiones confiables.[12] La comprobación científica para la extirpación de todas las metástasis hepáticas globalmente visibles se deriva sólo de series de casos.[Grado de comprobación: 3iiD o 3iiiD]

En la mayoría de los casos, las metástasis hepáticas no son extirpables completamente. La cirugía de citorreducción, con ablación por radiofrecuencia o sin esta, se utilizó para paliar los síntomas. En una revisión sistemática no se encontraron ensayos aleatorizados o cuasialeatorizados en los que se comparara la cirugía citorreductora con otros enfoques paliativos como la quimioterapia o los inhibidores del producto tumoral.[13] La comprobación científica para la citorreducción quirúrgica de metástasis hepáticas no extirpables se restringe a las series de casos [Grado de comprobación: 3iiD o 3iiiD] y la interpretación de los resultados puede verse fuertemente afectada por los factores de selección de los pacientes.

Tratamiento sistemático para la enfermedad avanzada y metastásica

Los análogos de la somatostatina pueden ser eficaces en la reducción de los síntomas de los tumores funcionales.[14]

Se mostró que la quimioterapia con fármacos como los siguientes, ya sea solos o en combinación, tiene efectos antitumorales pero la comprobación científica es débil o contradictoria sobre el efecto de la quimioterapia en la supervivencia general:[15-17]

  • Estreptozocina.
  • Doxorubicina.
  • 5-fluorouracilo.
  • Clorozotocina.
  • Dacarbazina.
  • Temozolomida.

Más recientemente, una variedad de fármacos sistémicos mostraron actividad biológica o paliativa, como:[5,18]

  • Inhibidores de la tirosina cinasa (por ejemplo, sunitinib).
  • Temozolomida.
  • Inhibidores de la vía del factor de crecimiento endotelial vascular.
  • Blanco mamario para los inhibidores del sirolimús (por ejemplo, everolimús).

Prácticamente toda las pruebas de actividad se derivan de series de casos.[Grado de comprobación: 3iiiDiv] Sin embargo, se notificaron en forma de sumario de ensayos aleatorizados comparativos con placebo en curso de everolimús [19] y sunitinib [20] en los que se observa un aumento en la supervivencia sin evolución en cada caso.[Grado de comprobación: 1iDiii]

Se han obtenido respuestas favorable en pacientes con TNE pancreático evolutivo después del tratamiento con varios análogos de la somatostatina radiomarcados en los que los análogos octreotida, octreotato, lanreotida o edotreotida se adjuntan de manera estable a los radionucleidos 111Indio, 90Ytrio, o 177Lutrio.[21-23] Se desconoce la eficacia relativa de estos diversos compuestos. Los diseños de estudios se han limitado a series de casos con respuesta tumoral, respuesta bioquímica o control de síntomas como medida de eficacia.[Grado de comprobación: 3iiiDiv]

Conforme se mencionó en cada una de las situaciones clínicas, hay escasez o ausencia de pruebas contundentes y necesidad de ensayos comparativos aleatorizados.[5]

Ensayos clínicos en curso

Consultar la lista del NCI de ensayos clínicos sobre el cáncer que se realizan en los Estados Unidos y que están aceptando pacientes. Para realizar la búsqueda, usar el término en inglés islet cell carcinoma. La lista de ensayos se puede reducir aun más por la ubicación donde se realizan, los medicamentos que se utilizan, el tipo de intervención y otros criterios. Nota: los resultados obtenidos solo estarán disponibles en inglés.

Asimismo, se dispone de información general sobre ensayos clínicos en el portal de Internet del NCI.

Bibliografía

  1. Davies K, Conlon KC: Neuroendocrine tumors of the pancreas. Curr Gastroenterol Rep 11 (2): 119-27, 2009. [PUBMED Abstract]
  2. Phan GQ, Yeo CJ, Hruban RH, et al.: Surgical experience with pancreatic and peripancreatic neuroendocrine tumors: Review of 125 patients. J Gastrointest Surg 2 (5): 473-82, 1998 Sep-Oct. [PUBMED Abstract]
  3. Kazanjian KK, Reber HA, Hines OJ: Resection of pancreatic neuroendocrine tumors: results of 70 cases. Arch Surg 141 (8): 765-9; discussion 769-70, 2006. [PUBMED Abstract]
  4. Hochwald SN, Zee S, Conlon KC, et al.: Prognostic factors in pancreatic endocrine neoplasms: an analysis of 136 cases with a proposal for low-grade and intermediate-grade groups. J Clin Oncol 20 (11): 2633-42, 2002. [PUBMED Abstract]
  5. Kulke MH, Siu LL, Tepper JE, et al.: Future directions in the treatment of neuroendocrine tumors: consensus report of the National Cancer Institute Neuroendocrine Tumor clinical trials planning meeting. J Clin Oncol 29 (7): 934-43, 2011. [PUBMED Abstract]
  6. Sarmiento JM, Que FG: Hepatic surgery for metastases from neuroendocrine tumors. Surg Oncol Clin N Am 12 (1): 231-42, 2003. [PUBMED Abstract]
  7. Gupta S, Johnson MM, Murthy R, et al.: Hepatic arterial embolization and chemoembolization for the treatment of patients with metastatic neuroendocrine tumors: variables affecting response rates and survival. Cancer 104 (8): 1590-602, 2005. [PUBMED Abstract]
  8. Nguyen C, Faraggi M, Giraudet AL, et al.: Long-term efficacy of radionuclide therapy in patients with disseminated neuroendocrine tumors uncontrolled by conventional therapy. J Nucl Med 45 (10): 1660-8, 2004. [PUBMED Abstract]
  9. Kennedy AS, Dezarn WA, McNeillie P, et al.: Radioembolization for unresectable neuroendocrine hepatic metastases using resin 90Y-microspheres: early results in 148 patients. Am J Clin Oncol 31 (3): 271-9, 2008. [PUBMED Abstract]
  10. King J, Quinn R, Glenn DM, et al.: Radioembolization with selective internal radiation microspheres for neuroendocrine liver metastases. Cancer 113 (5): 921-9, 2008. [PUBMED Abstract]
  11. Siperstein AE, Berber E: Cryoablation, percutaneous alcohol injection, and radiofrequency ablation for treatment of neuroendocrine liver metastases. World J Surg 25 (6): 693-6, 2001. [PUBMED Abstract]
  12. Gurusamy KS, Ramamoorthy R, Sharma D, et al.: Liver resection versus other treatments for neuroendocrine tumours in patients with resectable liver metastases. Cochrane Database Syst Rev (2): CD007060, 2009. [PUBMED Abstract]
  13. Gurusamy KS, Pamecha V, Sharma D, et al.: Palliative cytoreductive surgery versus other palliative treatments in patients with unresectable liver metastases from gastro-entero-pancreatic neuroendocrine tumours. Cochrane Database Syst Rev (1): CD007118, 2009. [PUBMED Abstract]
  14. di Bartolomeo M, Bajetta E, Buzzoni R, et al.: Clinical efficacy of octreotide in the treatment of metastatic neuroendocrine tumors. A study by the Italian Trials in Medical Oncology Group. Cancer 77 (2): 402-8, 1996. [PUBMED Abstract]
  15. Moertel CG, Lefkopoulo M, Lipsitz S, et al.: Streptozocin-doxorubicin, streptozocin-fluorouracil or chlorozotocin in the treatment of advanced islet-cell carcinoma. N Engl J Med 326 (8): 519-23, 1992. [PUBMED Abstract]
  16. Kouvaraki MA, Ajani JA, Hoff P, et al.: Fluorouracil, doxorubicin, and streptozocin in the treatment of patients with locally advanced and metastatic pancreatic endocrine carcinomas. J Clin Oncol 22 (23): 4762-71, 2004. [PUBMED Abstract]
  17. Kulke MH, Hornick JL, Frauenhoffer C, et al.: O6-methylguanine DNA methyltransferase deficiency and response to temozolomide-based therapy in patients with neuroendocrine tumors. Clin Cancer Res 15 (1): 338-45, 2009. [PUBMED Abstract]
  18. Yao JC, Lombard-Bohas C, Baudin E, et al.: Daily oral everolimus activity in patients with metastatic pancreatic neuroendocrine tumors after failure of cytotoxic chemotherapy: a phase II trial. J Clin Oncol 28 (1): 69-76, 2010. [PUBMED Abstract]
  19. Yao JC, Shah MH, Ito T, et al.: A randomized, double-blind, placebo-controlled multicenter phase III trial of everolimus in patients with advanced pancreatic neuroendocrine tumors (PNET) (RADIANT-3). [Abstract] Ann Oncol 21 (Suppl 8): A-LBA9, viii4-5, 2010.
  20. Raymond E, Niccoli-Sire P, Bang Y: Updated results of the phase III trial of sunitinib (SU) versus placebo (PBO) for treatment of advanced pancreatic neuroendocrine tumors (NET). [Abstract] American Society of Clinical Oncology 2010 Gastrointestinal Cancers Symposium, 22–24 January 2010, Orlando, Florida. A-127, 2010.
  21. Teunissen JJ, Kwekkeboom DJ, de Jong M, et al.: Endocrine tumours of the gastrointestinal tract. Peptide receptor radionuclide therapy. Best Pract Res Clin Gastroenterol 19 (4): 595-616, 2005. [PUBMED Abstract]
  22. Kwekkeboom DJ, de Herder WW, Kam BL, et al.: Treatment with the radiolabeled somatostatin analog [177 Lu-DOTA 0,Tyr3]octreotate: toxicity, efficacy, and survival. J Clin Oncol 26 (13): 2124-30, 2008. [PUBMED Abstract]
  23. Bushnell DL Jr, O'Dorisio TM, O'Dorisio MS, et al.: 90Y-edotreotide for metastatic carcinoid refractory to octreotide. J Clin Oncol 28 (10): 1652-9, 2010. [PUBMED Abstract]
  • Actualización: 14 de marzo de 2014