In English | En español
¿Prequntas sobre el cáncer?

Comunicación en la atención del cáncer (PDQ®)

Versión Profesional De Salud
Actualizado: 22 de agosto de 2014

Resultados importantes de la comunicación

Satisfacción del paciente
Consentimiento con conocimiento de causa
Reclamos por imprudencia profesional



Satisfacción del paciente

La satisfacción del paciente refleja el modo en que se consideran sus necesidades de atención médica, sus expectativas o preferencias. La medición de la satisfacción del paciente con la atención de su salud se complica por un sesgo de los pacientes de inclinar las respuestas en favor de los puntajes altos de satisfacción. En el ámbito de la oncología, algunos estudios apoyan el concepto de que las destrezas en la comunicación están relacionadas con la satisfacción de los pacientes en varios aspectos. En concreto, varios estudios relacionan la satisfacción de los pacientes con el ajuste psicológico, que incluye la satisfacción de los pacientes por la cantidad y clase de información que se les suministra en el momento del diagnóstico;[1] la voluntad de los médicos para tratar opciones de tratamiento,[2] la percepción que tiene el paciente sobre el oncólogo como una persona considerada, atenta o que lo apoya emocionalmente;[3-5] y la clasificación que otorgan los pacientes a la comunicación con el médico. Las aptitudes básicas para la comunicación también se han relacionado con las satisfacción en otros estudios,[6,7] en los que se demostró que, entre los pacientes de ginecología y oncología médica, la satisfacción se relacionó con la atención, el interés y la cordialidad, así como con la provisión de información. Estos hallazgos entre los pacientes de oncología son análogos a aquellos encontrados en otras áreas de especialización médica.

Consentimiento con conocimiento de causa

La toma fundamentada de decisiones es un componente esencial de la práctica ética al prescribir tratamientos para el cáncer y realizar investigaciones. Si bien la inclusión plena de los pacientes en la toma de decisiones clínicas es un reto para los médicos, en los últimos años se los ha instado a que adopten un enfoque menos legalista y más interactivo con los pacientes al explicar los tratamientos.[8,9] El objetivo del consentimiento fundamentado es enfatizar una comunicación más eficaz entre pacientes y médicos, donde las metas consisten en proveer información y hacer participar a los pacientes en la toma de decisiones, en lugar de la noción de que es un requisito administrativo para hacer que los pacientes firmen un documento o para proteger a un médico de su responsabilidad jurídica.[10] Dicho diálogo también permitiría que el médico determine la cantidad de información que el paciente desea recibir realmente y respetaría el derecho del paciente a evitar recibir información que quizás no desee.[10,11]

Se cuenta con pocos datos para describir la forma en que los oncólogos obtienen el consentimiento fundamentado y las directrices para comunicarse con los pacientes acerca de las decisiones de tratamiento resultan inadecuadas.[12] La mejor información proviene de estudios de comunicación en ensayos clínicos que muestran que los oncólogos obtuvieron puntajes malos en la medición de la calidad de la información suministrada al paciente y la explicación de la aleatorización que expresa, implícitamente, favorecer un tratamiento sobre otro;[13] que los médicos sobreestimaron la satisfacción del paciente con la información específica sobre el tratamiento [14] y que no todos los pacientes entienden la naturaleza de un tratamiento de utilidad no comprobada.[15] La falta de flexibilidad en la sincronización de la entrega de información puede representar un impedimento para el médico conseguir pacientes para los ensayos clínicos. Por ejemplo, el tratamiento del cáncer de mama de las pacientes en ensayos clínicos no puede empezar hasta que la paciente haya firmado el formulario de consentimiento fundamentado. Este requisito obliga efectivamente a los médicos a revelar información a los pacientes poco después de que se confirme el diagnóstico. En un estudio,[16] 61% de los médicos explicaron que hubieran preferido hablar con los pacientes sobre el diagnóstico y el pronóstico en pequeños incrementos. Alegaron que los pacientes necesitan tiempo para absorber el choque del diagnóstico antes de escuchar una descripción detallada de la incertidumbre de las opciones de tratamiento, pero que la necesidad de obtener un consentimiento fundamentado restringía sus planes para revelar la información a los pacientes.[16]

En varios estudios se exploró la razón por la que pacientes aptos se rehúsan a participar en los ensayos clínicos; esta refleja muchos de los temas que giran alrededor de la comunicación inadecuada. En un estudio, se halló que era más probable que los pacientes participaran en los ensayos clínicos cuando sus médicos fueron cordiales, capaces de establecer una relación de confianza y armonía con los pacientes, y estuvieron atentos a sus inquietudes.[17] Aparte de aumentar los incentivos monetarios para los investigadores que realizan los estudios, pocas intervenciones tuvieron éxito para hallar maneras de mejorar el reclutamiento en los ensayos clínicos de oncología, incluido un estudio de intervención para mejorar la comunicación acerca de los ensayos clínicos aleatorizados [18] y un programa de intervención diseñado para aumentar el índice de participación de los pacientes en áreas rurales de los Estados Unidos que padecen de cáncer.[19] Un estudio piloto que analizó las barreras para la participación en ensayos clínicos de pacientes de cáncer de origen afroamericanos concluyó que los factores relacionados con la religión, la educación y el ingreso, más que la raza, pueden ser importantes barreras para la participación en ensayos clínicos.[20] Los autores del estudio dedujeron que las intervenciones que enfocan la educación y el ingreso podrían aumentar el reclutamiento de los pacientes de cáncer de origen afroamericano en los ensayos clínicos.[20] Se necesita trabajar más en este tema para aumentar la participación de todos los pacientes de cáncer en los ensayos clínicos independientemente de la raza o la escolaridad y el índice de ingreso.

Las intervenciones para mejorar el proceso para obtener un consentimiento fundamentado también demuestran que disponer de un miembro del estudio o un educador que dedique tiempo para conversar personalmente con el paciente de modo que este entienda mejor los ensayos clínicos son más exitosas que el uso de multimedios o formularios de consentimiento realzados.[21] Un estudio en el que se utilizó un enfoque estratificado en el que los padres y guardianes asintieron en participar en segmentos limitados del tratamiento resultó más prometedor.[22]

Reclamos por imprudencia profesional

Pareciera que un número pequeño de médicos generan una cantidad desproporcionada de demandas legales.[23] Aunque hay una cantidad de factores de riesgos para los reclamos por imprudencia médica —que incluyen la especialidad del médico, el número de pacientes atendidos y las características del profesional— no parece que los reclamos se puedan predecir por las características de los pacientes de un médico, los aspectos técnicos de la atención o la complejidad de la misma.[24] Más bien, la insatisfacción de los pacientes —especialmente con respecto a los aspectos interpersonales de la atención— parece ser un factor determinante importante. Estos aspectos interpersonales son los siguientes:[25]

  • Tiempo dedicado al paciente.
  • Capacidad del médico de satisfacer las expectativas de tratamiento.
  • Capacidad del médico de transmitir información al paciente.
  • Preocupación del médico por las inquietudes del paciente.
  • Amabilidad y cortesía del médico.

Otras investigaciones, aunque más escasas, indican que las habilidades para la comunicación también están relacionadas con la retención del paciente, el apego al tratamiento, el desgaste profesional,[26] la colaboración entre los equipos de oncología,[27] y la mayor dificultad para la transición a la atención paliativa.[28]

Bibliografía
  1. Fallowfield LJ, Hall A, Maguire GP, et al.: Psychological outcomes of different treatment policies in women with early breast cancer outside a clinical trial. BMJ 301 (6752): 575-80, 1990.  [PUBMED Abstract]

  2. Butow PN, Kazemi JN, Beeney LJ, et al.: When the diagnosis is cancer: patient communication experiences and preferences. Cancer 77 (12): 2630-7, 1996.  [PUBMED Abstract]

  3. Roberts CA, Aruguete MS: Task and socioemotional behaviors of physicians: a test of reciprocity and social interaction theories in analogue physician-patient encounters. Soc Sci Med 50 (3): 309-15, 2000.  [PUBMED Abstract]

  4. Takayama T, Yamazaki Y, Katsumata N: Relationship between outpatients' perceptions of physicians' communication styles and patients' anxiety levels in a Japanese oncology setting. Soc Sci Med 53 (10): 1335-50, 2001.  [PUBMED Abstract]

  5. Zachariae R, Pedersen CG, Jensen AB, et al.: Association of perceived physician communication style with patient satisfaction, distress, cancer-related self-efficacy, and perceived control over the disease. Br J Cancer 88 (5): 658-65, 2003.  [PUBMED Abstract]

  6. Ong LM, Visser MR, Lammes FB, et al.: Doctor-patient communication and cancer patients' quality of life and satisfaction. Patient Educ Couns 41 (2): 145-56, 2000.  [PUBMED Abstract]

  7. Silliman RA, Dukes KA, Sullivan LM, et al.: Breast cancer care in older women: sources of information, social support, and emotional health outcomes. Cancer 83 (4): 706-11, 1998.  [PUBMED Abstract]

  8. Braddock CH 3rd, Edwards KA, Hasenberg NM, et al.: Informed decision making in outpatient practice: time to get back to basics. JAMA 282 (24): 2313-20, 1999 Dec 22-29.  [PUBMED Abstract]

  9. American Society of Clinical Oncology: American Society of Clinical Oncology policy statement: oversight of clinical research. J Clin Oncol 21 (12): 2377-86, 2003.  [PUBMED Abstract]

  10. Gattellari M, Voigt KJ, Butow PN, et al.: When the treatment goal is not cure: are cancer patients equipped to make informed decisions? J Clin Oncol 20 (2): 503-13, 2002.  [PUBMED Abstract]

  11. Baile WF, Beale EA: Giving bad news to cancer patients: matching process and content. J Clin Oncol 19 (9): 2575-7, 2001.  [PUBMED Abstract]

  12. Albrecht TL, Franks MM, Ruckdeschel JC: Communication and informed consent. Curr Opin Oncol 17 (4): 336-9, 2005.  [PUBMED Abstract]

  13. Brown RF, Butow PN, Ellis P, et al.: Seeking informed consent to cancer clinical trials: describing current practice. Soc Sci Med 58 (12): 2445-57, 2004.  [PUBMED Abstract]

  14. Sørensen JB, Rossel P, Holm S: Patient-physician communication concerning participation in cancer chemotherapy trials. Br J Cancer 90 (2): 328-32, 2004.  [PUBMED Abstract]

  15. Joffe S, Cook EF, Cleary PD, et al.: Quality of informed consent in cancer clinical trials: a cross-sectional survey. Lancet 358 (9295): 1772-7, 2001.  [PUBMED Abstract]

  16. Taylor KM, Kelner M: Informed consent: the physicians' perspective. Soc Sci Med 24 (2): 135-43, 1987.  [PUBMED Abstract]

  17. Albrecht TL, Blanchard C, Ruckdeschel JC, et al.: Strategic physician communication and oncology clinical trials. J Clin Oncol 17 (10): 3324-32, 1999.  [PUBMED Abstract]

  18. Fleissig A, Jenkins V, Fallowfield L: Results of an intervention study to improve communication about randomised clinical trials of cancer therapy. Eur J Cancer 37 (3): 322-31, 2001.  [PUBMED Abstract]

  19. Paskett ED, Cooper MR, Stark N, et al.: Clinical trial enrollment of rural patients with cancer. Cancer Pract 10 (1): 28-35, 2002 Jan-Feb.  [PUBMED Abstract]

  20. Advani AS, Atkeson B, Brown CL, et al.: Barriers to the participation of African-American patients with cancer in clinical trials: a pilot study. Cancer 97 (6): 1499-506, 2003.  [PUBMED Abstract]

  21. Flory J, Emanuel E: Interventions to improve research participants' understanding in informed consent for research: a systematic review. JAMA 292 (13): 1593-601, 2004.  [PUBMED Abstract]

  22. Angiolillo AL, Simon C, Kodish E, et al.: Staged informed consent for a randomized clinical trial in childhood leukemia: impact on the consent process. Pediatr Blood Cancer 42 (5): 433-7, 2004.  [PUBMED Abstract]

  23. May ML, Stengel DB: Who sues their doctors? How patients handle medical grievances. Law Soc Rev 24 (1): 105-20, 1990. 

  24. Stelfox HT, Gandhi TK, Orav EJ, et al.: The relation of patient satisfaction with complaints against physicians and malpractice lawsuits. Am J Med 118 (10): 1126-33, 2005.  [PUBMED Abstract]

  25. Hickson GB, Federspiel CF, Pichert JW, et al.: Patient complaints and malpractice risk. JAMA 287 (22): 2951-7, 2002.  [PUBMED Abstract]

  26. Graham J, Ramirez A: Improving the working lives of cancer clinicians. Eur J Cancer Care (Engl) 11 (3): 188-92, 2002.  [PUBMED Abstract]

  27. Catt S, Fallowfield L, Jenkins V, et al.: The informational roles and psychological health of members of 10 oncology multidisciplinary teams in the UK. Br J Cancer 93 (10): 1092-7, 2005.  [PUBMED Abstract]

  28. Emanuel EJ: Care for dying patients. Lancet 349 (9067): 1714, 1997.  [PUBMED Abstract]