In English | En español
¿Preguntas sobre el cáncer? 1-800-422-6237

Hoja Informativa

  • Revisión: 23 de septiembre de 2010

Búsqueda en hojas informativas por palabra clave

Opciones

  • Imprimir página
  • Enviar este documento

Informes de patología

Puntos clave

  • Un informe de patología es un documento que contiene el diagnóstico que se determinó mediante el análisis de células y tejidos en un microscopio.
  • Se congelan algunos cortes de una muestra de tejido cuando se necesita una respuesta inmediata sobre una muestra.
  • En general, el informe de patología se hace después de una biopsia o cirugía.
  • El informe de patología incluye información sobre el paciente, una descripción de cómo se ven las células en el microscopio y un diagnóstico.
  • El Instituto Nacional del Cáncer (NCI) está patrocinando estudios clínicos diseñados para mejorar la precisión y especificidad de los diagnósticos de cáncer.
  1. ¿Qué es un informe de patología?

    Un informe de patología es un documento que contiene el diagnóstico que se determinó mediante el análisis de células y tejidos en un microscopio. El informe puede también contener información sobre el tamaño, la forma y la apariencia de una muestra tal como se ve a simple vista. Esta información se conoce como descripción macroscópica.

    El patólogo es el médico que hace este análisis y redacta el informe de patología. Los informes de patología cumplen una función importante para determinar el diagnóstico y el estadio del cáncer (describen cuánto se ha extendido el cáncer en el cuerpo, especialmente si la enfermedad se ha diseminado). Todo esto ayuda a determinar las opciones de tratamiento.

  2. ¿Cómo se obtiene el tejido para el análisis que realiza el patólogo?

    En la mayoría de los casos, el médico debe hacer una biopsia o cirugía para extraer las células o los tejidos para hacer el análisis en el microscopio.

    Algunas de las maneras más comunes en que se puede hacer una biopsia son las siguientes:

    • Se usa una aguja para extraer tejido o fluido.
    • Se usa un endoscopio (un tubo delgado iluminado) para observar las áreas dentro del cuerpo y extirpar células o tejido.
    • La cirugía se usa para extirpar parte del tumor o el tumor completo. Si se quita el tumor completo, generalmente también se extrae parte del tejido normal alrededor del tumor.

    El tejido que se extrae durante la biopsia se envía al laboratorio clínico, donde se hacen cortes delgados para observar en el microscopio. Esto se conoce como el estudio histológico (del tejido) y generalmente es la mejor manera de saber si hay cáncer. El patólogo puede también hacer un estudio citológico (de las células). El material citológico está presente en la orina, el líquido cefalorraquídeo (líquido que rodea al cerebro y la médula espinal), el esputo (moco de los pulmones), el líquido peritoneal (la cavidad abdominal), el líquido pleural (cavidad torácica), las muestras citológicas vaginales o del cuello uterino, y en el fluido que se extrae durante una biopsia.

  3. ¿Cómo se analiza el tejido después de una biopsia o una cirugía? ¿Qué es un corte congelado?

    El tejido que se extrae en la biopsia o la cirugía se debe seccionar en cortes delgados, colocar en portaobjetos y teñir antes de poder examinarlo en el microscopio. Se usan dos métodos para asegurarse de que el tejido sea lo suficientemente firme para poder obtener cortes delgados: cortes congelados y cortes incluidos en parafina (permanentes). Todas las muestras de tejido se preparan como cortes permanentes, pero en ocasiones también se preparan cortes congelados.

    Los cortes permanentes se preparan al colocar el tejido en un fijador para preservarlo (generalmente formol), luego se lo trata con varias soluciones adicionales y, por último, se lo coloca en parafina. Una vez que la parafina se endurece, se corta el tejido en secciones bien delgadas, las cuales se colocan en portaobjetos y se tiñen. Generalmente, el proceso demora varios días. Un corte permanente proporciona la mejor calidad para que el patólogo pueda hacer el examen y, además, arroja resultados más precisos que los cortes congelados (1).

    Los cortes congelados se preparan congelando y cortando las muestras de tejido. La preparación se puede hacer en aproximadamente 15 a 20 minutos mientras el paciente aún está en la sala de operaciones (1). Los cortes congelados se utilizan cuando se debe obtener una respuesta inmediata; por ejemplo, para determinar si el tejido es canceroso y así guiar al cirujano durante el curso de la operación.

  4. ¿Cuánto tiempo pasa después de que se obtiene la muestra de tejido hasta que el informe de patología está listo?

    El patólogo envía el informe de patología al médico dentro de los 10 días siguientes a la realización de la biopsia o cirugía. Los informes de patología se redactan en un lenguaje médico técnico. El paciente puede solicitarle al médico una copia del informe de patología y una explicación de su contenido. Asimismo, se recomienda que los pacientes guarden una copia del informe de patología junto con sus propios documentos (1).

  5. ¿Cuál es la información que generalmente contienen los informes de patología?

    El informe de patología puede incluir la siguiente información (1):

    • Información del paciente: Nombre, fecha de nacimiento, fecha de la biopsia
    • Descripción macroscópica: Color, peso y tamaño del tejido tal como se ve a simple vista
    • Descripción microscópica: Cómo se ve la muestra en el microscopio y cómo se compara con las células normales
    • Diagnóstico: Tipo de tumor o cáncer y grado (qué tan anormales se ven las células al microscopio y la rapidez probable de crecimiento y diseminación del tumor)
    • Tamaño del tumor: Medido en centímetros
    • Márgenes del tumor: Existen tres hallazgos posibles cuando la muestra de la biopsia es el tumor completo:
      • Márgenes positivos: significa que células cancerosas se encuentran en el borde de la muestra extraída
      • Márgenes negativos: sin rastros de tumor, bordes limpios o libres, lo cual significa que no se encontraron células cancerosas en el borde exterior
      • Márgenes cercanos: no son positivos ni negativos
    • Otro tipo de información: Generalmente se trata de observaciones sobre las muestras que se enviaron para hacer más exámenes u obtener una segunda opinión.
    • Firma del patólogo y el nombre y la dirección del laboratorio

  6. ¿Qué podría decir el informe de patología acerca de las características físicas y químicas del tejido?

    Cuando el tejido se identifica como canceroso, el patólogo puede realizar otros exámenes en el microscopio para obtener información adicional sobre el tumor que no puede determinarse con la observación de la muestra teñida de manera rutinaria. Para estas pruebas se pueden utilizar, por ejemplo, tinciones como hematoxilina y eosina (también conocidas como H&E) (2). El informe de patología incluirá los resultados de estos exámenes. Por ejemplo, el informe de patología puede tener también información obtenida por medio de métodos inmunoquímicos de tinción (IHC). En estos métodos se usan anticuerpos para identificar antígenos específicos en la superficie de las células cancerosas. Con frecuencia, los métodos inmunoquímicos de tinción se usan con los fines siguientes:

    • Determinar dónde comenzó el cáncer
    • Distinguir entre diferentes tipos de cáncer, como carcinoma, melanoma y linfoma
    • Determinar el diagnóstico y la clasificación de leucemias y linfomas (3)

    El informe de patología puede también incluir los resultados de la citometría de flujo. La citometría de flujo es un método usado para medir las propiedades celulares de una muestra, como la cantidad de células, el porcentaje de células vivas, el tamaño y la forma de las células y la presencia de marcadores tumorales en la superficie celular. Los marcadores tumorales son sustancias producidas por las células de los tumores o por otras células del cuerpo en respuesta al cáncer o a ciertas enfermedades no cancerosas. La citometría de flujo se puede usar para determinar el diagnóstico, la clasificación y el control de cánceres como la leucemia aguda, los trastornos linfoproliferativos crónicos y el linfoma no Hodgkin (2).

    Por último, el informe de patología también puede incluir los resultados de estudios moleculares de diagnóstico y de citogenética. Estos estudios investigan la presencia o ausencia de células malignas y anomalías genéticas o moleculares en las muestras.

  7. ¿Qué información sobre genética celular podría incluirse en el informe de patología?

    La citogenética usa cultivos de tejidos y técnicas especializadas para proporcionar información genética acerca de las células, en particular las alteraciones genéticas. Algunas alteraciones genéticas son marcadores o indicadores de un tipo específico de cáncer. Por ejemplo, el cromosoma Filadelfia está asociado a la leucemia mielógena crónica (LMC). Algunas alteraciones pueden proporcionar información sobre el pronóstico de la enfermedad, lo cual ayuda al médico a realizar las recomendaciones de tratamiento (3). Algunos exámenes que se pueden llevar a cabo con una muestra de tejido incluyen, por ejemplo:

    • Hibridación fluorescente in situ (HFIS): Determina la posición de genes específicos. Se puede usar para identificar las anomalías cromosómicas y para hacer el mapeo génico.
    • Reacción en cadena de la polimerasa (RCP): Se trata de un método para realizar muchas copias de determinadas secuencias del ADN que pueden estar vinculadas al diagnóstico.
    • Reacción en cadena de la polimerasa en tiempo real o cuantitativa: Se trata de un método para determinar la cantidad de copias que están presentes de una secuencia de ADN determinada.
    • Reacción en cadena de la polimerasa con transcripción inversa: Se trata de un método para realizar muchas copias de una secuencia de ARN específica.
    • Hibridación por transferencia de tipo Southern: Detecta fragmentos específicos de ADN.
    • Hibridación por transferencia de tipo Western: Identifica y analiza proteínas o péptidos.

  8. ¿Puede el paciente obtener una segunda opinión acerca de un resultado de patología?

    Si bien la mayoría de los cánceres se pueden diagnosticar fácilmente, es posible que en algunas ocasiones los pacientes o sus médicos deseen obtener una segunda opinión sobre los resultados de los análisis patológicos (1). Los pacientes interesados en obtener una segunda opinión deben consultar con el médico. Para este fin, deberán obtener las preparaciones y/o el bloque de parafina con las muestras de parte del patólogo que hizo el análisis de las mismas o del hospital donde se hizo la biopsia o la cirugía.

    Muchas instituciones proporcionan una segunda opinión acerca de las muestras de patología. Los centros oncológicos designados por el NCI o las instituciones académicas son una posibilidad sensata para tener en cuenta. Los pacientes deben comunicarse con anticipación con el lugar que elijan para averiguar si el servicio está disponible, preguntar cuáles son los costos y obtener las instrucciones de envío.

  9. ¿Qué estudios de investigación se están llevando a cabo para mejorar el diagnóstico del cáncer?

    El NCI, que forma parte de los Institutos Nacionales de la Salud, está patrocinando estudios clínicos que fueron diseñados para mejorar la precisión y especificidad de los diagnósticos de cáncer. Antes de hacer recomendaciones para el uso general de un método nuevo, los médicos realizan estudios clínicos para averiguar si el método es seguro y eficaz.

    Las personas interesadas en participar en un estudio clínico deberán consultar con su médico. Se puede obtener información sobre estudios clínicos llamando al Servicio de Información sobre el Cáncer (CIS) del NCI en el teléfono 1-800-422-6237 (1–800–4–CANCER) y en la hoja informativa del NCI titulada Estudios Clínicos del Cáncer. Esta hoja informativa incluye información sobre los diferentes tipos de estudios clínicos, quién los patrocina, cómo se llevan a cabo, cómo se protege a los participantes y quién paga por los costos de la atención del paciente asociados con el estudio clínico. Se puede obtener más información sobre estudios clínicos a través del formulario de búsqueda del NCI (solo disponible en inglés).

Bibliografía selecta
  1. Morra M, Potts E. Choices. 4th ed. New York: HarperResource, 2003.
  2. Borowitz M, Westra W, Cooley LD, et al. Pathology and laboratory medicine. In: Abeloff MD, Armitage JO, Niederhuber JE, Kastan MB, McKenna WG, editors. Clinical Oncology. 3rd ed. London: Churchill Livingstone, 2004.
  3. Connolly JL, Schnitt SJ, Wang HH, et al. Principles of cancer pathology. In: Bast RC Jr., Kufe DW, Pollock RE, et al., editors. Cancer Medicine. 6th ed. Hamilton, Ontario, Canada: BC Decker Inc., 2003.

Este texto puede copiarse o usarse con toda libertad. Sin embargo, agradeceremos que se dé reconocimiento al Instituto Nacional del Cáncer como creador de esta información. El material gráfico puede ser propiedad del artista o del editor por lo que tal vez sea necesaria su autorización para poder usarlo.