In English | En español
¿Preguntas sobre el cáncer? 1-800-422-6237

Hoja Informativa

  • Revisión: 15 de marzo de 2012

Búsqueda en hojas informativas por palabra clave

Opciones

  • Imprimir página
  • Enviar este documento

Virus del papiloma humano y el cáncer

Puntos clave

  • Algunos tipos de virus del papiloma humano (VPH) que se transmiten sexualmente pueden causar verrugas genitales. Otros tipos, llamados virus del papiloma humano de alto riesgo u oncogénicos, pueden causar cáncer.
  • Los virus del papiloma humano de alto riesgo causan prácticamente todos los cánceres cervicales. Ellos causan también la mayoría de los cánceres de ano y algunos cánceres de vagina, de vulva, de pene y de orofaringe.
  • La mayoría de las infecciones por VPH de alto riesgo no causan cáncer. Muchas infecciones por VPH desaparecen por sí mismas en 1 o 2 años. Sin embargo, las infecciones que duran muchos años aumentan el riesgo de una persona de presentar cáncer.
  1. ¿Qué son los virus del papiloma humano?

    Los virus del papiloma humano, llamados también papilomavirus, son un grupo de más de 150 virus relacionados. Más de 40 de esos virus pueden propagarse por contacto directo de una piel a otra durante el sexo vaginal, anal y oral (1).

    Las infecciones por VPH son las infecciones más comunes que se transmiten sexualmente en los Estados Unidos. De hecho, más de la mitad de la gente activa sexualmente se infecta por un tipo de VPH o por varios tipos en algún momento de su vida. La investigación reciente indica que, en cualquier momento de su vida, 42,5% de las mujeres tienen infecciones genitales por VPH, mientras que menos de 7% de los adultos tienen infecciones orales por VPH (2, 3).

    Los VPH transmitidos sexualmente entran en dos categorías:

    • Los VPH de bajo riesgo, los cuales no causan cáncer pero pueden causar verrugas en la piel (conocidas técnicamente como condylomata acuminata) en los genitales o en el ano o alderredor de ellos. Por ejemplo, los tipos 6 y 11 de VPH causan 90% de todas las verrugas genitales.
    • Los VPH oncogénicos o de alto riesgo, los cuales pueden causar cáncer. Se han identificado al menos una docena de tipos de VPH de alto riesgo. Dos de esos, los tipos 16 y 18 de los VPH, son responsables de la mayoría de los cánceres causados por VPH.

  2. ¿Cuál es la relación entre la infección por el virus del papiloma humano y el cáncer?

    La infección por VPH de alto riesgo representa aproximadamente 5% de todos los cánceres en el mundo (4). Sin embargo, la mayoría de las infecciones por VPH de alto riesgo ocurren sin síntomas, desaparecen en 1 o 2 años y no causan cáncer. Estas infecciones transitorias pueden causar anomalías citológicas, o cambios celulares anómalos, que desaparecen por sí solos.

    Algunas infecciones por VPH, sin embargo, permanecen por muchos años. Las infecciones persistentes por tipos de VPH de alto riesgo pueden conducir a anomalías citológicas o a lesiones más graves que, si no se tratan, pueden evolucionar a cáncer.

  3. ¿Cuáles cánceres son causados por VPH?

    Prácticamente todos los cánceres cervicales son causados por infecciones por VPH, y solo dos tipos, el 16 y el 18, son responsables de casi 70% de todos los casos (5, 6). Los VPH causan también cáncer de ano, de los que casi 85% de todos los casos son causados por el VPH 16. Se ha encontrado que los tipos 16 y 18 de VPH causan casi la mitad de los cánceres de vagina, de vulva y de pene. (7).

    Más recientemente, se ha encontrado que las infecciones por VPH causan cáncer de orofaringe, la cual es la parte media de la garganta que incluye el paladar blando, la base de la lengua y las amígdalas. En los Estados Unidos, más de la mitad de los cánceres diagnosticados en la orofaringe están relacionados con el VPH 16 (8).

    La incidencia de cáncer de orofaringe asociado con el VPH ha aumentado durante los últimos 20 años, especialmente entre los hombres. Se ha calculado que, para el año 2020, el VPH causará más cánceres de orofaringe que cánceres de cuello uterino en los Estados Unidos (9).

    Otros factores pueden aumentar el riesgo de presentar cáncer después de una infección por VPH de alto riesgo (5). Estos otros factores son los siguientes:

    • Tabaquismo
    • Tener el sistema inmunitario debilitado
    • Tener muchos hijos (para un riesgo mayor de cáncer del cuello uterino)
    • Usar por mucho tiempo anticonceptivos orales (para un riesgo mayor de cáncer del cuello uterino)
    • Higiene bucal deficiente (para un riesgo mayor de cáncer de orofaringe)
    • Inflamación crónica

  4. ¿Puede evitarse la infección por el virus del papiloma humano?

    La forma más confiable de prevenir la infección por un virus del papiloma humano ya sea de alto o de bajo riesgo es la de evitar cualquier contacto oral, anal o genital de piel de una persona a otra (1). Para quienes son activos sexualmente, una relación mutuamente monógama a largo plazo con una pareja no infectada es la estrategia con más posibilidades de prevenir la infección por VPH (1). Sin embargo, debido a la falta de síntomas, es difícil saber si una pareja que ha sido activa sexualmente en el pasado está infectada ahora por VPH.

    La investigación ha mostrado que el uso correcto y constante de los condones puede reducir la transmisión de los virus del papiloma humano entre parejas sexuales (10). Sin embargo, las zonas no cubiertas por un condón pueden infectarse por el virus (1), por lo que los condones probablemente no proporcionan una completa protección contra la propagación del virus.

    La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) ha aprobado dos vacunas contra el VPH. Gardasil® para la prevención del cáncer cervical, anal, vulvar y vaginal, así como para lesiones precancerosas en esos tejidos y las verrugas genitales causadas por la infección por VPH; y Cervarix® para la prevención de cáncer cervical y lesiones precancerosas cervicales causadas por la infección por VPH. Ambas vacunas son muy efectivas para la prevención de infecciones por los tipos 16 y 18 de VPH. Gardasil® previene también la infección por los tipos 6 y 11 de VPH. Estas vacunas no han sido aprobadas para la prevención de cáncer de pene o de orofaringe.

    Más información sobre las vacunas contra el VPH está disponible en la hoja informativa del NCI Vacunas contra los virus del papiloma humano.

  5. ¿Cómo se detectan las infecciones por VPH?

    Las infecciones por VPH pueden detectarse mediante el análisis de una muestra de células para ver si contienen el ADN o el ARN del virus.

    La prueba más común detecta el ADN de varios tipos de VPH de alto riesgo; sin embargo, no puede identificar el tipo o los tipos específicos que están presentes. Otra prueba es específica para detectar el ADN de los tipos 16 y 18 de VPH, los dos tipos que causan la mayoría de los cánceres relacionados con los VPH.  Una tercera prueba puede detectar el ADN de varios tipos de VPH de alto riesgo y puede indicar si está presente el tipo 16 o el 18 de los VPH.  Una cuarta prueba detecta el ARN de la mayoría de los tipos más comunes de VPH de alto riesgo. Estas pruebas pueden detectar infecciones por VPH antes de que sean evidentes las anomalías celulares.

    Teóricamente, las pruebas del ADN y del ARN de VPH podrían usarse para identificar las infecciones por VPH en las células que se toman de cualquier parte del cuerpo. Sin embargo, las pruebas han sido aprobadas por la FDA únicamente para dos indicaciones: como prueba de seguimiento de mujeres que parecen tener resultados anormales de la prueba de Papanicolaou y como exámenes selectivos de detección de cáncer del cuello uterino (cervical) en combinación con una prueba de Papanicolaou en mujeres mayores de 30 años.

    No hay pruebas aprobadas por la FDA para detectar infecciones por VPH en los hombres. En la actualidad no hay tampoco métodos de exámenes selectivos de detección similares a la prueba de Papanicolaou para detectar cambios celulares causados por la infección por VPH en tejidos del ano, de la vulva, vagina, pene o de orofaringe. Sin embargo, este es un campo de investigación en curso.

  6. ¿Cuáles son las opciones de tratamiento para individuos infectados por el VPH?

    Actualmente no hay tratamiento médico para las infecciones por VPH. Sin embargo, las verrugas genitales y las lesiones precancerosas que resultan de las infecciones por VPH pueden tratarse.

    Los métodos que se usan comúnmente para tratar las lesiones precancerosas cervicales son la criocirugía (congelación para destruir los tejidos); el procedimiento de escisión electroquirúrgica con asa,, LEEP, o la extirpación de tejido del cérvix o cuello uterino mediante una asa de alambre caliente; la conización quirúrgica (cirugía con bisturí, con láser o con ambos para quitar un pedazo de tejido del cérvix y del canal cervical); y la conización por vaporización con láser (uso de láser para destruir el tejido cervical).

    Los tratamientos para otros tipos de lesiones precancerosas causadas por VPH (lesiones de vagina, de pene y de ano) y las verrugas genitales son los productos químicos tópicos o fármacos, la cirugía por escisión, la criocirugía, la electrocirugía y la cirugía con láser. Se puede encontrar más información sobre el tratamiento de verrugas genitales en las pautas Sexually Transmitted Diseases Treatment Guidelines de 2010 de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

    Los individuos infectados por VPH que presentan cáncer reciben generalmente el mismo tratamiento que los pacientes cuyos tumores no albergan infecciones por VPH, según el tipo y el estadio de sus tumores. Sin embargo, las personas que son diagnosticadas con cáncer de orofaringe causado por VPH reciben un tratamiento diferente al de personas con cáncer de orofaringe que no es causado por VPH. La investigación reciente ha mostrado que pacientes con tumores de orofaringe causados por VPH tienen un pronóstico mejor y pueden ponerse bien con un tratamiento menos intenso. Un estudio clínico en curso está investigando esta cuestión.

  7. ¿Cómo causan el cáncer los VPH de alto riesgo?

    Los VPH infectan las células epiteliales. Estas células, las cuales se organizan en capas, cubren las superficies internas y externas del cuerpo, incluso la piel, la garganta, el aparato genital y el ano.  Ya que se piensa que los VPH no entran en el torrente sanguíneo, al tener una infección por VPH en una parte del cuerpo no se causará una infección en otra parte del cuerpo.

    Una vez que el VPH entra a una célula epitelial, el virus empieza a producir proteínas.  Dos de las proteínas producidas por los virus del papiloma humano de alto riesgo interfieren con las funciones normales de la célula, lo que hace que la célula crezca en forma incontrolable y para evitar la muerte celular.

    Muchas veces estas células infectadas son reconocidas por el sistema inmunitario y son eliminadas. Algunas veces, sin embargo, estas células infectadas no son destruidas, lo cual resulta en una infección persistente. Conforme las células infectadas siguen creciendo por largo tiempo, ellas pueden sufrir mutaciones que fomentan todavía más el crecimiento celular, lo que lleva a la formación de una lesión de alto grado y, ultimadamente, a un tumor.

    Los investigadores piensan que puede llevarse de 10 a 20 años desde el tiempo de una infección inicial por VPH hasta que se forme un tumor. Sin embargo, aun las lesiones de alto grado no siempre terminan en cáncer. El porcentaje de lesiones cervicales de alto grado que evolucionan a cáncer cervical invasor se a calculado en 50% o menos (11).

  8. ¿Cómo se puede aprender más sobre los VPH y sobre las infecciones por VPH?

    Las siguientes dependencias del gobierno federal pueden proporcionar más información acerca de la infección por el virus del papiloma humano:

    National Institute of Allergy and Infectious Diseases
    1–866–284–4107
    1–800–877–8339 (TTY)
    ocpostoffice@niaid.nih.gov
    http://www.niaid.nih.gov/Pages/default.aspx

    Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades
    1–800–CDC–INFO (1–800–232–4636)
    1–800–877–8339 (TTY)
    Especialistas que hablan inglés y español están disponibles de las 8.00 a. m. a las 8.00 p. m., hora del Este, de lunes a viernes.
    cdcinfo@cdc.gov
    http://www.cdc.gov/std o http://www.cdc.gov/hpv

Bibliografía selecta
  1. Division of STD Prevention (1999). Prevention of genital HPV infection and sequelae: report of an external consultants' meeting. Atlanta, GA: Centers for Disease Control and Prevention. Retrieved January 4, 2012.
  2. Hariri S, Unger ER, Sternberg M, et al. Prevalence of genital human papillomavirus among females in the United States, the National Health and Nutrition Examination Survey, 2003–2006. Journal of Infectious Diseases 2011; 204(4):566–573.

    [PubMed Abstract]
  3. Gillison ML, Broutian T, Pickard RK, et al. Prevalence of oral HPV infection in the United States, 2009–2010. JAMA 2012; 307(7):693–703.

    [PubMed Abstract]
  4. Parkin DM. The global health burden of infection-associated cancers in the year 2002. International Journal of Cancer 2006; 118(12):3030–3044. [PubMed Abstract]
  5. Schiffman M, Castle PE, Jeronimo J, Rodriguez AC, Wacholder S. Human papillomavirus and cervical cancer. Lancet 2007; 370(9590):890–907. [PubMed Abstract]
  6. Muñoz N, Bosch FX, Castellsagué X, et al. Against which human papillomavirus types shall we vaccinate and screen? The international perspective. International Journal of Cancer 2004; 111(2):278–285. [PubMed Abstract]
  7. Watson M, Saraiya M, Ahmed F, et al. Using population-based cancer registry data to assess the burden of human papillomavirus-associated cancers in the United States: overview of methods. Cancer 2008; 113(10 Suppl):2841–2854.

    [PubMed Abstract]
  8. Jayaprakash V, Reid M, Hatton E, et al. Human papillomavirus types 16 and 18 in epithelial dysplasia of oral cavity and oropharynx: a meta-analysis, 1985–2010. Oral Oncology 2011; 47(11):1048–1054. [PubMed Abstract]
  9. Chaturvedi AK, Engels EA, Pfeiffer RM, et al. Human papillomavirus and rising oropharyngeal cancer incidence in the United States. Journal of Clinical Oncology 2011; 29(32):4294–4301.

    [PubMed Abstract]
  10. Winer RL, Hughes JP, Feng Q, et al. Condom use and the risk of genital human papillomavirus infection in young women. New England Journal of Medicine 2006; 354(25):2645–2654. [PubMed Abstract]
  11. American Society for Colposcopy and Cervical Pathology. Colposcopy: Colposcopic Appearance of High-Grade Lesions. Hagerstown, MD: American Society for Colposcopy and Cervical Pathology. Retrieved January 4, 2012.

Este texto puede copiarse o usarse con toda libertad. Sin embargo, agradeceremos que se dé reconocimiento al Instituto Nacional del Cáncer como creador de esta información. El material gráfico puede ser propiedad del artista o del editor por lo que tal vez sea necesaria su autorización para poder usarlo.