English
¿Preguntas sobre el cáncer? 1-800-422-6237
  • Ver el documento completo
  • Imprimir
  • Enviar por correo electrónico
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest

Trastornos del sueño (PDQ®)

Trastornos del sueño en pacientes de cáncer

Los pacientes de cáncer tienen un gran riesgo de presentar insomnio y trastornos del ciclo sueño-vigilia. El insomnio es la perturbación del sueño más común en esta población y, con mayor frecuencia, suele ser secundario a los factores físicos o psicológicos relacionados con el cáncer y su tratamiento.[1-5] La ansiedad y la depresión, respuestas psicológicas comunes al diagnóstico del cáncer, su tratamiento y la hospitalización, están muy correlacionadas con el insomnio.[6,7]; [8][Grado de comprobación: II]

Las perturbaciones del sueño se pueden agudizar por síndromes paraneoplásicos relacionados con la producción de esteroides y por síntomas relacionados con la invasión tumoral, como lesiones que drenan, alteraciones gastrointestinales (GI) y genitourinarias (GU), dolor, fiebre, tos, disnea, prurito y fatiga. Los medicamentos —incluso vitaminas, corticosteroides, neurolépticos para las náuseas y vómitos, y los simpaticomiméticos para el tratamiento de la disnea—, así como otros factores de tratamiento, pueden tener un efecto negativo en los patrones de sueño.

Entre los efectos secundarios de tratamiento que pueden afectar el ciclo de sueño-vigilia se encuentran los siguientes:[9]; [8][Grado de comprobación: II]

  • Dolor.
  • Ansiedad.
  • Sudores nocturnos o crisis vasomotoras (para mayor información, consultar el sumario del PDQ sobre Sofocos y sudores nocturnos).
  • Perturbaciones GI (por ejemplo, incontinencia, diarrea, estreñimiento o náusea).
  • Perturbaciones GU (por ejemplo, incontinencia, retención o irritación GU).
  • Perturbaciones respiratorias.
  • Fatiga.

El uso continuo de los siguientes fármacos que se utilizan por lo común para el tratamiento del cáncer puede causar insomnio:

  • Sedantes e hipnóticos (por ejemplo, glutetimida, benzodiazepinas, pentobarbital, hidrato de cloral, secobarbital sódico y amobarbital sódico).
  • Sustancias quimioterapéuticas para tratar el cáncer (en especial, antimetabolitos).
  • Anticonvulsivos (por ejemplo, fenitoína).
  • Adrenocorticotropina.
  • Anticonceptivos orales.
  • Inhibidores de la monoamino oxidasa.
  • Metildopa.
  • Propranolol.
  • Atenolol.
  • Alcohol.
  • Preparaciones para la tiroides.

Además, la abstinencia de las siguientes sustancias puede causar insomnio:

  • Depresores del SNC (por ejemplo, barbitúricos, opioides, glutetimida, hidrato de cloral, metacualona, etclorvinol, alcohol y sedantes antihistamínicos con receta o sin esta).
  • Benzodiazepinas.
  • Tranquilizantes fuertes.
  • Antidepresivos tricíclicos e inhibidores de la monoamino oxidasa.
  • Drogas ilícitas (por ejemplo, marihuana, cocaína, fenciclidina y opioides).

Los hipnóticos pueden interferir con el sueño de movimientos oculares rápidos (MOR) al producir mayor irritabilidad, apatía y disminución de la alerta mental. La abstinencia abrupta de hipnóticos y sedantes puede conducir a síntomas tales como nerviosismo, agitación, convulsiones y rebote del sueño MOR. El rebote del sueño MOR se definió como un aumento marcado del sueño MOR con mayor frecuencia e intensidad de los sueños e, incluso, de pesadillas.[10] El aumento de la excitación cerebral fisiológica que se presenta durante el rebote del sueño MOR puede ser peligroso para los pacientes con úlceras pépticas o con antecedentes de problemas cardiovasculares. Los medicamentos más nuevos para el insomnio tienen menos efectos secundarios.[11]

Es posible que el sueño de los pacientes hospitalizados sea interrumpido con frecuencia por esquemas de tratamiento, rutinas hospitalarias y compañeros de habitación que, de modo individual o en conjunto, alteran el ciclo sueño-vigilia. Otros factores que influyen en los ciclos sueño-vigilia en el entorno hospitalario son la edad del paciente, la comodidad, el dolor y la ansiedad, así como el ruido y la temperatura ambientales.[12]

Las consecuencias de las perturbaciones del sueño pueden influir en los desenlaces terapéuticos y en las medidas de cuidados médicos de apoyo.[13] Los pacientes con perturbaciones del sueño leves a moderadas pueden presentar irritabilidad e incapacidad de concentrarse, lo que puede a su vez afectar el cumplimiento por parte del paciente con los protocolos de tratamiento, la capacidad de tomar decisiones y las relaciones con otras personas significativas. La depresión y la ansiedad también pueden obedecer a perturbaciones del sueño. Las medidas de cuidados médicos de apoyo se dirigen a fomentar la calidad de vida y el descanso adecuado.

Bibliografía

  1. Savard J, Morin CM: Insomnia in the context of cancer: a review of a neglected problem. J Clin Oncol 19 (3): 895-908, 2001. [PUBMED Abstract]
  2. Savard J, Simard S, Blanchet J, et al.: Prevalence, clinical characteristics, and risk factors for insomnia in the context of breast cancer. Sleep 24 (5): 583-90, 2001. [PUBMED Abstract]
  3. Savard J, Simard S, Hervouet S, et al.: Insomnia in men treated with radical prostatectomy for prostate cancer. Psychooncology 14 (2): 147-56, 2005. [PUBMED Abstract]
  4. Otte JL, Carpenter JS, Russell KM, et al.: Prevalence, severity, and correlates of sleep-wake disturbances in long-term breast cancer survivors. J Pain Symptom Manage 39 (3): 535-47, 2010. [PUBMED Abstract]
  5. Lee ES, Lee MK, Kim SH, et al.: Health-related quality of life in survivors with breast cancer 1 year after diagnosis compared with the general population: a prospective cohort study. Ann Surg 253 (1): 101-8, 2011. [PUBMED Abstract]
  6. Bardwell WA, Profant J, Casden DR, et al.: The relative importance of specific risk factors for insomnia in women treated for early-stage breast cancer. Psychooncology 17 (1): 9-18, 2008. [PUBMED Abstract]
  7. Palesh OG, Roscoe JA, Mustian KM, et al.: Prevalence, demographics, and psychological associations of sleep disruption in patients with cancer: University of Rochester Cancer Center-Community Clinical Oncology Program. J Clin Oncol 28 (2): 292-8, 2010. [PUBMED Abstract]
  8. Van Onselen C, Cooper BA, Lee K, et al.: Identification of distinct subgroups of breast cancer patients based on self-reported changes in sleep disturbance. Support Care Cancer 20 (10): 2611-9, 2012. [PUBMED Abstract]
  9. Vena C, Parker K, Cunningham M, et al.: Sleep-wake disturbances in people with cancer part I: an overview of sleep, sleep regulation, and effects of disease and treatment. Oncol Nurs Forum 31 (4): 735-46, 2004. [PUBMED Abstract]
  10. Chouinard G: Issues in the clinical use of benzodiazepines: potency, withdrawal, and rebound. J Clin Psychiatry 65 (Suppl 5): 7-12, 2004. [PUBMED Abstract]
  11. Barbera J, Shapiro C: Benefit-risk assessment of zaleplon in the treatment of insomnia. Drug Saf 28 (4): 301-18, 2005. [PUBMED Abstract]
  12. Boonstra L, Harden K, Jarvis S, et al.: Sleep disturbance in hospitalized recipients of stem cell transplantation. Clin J Oncol Nurs 15 (3): 271-6, 2011. [PUBMED Abstract]
  13. Sateia MJ, Doghramji K, Hauri PJ, et al.: Evaluation of chronic insomnia. An American Academy of Sleep Medicine review. Sleep 23 (2): 243-308, 2000. [PUBMED Abstract]
  • Actualización: 1 de mayo de 2014