In English | En español
¿Prequntas sobre el cáncer?

Cáncer de colon: Tratamiento (PDQ®)

Versión Profesional De Salud
Actualizado: 5 de junio de 2014

Información general sobre el cáncer de colon

Incidencia y mortalidad
Características anatómicas
Factores de riesgo
Exámenes de detección
Factores pronósticos
Seguimiento y supervivencia
Factores relacionados con la recidiva
        Alimentación y ejercicio
        Aspirina
Sumarios relacionados

El cáncer de colon es una enfermedad altamente tratable y, a menudo, curable cuando se localiza en el intestino. La cirugía es la forma primaria de tratamiento y resulta en la curación de aproximadamente 50% de los pacientes. La recidiva después de la cirugía es un problema grave y, con frecuencia, la causa definitiva de muerte.

Incidencia y mortalidad

Nota: cálculo del número de casos nuevos y defunciones por cáncer de colon en los Estados Unidos en 2014:[1]

  • Casos nuevos: 96.830 (solo cáncer de colon).
  • Defunciones: 50.310 (cánceres de colon y recto combinados).

Los tumores del estroma gastrointestinal se pueden presentar en el colon. (Para mayor información, consulte el sumario del PDQ sobre el Tratamiento de los tumores del estroma gastrointestinal.)

Características anatómicas

Ampliar
Anatomía del aparato  gastrointestinal (digestivo); muestra el esófago, el hígado, el estómago, el colon, el intestino delgado, el recto y el ano.
Anatomía del aparato digestivo inferior, muestra el colon y otros órganos.


Factores de riesgo

Los grupos que tienen incidencia alta de cáncer colorrectal incluyen aquellos con afecciones hereditarias. Juntos, estos grupos representan de 10 a 15% de los cánceres colorrectales. Estos grupos son los siguientes:

  • Poliposis familiar.
  • Cáncer de colon sin poliposis hereditarios (CCNPH) o las variantes I y II del síndrome de Lynch.
  • Antecedentes personales de colitis ulcerosa o colitis de Crohn.[2,3]

Otras afecciones comunes con aumento de riesgo son las siguientes:

  • Antecedentes personales de cáncer colorrectal o adenomas.
  • Antecedentes de cáncer colorrectal o adenomas en parientes de primer grado.
  • Antecedentes personales de cáncer de mama, endometrio u ovario.[4,5]

Estos grupos de riesgo alto representan solo 23% de todos los cánceres colorrectales. Si se limitara el examen de detección o la detección temprana de cáncer solamente a estos grupos de riesgo alto, se pasaría por alto la mayoría de los cánceres colorrectales.[6] (Para mayor información, consulte los sumarios del PDQ sobre Exámenes de detección del cáncer colorrectal y Prevención del cáncer colorrectal.)

Exámenes de detección

Debido a la frecuencia de la enfermedad, la capacidad para identificar grupos de riesgo alto, el crecimiento lento de las lesiones primarias, la mejor supervivencia de los pacientes con lesiones en estadios tempranos, y la relativa simplicidad y precisión de las pruebas de detección, la detección del cáncer de colon debe formar parte de la atención médica rutinaria de todos los adultos de 50 años o más de edad, especialmente de aquellos con parientes de primer grado con cáncer colorrectal. (Para mayor información, consulte los sumarios del PDQ sobre Exámenes de detección del cáncer colorrectal.)

Factores pronósticos

El pronóstico para los pacientes de cáncer de colon se relaciona claramente con lo siguiente:

  • El grado de penetración del tumor a través de la pared intestinal.
  • Presencia o ausencia de compromiso ganglionar.
  • La presencia o ausencia de metástasis a distancia.

Estas tres características constituyen el fundamento de todos los sistemas de estadificación establecidos para esta enfermedad.

Otros factores pronósticos son los siguientes:

  • La obstrucción intestinal y la perforación intestinal son indicadores de un pronóstico precario.[7]
  • Las concentraciones séricas elevadas del antígeno carcinoembrionario (ACE) antes del tratamiento tienen una significación pronóstica negativa.[8]

Se evaluaron muchos marcadores pronósticos en pacientes de cáncer de colon de manera retrospectiva, aunque la mayoría, como la pérdida alélica del cromosoma 18q y la expresión de timidilata sintasa no se validaron de manera prospectiva.[9-18] En una serie demográfica en la que participaron 607 pacientes de cáncer colorrectal menores de 50 años de edad se relacionó la inestabilidad microsatelital, que también se relaciona con el cáncer de colon no polipósico hereditario (CCNPH), con una mejor supervivencia, independientemente del estadio del tumor.[19] Según los informes, los pacientes de CCNPH tuvieron mejor pronóstico en un análisis de supervivencia estratificada por estadios que los pacientes de cáncer colorrectal esporádico; sin embargo, la naturaleza retrospectiva de los estudios y la posibilidad de factores de selección dificultan la interpretación de esta observación.[20]

Más que la edad del paciente, las decisiones sobre el tratamiento dependen de factores tales como las preferencias del médico y del paciente, y el estadio de la enfermedad.[21-23]

Se observaron diferencias étnicas en la supervivencia general (SG) después de la terapia adyuvante, sin que hayan diferencias en la supervivencia sin enfermedad; ello indica que las afecciones comórbidas inciden en los resultados de supervivencia en diferentes poblaciones de pacientes.[24]

Seguimiento y supervivencia

Se dispone de datos limitados y no se dispone de pruebas de grado 1 para guiar a los pacientes y médicos acerca de la vigilancia y el tratamiento de los pacientes después de la resección quirúrgica y la terapia adyuvante. La American Society of Clinical Oncology y la National Comprehensive Cancer Network recomiendan estrategias específicas de seguimiento y vigilancia.[25,26]

Después del tratamiento del cáncer de colon, las evaluaciones periódicas pueden conducir a la identificación y el manejo a tiempo de la enfermedad recidivante.[27-30] Sin embargo, la repercusión de este tipo de observación sobre la mortalidad general de los pacientes de cáncer de colon recidivante se encuentra limitada por la proporción relativamente pequeña de pacientes en los cuales se encuentran metástasis localizadas potencialmente curables. Hasta la fecha, ningún ensayo aleatorizado de gran escala documentó un beneficio para la SG de un programa estándar de vigilancia posoperatoria.[31-35]

El ACE es una glicoproteína sérica que se utiliza con frecuencia para la atención de pacientes de cáncer de colon. Un estudio sobre el uso de este marcador tumoral indica lo siguiente:[36]

  • El análisis de la concentración del ACE no constituye una prueba valiosa para la detección selectiva del cáncer colorrectal debido a que arroja un gran número de resultados positivos falsos y negativos falsos.

  • La prueba posoperatoria del ACE se debe restringir a los pacientes que serían aptos para someterlos a la resección de metástasis en el hígado o el pulmón.

  • No se debe recomendar el uso rutinario de la concentración del ACE con la sola intención de observar la respuesta al tratamiento.

No se ha definido bien el régimen óptimo y la frecuencia de los exámenes de seguimiento porque no está claro su efecto en la supervivencia del paciente; además, la calidad de la información es precaria.[33-35]

Factores relacionados con la recidiva

Alimentación y ejercicio

No hay ensayos prospectivos aleatorizados en los que se haya demostrado un mejor desenlace mediante un régimen específico de alimentación y ejercicio; sin embargo, los estudios de cohortes indican que un régimen de alimentación o ejercicio puede mejorar el desenlace. Los estudios de cohortes contienen múltiples oportunidades de sesgo no intencional y es necesario ejercer precaución al utilizar sus datos.

Se realizaron dos estudios prospectivos de observación con pacientes inscritos en CALGB-89803 (NCT00003835), que fue un ensayo de quimioterapia adyuvante para pacientes de cáncer de colon en estadio III.[37,38] En este ensayo, los pacientes en el quintil más bajo del modelo alimentario occidental comparados con los pacientes del quintil más alto presentaron un coeficiente de riesgo instantáneo (CRI) ajustado para la supervivencia sin enfermedad de 3,25 (intervalo de confianza [IC] 95%, 2,04–5,19; P < 0,001) y una SG de 2,32 (IC 95%, 1,36–3,96; P < 0,001). Además, los hallazgos incluyeron el hecho de que los pacientes de cáncer de colon en estadio III en el quintil más alto de carga glucémica en la alimentación presentaron un CRI ajustado para la SG de 1,76 (IC 95%, 1,22–2,54, P < 0,001) en comparación con los del quintil más bajo. Posteriormente, en el Cancer Prevention Study II Nutrition Cohort, entre 2.315 participantes diagnosticados con cáncer colorrectal, si bien el grado de consumo de carne roja y procesada antes del diagnóstico se relacionó con un mayor riesgo de muerte (riesgo relativo [RR], 1,29, IC 95%, 1,05–1,59; P = 0,03), el consumo de carne roja después del diagnóstico no se relacionó con la mortalidad general.[39][Grado de comprobación: 3iiA]

En un metanálisis de siete estudios prospectivos de cohortes en los que se evaluó la actividad física antes y después del diagnóstico de cáncer colorrectal, se demostró que los pacientes que realizaron cualquier cantidad de actividad física antes del diagnóstico tenían un RR de 0,75 (IC 95%, 0,65–0,87; P < 0,001) de mortalidad específica por cáncer colorrectal en comparación con los pacientes que no realizaron ninguna actividad física.[40] Los pacientes que realizaron una gran cantidad de actividad física (vs. poca cantidad) antes del diagnóstico tenían un RR de 0,70 (IC 95%, 0,56–0,87; P = 0,002). Los pacientes que realizaron alguna actividad física (comparados con ninguna actividad) después del diagnóstico tenían un RR de 0,74 (IC 95%, 0,58–0,95; P = 0,02) de mortalidad específico por cáncer colorrectal. Quienes realizaron una gran cantidad de actividad física (vs. poca cantidad) después del diagnóstico tenían un RR de 0,65 (IC 95%, 0,47–0,92; P = 0,01).[40][Grado de comprobación: 3iiB]

Aspirina

En un estudio prospectivo de cohortes, se examinó el uso de Aspirina después de un diagnóstico de cáncer colorrectal.[41] Quienes usaron Aspirina en forma habitual después de un diagnóstico de cáncer colorrectal experimentaron un CRI de supervivencia específica por cáncer de 0,71 (IC 95%, 0,65–0,97) y una SG de 0,79 (IC 95%, 0,65–0,97).[41][Grado de comprobación: 3iiA] En un estudio, se evaluó a 964 pacientes de cáncer de recto o de colon que participaron en el Nurse’s Health Study and the Health Professional Followup Study.[42] Entre los pacientes de cáncer colorrectal con PI3K mutante, el uso regular de Aspirina se relacionó con un CRI de SG de 0,54 (IC 95%, 0,31–0,94; P = 0,01)[42][Grado de comprobación: 3iiiA]

Sumarios relacionados

Otros sumarios del PDQ que contienen información relacionada con el cáncer de colon son los siguientes:

Bibliografía
  1. American Cancer Society: Cancer Facts and Figures 2014. Atlanta, Ga: American Cancer Society, 2014. Available online. Last accessed May 21, 2014. 

  2. Thorson AG, Knezetic JA, Lynch HT: A century of progress in hereditary nonpolyposis colorectal cancer (Lynch syndrome). Dis Colon Rectum 42 (1): 1-9, 1999.  [PUBMED Abstract]

  3. Smith RA, von Eschenbach AC, Wender R, et al.: American Cancer Society guidelines for the early detection of cancer: update of early detection guidelines for prostate, colorectal, and endometrial cancers. Also: update 2001--testing for early lung cancer detection. CA Cancer J Clin 51 (1): 38-75; quiz 77-80, 2001 Jan-Feb.  [PUBMED Abstract]

  4. Ransohoff DF, Lang CA: Screening for colorectal cancer. N Engl J Med 325 (1): 37-41, 1991.  [PUBMED Abstract]

  5. Fuchs CS, Giovannucci EL, Colditz GA, et al.: A prospective study of family history and the risk of colorectal cancer. N Engl J Med 331 (25): 1669-74, 1994.  [PUBMED Abstract]

  6. Winawer SJ: Screening for colorectal cancer. Cancer: Principles and Practice of Oncology Updates 2(1): 1-16, 1987. 

  7. Steinberg SM, Barkin JS, Kaplan RS, et al.: Prognostic indicators of colon tumors. The Gastrointestinal Tumor Study Group experience. Cancer 57 (9): 1866-70, 1986.  [PUBMED Abstract]

  8. Filella X, Molina R, Grau JJ, et al.: Prognostic value of CA 19.9 levels in colorectal cancer. Ann Surg 216 (1): 55-9, 1992.  [PUBMED Abstract]

  9. McLeod HL, Murray GI: Tumour markers of prognosis in colorectal cancer. Br J Cancer 79 (2): 191-203, 1999.  [PUBMED Abstract]

  10. Jen J, Kim H, Piantadosi S, et al.: Allelic loss of chromosome 18q and prognosis in colorectal cancer. N Engl J Med 331 (4): 213-21, 1994.  [PUBMED Abstract]

  11. Lanza G, Matteuzzi M, Gafá R, et al.: Chromosome 18q allelic loss and prognosis in stage II and III colon cancer. Int J Cancer 79 (4): 390-5, 1998.  [PUBMED Abstract]

  12. Griffin MR, Bergstralh EJ, Coffey RJ, et al.: Predictors of survival after curative resection of carcinoma of the colon and rectum. Cancer 60 (9): 2318-24, 1987.  [PUBMED Abstract]

  13. Johnston PG, Fisher ER, Rockette HE, et al.: The role of thymidylate synthase expression in prognosis and outcome of adjuvant chemotherapy in patients with rectal cancer. J Clin Oncol 12 (12): 2640-7, 1994.  [PUBMED Abstract]

  14. Shibata D, Reale MA, Lavin P, et al.: The DCC protein and prognosis in colorectal cancer. N Engl J Med 335 (23): 1727-32, 1996.  [PUBMED Abstract]

  15. Bauer KD, Lincoln ST, Vera-Roman JM, et al.: Prognostic implications of proliferative activity and DNA aneuploidy in colonic adenocarcinomas. Lab Invest 57 (3): 329-35, 1987.  [PUBMED Abstract]

  16. Bauer KD, Bagwell CB, Giaretti W, et al.: Consensus review of the clinical utility of DNA flow cytometry in colorectal cancer. Cytometry 14 (5): 486-91, 1993.  [PUBMED Abstract]

  17. Sun XF, Carstensen JM, Zhang H, et al.: Prognostic significance of cytoplasmic p53 oncoprotein in colorectal adenocarcinoma. Lancet 340 (8832): 1369-73, 1992.  [PUBMED Abstract]

  18. Roth JA: p53 prognostication: paradigm or paradox? Clin Cancer Res 5 (11): 3345, 1999.  [PUBMED Abstract]

  19. Gryfe R, Kim H, Hsieh ET, et al.: Tumor microsatellite instability and clinical outcome in young patients with colorectal cancer. N Engl J Med 342 (2): 69-77, 2000.  [PUBMED Abstract]

  20. Watson P, Lin KM, Rodriguez-Bigas MA, et al.: Colorectal carcinoma survival among hereditary nonpolyposis colorectal carcinoma family members. Cancer 83 (2): 259-66, 1998.  [PUBMED Abstract]

  21. Iwashyna TJ, Lamont EB: Effectiveness of adjuvant fluorouracil in clinical practice: a population-based cohort study of elderly patients with stage III colon cancer. J Clin Oncol 20 (19): 3992-8, 2002.  [PUBMED Abstract]

  22. Chiara S, Nobile MT, Vincenti M, et al.: Advanced colorectal cancer in the elderly: results of consecutive trials with 5-fluorouracil-based chemotherapy. Cancer Chemother Pharmacol 42 (4): 336-40, 1998.  [PUBMED Abstract]

  23. Popescu RA, Norman A, Ross PJ, et al.: Adjuvant or palliative chemotherapy for colorectal cancer in patients 70 years or older. J Clin Oncol 17 (8): 2412-8, 1999.  [PUBMED Abstract]

  24. Dignam JJ, Colangelo L, Tian W, et al.: Outcomes among African-Americans and Caucasians in colon cancer adjuvant therapy trials: findings from the National Surgical Adjuvant Breast and Bowel Project. J Natl Cancer Inst 91 (22): 1933-40, 1999.  [PUBMED Abstract]

  25. Meyerhardt JA, Mangu PB, Flynn PJ, et al.: Follow-up care, surveillance protocol, and secondary prevention measures for survivors of colorectal cancer: American Society of Clinical Oncology clinical practice guideline endorsement. J Clin Oncol 31 (35): 4465-70, 2013.  [PUBMED Abstract]

  26. Benson AB 3rd, Bekaii-Saab T, Chan E, et al.: Localized colon cancer, version 3.2013: featured updates to the NCCN Guidelines. J Natl Compr Canc Netw 11 (5): 519-28, 2013.  [PUBMED Abstract]

  27. Martin EW Jr, Minton JP, Carey LC: CEA-directed second-look surgery in the asymptomatic patient after primary resection of colorectal carcinoma. Ann Surg 202 (3): 310-7, 1985.  [PUBMED Abstract]

  28. Bruinvels DJ, Stiggelbout AM, Kievit J, et al.: Follow-up of patients with colorectal cancer. A meta-analysis. Ann Surg 219 (2): 174-82, 1994.  [PUBMED Abstract]

  29. Lautenbach E, Forde KA, Neugut AI: Benefits of colonoscopic surveillance after curative resection of colorectal cancer. Ann Surg 220 (2): 206-11, 1994.  [PUBMED Abstract]

  30. Khoury DA, Opelka FG, Beck DE, et al.: Colon surveillance after colorectal cancer surgery. Dis Colon Rectum 39 (3): 252-6, 1996.  [PUBMED Abstract]

  31. Safi F, Link KH, Beger HG: Is follow-up of colorectal cancer patients worthwhile? Dis Colon Rectum 36 (7): 636-43; discussion 643-4, 1993.  [PUBMED Abstract]

  32. Moertel CG, Fleming TR, Macdonald JS, et al.: An evaluation of the carcinoembryonic antigen (CEA) test for monitoring patients with resected colon cancer. JAMA 270 (8): 943-7, 1993.  [PUBMED Abstract]

  33. Rosen M, Chan L, Beart RW Jr, et al.: Follow-up of colorectal cancer: a meta-analysis. Dis Colon Rectum 41 (9): 1116-26, 1998.  [PUBMED Abstract]

  34. Desch CE, Benson AB 3rd, Smith TJ, et al.: Recommended colorectal cancer surveillance guidelines by the American Society of Clinical Oncology. J Clin Oncol 17 (4): 1312, 1999.  [PUBMED Abstract]

  35. Benson AB 3rd, Desch CE, Flynn PJ, et al.: 2000 update of American Society of Clinical Oncology colorectal cancer surveillance guidelines. J Clin Oncol 18 (20): 3586-8, 2000.  [PUBMED Abstract]

  36. Clinical practice guidelines for the use of tumor markers in breast and colorectal cancer. Adopted on May 17, 1996 by the American Society of Clinical Oncology. J Clin Oncol 14 (10): 2843-77, 1996.  [PUBMED Abstract]

  37. Meyerhardt JA, Niedzwiecki D, Hollis D, et al.: Association of dietary patterns with cancer recurrence and survival in patients with stage III colon cancer. JAMA 298 (7): 754-64, 2007.  [PUBMED Abstract]

  38. Meyerhardt JA, Sato K, Niedzwiecki D, et al.: Dietary glycemic load and cancer recurrence and survival in patients with stage III colon cancer: findings from CALGB 89803. J Natl Cancer Inst 104 (22): 1702-11, 2012.  [PUBMED Abstract]

  39. McCullough ML, Gapstur SM, Shah R, et al.: Association between red and processed meat intake and mortality among colorectal cancer survivors. J Clin Oncol 31 (22): 2773-82, 2013.  [PUBMED Abstract]

  40. Je Y, Jeon JY, Giovannucci EL, et al.: Association between physical activity and mortality in colorectal cancer: a meta-analysis of prospective cohort studies. Int J Cancer 133 (8): 1905-13, 2013.  [PUBMED Abstract]

  41. Chan AT, Ogino S, Fuchs CS: Aspirin use and survival after diagnosis of colorectal cancer. JAMA 302 (6): 649-58, 2009.  [PUBMED Abstract]

  42. Liao X, Lochhead P, Nishihara R, et al.: Aspirin use, tumor PIK3CA mutation, and colorectal-cancer survival. N Engl J Med 367 (17): 1596-606, 2012.  [PUBMED Abstract]