Aflatoxinas

  • Control de tamaño de fuente
  • Imprimir
  • Enviar por correo electrónico
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest
Micrografía, teñida de azul, de la esporulación de un hongo llamado Aspergillus.

Micrografía de una espora de Aspergillus, un tipo de hongo que produce la aflatoxina causante de cáncer.

¿Qué son las aflatoxinas?

Las aflatoxinas son un tipo de toxinas producidas por ciertos hongos en cultivos agrícolas como el maíz, el maní o cacahuates, la semilla de algodón y los frutos secos (de cáscara dura como las nueces). Las aflatoxinas son producidas principalmente por Aspergillus flavus y Aspergillus parasiticus, los cuales son abundantes en las zonas cálidas y húmedas del planeta. Los hongos que producen aflatoxinas pueden contaminar los cultivos en los campos, durante la cosecha o durante el almacenamiento.

¿Cómo se exponen las personas a las aflatoxinas?

Las personas pueden exponerse a las aflatoxinas cuando consumen productos de plantas contaminadas (como maní) o cuando consumen carnes o productos lácteos de animales que comieron alimentos contaminados. Los agricultores y otros trabajadores agrícolas pueden estar expuestos al inhalar el polvo generado durante el manejo y el procesamiento de cultivos y alimentos contaminados.

¿Cuáles son los cánceres relacionados con la exposición a las aflatoxinas?

La exposición a las aflatoxinas se relaciona con un mayor riesgo de cáncer de hígado.

¿Cómo se puede reducir la exposición a las aflatoxinas?

Usted puede reducir la exposición a las aflatoxinas si compra solo marcas conocidas de nueces y de cremas o mantequillas de nueces, y si desecha las nueces que estén mohosas, tengan un color anormal o estén resecas y ajadas. Para ayudar a reducir el riesgo, la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA) de EE. UU. analiza los alimentos que podrían contener aflatoxinas, como el maní y la crema o mantequilla de maní. Hasta la fecha, en Estados Unidos no se ha reportado ningún brote de enfermedades en seres humanos causadas por aflatoxinas, pero ese tipo de brote sí ha ocurrido en algunos países en vías de desarrollo.

Bibliografía selecta

  • Food and Drug Administration. Bad Bug Book, Foodborne Pathogenic Microorganisms and Natural Toxins, Second Edition. Laurel, MD: Food and Drug Administration, 2012. Disponible también en línea. Fecha más reciente de consulta: 12 de diciembre de 2014.
  • International Agency for Research on Cancer. Aflatoxins, IARC Monographs on the Evaluation of Carcinogenic Risks to Humans, Volume 100F. Lyon, France: World Health Organization, 2012. Disponible también en línea. Fecha más reciente de consulta: 12 de diciembre de 2014.
  • National Center for Environmental Health. Aflatoxins, Understanding Chemical Exposures. Atlanta, GA: Centers for Disease Control and Prevention, 2012. Disponible también en línea. Fecha más reciente de consulta: 12 de diciembre de 2014.
  • National Toxicology Program. Aflatoxins, Report on Carcinogens, Thirteenth Edition. Triangle Park, NC: National Institute of Environmental Health and Safety, 2014. Disponible también en línea. Fecha más reciente de consulta: 12 de diciembre de 2014.
  • U.S. Department of Agriculture Grain Inspection, Packers and Stockyards Administration. Aflatoxin Handbook. Washington, DC: Federal Grain Inspection Service, 2009. Disponible también en línea. Fecha más reciente de consulta: 12 de diciembre de 2014.