English
¿Preguntas sobre el cáncer? 1-800-422-6237
  • Imprimir
  • Enviar por correo electrónico
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest

Complicaciones orales de la quimioterapia y la radioterapia a la cabeza y el cuello (PDQ®)

Índice

Información general sobre las complicaciones orales

Las complicaciones orales son comunes en los pacientes de cáncer, especialmente aquellos con cáncer de cabeza y cuello.

Las complicaciones son problemas médicos nuevos que aparecen durante o después de una enfermedad o tratamiento, y que hacen más difícil la recuperación. Las complicaciones pueden ser efectos secundarios de la enfermedad o el tratamiento, o pueden tener otras causas. Las complicaciones orales afectan la boca.

Los pacientes de cáncer tienen un riesgo grande de sufrir complicaciones orales por varias razones:

  • La quimioterapia y la radioterapia hacen más lenta o frenan la formación de células nuevas.

    Estos tratamientos para el cáncer hacen más lento o frenan la formación de células que crecen rápido, como las células cancerosas. Las células normales del revestimiento de la boca también crecen rápidamente, de manera que el tratamiento contra el cáncer puede impedirle a ellas también que crezcan rápido. Esto desacelera la capacidad del tejido de la boca para repararse mediante la elaboración de células nuevas.

  • La radioterapia puede dañar directamente y descomponer el tejido de la boca, las glándulas salivales y el hueso.
  • La quimioterapia y la radioterapia alteran el equilibrio saludable de las bacterias de la boca.

    Hay muchas clases diferentes de bacterias en la boca. Algunas ayudan y otras causan daño. La quimioterapia y la radioterapia pueden producir cambios en los tejidos de la boca y las glándulas salivales, que elaboran la saliva. Esto puede alterar el equilibrio saludable de las bacterias. Estos cambios conducen a llagas en la boca, infecciones y caries dentales.

Este sumario trata sobre las complicaciones orales causadas por la quimioterapia y la radioterapia.

La prevención y el control de las complicaciones orales pueden ayudarlo a continuar con el tratamiento del cáncer y tener mejor calidad de vida.

A veces, es necesario disminuir las dosis o interrumpir el tratamiento debido a las complicaciones orales. La atención preventiva antes de comenzar un tratamiento para el cáncer y el tratamiento de los problemas tan pronto como aparecen puede hacer que las complicaciones orales sean menos graves. Cuando se presentan menos complicaciones, el tratamiento del cáncer es más eficaz y usted puede tener una mejor calidad de vida.

Los pacientes que reciben un tratamiento que afecta la cabeza y el cuello deberán tener su atención planificada por un equipo de médicos y especialistas.

Para manejar las complicaciones orales, el oncólogo trabajara de cerca con su odontólogo y lo puede referir a otros profesionales de la salud con la capacitación especial. Estos especialistas pueden ser los siguientes:

Las metas de la atención oral y dental son diferentes antes, durante y después del tratamiento:

  • Antes del tratamiento del cáncer, la meta es la preparación para el tratamiento consiste en tratar problemas orales que ya existen.
  • Durante el tratamiento del cáncer, las metas son prevenir las complicaciones orales y manejar los problemas que se presentan
  • Después del tratamiento del cáncer, las metas son mantener saludables los dientes y las encías y manejar los efectos secundarios a largo plazo del cáncer y su tratamiento.

Las complicaciones orales más comunes causadas por el tratamiento del cáncer son las siguientes:

Estas complicaciones pueden conducir a otros problemas, como deshidratación y desnutrición.

Consultar la lista del NCI de estudios o ensayos clínicos sobre cuidados médicos de apoyo y cuidados paliativos que se realizan en los Estados Unidos y que actualmente aceptan participantes. Para realizar la búsqueda, usar el término en inglés oral complications. La lista de ensayos se puede reducir aun más por lugar, medicamentos, intervención y otros criterios. Nota: los resultados obtenidos solo estarán disponibles en inglés.

Asimismo, se dispone de información general sobre ensayos clínicos en el portal de Internet del NCI.

Complicaciones orales y sus causas

El tratamiento del cáncer puede causar problemas en la boca y la garganta.

Complicaciones de la quimioterapia

Entre las complicaciones orales causadas por la quimioterapia se incluyen las siguientes:

Complicaciones de la radioterapia

Entre las complicaciones orales causadas por la radioterapia dirigida a la cabeza y el cuello se incluyen las siguientes:

  • Fibrosis (formación de tejido fibroso) en la membrana mucosa de la boca.
  • Caries dentales y enfermedad de las encías.
  • Deterioro de tejido en el área que recibe la radiación.
  • Deterioro del hueso del área que recibe la radiación.
  • Fibrosis muscular en el área que recibe la radiación.

Complicaciones causadas por la quimioterapia o la radioterapia

La mayoría de las complicaciones orales pueden obedecer a la administración de quimioterapia o radioterapia. Entre ellas se incluyen las siguientes:

  • Inflamación de las membranas mucosas de la boca.
  • Infecciones en la boca o que se desplazan por el torrente sanguíneo. Estas pueden llegar y afectar a las células de todo el cuerpo.
  • Cambios en el sentido del gusto.
  • Sequedad en la boca.
  • Dolor.
  • Cambios en el crecimiento y el desarrollo de los dientes en los niños.
  • Desnutrición (no recibir la cantidad suficiente de nutrientes que el cuerpo necesita para mantenerse saludable) causada por la incapacidad de comer.
  • Deshidratación (no recibir la cantidad suficiente de agua que el cuerpo necesita para mantenerse saludable) causada por la incapacidad de beber.
  • Caries dentales y enfermedad de las encías.

Las complicaciones orales pueden obedecer al tratamiento mismo (directamente) o a los efectos secundarios del tratamiento (indirectamente)

La radioterapia puede dañar directamente el tejido de la boca, las glándulas salivales y el hueso. Las áreas tratadas pueden presentar cicatrices y desgaste. La irradiación total del cuerpo puede causar un daño permanente en las glándulas salivales. Esto puede alterar el sentido del gusto y producir sequedad en la boca.

La curación lenta y las infecciones son complicaciones indirectas del tratamiento del cáncer. Tanto la quimioterapia como la radioterapia pueden impedir que las células se multipliquen y hacer más lento el proceso de curación de la boca. La quimioterapia puede disminuir el número de glóbulos blancos y debilitar el sistema inmunitario (los órganos y las células que luchan contra las infecciones y enfermedades). Esto hace que sea más fácil tener una infección.

Las complicaciones pueden ser agudas (de corto plazo) o crónicas (de larga duración).

Las complicaciones agudas son las que se presentan durante el tratamiento y luego desaparecen. Habitualmente la quimioterapia causa complicaciones agudas que se curan después de terminar el tratamiento.

Las complicaciones crónicas son las que continúan o aparecen meses o años después de terminar el tratamiento. La radiación puede causar complicaciones agudas, pero también puede causar un daño permanente en el tejido que hace que el paciente tenga un riesgo de por vida de sufrir de complicaciones orales. Las siguientes complicaciones orales pueden continuar después de terminar la radioterapia dirigida a la cabeza o el cuello:

  • Sequedad en la boca.
  • Caries dentales.
  • Infecciones.
  • Cambios en el sentido del gusto.
  • Problemas en la boca y la mandíbula causados por la pérdida de tejido y hueso.
  • Problemas en la boca y la mandíbula causados por el crecimiento de tumores benignos en la piel y los músculos.

La cirugía oral u otro tratamiento dental pueden causar problemas en pacientes sometidos a radioterapia dirigida a la cabeza o el cuello. Se debe asegurar que su odontólogo conozca sus antecedentes de salud y el tratamiento para el cáncer que usted recibió.

Prevención y tratamiento de las complicaciones orales antes de comenzar con la quimioterapia o la radioterapia

Encontrar y tratar los problemas orales antes de que comience el tratamiento del cáncer puede prevenir las complicaciones orales o hacerlas menos graves.

Los problemas como las caries, los dientes rotos, las coronas y los rellenos dentales flojos y la enfermedad de las encías pueden empeorar o causar problemas durante el tratamiento del cáncer. Hay bacterias que viven en la boca y pueden causar una infección cuando el sistema inmunitario no funciona bien o cuando los recuentos de glóbulos blancos son bajos. Si los problemas dentales se tratan antes de comenzar el tratamiento del cáncer, se pueden presentar menos complicaciones orales o ser menos graves.

La prevención de las complicaciones orales incluye una alimentación sana, buen cuidado oral y chequeos dentales.

Entre las maneras de prevenir las complicaciones orales, se incluyen las siguientes:

  • Consuma una alimentación bien equilibrada. La alimentación saludable puede ayudar al cuerpo a tolerar la tensión que produce el tratamiento del cáncer, ayuda a mantener su energía, combate las infecciones y reconstruye los tejidos.
  • Mantenga limpios la boca y los dientes. Esto ayuda a prevenir las caries, las llagas bucales y las infecciones.
  • Sométase a un examen dental completo.

    Su odontólogo deberá participar en su equipo de atención del cáncer. Es importante elegir un odontólogo que tenga experiencia en el tratamiento de pacientes con complicaciones orales del tratamiento del cáncer. El chequeo de su salud bucodental por lo menos un mes antes de empezar con el tratamiento del cáncer brinda generalmente tiempo suficiente para que la boca se cure si se necesita cualquier procedimiento dental. El odontólogo tratará los dientes con riesgo de infección o caries. Esto ayudará a evitar la necesidad de un tratamiento dental durante el tratamiento del cáncer. La atención preventiva puede ayudar a aliviar la sequedad en la boca, que es una complicación común de la radioterapia dirigida a la cabeza o el cuello.

    Un examen bucodental preventivo verificará la presencia de los siguientes problemas:

    • Llagas o infecciones en la boca.
    • Caries dentales.
    • Enfermedad de las encías.
    • Dentaduras postizas que no se ajustan bien.
    • Problemas para mover la mandíbula.
    • Problemas en las glándulas salivales.

Los pacientes sometidos a quimioterapia de dosis altas, trasplante de células madre o radioterapia deberán tener un plan de atención dental preparado antes de comenzar el tratamiento.

La meta del plan de atención oral es encontrar y tratar la enfermedad oral que puede causar complicaciones durante el tratamiento y la atención oral continua durante el tratamiento y la recuperación. Se pueden presentar diferentes complicaciones orales durante las diferentes fases de un trasplante. Los pasos que se deben tomar con suficiente anticipación para prevenir o disminuir la gravedad de estos efectos secundarios.

La atención oral durante la radioterapia dependerá de los siguientes aspectos:

  • Las necesidades específicas del paciente.
  • La dosis de radiación.
  • La parte del cuerpo tratada.
  • La duración del tratamiento con radiación.
  • Las complicaciones específicas que se presenten.

Es importante que los pacientes de cáncer de cabeza o cuello dejen de fumar.

La recuperación se puede demorar si se continúa fumando tabaco. Esto también puede aumentar el riesgo de que el cáncer de cabeza y cuello recidive o que se forme un segundo cáncer. (Para mayor información, consultar el sumario del PDQ sobre Fumar durante el tratamiento de cáncer).

Manejo de las complicaciones orales durante y después de la quimioterapia o la radioterapia

Puntos importantes de esta sección

Cuidado oral habitual

La buena higiene dental puede prevenir o disminuir las complicaciones.

Es importante mantener una estrecha vigilancia de la salud oral durante el tratamiento del cáncer. Esto ayuda a prevenir, detectar y tratar las complicaciones lo más rápido posible. Mantener la boca, los dientes y las encías limpias durante y después del tratamiento del cáncer ayuda a disminuir complicaciones tales como caries dentales, llagas en la boca e infecciones.

La atención oral diaria de los pacientes de cáncer incluye mantener la boca limpia y tratar con suavidad el tejido que reviste la boca.

La atención oral diaria durante la quimioterapia y la radioterapia incluye las siguientes acciones:

Cepillado de dientes

  • Cepille los dientes y las encías con un cepillo de cerdas suaves 2 a 3 veces por día durante 2 a 3 minutos. Asegúrese de cepillar el área donde los dientes se unen con las encías y enjuagar frecuentemente.
  • Enjuague el cepillo de dientes con agua caliente cada 15 a 30 segundos si es necesario suavizar las cerdas.
  • Use un cepillo de espuma de goma solo si no se puede usar un cepillo de cerdas suaves. Cepillarse 2 a 3 veces por día y usar un enjuague antibacteriano. Enjuague con frecuencia.
  • Deje que el cepillo de dientes se seque al aire entre cepillados.
  • Use pasta de dientes con fluoruro que tenga un sabor suave. Los sabores pueden irritar la boca, especialmente los sabores a menta.
  • Si la pasta de dientes irrita su boca, cepíllese con una mezcla de ¼ de cucharadita de sal agregada a 1 taza de agua.

Enjuague

  • Se puede usar un enjuague cada 2 horas para disminuir el dolor en la boca. Disolver 1/4 de cucharadita de sal y 1/4 de cucharadita de bicarbonato de sodio en 1 litro de agua.
  • Se puede usar un enjuague antibacteriano 2 a 4 veces por día para la enfermedad de las encías. Enjuagar por 1 a 2 minutos.
  • Si se presenta sequedad en la boca, el enjuague puede no ser suficiente para limpiar los dientes después de una comida. Se puede necesitar cepillar y usar hilo dental.

Uso de hilo dental

  • Use el hilo dental con suavidad una vez por día.

Cuidado de los labios

  • Use productos para el cuidado de los labios, como cremas con lanolina, para prevenir que los labios se resequen y agrieten.

Cuidado de las dentaduras postizas

  • Cepille y enjuague las dentaduras postizas todos los días. Use un cepillo de cerdas suaves o uno especial para limpiarlas.
  • Limpie con un limpiador de dentaduras postizas recomendado por su odontólogo.
  • Mantenga las dentaduras postizas húmedas cuando no se usan. Colóquelas en agua o una solución de remojo para dentaduras postizas recomendada por su odontólogo. No use agua caliente, porque la dentadura postiza puede perder su forma.

Para la atención oral especial durante la quimioterapia de dosis altas y el trasplante de células madre, consultar la sección de este sumario sobre Manejo de las complicaciones orales por quimioterapia de dosis altas o trasplante de células madre.

Mucositis oral

La mucositis oral es una inflamación de las membranas mucosas de la boca.

El término "mucositis oral " y "estomatitis" a menudo se usan en forma indistinta, pero son diferentes.

  • La mucositis oral es una inflamación de las membranas mucosas de la boca. Habitualmente parece como llagas rojas similares a una quemadura o como llagas parecidas a úlceras en la boca.
  • La estomatitis es una inflamación de las membranas mucosas y otros tejidos de la boca. Estos incluyen las encías, la lengua, el paladar y el piso de la boca, y el interior de los labios y las mejillas.

La mucositis puede obedecer a la radioterapia o a la quimioterapia.

  • La mucositis causada por la quimioterapia se cicatriza por sí sola, habitualmente en 2 a 4 semanas si no hay infección.
  • La mucositis causada por la radioterapia habitualmente se prolonga por 6 a 8 semanas según la duración del tratamiento.
  • En los pacientes que reciben quimioterapia de dosis alta o quimiorradiación por un trasplante de células madre, la mucositis habitualmente se presenta entre 7 y 10 días después de empezar el tratamiento, y dura aproximadamente dos semanas después de que este se termina.

Mover pedacitos de hielo en la boca durante 30 minutos, comenzando 5 minutos antes de que los pacientes reciban fluorouracilo, puede ayudar a prevenir la mucositis. Los pacientes sometidos a quimioterapia de dosis altas y trasplante de células madre pueden recibir medicinas para ayudar a prevenir la mucositis o impedir que dure tanto.

La mucositis puede causar los siguientes problemas:

  • Dolor.
  • Infección.
  • Sangrado, en pacientes que reciben quimioterapia. Los pacientes que reciben radioterapia habitualmente no sufren sangrados.
  • Dificultad para respirar y comer.

La atención de la mucositis durante la quimioterapia y la radioterapia incluye la limpieza de la boca y el alivio del dolor.

El tratamiento de la mucositis causada por la radioterapia o la quimioterapia es muy semejante: depende del recuento de glóbulos blancos del paciente y de su gravedad. A continuación se presentan maneras de tratar la mucositis durante la quimioterapia, un trasplante de células madre o la radioterapia:

Limpieza de la boca

  • Limpie sus dientes y boca cada 4 horas y a la hora de acostarse. Hágalo con más frecuencia si la mucositis empeora.
  • Use un cepillo de cerdas suaves.
  • Remplace su cepillo a menudo.
  • Use jalea lubricante soluble en agua para ayudar a mantener su boca húmeda.
  • Use enjuagues suaves o agua corriente. Los enjuagues frecuentes para retirar restos de alimentos y bacterias de la boca previene la formación de costras en las llagas y calma las encías doloridas y el revestimiento de la boca.
  • Si se empiezan a formar costras en las llagas de la boca, se puede usar el siguiente enjuague:
    • Peróxido de hidrógeno al 3% mezclado con la misma cantidad de agua o agua salada. Para preparar el agua salada, mezcle ¼ de cucharadita de sal con 1 taza de agua.
    Esto no se deberá usar por más de 2 días porque impide que la mucositis se cure.

Alivio del dolor de la mucositis

  • Trate de usar medicinas tópicas para el dolor. Enjuague su boca antes de colocar la medicina en las encías o el revestimiento de la boca. Limpiar la boca y los dientes suavemente con una gasa húmeda sumergida en agua salada para eliminar trozos de alimentos.
  • Los analgésicos pueden ayudar cuando las medicinas tópicas no ayuda. Los pacientes sometidos a quimioterapia no deberán usar medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE), analgésicos parecidos a la aspirina) porque aumentan el riesgo de sangrado.
  • Los complementos de zinc que se consumen durante la radioterapia pueden ayudar a tratar el dolor que causa la mucositis, así como la dermatitis (inflamación de la piel).
  • El enjuague con povidona yodada no contiene alcohol y puede ayudar a demorar o disminuir la mucositis causada por la radioterapia.

Para mayor información sobre el control del dolor, consulte la sección de este sumario sobre Dolor.

Dolor

El dolor oral en los pacientes de cáncer puede tener muchas causas.

El dolor del paciente de cáncer puede obedecer a las siguientes causas:

Debido a que el dolor oral puede tener muchas causas, es importante un diagnóstico cuidadoso. Este puede incluir los siguientes elementos:

El dolor oral de los pacientes de cáncer puede obedecer al cáncer.

El cáncer puede causar dolor de diferentes maneras:

  • El tumor presiona áreas cercanas a medida que crece y afecta los nervios, y produce inflamación.
  • Las leucemias y linfomas crecen a través del cuerpo y pueden afectar áreas sensibles de la boca. El mieloma múltiple puede afectar los dientes.
  • Los tumores cerebrales pueden causar dolores de cabeza.
  • El cáncer se puede diseminar hasta la cabeza y el cuello desde otras partes del cuerpo, y puede causar dolor oral.
  • En el caso de algunos cánceres, el dolor se puede sentir en partes del cuerpo que no están cerca del cáncer. Esto se llama dolor reflejo. Los tumores en la nariz, la garganta y los pulmones pueden causar dolor reflejo en la boca o la mandíbula.

El dolor oral puede ser un efecto secundario de los tratamientos.

La mucositis oral es el efecto secundario más común de la radioterapia y la quimioterapia. El dolor en las membranas mucosas a menudo continúa durante un tiempo, incluso después de curarse la mucositis.

La cirugía puede dañar los huesos, los nervios o los tejidos, y puede causar dolor. Los bisfosfonatos, medicamentos que se usan para tratar el dolor de huesos, a veces hacen que estos se deterioren. Esto es más común después de un procedimiento dental, como sacar un diente. (Para mayor información, consultar la sección de este sumario sobre Complicaciones orales no relacionadas con la quimioterapia o la radioterapia).

Los pacientes sometidos a trasplantes pueden presentar la enfermedad de injerto contra huésped (EICH). Esta puede causar inflamación de las membranas mucosas y dolor en las articulaciones. (Para mayor información, consultar la sección de este sumario sobre Manejo de las complicaciones orales por quimioterapia de dosis altas o trasplante de células madre).

Ciertos medicamentos contra el cáncer pueden causar dolor oral.

Cuando un medicamento contra el cáncer causa dolor, habitualmente al suspenderlo desaparece el dolor. Debido a que hay muchas causas de dolor oral durante el tratamiento del cáncer, es importante que el diagnóstico se realice cuidadosamente. Este puede incluir los antecedentes médicos, exámenes dentales y físicos y radiografías de los dientes.

Algunos pacientes pueden tener sensibilidad en los dientes semanas o meses después de terminar la quimioterapia. Los tratamientos con fluoruro o pasta de dientes para dientes sensibles pueden aliviar el malestar.

Rechinar los dientes puede causar dolor en estos o en los músculos de la mandíbula.

Se puede presentar dolor en los dientes y los músculos de la mandíbula en pacientes que rechinan sus dientes o aprietan sus mandíbulas, a menudo debido a la tensión o a la imposibilidad de dormir. El tratamiento puede incluir medicamentos para relajar los músculos, medicamentos para tratar la ansiedad, fisioterapia (calor húmedo, masaje y estiramiento) y protectores bucales para usar cuando se duerme.

El control del dolor ayuda a mejorar la calidad de vida del paciente.

El dolor oral y facial puede afectar la alimentación, el habla y muchas otras actividades para las que se usan la cabeza, el cuello, la boca y la garganta. La mayoría de los pacientes de cánceres de cabeza y cuello tienen dolor. El médico puede pedirle al paciente que evalúe el dolor usando un sistema de puntuación. Esta puede ser una escala de 0 a 10, donde 10 es el dolor más fuerte. El nivel de dolor que se siente se ve afectado por muchas cosas diferentes. Es importante que los pacientes conversen con sus médicos acerca del dolor.

El dolor que no se controla puede afectar todas las áreas de la vida del paciente. El dolor puede provocar sentimientos de ansiedad y depresión, y puede impedir que el paciente trabaje o goce de la vida diaria con amigos y familiares. El dolor también puede hacer más lenta la recuperación del cáncer o conducir a nuevos problemas físicos. El control del dolor que provoca el cáncer puede ayudar a que el paciente disfrute las rutinas normales y tenga una mejor calidad de vida.

Para el dolor por mucositis oral, habitualmente se usan tratamientos tópicos. Para información sobre el alivio del dolor causado por la mucositis oral, consultar la sección de este sumario sobre Mucositis oral.

También se pueden usar otras medicinas para el dolor. A veces, es necesaria más de una. Los relajantes musculares y las medicinas para la ansiedad o la depresión, o para prevenir crisis epilépticas pueden ser de ayuda para los pacientes. Para el dolor grave, se pueden recetar opioides.

Los tratamientos no farmacológicos también pueden ayudar; entre ellos, los siguientes:

Para mayor información, consultar la sección Otros tratamientos para el dolor del sumario del PDQ sobre Dolor.

Infecciones

El daño del revestimiento de la boca y el sistema inmunitario debilitado facilitan la presentación de infecciones.

La mucositis oral deteriora el revestimiento de la boca y ello permite que las bacterias y los virus penetren en la sangre. Cuando el sistema inmunitario se debilita por la quimioterapia, hasta las bacterias beneficiosas de la boca pueden causar infecciones. Los gérmenes que se traen del hospital u otros lugares también pueden causar infecciones.

A medida de que el recuento de glóbulos blancos disminuye, se pueden presentar infecciones con más frecuencia y ser más graves. Los pacientes que tienen recuentos bajos de glóbulos blancos durante mucho tiempo tienen un riesgo mayor de infecciones graves. La boca seca, que es común que se presente durante la radioterapia dirigida a la cabeza y el cuello, también aumenta el riesgo de infecciones en la boca.

La atención dental proporcionada antes de empezar con la quimioterapia y la radioterapia puede disminuir el riesgo de infecciones en la boca, los dientes y las encías.

Las infecciones se pueden deber a bacterias, un hongo o un virus.

Infecciones por bacterias

El tratamiento de las infecciones por bacterias en pacientes con enfermedad de las encías que reciben quimioterapia de dosis altas puede incluir los siguientes procedimientos:

  • Uso de enjuagues bucales medicinales y de peróxido.
  • Cepillado y uso de hilo dental.
  • Uso de dentaduras postizas lo mínimo posible.

Infecciones fúngicas

La boca normalmente contiene hongos que pueden vivir en la cavidad oral sin causar problemas. Sin embargo, un sobrecrecimiento (demasiados hongos) en la boca puede ser grave y se debe tratar.

Cuando un paciente que recibe quimioterapia tiene un recuento bajo de glóbulos blancos, a menudo se usan antibióticos y medicamentos esteroides. Estos medicamentos cambian el equilibrio de las bacterias en la boca y permiten que se presente un sobrecrecimiento de hongos. Además, las infecciones fúngicas son comunes en pacientes tratados con radioterapia. Los pacientes tratados por cáncer pueden recibir medicamentos para ayudar a prevenir las infecciones fúngicas.

La candidiasis es un tipo de infección fúngica común en pacientes que reciben tanto quimioterapia como radioterapia. Los síntomas pueden ser ardor como de quemadura y cambios en el sentido del gusto. El tratamiento de las infecciones fúngicas en el revestimiento de la boca solamente puede incluir enjuagues bucales y tabletas que contienen medicamentos antifúngicos. Se deberá usar un enjuague antifúngico para remojar las dentaduras postizas y los dispositivos bucales, y para enjuagar la boca. Se pueden usar medicamentos cuando ni los enjuagues ni las tabletas hacen desaparecer la infección fúngica. A veces, se utilizan medicamentos para prevenir estas infecciones.

Infecciones víricas

Los pacientes que reciben quimioterapia, especialmente quienes tienen debilitado su sistema inmunitario por un trasplante de células madre, tiene un aumento de riesgo de infecciones víricas. Las infecciones por el virus del herpes y otros virus que están latentes (están en el cuerpo, pero no son activos ni causan síntomas) pueden aparecer de pronto. Es importante encontrar y tratar las infecciones lo más temprano posible. Los medicamentos antivíricos administrados antes de empezar el tratamiento pueden disminuir el riesgo de infecciones víricas.

Sangrado

Se puede presentar sangrado cuando un medicamento contra el cáncer impide que la sangre se coagule.

La quimioterapia de dosis altas y los trasplantes de células madre pueden hacer que haya un número menor que el normal de plaquetas en la sangre. Esto puede ocasionar problemas con el proceso de coagulación de la sangre. El sangrado puede ser leve (manchas pequeñas rojas en los labios, el paladar blando o el piso de la boca, o puede ser grave —especialmente en la línea de las encías— y se puede originar en las úlceras de la boca. Las áreas con enfermedad de las encías pueden sangrar en forma espontánea o cuando se irritan al comer, cepillarse los dientes o usar hilo dental. Cuando el recuento de plaquetas es muy bajo, las encías pueden supurar sangre.

La mayoría de los pacientes se pueden cepillar los dientes y usar hilo dental sin peligro mientras el recuento de glóbulos blancos es bajo.

La atención oral regular ayudará a prevenir las infecciones que pueden empeorar los problemas de sangrado. Su odontólogo o médico pueden explicar el modo de tratar el sangrado, y mantener su boca limpia y sin peligro cuando el recuento de plaquetas es bajo.

El tratamiento del sangrado durante la quimioterapia puede incluir lo siguiente:

  • Medicinas para reducir el flujo de sangre y ayudar a que se formen coágulos.
  • Productos tópicos que cubren y sellan las áreas que sangran.
  • Enjuague con una mezcla de agua salada y agua oxigenada al 3%. (La mezcla deberá tener entre 2 y 3 veces más de agua salada que de agua oxigenada). Para preparar la mezcla de agua salada, colocar ¼ de cucharadita de sal en 1 taza de agua. Esto ayuda a limpiar las heridas de la boca. Enjuagar cuidadosamente para no alterar los coágulos de sangre.

Boca seca

La sequedad en la boca (xerostomía) se presenta cuando las glándulas salivales no elaboran suficiente saliva.

Las glándulas salivales elaboran saliva. La saliva es necesaria para el gusto, tragar y hablar. Ayuda a prevenir infecciones y caries porque limpia los dientes y las encías, e impide que haya demasiado ácido en la boca.

La radioterapia puede dañar las glándulas salivales y hacer que elaboren demasiado poca saliva. Algunos tipos de quimioterapia que se usan para un trasplante de células madre también pueden dañar las glándulas salivales.

Cuando no hay suficiente saliva, la boca se seca y se vuelve incómoda. Esta afección se llama boca seca (xerostomía). El riesgo de caries dentales, enfermedad de las encías e infecciones aumenta y su calidad de vida se deteriora.

Los síntomas de boca seca incluyen los siguientes problemas:

  • Saliva espesa y fibrosa.
  • Aumento de la sed.
  • Cambios en el sentido del gusto, la capacidad de tragar o de hablar.
  • Sensación de dolor o ardor (especialmente en la lengua).
  • Cortes o grietas en los labios o en las esquinas de la boca.
  • Cambios en la superficie de la lengua.
  • Dificultad para usar dentaduras postizas.

Habitualmente las glándulas salivales vuelven a la normalidad después de terminas la quimioterapia.

La boca seca causada por la quimioterapia para un trasplante de células madre habitualmente es temporal. A menudo, las glándulas salivales se recuperan entre 2 y 3 meses después de que termina la quimioterapia.

Las glándulas salivales pueden no recobrarse completamente después de terminar la radioterapia.

La cantidad de saliva elaborada por las glándulas salivales habitualmente empieza a disminuir dentro de la semana de empezar la radioterapia dirigida a la cabeza o el cuello. Continúa disminuyendo a medida que avanza el tratamiento. La gravedad de la sequedad depende de la dosis de radiación y el número de glándulas salivales que reciben radiación.

Las glándulas salivales se pueden recobrar parcialmente durante el primer año después de la radioterapia. Sin embargo, no es habitual que la recuperación sea completa, especialmente si las glándulas salivales recibieron radiación directa. Las glándulas salivales que no recibieron radiación directa pueden empezar a elaborar más saliva para compensar la pérdida de saliva de las glándulas dañadas.

La higiene bucal cuidadosa puede ayudar a prevenir las llagas en la boca, la enfermedad de las encías o las caries causadas por la boca seca.

El cuidado de la boca seca puede incluir las siguientes acciones:

  • Limpiar la boca y los dientes por lo menos cuatro veces por día.
  • Usar hilo dental una vez por día.
  • Cepillar con una pasta de dientes con fluoruro.
  • Aplicar una gelatina con fluoruro a la hora de acostarse, después de lavar los dientes.
  • Enjuagar la boca entre 4 y 6 veces por día con una mezcla de agua salada y bicarbonato de sodio (mezclar ½ cucharadita de bicarbonato de soda en 1 taza de agua tibia).
  • Evitar alimentos y líquidos que contengan mucho azúcar.
  • Sorber agua a menudo para aliviar la sequedad.

Un odontólogo puede administrar los siguientes tratamientos:

  • Enjuagues para remplazar minerales en los dientes.
  • Enjuagues para combatir infecciones en la boca.
  • Sustitutos de saliva o medicinas que ayuden a las glándulas salivales a elaborar más saliva.
  • Tratamientos con flúor para prevenir las caries.

La acupuntura también puede ayudar a aliviar la boca seca.

Caries dentales

La boca seca y los cambios en el equilibrio de las bacterias de la boca aumentan el riesgo de caries dentales (cavidades). La cuidadosa higiene bucal y la atención regular de un odontólogo pueden ayudar a prevenir las cavidades. Para mayor información, consultar la sección de este sumario sobre Cuidado oral habitual.

Cambios en el sentido del gusto

Los cambios en el sentido del gusto (disgeusia) son comunes durante la quimioterapia y la radioterapia.

Los cambios en el sentido del gusto son efectos secundarios comunes, tanto de la quimioterapia como de la radioterapia dirigida a la cabeza o el cuello. Los cambios en el sentido del gusto pueden obedecer al daño en las papilas gustativas, la sequedad en la boca, las infecciones o los problemas dentales. Los alimentos pueden parecer no tener ningún sabor o no pueden no tener el mismo sabor que antes del tratamiento del cáncer. La radiación puede causar un cambio en los sabores dulces, agrios, amargos y salados. Los medicamentos de quimioterapia pueden causar un sabor desagradable.

En la mayoría de los pacientes que reciben quimioterapia y en algunos pacientes que reciben radioterapia, el sentido del gusto vuelve a la normalidad después de unos meses de terminar el tratamiento. Sin embargo, para muchos pacientes que reciben radioterapia el cambio es permanente. En otros, las papilas gustativas se pueden recuperar después de 6 a 8 semanas o más después de terminar la radioterapia. Los complementos con sulfato de zinc pueden ayudar a algunos pacientes a recuperar su sentido del gusto.

Fatiga

Los pacientes de cáncer que reciben quimioterapia de dosis altas o radioterapia a menudo sienten fatiga (falta de energía). Esto puede obedecer al cáncer o a su tratamiento. Algunos pacientes pueden tener dificultades para dormir. Los pacientes se pueden sentir demasiado cansados como para ocuparse del cuidado oral habitual; esto aumenta todavía más el riesgo de úlceras en la boca, infecciones y dolor. (Para mayor información, consultar el sumario del PDQ sobre Fatiga).

Desnutrición

La pérdida de apetito puede conducir a la desnutrición.

Los pacientes tratados por cánceres de cabeza y cuello tienen un riesgo alto de desnutrición. El cáncer mismo, una alimentación pobre antes del diagnóstico y complicaciones de la cirugía, la radioterapia y la quimioterapia pueden conducir a problemas de nutrición. Los pacientes pueden perder el deseo de comer por las náuseas, los vómitos, la dificultad para tragar, las llagas en la boca o la boca seca. Cuando comer causa incomodidad o dolor, se deterioran la calidad de vida y el bienestar nutricional del paciente. Las siguientes estrategias pueden ayudar a los pacientes de cáncer a satisfacer sus necesidades nutricionales:

  • Servir los alimentos picados, molidos o licuados para acortar el tiempo que deben permanecer en la boca antes de tragarlos.
  • Comer bocadillos entre las comidas para agregar calorías y nutrientes.
  • Comer alimentos con alto contenido de calorías y proteínas.
  • Tomar complementos para obtener vitaminas, minerales y calorías.

Reunirse con un consejero nutricional puede ayudar durante el tratamiento y después del mismo.

El apoyo nutricional puede incluir regímenes de alimentación líquida y alimentación por sonda.

Muchos de los pacientes tratados por cánceres de cabeza y cuello con radioterapia solo pueden comer alimentos blandos. A medida que el tratamiento continúa, la mayoría de los pacientes pueden agregar líquidos con alto contenido de proteínas o sustituirán con estos los alimentos blandos para satisfacer sus necesidades nutricionales. Algunos pacientes pueden necesitar recibir líquidos a través de un tubo introducido en el estómago o el intestino delgado. Casi todos los pacientes que reciben quimioterapia y radioterapia dirigida a la cabeza y el cuello al mismo tiempo necesitarán alimentación por sonda en el término de 3 a 4 semanas. Los estudios muestran que los pacientes están mejor si comienzan con la alimentación por sonda al comenzar el tratamiento, antes de que pierdan peso.

La alimentación normal por boca puede volver a empezar cuando termina el tratamiento y el área que recibió la radiación se curó. Un equipo de especialistas que administre terapia para hablar y tragar puede ayudar a los pacientes a volver a comer normalmente. A medida que la alimentación por boca aumenta, se disminuye la alimentación por sonda y luego se interrumpe cuando el paciente puede obtener suficientes nutrientes por la boca. Aunque la mayoría de los pacientes podrá otra vez comer alimentos sólidos, muchos sufrirán complicaciones duraderas, incluso cambios en el sentido del gusto, boca seca y dificultad para tragar.

Endurecimiento de la boca y la mandíbula

El tratamiento de los cánceres de cabeza y cuello puede afectar la capacidad de mover las mandíbulas, la boca, el cuello y la lengua. Puede haber problemas para tragar. El endurecimiento puede obedecer a las siguientes causas:

  • Cirugía oral.
  • Efectos tardíos de la radioterapia. Un sobrecrecimiento de tejido fibroso (fibrosis) en la piel, las membranas mucosas, los músculos y las articulaciones de la mandíbula que se presentan después de terminar la radioterapia.
  • Tensión por el cáncer y su tratamiento.

El endurecimiento de la mandíbula puede conducir a ciertos problemas de salud como los siguientes:

  • Desnutrición y pérdida de peso por la incapacidad de comer normalmente.
  • Curación y recuperación más lentas por la mala nutrición.
  • Problemas dentales por incapacidad de limpiar bien los dientes y las encías, y recibir tratamientos dentales.
  • Debilitamiento de los músculos de la mandíbula por falta de uso.
  • Problemas emocionales por evitar el contacto social con otros, debidos a la dificultad de hablar y comer.

El riesgo de endurecimiento de la mandíbula por la radioterapia aumenta con dosis más altas de radiación y la repetición de los tratamientos con radiación. Por lo general, el endurecimiento empieza aproximadamente cuando terminan los tratamientos con radiación. Puede empeorar con el tiempo, mantenerse igual o mejorar un poco en forma espontánea. El tratamiento debe comenzar tan pronto como sea posible para impedir que la afección empeore o se vuelva permanente. El tratamiento puede incluir los siguientes elementos:

  • Dispositivos médicos para la boca.
  • Tratamientos del dolor.
  • Medicinas para relajar los músculos.
  • Ejercicios para la mandíbula.
  • Medicinas para tratar la depresión.

Dificultades para tragar

El dolor cuando se traga y la incapacidad de tragar (disfagia) son comunes en los pacientes de cáncer antes, durante y después del tratamiento.

Las dificultades para tragar son comunes en los pacientes de cánceres de la cabeza y el cuello. Todos los efectos secundarios del tratamiento del cáncer, como la mucositis oral, la boca seca, el daño en la piel por la radiación, las infecciones y la enfermedad de injerto contra huésped (EICH), pueden causar problemas para tragar.

La dificultad para tragar aumenta el riesgo de otras complicaciones.

La incapacidad de tragar puede hacer que se presenten otras complicaciones que pueden disminuir todavía más la calidad de vida del paciente:

  • Neumonía y otros problemas respiratorios. Los pacientes que tienen dificultad para tragar pueden aspirar (inhalar los alimentos o los líquidos hacia el pulmón) cuando tratan de comer o beber. La aspiración puede conducir a sufrir de afecciones graves, como la neumonía y la insuficiencia respiratoria.
  • Nutrición precaria: la incapacidad de tragar normalmente hace difícil comer bien. La desnutrición se presenta cuando el cuerpo no obtiene todos los nutrientes que necesita para mantenerse sano. Las heridas se cicatrizan lentamente y el cuerpo se vuelve menos capaz de combatir las infecciones.
  • Necesidad de alimentación por sonda: un paciente que no puede obtener suficientes alimentos por la boca se puede alimentar a través de un tubo. El equipo de atención de la salud y un especialista en nutrición pueden explicar los beneficios y los riesgos de la alimentación por sonda para pacientes que tienen dificultades para tragar.
  • Efectos secundarios de las medicinas para el dolor: los opioides que se usan para tratar la ingestión dolorosa pueden causar sequedad bucal y estreñimiento.
  • Problemas emocionales: la incapacidad de comer, beber y hablar normalmente puede causar depresión y el deseo de evitar a los demás.

Varios factores relacionados con la radioterapia pueden afectar la capacidad de tragar.

Los siguientes factores pueden afectar el riesgo de tener dificultades para tragar después de recibir radioterapia:

  • La dosis total y el plan de radioterapia. Las dosis más altas administradas durante un período corto de tiempo causan a menudo más efectos secundarios.
  • La forma de administración de la radiación. Algunos tipos de radiación dañan menos el tejido sano.
  • Cuando se administra quimioterapia al mismo tiempo, aumenta el riesgo de efectos secundarios.
  • Las características genéticas del paciente.
  • Si el paciente come algunos alimentos por la boca o solo se alimenta por sonda.
  • Si el paciente fuma.
  • El modo en que el paciente enfrenta situaciones difíciles.

Las dificultades para tragar a veces desaparecen después del tratamiento.

Los efectos secundarios desaparecen dentro de los tres meses después de terminar el tratamiento y los pacientes pueden tragar normalmente otra vez. Sin embargo, algunos tratamientos pueden causar un daño permanente o efectos tardíos. Los efectos tardíos son problemas de salud que se presentan mucho después de terminar el tratamiento. Las afecciones que pueden causar dificultades permanentes o efectos tardíos pueden ser las siguientes:

  • Vasos sanguíneos dañados.
  • Adelgazamiento de los tejidos de las áreas tratadas.
  • Linfedema (acumulación de linfa en el cuerpo).
  • Sobrecrecimiento de tejido fibroso en áreas de la cabeza y el cuello, que puede llevar a una contractura de la mandíbula.
  • Sequedad crónica de la boca.
  • Infecciones.

Un equipo de expertos controla las dificultades para tragar.

El oncólogo trabaja con otros expertos de atención de la salud que se especializan en el tratamiento de los cánceres de cabeza y cuello, y en las complicaciones orales del tratamiento del cáncer. Estos especialistas pueden ser los siguientes:

  • Logopeda: terapeuta del habla que puede evaluar si el paciente traga bien y administrarle un tratamiento para su dificultad para tragar e información para que entienda mejor el problema.
  • Especialista en nutrición: un especialista en nutrición puede ayudar a planificar una manera segura de proporcionar la nutrición que el paciente necesita para su salud mientras tiene dificultad para tragar.
  • Especialista en odontología: remplaza los dientes perdidos y el área de la boca dañada con dispositivos artificiales para que el paciente pueda tragar.
  • Psicólogo: para los pacientes que tienen una gran dificultad para ajustarse a su incapacidad de tragar y comer normalmente, la orientación psicológica puede ayudarlos.

Pérdida de tejido y hueso

La radioterapia puede destruir vasos sanguíneos muy pequeños en el interior del hueso. Esto puede destruir el tejido óseo y producir fracturas de hueso o infecciones. La radiación también puede destruir tejido de la boca. Se pueden formar úlceras que crecen y causar dolor, pérdida de sensibilidad o infecciones.

La atención preventiva puede lograr que la pérdida de tejido y hueso sea menos grave.

Las siguientes intervenciones pueden ayudar a prevenir y tratar la pérdida de tejido y hueso:

  • Consuma una alimentación bien equilibrada.
  • Use dentaduras postizas y dispositivos bucales lo menos posible.
  • No fume.
  • No consuma bebidas alcohólicas.
  • Use antibióticos tópicos.
  • Use los analgésicos como se recetaron.
  • Cirugía para extirpar el hueso muerto o reconstruir los huesos de la boca y mandíbula.
  • Terapia con oxígeno hiperbárico (método para el que se usa oxígeno a presión para ayudar a cicatrizar las heridas).

Para mayor información sobre el manejo de llagas bucales, boca seca y cambios en el sentido del gusto, consultar el sumario del PDQ sobre La nutrición en el tratamiento del cáncer.

Tratamiento de las complicaciones orales por quimioterapia de dosis alta o trasplante de células madre

Los pacientes que reciben trasplantes tienen un aumento de riesgo de contraer la enfermedad de injerto contra huésped.

La enfermedad de injerto contra huésped (EICH) se presenta cuando el tejido del paciente reacciona ante médula ósea o células madre de un donante. Los síntomas de la EICH oral pueden ser los siguientes:

  • Heridas que son rojas y tienen úlceras, que aparecen en la boca entre 2 a 3 semanas después del trasplante.
  • Boca seca.
  • Dolor provocado por especias, alcohol o sabores (por ejemplo, pasta de dientes con sabor a menta).
  • Dificultad para tragar.
  • Sensación de tensión en la piel o en el revestimiento de la boca.
  • Cambios en el sentido del gusto.

Es importante tratar estos síntomas porque pueden conducir a pérdida de peso o desnutrición. El tratamiento de la EICH oral puede incluir los siguientes elementos:

Los dispositivos orales necesitan atención especial durante la administración de quimioterapia de dosis altas o trasplante de células madre.

Las siguientes acciones pueden ayudar a cuidar y usar dentaduras postizas, aparatos de ortodoncia y otros dispositivos orales mientras se reciben quimioterapia de dosis altas o un trasplante de células madre:

  • Retire las ménsulas, los alambres y los retenedores antes de comenzar a recibir quimioterapia de dosis altas.
  • Use las dentaduras postizas solo para comer durante las 3 o 4 semanas posteriores a un trasplante.
  • Cepille las dentaduras postizas dos veces por día y enjuáguelas bien.
  • Remoje las dentaduras postizas en una solución antibacteriana cuando no las usa.
  • Limpie los recipientes tazas donde se remojan las dentaduras postizas y cambie todos los días la solución para remojarlas.
  • Quite las dentaduras postizas u otros dispositivos orales cuando se limpia la boca.
  • Continúe con el régimen de cuidado oral 3 o 4 veces por día con las dentaduras postizas u otros dispositivos orales fuera de la boca.
  • Si tiene heridas en la boca, evite el uso de dispositivos orales desmontables hasta que se hayan curado las heridas.

Es importante cuidar los dientes y las encías durante la quimioterapia o el trasplante de células madre.

Consultar con el médico o el odontólogo cuál es la mejor manera de cuidar la boca durante la quimioterapia de dosis alta o el trasplante de células madre. Un cepillado cuidadoso y el uso de hilo dental también pueden ayudar a prevenir infecciones en los tejidos orales. Las siguientes acciones pueden ayudar a prevenir infecciones y aliviar el malestar en los tejidos orales:

  • Cepille los dientes con un cepillo de cerdas suaves 2 o 3 veces por día. Asegúrese de cepillar el área donde los dientes se encuentran con las encías.
  • Enjuague el cepillo de dientes con agua caliente cada 15 a 30 segundos para mantener las cerdas suaves.
  • Enjuague la boca 3 o 4 veces durante el cepillado.
  • Evite enjuagues que contengan alcohol.
  • Use una pasta de dientes de sabor suave.
  • Deje que el cepillo de dientes se seque al aire entre cada uso.
  • Use el hilo dental de acuerdo con las indicaciones de su médico u odontólogo.
  • Limpie la boca después de las comidas.
  • Utilice hisopos de espuma para limpiar la lengua y el paladar.
  • Evite lo siguiente:
    • Alimentos picantes o ácidos.
    • Alimentos "duros" que puedan irritar o quebrar la piel de la boca, como las papas fritas secas.
    • Alimentos y bebidas calientes.

Se pueden usar medicinas y hielo para prevenir y tratar la mucositis provocada por un trasplante de células madre.

Se pueden administrar medicinas para ayudar a prevenir heridas bucales o ayudar a que se cicatricen más rápido si la quimioterapia o la radioterapia dañan la boca. Además, mover cubitos de hielo en la boca durante la quimioterapia de dosis altas puede ayudar a prevenir heridas bucales.

Los tratamientos dentales se pueden posponer hasta que el sistema inmunitario retorne a su estado normal.

Los tratamientos dentales regulares, como la limpieza y el pulido, deberán esperar hasta que el sistema inmunitario del paciente se normalice. El sistema inmunitario puede demorar entre 6 a 12 meses para recuperarse después de la administración de quimioterapia de dosis altas y un trasplante de células madre. Durante este período, el riesgo de complicaciones orales es alto. Si los tratamientos dentales son necesarios, se administran antibióticos y cuidados médicos de apoyo.

Los cuidados médicos de apoyo anteriores a los procedimientos dentales pueden incluir la administración de antibióticos o inmunoglobulina G, el ajuste de las dosis de esteroides o una transfusión de plaquetas.

Complicaciones orales de los segundos cánceres

Los sobrevivientes de cáncer que recibieron quimioterapia, o se sometieron a un trasplante o radioterapia tienen riesgo de presentar un segundo cáncer más adelante en su vida. El cáncer de células escamosas oral es el cáncer de la boca más común en pacientes trasplantados. Los labios y la lengua son las áreas afectadas con mayor frecuencia.

Los segundos cánceres son más comunes en pacientes tratados por leucemia o linfoma, mieloma múltiple. Los pacientes que recibieron un trasplante de células madre usando sus propias células madre a veces presentan un plasmacitoma oral.

Los pacientes que recibieron un trasplante deben consultar con un médico si tienen los ganglios linfáticos hinchados o bultos en áreas de tejido blando. Estos pueden ser signos de un segundo cáncer.

Complicaciones orales no relacionadas con la quimioterapia o la radioterapia

Ciertos medicamentos que se usan para tratar el cáncer y otros problemas en los huesos se relacionan con la pérdida de hueso de la boca.

Algunos medicamentos dañan el tejido de los huesos de la boca y a esto se le llama osteonecrosis de la mandíbula (ONM), la cual puede causar infecciones. Los síntomas son dolor y lesiones inflamadas en la boca en dónde se ven las áreas de hueso dañado.

Los siguientes son los medicamentos que pueden causar ONM:

Es importante que el equipo de atención de la salud sepa si el paciente se trató con estos medicamentos. El cáncer que se diseminó a la mandíbula puede parecer ONM. Es posible que se necesite una biopsia para determinar la causa de la ONM.

La ONM no es una afección común. Se presenta con más frecuencia en pacientes que reciben bisfosfonato o denosumab por inyección, que en pacientes que lo toman por boca. La administración de bisfosfonatos, denosumab, o inhibidores de la angiogénesis aumenta el riesgo de ONM, el cual es mucho mayor cuando los inhibidores de la angiogénesis y los bisfosfonatos se usan juntos.

Los siguientes factores también pueden aumentar el riesgo de ONM:

  • Extracción de dientes.
  • Uso de dentaduras postizas que no se ajustan bien.
  • Padecer de mieloma múltiple.

Los pacientes con metástasis en los huesos pueden disminuir el riesgo de ONM al someterse a exámenes de detección y a tratamiento de problemas dentales antes de comenzar la terapia con bisfosfonato o denosumab.

El tratamiento de la ONM habitualmente incluye el tratamiento de la infección y una buena higiene dental

El tratamiento de la ONM puede incluir las siguientes acciones:

  • Extraer el tejido infectado que puede incluir hueso. Se puede usar cirugía láser.
  • Suavizar los bordes afilados del hueso expuesto.
  • Usar antibióticos para combatir la infección.
  • Usar enjuagues bucales medicinales.
  • Usar medicina para el dolor.

Durante el tratamiento de la ONM, usted debe seguir cepillando los dientes y usar hilo dental después de las comidas para mantener su boca muy limpia. Es mejor evitar el uso de tabaco mientras se cura la ONM. (Para información sobre por qué es importante que los pacientes de cáncer dejen de fumar, consulte el sumario del PDQ sobre Fumar durante el tratamiento de cáncer).

Usted y su médico pueden decidir suspender los medicamentos que causan ONM de acuerdo con el efecto que tendrán en su salud general.

Complicaciones orales y problemas sociales

Los problemas sociales relacionados con las complicaciones orales pueden ser los problemas más difíciles que deben enfrentar los pacientes de cáncer. Las complicaciones orales afectan la alimentación y el habla, y pueden incapacitar o hacer renuente al paciente a participar en las comidas o a cenar afuera. Los pacientes se pueden frustrar, aislar o deprimir, y pueden evitar el contacto con otras personas. Algunos medicamentos para tratar la depresión no se pueden usar porque pueden empeorar las complicaciones orales. Para mayor información, consultar los siguientes sumarios del PDQ:

La educación, los cuidados médicos de apoyo y el tratamiento de los síntomas son importantes para los pacientes que tienen problemas bucales relacionados con el tratamiento del cáncer. Los pacientes se deben observar cuidadosamente para determinar si tienen dolor, pueden hacer frente a sus problemas y responden al tratamiento. Los proveedores de atención de la salud que brindan cuidados médicos de apoyo y la familia pueden ayudar al paciente a hacer frente al cáncer y sus complicaciones.

Complicaciones orales de la quimioterapia y la radioterapia en los niños

Los niños que recibieron quimioterapia de dosis altas o radioterapia dirigida a la cabeza y el cuello pueden no tener un crecimiento y desarrollo normales. Los dientes nuevos aparecen más tarde o no aparecen, y el tamaño de los dientes puede ser más pequeño que lo normal. La cabeza y la cara pueden no desarrollarse normalmente. Los cambios son habitualmente iguales en ambos lados de la cabeza y no siempre se notan.

Está en estudio el tratamiento de ortodoncia para los pacientes que presentan estos efectos secundarios en su crecimiento y desarrollo dentales.

Modificaciones a este sumario (05/05/2014)

Los sumarios del PDQ con información sobre el cáncer se revisan con regularidad y se actualizan en la medida en que se obtiene nueva información. Esta sección describe los cambios más recientes introducidos en este sumario a partir de la fecha arriba indicada.

Se incorporaron cambios en este sumario para reflejar los introducidos en la versión para profesionales de la salud.

Información sobre este sumario del PDQ

Información sobre el PDQ

El Physician Data Query (PDQ) es la base de datos integral del Instituto Nacional del Cáncer (NCI) que contiene información completa sobre el cáncer. La base de datos del PDQ incluye sumarios de la última información publicada sobre la prevención, detección, genética, tratamiento, cuidados médicos de apoyo, y medicina complementaria y alternativa relacionada con el cáncer. La mayoría de los sumarios se presentan en dos versiones. Las versiones para profesionales de la salud tienen información detallada escrita en lenguaje técnico. Las versiones para pacientes se escriben en un lenguaje fácil de comprender, que no es técnico. Ambas versiones tienen información sobre el cáncer que es exacta y actualizada. Además, las versiones también están disponibles en inglés.

El PDQ es uno de los servicios del NCI. El NCI forma parte de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH). El NIH es el centro principal de investigación biomédica del gobierno federal. Los sumarios del PDQ se basan en una revisión independiente de la literatura médica. No son declaraciones de políticas del NCI o el NIH.

Propósito de este sumario

Este sumario del PDQ con información sobre el cáncer contiene información actualizada sobre las causas y el tratamiento de las complicaciones orales de la quimioterapia y la radioterapia a la cabeza y el cuello. Tiene como objetivo informar y ayudar a los pacientes, las familias y las personas a cargo de pacientes. No provee pautas o recomendaciones formales para la toma de decisiones relacionadas con la atención de la salud.

Revisores y actualizaciones

Los Consejos Editoriales redactan los sumarios de información sobre el cáncer del PDQ y los actualizan. Estos Consejos están compuestos por expertos en el tratamiento del cáncer y otras especialidades relacionadas con este. Los sumarios se revisan regularmente y se les incorporan cambios a medida que se obtiene nueva información. La fecha de cada sumario ("Actualizado") indica la fecha del cambio más reciente.

La información en este sumario para pacientes se tomó de la versión para profesionales de la salud, que el Consejo Editorial sobre Cuidados Médicos de Apoyo del PDQ revisa con regularidad y actualiza cuando es necesario.

Información sobre ensayos clínicos

Un estudio o ensayo clínico es un estudio para responder a una pregunta científica; por ejemplo, si un tratamiento es mejor que otro. Los ensayos se basan en estudios anteriores y lo se aprendió en el laboratorio. Cada ensayo responde a ciertas preguntas científicas dirigidas a encontrar maneras nuevas y mejores de ayudar a los pacientes de cáncer. Durante los ensayos clínicos de tratamiento, se recoge información acerca de los efectos de un tratamiento nuevo y su eficacia. Si un ensayo clínico indica que un tratamiento nuevo es mejor que el tratamiento estándar, el tratamiento nuevo se puede convertir en "estándar". Los pacientes deberían considerar participar en un ensayo clínico. Algunos ensayos clínicos están abiertos solo a los pacientes que no han comenzado un tratamiento.

La lista en inglés de ensayos clínicos del PDQ están disponibles en línea en el portal de Internet del NCI. La lista de muchos médicos que participan en ensayos clínicos también se encuentra en el PDQ. Para mayor información, llamar al Servicio de información sobre cáncer al 1-800-4-CANCER (1-800-422-6237).

Permisos para el uso de este sumario.

PDQ es una marca registrada. Aunque el contenido de los documentos del PDQ se puede usar libremente como texto, este no se puede identificar como un sumario de información sobre cáncer del PDQ del NCI, a menos que se reproduzca en su totalidad y se actualice con regularidad. Sin embargo, se permitirá que un usuario tendría permiso para escribir una oración como "El sumario de información sobre el cáncer del PDQ del NCI sobre la prevención del cáncer de mama indica los siguientes riesgos: "[incluir extracto del sumario]".

El formato preferido para citar un sumario del PDQ es el siguiente:

National Cancer Institute: PDQ® Complicaciones orales de la quimioterapia y la radioterapia a la cabeza y el cuello. Bethesda, MD: National Cancer Institute. Última actualización: <MM/DD/YYYY>. Disponible en: http://cancer.gov/espanol/pdq/cuidados-medicos-apoyo/complicacionesorales/Patient. Fecha de acceso: <MM/DD/YYYY>.

Las imágenes que aparecen en los sumarios del PDQ se usan con permiso de los autores, artistas o la casa editorial para su sola inclusión en los sumarios del PDQ. El permiso para usar imágenes fuera del contexto de información del PDQ se debe obtener del propietario; el Instituto Nacional del Cáncer no lo puede otorgar. Para mayor información sobre el uso de las gráficas en este sumario, así como muchas otras imágenes relacionadas con el cáncer, consultar el enlace Visuals Online. Visuals Online es una colección de más de 2.000 imágenes científicas.

Cláusula sobre el descargo de responsabilidad

No se debe usar la información contenida en estos sumarios para tomar decisiones acerca del reembolso de seguros. Para mayor información sobre cobertura de seguros, consultar la página Información económica, legal y de seguro médico, disponible en Cancer.gov.

Para mayor información

En Cancer.gov/espanol se ofrece más información sobre cómo comunicarse o recibir ayuda en la página ¿En qué podemos ayudarle?. Las preguntas también se pueden enviar por correo electrónico utilizando el Formulario de comunicación.

Preguntas u opiniones sobre este sumario

Si tiene preguntas o algún comentario sobre este sumario, por favor envíelas a través del formulario de opinión disponible en nuestro portal de Internet, Cancer.gov/espanol.

Obtenga más información del NCI

Llame al 1-800-4-CANCER

Para obtener más información, las personas que residen en los Estados Unidos pueden llamar gratis al Servicio de Información del Instituto Nacional del Cáncer (NCI) al 1-800-4-CANCER (1-800-422-6237), de lunes a viernes de 8:00 a. m. a 8:00 p. m, hora del Este. Un especialista en información sobre el cáncer estará disponible para responder a sus preguntas.

Escríbanos

Para obtener información del NCI, sírvase escribir a la siguiente dirección:

  • NCI Public Inquiries Office
  • 9609 Medical Center Dr.
  • Room 2E532 MSC 9760
  • Bethesda, MD 20892-9760

Busque en el portal de Internet del NCI

El portal de Internet del NCI provee acceso en línea a información sobre el cáncer, ensayos clínicos, y otros portales de Internet u organizaciones que ofrecen servicios de apoyo y recursos para los pacientes con cáncer y sus familias. Para una búsqueda rápida, use la casilla de búsqueda en la esquina superior derecha de cada página Web. Los resultados de una gama amplia de términos buscados incluirán una lista de las “Mejores Opciones,” páginas web que son escogidas de forma editorial que se asemejan bastante al término que usted busca.

Hay muchos lugares donde las personas pueden obtener materiales e información sobre tratamientos para el cáncer y servicios. Los hospitales pueden tener información sobre instituciones o regionales que ofrecen información sobre ayuda financiera, transporte de ida y vuelta para recibir tratamiento, atención en el hogar y sobre cómo abordar otros problemas relacionados con el tratamiento del cáncer.

Publicaciones

El NCI tiene folletos y otros materiales para pacientes, profesionales de la salud y el público en general. Estas publicaciones describen los diferentes tipos de cáncer, los métodos para tratarlo, pautas para hacerle frente e información sobre ensayos clínicos. Algunas publicaciones proveen información sobre las diferentes pruebas de detección del cáncer, sus causas y cómo prevenirlo, además de estadísticas e información sobre actividades de investigación llevadas a cabo en el NCI. Los materiales del NCI sobre estos y otros temas, se pueden solicitar en línea al Servicio de Localización de Publicaciones del Instituto Nacional del Cáncer (National Cancer Institute Publications Locator) o imprimirse directamente. Estos materiales también se pueden solicitar con una llamada gratuita al Servicio de Información sobre el Cáncer del Instituto Nacional del Cáncer (National Cancer Institute's Cancer Information Service) al 1-800-4-CANCER (1-800-422-6237).

  • Actualización: 5 de mayo de 2014