In English | En español
¿Preguntas sobre el cáncer? 1-800-422-6237

Cáncer de cuello uterino: Tratamiento (PDQ®)

  • Actualizado: 19 de marzo de 2014

Opciones

  • Imprimir página
  • Imprimir documento
  • Ver documento
  • Enviar este documento

Información sobre los estadios del cáncer de cuello uterino

Definiciones: FIGO

El carcinoma de cuello uterino tiene sus orígenes en la unión escamosa columnar ya sea en el canal endocervical o en la porción del cuello uterino. La lesión precursora es displasia o carcinoma in situ (neoplasia intraepitelial del cuello uterino [NIC]), que posteriormente puede convertirse en cáncer invasivo. Este proceso puede ser muy lento. Algunos estudios longitudinales revelaron que, en pacientes de cáncer de cuello uterino in situ que no se trataron, entre el 30 y el 70% presentarán carcinoma invasivo en un período de 10 a 12 años. Sin embargo, en alrededor de 10% de las pacientes, las lesiones pueden evolucionar de in situ a invasivas en períodos inferiores a un año. A medida que se vuelve invasivo, el tumor irrumpe a través de la membrana basal e invade el estroma del cuello uterino. La extensión del tumor en el cuello uterino puede manifestarse en último término como una ulceración, un tumor exofítico o la infiltración extensa del tejido subyacente incluyendo la vejiga o el recto.

Además de la invasión local, el carcinoma de cuello uterino puede diseminarse por vía de los linfáticos regionales o del torrente sanguíneo. La diseminación tumoral generalmente es una función de la extensión e invasión de la lesión local. A pesar de que, en general, el cáncer de cuello uterino evoluciona de manera ordenada, ocasionalmente se puede presentar un tumor pequeño con metástasis distante. Por este motivo, se debe evaluar cuidadosamente a las pacientes en búsqueda de enfermedad metastásica.

La estadificación quirúrgica antes del tratamiento es el método más preciso para determinar la extensión de la enfermedad.[1] Puesto que existen pocos indicios que demuestren una mejor supervivencia general con el uso de la estadificación quirúrgica de rutina, la estadificación quirúrgica generalmente se deberá realizar sólo como parte de una prueba clínica. La estadificación quirúrgica antes del tratamiento en enfermedad voluminosa pero localmente curable puede indicarse en casos seleccionados si los estudios no quirúrgicos son negativos para enfermedad metastásica. Si se detectan ganglios anormales por tomografía computarizada o linfangiografía, la aspiración con aguja fina deberá ser negativa antes de que se lleve a cabo un procedimiento quirúrgico de estadificación.

Definiciones: FIGO

La Féderation Internationale de Gynécologie et d’Obstétrique (FIGO) y el American Joint Committee on Cancer (AJCC) designaron la estadificación para definir el cáncer de cuello uterino. El sistema FIGO es el que se usa con mayor frecuencia.[2,3]

Cuadro 1. Carcinoma de cuello uterinoa
Estadio  
IEl carcinoma está estrictamente limitado al cuello uterino (no se debe tener en cuenta la extensión al cuerpo).
IACarcinoma invasivo, que se puede diagnosticar sólo mediante microscopía con invasión muy profunda ≤5 mm y mayor extensión de ≥7 mm.
IA1Invasión estromal de ≤3,0 mm de profundidad y extensión de ≤7,0 mm.
IA2Invasión estromal de >3,0 mm y no >5,0 mm con extensión que no es >7,0 mm.
IBLesiones clínicamente visibles del cuello uterino o cánceres preclínicos más grandes que en el estadio IA.b
IB1Lesión clínicamente visible de ≤4,0 cm en su dimensión mayor.
IB2Lesión clínicamente visible de >4,0 cm en su dimensión mayor.
IIEl carcinoma de cuello uterino invade más allá del útero, pero no la pared pélvica ni el tercio inferior de la vagina.
IIASin invasión paramétrica.
IIA1Lesión clínicamente visible ≤4,0 cm en su dimensión mayor.
IIA2Lesión clínicamente visible >4,0 cm en su dimensión mayor.
IIBCon invasión paramétrica obvia.
IIIEl tumor se extiende a la pared pélvica o compromete el tercio inferior de la vagina, o causa hidronefrosis o disfunción renal.c
IIIAEl tumor compromete el tercio inferior de la vagina sin extensión hasta la pared pélvica.
IIIBExtensión hasta la pared pélvica o hidronefrosis o disfunción renal.
IVEl carcinoma se diseminó más allá de la pelvis misma o comprometió (probado mediante biopsia) la mucosa de la vejiga o recto. Un edema de Bullar, como tal, no es suficiente para clasificar en estadio IV.
IVADiseminación del crecimiento hasta los órganos adyacentes.
IVBDiseminación hasta los órganos distantes.

aAdaptado del FIGO Committee on Gynecologic Oncology.[2]
bTodas las lesiones macroscópicamente visibles —aún con invasión superficial—están asignadas a los carcinomas en estadio IB. La invasión está limitada a una invasión estromal con una profundidad máxima de 5,00 mm y una extensión horizontal que no es >7,00 mm. La profundidad de la invasión debe ser >5,00 mm tomada desde la base del epitelio del tejido original —superficial o glandular. La profundidad de la invasión siempre se debe notificar en mm, aún en aquellos casos con "invasión estromal temprana (mínima" (~1 mm).
El compromiso de espacios vasculares/linfáticos no debe cambiar la asignación del estadio.
cEn un examen rectal, no hay espacio sin cáncer entre el tumor y la pared pélvica. Se incluyen todos los casos de hidronefrosis o disfunción renal, al menos que se sepa que son el resultado de otra causa.

Bibliografía
  1. Gold MA, Tian C, Whitney CW, et al.: Surgical versus radiographic determination of para-aortic lymph node metastases before chemoradiation for locally advanced cervical carcinoma: a Gynecologic Oncology Group Study. Cancer 112 (9): 1954-63, 2008.  [PUBMED Abstract]

  2. Pecorelli S: Revised FIGO staging for carcinoma of the vulva, cervix, and endometrium. Int J Gynaecol Obstet 105 (2): 103-4, 2009.  [PUBMED Abstract]

  3. Cervix uteri. In: Edge SB, Byrd DR, Compton CC, et al., eds.: AJCC Cancer Staging Manual. 7th ed. New York, NY: Springer, 2010, pp 395-402.