In English | En español
¿Preguntas sobre el cáncer? 1-800-422-6237

Exámenes de detección del neuroblastoma (PDQ®)

  • Actualizado: 29 de agosto de 2014

Opciones

  • Imprimir página
  • Imprimir documento
  • Ver documento
  • Enviar este documento

Riesgos de los exámenes de detección del neuroblastoma



Los exámenes de detección tienen riesgos.

Puede ser difícil tomar decisiones sobre los exámenes de detección. No todos los exámenes de detección son útiles y la mayoría tiene riesgos. Es posible que desee hablar con su médico antes de someterse a cualquier examen de detección, ya que es importante conocer sus riesgos y si está comprobado que reduce las probabilidades de morir por cáncer.

Los riesgos de los exámenes de detección del neuroblastoma incluyen los siguientes:

El neuroblastoma puede ser sobrediagnosticado.

Cuando los resultados de un examen de detección llevan al diagnóstico y el tratamiento de la enfermedad que quizá nunca hubiera producido síntomas o sido mortal, se denomina sobrediagnóstico. Por ejemplo, cuando los resultados de una prueba de orina muestran concentraciones más altas que lo normal de ácido homovanílico (AMV) o de ácido vanililmandélico (AVM), es probable que se realicen exámenes y tratamientos para el neuroblastoma, pero pueden no ser necesarios. En este momento, no es posible determinar cuáles tipos de neuroblastoma detectados mediante un examen, causan síntomas y cuáles no. Las pruebas diagnósticas (como las biopsias) y los tratamientos de cáncer (como la cirugía), la radioterapia y la quimioterapia) pueden presentar graves riesgos, como problemas físicos y emocionales.

Los exámenes pueden tener resultados negativos falsos.

Los resultados de los exámenes de detección pueden parecer normales aunque haya neuroblastoma. Una persona que reciba un resultado negativo falso de una prueba (que muestra que no hay cáncer cuando, en realidad, lo hay) se puede retrasar en buscar atención médica aunque presente síntomas.

Los exámenes pueden tener resultados positivos falsos.

Los resultados de los exámenes de detección pueden parecer anormales aunque no haya cáncer. Un resultado positivo falso de una prueba (que muestra que hay cáncer cuando, en realidad, no lo hay) puede generar ansiedad y, con frecuencia, se realizan más pruebas y procedimientos, que también tienen riesgos.