In English | En español
¿Preguntas sobre el cáncer? 1-800-422-6237

Hoja Informativa

  • Revisión: 19 de diciembre de 2013

Búsqueda en hojas informativas por palabra clave

Opciones

  • Imprimir página
  • Enviar este documento

Exámenes para detectar el cáncer colorrectal y los pólipos

Puntos clave

  • Grupos de expertos recomiendan que la gente que tiene el riesgo del promedio de cáncer colorrectal empiece a hacerse exámenes selectivos de detección a los 50 años.
  • Los exámenes de detección actuales para el cáncer colorrectal buscan sangre en la materia fecal (pruebas de alta sensibilidad de sangre oculta en la materia fecal) o usan un instrumento para mirar el revestimiento del colon y del recto (sigmoidoscopia y colonoscopia).
  • Se deberá hablar con su proveedor de cuidados para la salud sobre cuándo empezar a hacerse exámenes selectivos de detección para cáncer colorrectal, sobre el tipo de exámenes que se deberá hacer, de las ventajas y desventajas (incluso de los daños posibles) de cada prueba, y sobre la frecuencia con la que se deberá hacer las pruebas de detección.
  • Están en estudio nuevos métodos de exámenes selectivos de detección para cáncer colorrectal, como lo son la colonoscopia virtual y las pruebas que analizan el ADN humano en la materia fecal o en muestras de sangre para algunos cambios en el ADN.
  1. ¿Qué es el cáncer colorrectal?

    El cáncer colorrectal es una enfermedad en la que las células anormales en el colon o en el recto se dividen sin control y terminan por formar un tumor maligno. (El colon y el recto son partes del aparato digestivo, el cual absorbe los nutrientes de los alimentos y el agua y almacena el deshecho sólido hasta que sale del cuerpo).

    La mayoría de los cánceres colorrectales empiezan como pólipos, una formación en el tejido mucoso que reviste la superficie interna del colon o del recto. Los pólipos pueden ser planos o pueden estar elevados.  Los pólipos elevados pueden crecer en la superficie interior del colon o del recto como hongos sin un pedículo o tallo (pólipos sésiles), o pueden crecer como hongos con pedículo (pólipos pediculados).   Los pólipos son comunes en personas mayores de 50 años de edad, y la mayoría son benignos (no cancerosos). Sin embargo, un determinado tipo de pólipo conocido como adenoma puede volverse canceroso.

    El cáncer colorrectal es el tipo más común  de cáncer, sin contar el de piel, tanto en los hombres (después del cáncer de próstata y del cáncer de pulmón) y en las mujeres (después del cáncer de seno y del cáncer de pulmón). Es la segunda causa principal de muerte por cáncer en los Estados Unidos después del cáncer de pulmón. Aunque los índices de casos nuevos de cáncer colorrectal entre adultos de 50 años y mayores están disminuyendo en este país, la incidencia está aumentando entre los adultos jóvenes (1). La American Cancer Society calcula que 136 830 personas en los Estados Unidos serán diagnosticadas con cáncer colorrectal y que 50 310 morirán por esta enfermedad en 2014 (1).

    Aunque el factor principal de riesgo de cáncer colorrectal es la edad mayor, se ha encontrado que algunos otros factores están relacionados con un riesgo mayor, incluso el uso excesivo de alcohol, la obesidad, el fumar cigarrillos y posiblemente la dieta. Además, las personas con antecedentes de enfermedad intestinal inflamatoria (como la colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn) tienen un riesgo más alto de cáncer colorrectal que las personas que no tienen esas enfermedades. Y la gente que tiene antecedentes familiares de cáncer colorrectal o algunas enfermedades heredadas (como lo son el síndrome de Lynch y la poliposis adenomatosa familiar) tienen también un riesgo mayor de cáncer colorrectal. Hay más información disponible acerca de los factores de riesgo del cáncer colorrectal en el resumen de PDQ del NCI sobre los exámenes selectivos de detección de cáncer colorrectal). 

    Se han creado varias pruebas de detección para ayudar a los médicos a encontrar el cáncer colorrectal inicial, antes de que cause síntomas, así como adenomas y otros pólipos. Como muchos otros cánceres, el cáncer colorrectal es, en general, más tratable cuando se encuentra temprano, antes de que tenga la posibilidad de extenderse. Y, ya que estas pruebas permiten detectar y extirpar bultos que de otro modo podrían convertirse en cancerosos, los exámenes selectivos de detección de cáncer colorrectal pueden ser una forma de prevenir el cáncer, no solo de detectarlo cuando empieza.

  2. ¿Qué métodos se usan para examinar a la gente en busca de cáncer colorrectal?

    Los grupos de expertos médicos, incluso la Brigada de Servicios Preventivos de los Estados Unidos (USPSTF), recomiendan firmemente hacerse exámenes selectivos de detección para el cáncer colorrectal.  Aunque los detalles menores de las recomendaciones pueden variar, estos grupos recomiendan, en general, que las personas con un riesgo del promedio de cáncer colorrectal se examinen para detectar el cáncer a intervalos regulares con pruebas de alta sensibilidad de sangre oculta en la materia fecal, con sigmoidoscopia o con colonoscopia empezando a los 50 años (2). A las personas que tienen un riesgo mayor debido a antecedentes familiares de cáncer colorrectal o de pólipos o porque tienen enfermedad intestinal inflamatoria o algunas enfermedades heredadas, se puede aconsejar que empiecen a examinarse antes de los 50 años de edad o que se hagan exámenes más frecuentes.

    • Pruebas de alta sensibilidad de sangre oculta en materia fecal (FOBT): Tanto los pólipos como los cánceres colorrectales pueden sangrar, y la prueba de sangre oculta en materia fecal busca pequeñas cantidades de sangre que no se puede ver en la materia fecal. (La sangre en la materia fecal puede indicar también la presencia de padecimientos benignos, como las hemorroides).  En la actualidad, dos tipos de pruebas de sangre oculta en materia fecal han sido aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos como pruebas para detectar el cáncer colorrectal: la prueba de sangre oculta en materia fecal con guayacol (gFOBT) y la prueba inmunoquímica fecal (o inmunohistoquímica, también llamada FIT o iFOBT, en inglés).   Con ambos tipos de prueba de sangre oculta en materia fecal, las muestras de materia fecal son recolectadas por el paciente mediante el uso de un sobre para muestras que se envía al médico.
      • La prueba con guayacol para buscar sangre oculta en materia fecal usa el compuesto químico guayacol para detectar el hemo, es decir, el compuesto químico que contiene hierro en la proteína de la sangre llamada hemoglobina. Ya que la prueba de sangre oculta en materia fecal con guayacol puede detectar también la hemoglobina que se origina en la dieta, se deben observar ciertas restricciones dietéticas antes de hacerse esta prueba.

      • La prueba inmunohistoquímica de sangre oculta en materia fecal (usa anticuerpos para detectar la proteína humana hemoglobina (3, 4).  De ordinario no se requieren restricciones en la dieta para la prueba inmunohistoquímica.
      Los estudios han mostrado que la prueba de sangre oculta en materia fecal con guayacol, cuando se hace cada uno o dos años en personas de 50 a 80 años de edad, puede ayudar a reducir el número de muertes por cáncer colorrectal de 15 a 33% (3, 4).  Si la prueba de sangre oculta en materia fecal es el único tipo de examen selectivo de detección que se hace para cáncer colorrectal, los grupos de expertos recomiendan que se haga anualmente (2).
    • Sigmoidoscopia: En esta prueba, se examinan el recto y el colon sigmoide mediante el uso de un instrumento luminoso, flexible, llamado sigmoidoscopio, el cual se inserta por el ano dentro del recto y del colon sigmoide al mismo tiempo que se bombea aire (o dióxido de carbono) en el colon para expandirlo, para que el médico pueda ver el revestimiento del colon con mayor claridad.  Durante una sigmoidoscopia, los abultamientos anormales del recto y del colon sigmoideo pueden extirparse para analizarlos (biopsia). El colon inferior debe estar limpio de materia fecal antes de la sigmoidoscopia, pero la preparación es menos complicada que la que se requiere para una colonoscopia. Para esta prueba, en general, la persona no recibe sedantes.

      Los estudios han mostrado que las personas que tienen exámenes regulares de detección con sigmoidoscopia después de los 50 años de edad tienen un riesgo 60 a 70% más bajo de morir por cáncer del recto y del colon inferior que las personas que no se hacen los exámenes (5, 6).  Un estudio clínico controlado, aleatorizado, encontró que hasta solo un examen de sigmoidoscopia entre los 55 y los 64 años de edad pueden reducir sustancialmente la incidencia del cáncer colorrectal y la muerte (7). Los grupos de expertos recomiendan generalmente la sigmoidoscopia cada 5 años junto con la prueba de sangre oculta en materia fecal cada 3 años para personas con un riesgo del promedio que han tenido resultados negativos en las pruebas (2).

    • Colonoscopia regular (u óptica): En esta prueba, se examinan el recto y todo el colon mediante el uso de un instrumento luminoso, flexible, llamado colonoscopio, el cual se inserta por el ano dentro del recto y del colon sigmoide al mismo tiempo que se bombea aire (o dióxido de carbono) en el colon para expandirlo, para que el médico pueda ver el revestimiento del colon con mayor claridad. Durante la colonoscopia, cualquier abultamiento anormal en el colon y el recto puede extirparse, incluso tumores en las partes superiores del colon que no pueden alcanzarse con la sigmoidoscopia. Es necesaria una limpieza completa del colon antes de esta prueba. La mayoría de las personas reciben algun tipo de sedante durante esta prueba.

      Los estudios sugieren que la colonoscopia reduce la mortalidad por cáncer colorrectal cerca de 60 a 70%, aunque están en curso estudios clínicos controlados aleatorizados que proporcionarán información más definitiva sobre el tamaño de la reducción de la mortalidad (8). Los grupos de expertos recomiendan la colonoscopia cada 10 años para personas con un riesgo del promedio con tal que los resultados sean negativos (2).

    • Otros métodos: Aunque la mayoría de los grupos de expertos recomiendan en general la prueba de sangre oculta en materia fecal de alta sensibilidad, la sigmoidoscopia y la colonoscopia como pruebas regulares de exámenes selectivos de detección de cáncer colorrectal, hay otros varios tipos de pruebas.

      Uno es la colonoscopia virtual (llamada también colonografía por tomografía computarizada), un método bastante nuevo de examen de detección en el que equipo especial de rayos X (un escáner de rayos X) se usa para producir imágenes del colon y del recto desde afuera del cuerpo. Una computadora ensambla luego esas imágenes en imágenes detalladas que pueden mostrar pólipos y otras anomalías. La colonoscopia virtual es menos invasiva que la colonoscopia regular y no requiere sedantes. Como con la colonoscopia regular, es necesaria una completa limpieza del colon antes de esta prueba, y aire (o dióxido de carbono) se bombea en el colon para expandirlo para ver mejor el revestimiento del colon. La exactitud de la colonoscopia virtual es semejante a la de la colonoscopia regular y tiene un riesgo menor de complicaciones. Sin embargo, si se encuentran pólipos u otros tumores anormales durante una colonoscopia virtual, ordinariamente se hace una colonoscopia regular para extirparlos.

      Todavía no se sabe si la colonoscopia virtual puede ayudar a reducir la mortalidad por cáncer colorrectal, y Medicare y la mayoría de las compañías de seguro no rembolsan en la actualidad los costos por este procedimiento. Hay estudios en curso para comparar la colonoscopia virtual con otros métodos de exámenes selectivos de detección.

      El enema de bario con doble contraste es otro método de visualizar el colon desde el exterior del cuerpo. En el enema de bario con doble contraste, se toman imágenes de rayos X de todo el colon y del recto después de que la persona recibe un enema con una solución de bario.   El bario ayuda a delinear el colon y el recto en las imágenes. El enema de bario con doble contraste no se usa extensamente porque es menos sensible que la colonoscopia en detectar pólipos y cánceres pequeños. Sin embargo, puede usarse en personas que no pueden tener una colonoscopia regular —por ejemplo, porque tienen un riesgo especial de complicaciones.

      Finalmente, los médicos algunas veces llevan a cabo una prueba de sangre oculta en materia fecal con guayacol en una sola muestra de materia fecal recolectada durante un examen rectal digital que se hace como parte de un examen físico de rutina. Sin embargo, este método no ha mostrado ser una forma efectiva como examen de detección de cáncer colorrectal (9).

  3. ¿Cómo pueden las personas y sus proveedores de cuidados para la salud decidir cuáles pruebas usar como exámenes selectivos de detección de cáncer colorrectal?

    Se deberá hablar con su proveedor de cuidados para la salud acerca de cuándo empezar a hacerse exámenes de detección de cáncer colorrectal; de cuáles pruebas hacerse; de las ventajas y desventajas de cada prueba; de la frecuencia con la que deberá hacerse exámenes selectivos de detección de cáncer colorrectal; y de cuándo dejar de hacerse esos exámenes.

    La decisión sobre cuáles pruebas se deberán hacer tiene en consideración varios factores, incluso:

    • La edad de la persona, el historial médico, los antecedentes familiares y su salud en general
    • Los daños posibles de la prueba
    •  La preparación requerida para la prueba
    • Si son necesarios los sedantes para la prueba
    • Los cuidados de seguimiento necesarios después de la prueba
    • La conveniencia de la prueba
    • El costo de la prueba y la disponibilidad de cobertura del seguro

    Las pruebas que se usan comúnmente como exámenes selectivos de detección del cáncer colorrectal todas tienen ventajas y desventajas:

    Prueba de sangre oculta en materia fecal (con guayacol o inmunoquímica)

    Ventajas:

    • No es necesaria la limpieza del colon.
    • Las muestras pueden recolectarse en casa.
    • El costo es bajo en comparación con otras pruebas que se usan como exámenes selectivos de detección de cáncer colorrectal.
    • No hay riesgo de dañar el revestimiento del colon.
    • No son necesarios los sedantes.

    Desventajas:

    • La prueba no detecta algunos pólipos y cánceres.
    • Posibilidad de resultados positivos falsos (es decir, la prueba sugiere que hay una anomalía cuando en realidad no es así).
    • Pueden ser necesarias algunas restricciones en la dieta antes de una prueba de sangre oculta en materia fecal con guayacol.
    • Pueden ser necesarios procedimientos adicionales, como una colonoscopia, si el resultado de la prueba indica que hay sangre en la materia fecal.

    Sigmoidoscopia

    Ventajas:

    • Para la mayoría de las personas, la molestia es mínima, y las complicaciones son raras.
    • El médico puede efectuar una biopsia o una polipectomía (extirpación de un pólipo o de un adenoma) durante la prueba, si es necesario.
    • Es necesario hacer una limpieza menos extensa del colon para esta prueba que para una colonoscopia.
    • Con frecuencia no son necesarios los sedantes.

    Desventajas:

    • No se verán los abultamientos o tumores en la parte superior del colon porque la prueba permite al médico ver solo el recto y la parte inferior del colon. 
    • La limpieza del intestino es necesaria antes de esta prueba.
    • Cambios de medicamentos y de dieta pueden ser necesarios antes de la prueba.
    • Hay un riesgo muy pequeño de sangrado o de rotura o de perforación del revestimiento del colon.
    • Pueden ser necesarios procedimientos adicionales, como una colonoscopia, si la prueba encuentra alguna anomalía.
    • La disponibilidad de la sigmoidoscopia ha disminuido considerablemente en los Estados Unidos en los últimos años (10).

    Colonoscopia regular

    Ventajas:

    • Esta es una de las pruebas más sensibles de las que se dispone actualmente.
    • Permite al médico ver el recto y todo el colon.
    • El médico puede efectuar una biopsia o una polipectomía durante la prueba si es necesario.

    Desventajas:

    • Aun cuando esta prueba es altamente sensible, sin embargo, puede no detectar todos los pólipos pequeños, o todas las lesiones no polipoides o todos los cánceres.  
    • Una limpieza completa del colon es necesaria antes de esta prueba.
    • Algunos cambios de dieta son necesarios antes de la prueba, y puede ser necesario ajustar los medicamentos.
    • Casi siempre se usa alguna forma de sedación.  Como resultado de esto, la persona necesita tener alguien que le acompañe al procedimiento y le lleve a casa después, y es posible que no pueda trabajar el día del procedimiento.
    • Hay un pequeño riesgo de sangrado o de rasgado o de perforación del revestimiento del colon; este riesgo aumenta con la edad, con la presencia de otros problemas de salud y  cuando se extirpan los pólipos.

  4. ¿Paga el seguro médico por los exámenes selectivos de detección de cáncer colorrectal?

    La Ley de Cuidado de Salud al Alcance requiere la cobertura de las pruebas de exámenes selectivos de detección de cáncer colorrectal por los planes de salud que comenzaron el 23 de septiembre de 2010 o después. (Para los planes de salud que empezaron antes del 23 de septiembre de 2010, las regulaciones sobre la cobertura de seguro están incluidas en las leyes estatales, las cuales varían, y en otras leyes federales). Se deberá revisar con el proveedor de seguro médico para determinar la cobertura personal de exámenes selectivos de detección de cáncer colorrectal. Medicare cubre varias pruebas de exámenes selectivos de detección de cáncer colorrectal para sus beneficiarios. Información específica acerca de los beneficios de Medicare para los exámenes selectivos de detección de cáncer colorrectal está disponible en el sitio web de Medicare.

  5. ¿Qué sucede si una prueba de detección de cáncer colorrectal encuentra una anomalía?

    Si una prueba de detección encuentra una anomalía, se pueden recomendar pruebas adicionales. Estas pruebas pueden incluir rayos X del tubo digestivo, una sigmoidoscopia o, con más frecuencia, una colonoscopia.  Si se encuentra un pólipo o un tumor durante una sigmoidoscopia, se puede efectuar una biopsia o una polipectomía durante la prueba, y se puede recomendar una colonoscopia. Si se encuentra un pólipo o un tumor durante una colonoscopia regular, se puede efectuar una biopsia o una polipectomía durante la prueba para determinar si hay cáncer presente. Si se detecta un pólipo o un tumor durante una colonoscopia virtual, se puede recomendar a la persona que se haga una colonoscopia regular.

  6. ¿Que pruebas nuevas se están creando como exámenes selectivos de detección de cáncer colorrectal?

    Los investigadores están estudiando si el ADN en la materia fecal (4, 11, 12) o en la sangre (13) puede analizarse para detectar cáncer colorrectal. El ADN está presente normalmente en la materia fecal como resultado del desprendimiento de las células del revestimiento del colon y del recto. El análisis del ADN en la materia fecal en busca de algunos cambios puede ayudar a los médicos a encontrar comprobación de cáncer colorrectal o aun de tumores precancerosos. La investigación efectuada hasta ahora ha mostrado que esta clase de prueba tiene la posibilidad de detectar cáncer colorrectal en personas que se sabe tienen la enfermedad, pero no se sabe si este tipo de prueba puede usarse como examen de detección (es decir, para detectar cáncer colorrectal en personas que no tienen síntomas). Los tumores también sueltan células y, por lo tanto, ADN, en el torrente sanguíneo, y los investigadores están estudiando si la presencia de un gen alterado llamado SEPT9 en la sangre puede usarse como examen de detección de cáncer inicial y de adenomas avanzados (13).

    Además, varios métodos que evitan la limpieza total del colon que se requiere en la actualidad para la colonoscopia virtual están siendo estudiados y perfeccionados. Un método es el "rotulado de la materia fecal" con una sustancia de contraste que se ingiere durante varios días antes del procedimiento. Esta técnica permite que la materia fecal en el colon se pueda distinguir del tejido del colon (14); un programa informático puede usarse para eliminar electrónicamente la materia fecal rotulada de las imágenes (15).

    La información acerca de los estudios clínicos en curso que estudian los métodos de exámenes selectivos de detección de cáncer colorrectal puede encontrarse en el banco de información de estudios clínicos del NCI. Usted puede también ponerse en contacto con el Servicio de Información sobre el Cáncer del NCI en el teléfono 1–800–422–6237 (1–800–4–CANCER) para asistencia en la búsqueda del banco de datos de estudios clínicos o para otras necesidades de información de cáncer.

Bibliografía selecta
  1. American Cancer Society. Cancer Facts & Figures 2014. Atlanta: American Cancer Society; 2014. Accessed February 25, 2014.

  2. U.S. Preventive Services Task Force. Screening for colorectal cancer: U.S. Preventive Services Task Force recommendation statement. Annals of  Internal Medicine 2008; 149(9):627-637.

    [PubMed Abstract]
  3. Burch JA, Soares-Weiser K, St John DJ, et al. Diagnostic accuracy of faecal occult blood tests used in screening for colorectal cancer: A systematic review. Journal of Medical Screening 2007; 14(3):132-137.

    [PubMed Abstract]
  4. Ouyang DL, Chen JJ, Getzenberg RH, Schoen RE. Noninvasive testing for colorectal cancer: A review. American Journal of Gastroenterology 2005; 100(6):1393-1403.

    [PubMed Abstract]
  5. Elmunzer BJ, Hayward RA, Schoenfeld PS, et al. Effect of flexible sigmoidoscopy-based screening on incidence and mortality of colorectal cancer: A systematic review and meta-analysis of randomized controlled trials. PLoS Medicine 2012; 9(12):e1001352.

    [PubMed Abstract]
  6. Schoen RE, Pinsky PF, Weissfeld JL, et al. Colorectal-cancer incidence and mortality with screening flexible sigmoidoscopy. New England Journal of Medicine 2012; 366(25):2345-2357.

    [PubMed Abstract]
  7. Atkin WS, Edwards R, Kralj-Hans I, et al. Once-only flexible sigmoidoscopy screening in prevention of colorectal cancer: a multicentre randomised controlled trial. Lancet 2010; 375(9726):1624-1633.

    [PubMed Abstract]
  8. Ransohoff DF. How much does colonoscopy reduce colon cancer mortality? Annals of Internal Medicine 2009; 150(1):50-52.

  9. Collins JF, Lieberman DA, Durbin TE, Weiss DG; Veterans Affairs Cooperative Study #380 Group. Accuracy of screening for fecal occult blood on a single stool sample obtained by digital rectal examination: A comparison with recommended sampling practice. Annals of Internal Medicine 2005; 142(2):81-85.

    [PubMed Abstract]
  10. Zapka J, Klabunde CN, Taplin S, et al. Screening colonoscopy in the US: Attitudes and practices of primary care physicians. Journal of General Internal Medicine 2012; 27(9):1150-1158.

    [PubMed Abstract]
  11. Imperiale TF, Ransohoff DF, Itzkowitz SH, et al. Fecal DNA versus fecal occult blood for colorectal-cancer screening in an average-risk population. New England Journal of Medicine 2004; 351(26):2704-2714.

    [PubMed Abstract]
  12. Itzkowitz SH, Jandorf L, Brand R, et al. Improved fecal DNA test for colorectal cancer screening. Clinical Gastroenterology and Hepatology 2007; 5(1):111-117.

    [PubMed Abstract]
  13. Church TR, Wandell M, Lofton-Day C, et al. Prospective evaluation of methylated SEPT9 in plasma for detection of asymptomatic colorectal cancer. Gut 2014; 63(2):317-325.

    [PubMed Abstract]
  14. Iannaccone R, Laghi A, Catalano C, et al. Computed tomographic colonography without cathartic preparation for the detection of colorectal polyps. Gastroenterology 2004; 127(5):1300-1311.

    [PubMed Abstract]
  15. Zalis ME, Blake MA, Cai W, et al. Diagnostic accuracy of laxative-free computed tomographic colonography for detection of adenomatous polyps in asymptomatic adults: A prospective evaluation. Annals of Internal Medicine 2012; 156(10):692-702.

    [PubMed Abstract]

Este texto puede copiarse o usarse con toda libertad. Sin embargo, agradeceremos que se dé reconocimiento al Instituto Nacional del Cáncer como creador de esta información. El material gráfico puede ser propiedad del artista o del editor por lo que tal vez sea necesaria su autorización para poder usarlo.