English
¿Preguntas sobre el cáncer? 1-800-422-6237
  • Ver el documento completo
  • Imprimir
  • Enviar por correo electrónico
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest

Cáncer epitelial de ovarios: Tratamiento (PDQ®)

Tratamiento del cáncer epitelial de ovario recidivante o persistente

En general, aproximadamente 80% de las pacientes diagnosticadas con cáncer epitelial de ovarios sufrirán una recaída después de recibir quimioterapia de primera línea con base en platino y taxano, y se pueden beneficiar de tratamientos posteriores. Ya no se lleva a cabo la detección temprana de enfermedad persistente durante laparotomías de segunda exploración después de completar el tratamiento de primera línea. Cuando se compararon de manera informal los resultados en 50% de las instituciones que practican dichos procedimientos con los resultados en aquellas instituciones que no los utilizan, aumentó la falta de apoyo adicional para ellos, tal como se encontró en el caso de pacientes que participaron en el GOG-0158.[1] No obstante, la práctica de hacer un seguimiento cercano de CA 125 seriado a intervalos de 1 a 3 meses a las pacientes que finalizan el tratamiento se adoptó casi universalmente. En las pacientes con remisión clínica completa, el método más común para detectar la enfermedad que presentará con el tiempo una recaída clínica es el seguimiento de los aumentos de CA 125 a partir del tratamiento inicial.

En un ensayo del Medical Research Council y la European Organisation for Research and Treatment of Cancer (MRC-OV05, que ya se cerró) se examinaron las consecuencias de instituir un tratamiento temprano para la recidiva en comparación con un tratamiento demorado hasta que aparecieran síntomas clínicos.[2] Las pacientes en remisión clínica completa luego de una quimioterapia con base en el platino se inscribieron y se les hizo un seguimiento solo del CA 125 solamente y visitas clínicas. Al detectarse una elevación doble sobre el rango normal, las pacientes se asignaron ala azar a la revelación del resultado (y tratamiento temprano para la recidiva) o a continuar en el ensayo ciego y tratamiento una vez que se presentaran signos y síntomas indicativos de una recaída clínica. El número de pacientes asignadas al azar debía exceder de 500 a fin de lograr como resultado una mayor supervivencia a 2 años con administración temprana de tratamiento. Esto exigió la inscripción de 1.400 pacientes entre mayo 1996 y agosto de 2005. Entre las 1.442 inscritas, 29% continuó sin indicación alguna de recaída, 19% recayó sin prueba de que el CA 125 se hubiese duplicado más allá de lo normal o al mismo tiempo, y otro 4% murió antes de ser aptas para ser asignados al azar. Si bien las participantes tenían la enfermedad estadio III y estadio IV en 67% de los casos, estos estadios representaron el 80% de las pacientes asignadas al azar. La mediana de supervivencia de todas las pacientes participantes fue de 70,8 meses.

La mediana de supervivencia de las pacientes asignadas al azar a un tratamiento temprano (n = 265) fue 25,7 meses comparado con 27,1 meses para aquellas pacientes en el grupo de tratamiento diferido (n = 264) (CRI = 0,98, IC 95%, 0,8–1,2). La mediana de demora para administrar quimioterapia de segunda línea fue de 4,8 meses y la mediana de demora en administrar quimioterapia de tercera línea fue de 4,6 meses. Los tratamientos de quimioterapia de segunda línea fueron comparables entre los dos grupos (en su mayoría con base en platino o en el taxano), mientras que los tratamientos de tercera línea se aplicaron con menos frecuencia al grupo bajo demora. El estudio concluyó que no hubo beneficio de la detección temprana de la enfermedad mediante la medición del CA 125; ello es congruente con el fracaso de las cirugías exploratorias para proveer mejoría en los resultados después de la detección temprana de una enfermedad persistente. La monitorización de los índices de CA 125 en el seguimiento podría desempeñar una función en la identificación de las pacientes aptas para una citorreducción secundaria, aunque esta estrategia está a la espera de una confirmación mediante un ensayo aleatorizado.

Modalidades locales: cirugía y radioterapia

Con frecuencia se emplea la citorreducción,[3] pero dicha intervención recién ahora se comienza a estudiar en el entorno de un ensayo clínico aleatorizado (GOG-0213). No se ha definido la función de la radioterapia en pacientes con cáncer de ovario recidivante.

Las opciones de tratamiento sistémico para las pacientes con enfermedad recidivante se subdividen de la siguiente forma:

  1. Recidiva sensible al platino: para aquellas pacientes cuya enfermedad recidiva más de seis meses después de terminar la inducción (por lo general, se repite el tratamiento con un platino [cisplatino o carboplatino] y se cataloga como sensible al platino).
  2. Recidiva con resistencia primaria o secundaria al platino: para aquellas pacientes cuya enfermedad avanza antes de terminar la terapia de inducción (resistencia primaria al platino) o dentro de los seis meses de terminar la misma (resistencia secundaria al platino). Generalmente, se considera que el uso del platino para estas pacientes resulta tóxico y no es suficientemente útil como para incorporarlo en el plan de tratamiento.

Recidiva sensible al platino

Cuadro 3. Régimen usado en la primera recaída
Elegibilidad (meses)RégimenNo. de pacientesComparadorComentarios sobre los resultados (meses)
SG = supervivencia general; SSA = supervivencia sin avance; DLP = doxorrubicina liposomal pegilada.
aTrabectedina se aprobó para el uso en el tratamiento de cáncer de ovario recidivante en Europa y Canadá.
bLos datos sobre la SG no estaban suficientemente confirmados al momento en que se publicó el manuscrito.[4]
Los que se usan con más comúnmente
Sensible al platino (>6)Cisplatino o carboplatino + paclitaxel802Solo o nontaxano + platinosSSA 11 vs. 9; SG 24 vs. 19 [5]
Sensible al platino (>6)Carboplatino + gemcitabina356CarboplatinoSSA 8,6 vs. 5,8; OS 18 vs. 17 [6]
Sensible al platino (>6)Carboplatino + doxorrubicina liposomal pegilada976Carboplatino + paclitaxelSSA 11,3 vs 9,4; SG no se reportó [7]
 
Otros regímenes
Sensible al platino (>6)Carboplatino + epirubicina190CarboplatinoPotenciado para diferencias en respuestas; SG 17 vs. 15 [5]
Sensible al platino (≥12)Cisplatino + doxorubicina + ciclofosfamida97PaclitaxelSSA 15,7 vs. 9; OS 34,7 vs. 25,8 [6]
Sensible al platino + resistentePLD + trabectedinaa672DLPSSA 7,3 vs. 5,8; SG 20,5 vs. 19,4b

El carboplatino se aprobó en 1987 para el tratamiento de pacientes de cáncer de ovario cuya enfermedad recidivó después del tratamiento con cisplatino, sobre la base de una mejoría en la supervivencia con etopósido o 5-fluorouracilo.[8] En un ensayo aleatorizado de fase ll con paclitaxel, un medicamento de segunda línea de uso actual, la combinación que contiene cisplatino más doxorrubicina más ciclofosfamida (CAP), rindió un resultado superior para la supervivencia. Este y otros ensayos posteriores (ver Cuadro 3), reforzaron el uso del carboplatino como tratamiento central para pacientes con recidivas sensibles al platino. Ocasionalmente, se usa cisplatino, particularmente en combinación con otros fármacos, porque produce menor mielodepresión; sin embargo, esta ventaja sobre el carboplatino resulta contrarrestada por su mayor intolerancia. El oxaliplatino, que si bien se introdujo inicialmente con la esperanza de vencer la resistencia al platino, exhibe mayor actividad en pacientes sensibles al platino;[9] sin embargo, no se comparó con el carboplatino solo o en combinación.

Con todos los platinos, el resultado por lo general es mejor mientras mayor haya sido el intervalo inicial sin recidiva desde los regímenes iniciales que contienen platino.[10] Por lo tanto y, en ocasiones, las pacientes con recidivas sensibles al platino que recayeron en un plazo de un año se incluyeron en ensayos con fármacos sin platino. En uno de tales ensayos, que comparó la doxorrubicina liposomal pegilada (DLP) con el topotecán, el subconjunto de pacientes sensibles al platino tuvo mejores resultados con cualquiera de los dos fármacos (y en particular con la DLP) que la cohorte resistente al platino.[11]

En varios ensayos aleatorizados se consideró si el uso del platino en combinación con otros fármacos quimioterapéuticos es superior a los fármacos solos (ver el Cuadro 3). En un análisis de datos que examinaron para de forma conjunta los resultados de tres ensayos llevados a cabo por investigadores del Medical Research Council/Arbeitsgemeinschaft Gynaekologische Onkologie (MRC/AGO) y del ICON (conocido como ICON-4), una combinación de platino con paclitaxel tuvo un resultado superior en términos de tasas de respuesta, supervivencia sin avance (ESA) y supervivencia general (SG), en comparación con el carboplatino como fármaco único u otras combinaciones con platino como controles. Se comparó el platino con el paclitaxel con varios regímenes de control, aunque 71% contenían carboplatino como fármaco único y 80% contenían carboplatino más paclitaxel. La SSA prolongada (CRI = 0,76; intervalo de confianza [IC] 95%, 0,66–0,89; P = 0,004) y la SG (CRI = 0,82; IC 95%, 0,69–0,97; P = 0,023) mejoraron en el grupo de platino más paclitaxel.[5,12][Grado de comprobación: 1iiA] El AGO había comparado previamente la combinación de epirrubicina más carboplatino con el carboplatino solo y no encontró diferencias significativas en los resultados.

En otro ensayo llevado a cabo por grupos europeos y canadienses, se comparó la gemcitabina más carboplatino con el carboplatino. La SSA de 8,6 meses con la combinación fue significativamente superior a la SSA de 5,8 meses para el carboplatino solo (CRI = 0,72; IC 95%, 0,58–0,90; P = 0,003.) El estudio no estuvo potenciado para detectar diferencias significativas en la SG; la mediana de supervivencia en ambos grupos fue de 18 meses, (CRI = 0,96; IC 95%, 0,75–1,23; P = 0,73).[7]

El carboplatino con paclitaxel se ha considerado el régimen estándar para las recidivas sensibles al platino en ausencia de efectos neurotóxicos residuales. En el ensayo GOG-0213 se está comparando este régimen con el grupo experimental al que se le añade bevacizumab al carboplatino más paclitaxel.

En un ensayo en fase lll, carboplatino más DLP (CD) se comparó al carboplatino más paclitaxel (CP) en pacientes con recidivas sensible al platino (>6 meses). El objetivo primario fue una SSA con una mediana de SSA para el grupo de CD de 11,3 meses contra 9,4 meses para el grupo CP (CRI = 0,823; IC 95% , 0,72–0,94; P = 0,005).[13][Grado de comprobación: 1iiDiii] El grupo CP se relacionó con un aumento grave de la neutropenia, alopecia, neuropatía y reacción alérgica; el grupo CD se relacionó con un aumento de trombocitopenia grave, náuseas y el síndrome mano-pie. Aunque no hay informes sobre la SG dado su perfil tóxico y de ausencia de inferioridad ante el régimen estándar, CD es una opción importante para las pacientes con recidiva sensible al platino.

Recidiva con resistencia primaria o secundaria al platino

Las recidivas clínicas que tienen lugar en un plazo de seis meses de haberse completado un régimen con platino se consideran como resistentes o que no responden al platino. Las antraciclinas (particularmente cuando se formulan como la DLP), los taxanos, el topotecán y la gemcitabina se usan como fármacos únicos para estas recidivas con base en su actividad y sus índices terapéuticos favorables relacionados con los fármacos listados en el Cuadro 4. Esta larga lista enfatiza el beneficio marginal, si existe, que confieren estos fármacos. Se debe alentar a las pacientes con enfermedad que no responde al platino a participar en un ensayo clínico.

Históricamente, el tratamiento con paclitaxel proporcionó el primer fármaco que mostró una actividad constante en las pacientes con recidivas que presentan resistencia primaria o secundaria al platino.[14-18] Posteriormente, los estudios aleatorizados indicaron que el uso de topotecán logró resultados que fueron comparables a aquellos logrados con paclitaxel.[19] El topotecán se comparó con la DLP en un ensayo aleatorizado con 474 pacientes y se demostraron tasas similares de respuesta, SSA y SG en el momento del informe inicial, a las que contribuyó principalmente el subconjunto resistente al platino.[20]

Fármacos utilizados para tratar la recidiva con resistencia primaria o secundaria al platino

  1. Topotecán. En estudios de fase II, el topotecán intravenoso administrado los días 1 y 5 de un ciclo de 21 días, rindió tasas de respuesta objetiva que oscilaron entre 13 y 16,3% y otros resultados que fueron equivalentes o superiores al paclitaxel.[19,21-23] Se notificaron respuestas objetivas en pacientes con enfermedad con resistencia primaria al platino. Después de la administración sigue una mielodepresión sustancial. Otros efectos tóxicos incluyen náuseas, vómitos, alopecia y astenia. Cierta cantidad de programas y formulaciones orales se encuentran en evaluación. (Para mayor información, consultar el sumario del PDQ sobre Náuseas y vómitos).

    En un estudio de fase II, se evaluó la combinación de topotecán semanal y bevacizumab dos veces a la semana, que mostró una tasa de respuesta objetiva de 25% (todas las respuestas parciales) en una población de pacientes resistentes al platino.[24] Las toxicidades más comunes de grado 3 y grado 4 fueron hipertensión, neutropenia y toxicidad gastrointestinal (GI), aunque no se presentaron perforaciones intestinales.

  2. DLP. En un estudio en fase II de doxorrubicina encapsulada IV administrada una vez cada 21 o 28 días, se demostró una respuesta completa y ocho respuestas parciales en 35 pacientes con enfermedad resistente al platino o resistente al paclitaxel (tasa de respuesta = 25,7%).[25] En general, la doxorrubicina liposomal provoca pocos efectos secundarios agudos que no sean hipersensibilidad. Los efectos secundarios tóxicos más frecuentes se observan generalmente después del primer ciclo y son más pronunciados después de la administración de dosis que exceden los 10 mg/m2 por semana; estos incluyen estomatitis y síndrome mano-pie. La neutropenia y la náusea son mínimas y raras veces se produce alopecia.[25]

    La doxorrubicina liposomal y el topotecán se compararon en un ensayo aleatorizado de 474 pacientes de cáncer de ovario recidivante.[20] Las tasas de respuesta (19,7 frente a 17,0%, P = 0,390), la SSA (16,1 semanas frente a 17,0 semanas; P = 0,095), y la SG (60 semanas frente a 56,7 semanas, P = 0,341) no difirieron de manera significativa entre los grupos de doxorrubicina liposomal y topotecán, respectivamente.[20][Grado de comprobación: 1iiA] La supervivencia fue más prolongada en las pacientes con enfermedad sensible al platino que recibieron doxorrubicina liposomal.[11]

  3. Docetaxel. Este medicamento ha mostrado actividad en pacientes tratadas previamente con paclitaxel y es una alternativa razonable al paclitaxel semanal en el entorno recidivante.[26]
  4. Gemcitabina. Se notificaron varios ensayos de fase II con gemcitabina IV como fármaco único administrado los días 1, 8 y 15 de un ciclo de 28 días. La tasa de respuesta varía entre 13 y 19% en las pacientes evaluables. Se observaron respuestas en pacientes cuya enfermedad es resistente al platino o al paclitaxel, así como en pacientes con enfermedad macrocítica. Los efectos tóxicos secundarios más comunes son leucopenia, anemia, y trombocitopenia. Muchas pacientes informan que experimentan síntomas pasajeros parecidos a la gripe y exantema que aparecen después de la administración del medicamento. Otros efectos secundarios como la náusea son generalmente muy leves.[27-29] (Para mayor información, consultar la sección sobre anemia en el sumario del PDQ sobre la Fatiga y el sumario del PDQ sobre Náuseas y vómitos).

    En un ensayo aleatorizado de gemcitabina comparada con la DLP o con DLP no se observó inferioridad ni ventaja en el índice terapéutico de un fármaco sobre el otro.[30]

  5. Paclitaxel. Las pacientes por lo general recibieron paclitaxel en regímenes de inducción de primera línea. La repetición del tratamiento con paclitaxel, particularmente en horarios semanales, indica una actividad comparable a aquellas de los fármacos precedentes. Si se presenta una neuropatía residual con la recidiva, esto puede ocasionar un cambio en la elección del tratamiento en favor de otros fármacos.

    En un estudio de fase III, se asignó al azar a 235 pacientes que no respondieron al tratamiento inicial con un régimen con base en platino, pero que no habían recibido previamente paclitaxel o topotecán, a recibir topotecán por infusión de 30 minutos diarios durante 5 días cada 21 días o paclitaxel por infusión de 3 horas cada 21 días.[19] La tasa de respuesta objetiva en general fue de 20,5% para las pacientes asignadas al azar al tratamiento con topotecán y de 13,2% para las pacientes asignadas al azar al tratamiento con paclitaxel (P = 0,138). Ambos grupos presentaron mielodepresión y efectos tóxicos gastrointestinales (GI). Se observaron náuseas, vómitos, fatiga e infección con más frecuencia después del tratamiento con topotecán, mientras que se observaron con mayor frecuencia alopecia, artralgia, mialgia y neuropatía después de administrarse paclitaxel.[19] (Para mayor información sobre complicaciones gastrointestinales, consultar los sumarios del PDQ sobre Complicaciones gastrointestinales, Náuseas y vómitos y Fatiga; para mayor información sobre artralgia, mialgia y neuropatía, consultar el sumario del PDQ sobre Dolor).

  6. Bevacizumab. En tres estudios de fase ll se observó actividad para este anticuerpo del factor de crecimiento endotelial vascular (FCEV).

    El primer estudio (GOG-0170D) incluyó a 62 pacientes que habían recibido solamente uno o dos tratamientos previos (estas últimas pacientes habían recibido un régimen adicional con base en platino debido a un intervalo inicial de 12 meses o más luego de recibir el régimen de primera línea y tenían un nivel funcional de 0 o 1).[31] Las pacientes recibieron una dosis de 15 mg/kg cada 21 días: se obtuvieron dos respuestas completas y 11 respuestas parciales, una mediana de SSA de 4,7 meses y una SG de 17 meses. Esta actividad se notó tanto en los subconjuntos sensibles al platino como en los que no respondían al platino.

    El segundo estudio solo incluyó a pacientes con enfermedad resistente al platino y se utilizó un programa de dosificación idéntico, pero el estudio se suspendió debido a que 5 de las 44 pacientes sufrieron perforaciones intestinales, una de las cuales fue mortal. Se observaron siete respuestas parciales.[32] Este mayor riesgo de perforación intestinal se relacionó con tres o más tratamientos previos.[33-35][Grado de comprobación: 3iiiDii]

    El tercer estudio (CCC-PHII-45) incluyó a 70 pacientes que recibieron 50 mg de ciclofosfamida oral diaria, además de bevacizumab (10 mg/kg cada dos semanas). Se observaron 17 respuestas parciales y cuatro pacientes sufrieron perforaciones intestinales.[36]

  7. Pemetrexed. Un ensayo europeo aleatorizado, doble ciego de fase II con 102 pacientes evaluó el pemetrexed en dos dosis: estándar (500 mg/m2), en comparación con una dosis alta (900 mg/m2) por vía intravenosa cada 3 semanas.[37] La tasa de respuesta fue de 9,3% para la dosis estándar y 10,4% para la dosis alta. El perfil de toxicidad favoreció la dosis estándar con fatiga, náuseas y vómitos como los efectos secundarios más graves.

    En un estudio de fase II del Gynecologic Oncology Group, se utilizó pemetrexed (900 mg/m2) por vía intravenosa cada 3 semanas en 51 pacientes con enfermedad recidivante resistente al platino.[38] La tasa de respuesta fue de 21% en una población pretratada muchas veces, en la cual el 39% recibió cinco o más regímenes. La mielosupresión y el cansancio fueron los efectos secundarios graves más comunes.

Otros fármacos utilizados para tratar recidivas con muestras de resistencia primaria o secundaria al platino

Este grupo incluye fármacos cuya actividad, en un entorno resistente al platino, no ha sido totalmente confirmada; tienen un índice terapéutico menos aconsejable y un grado de comprobación científica menor a 3iiiDiv.

Cuadro 4. Otros fármacos que se usaron en el entorno del cáncer recidivante de ovario: (eficacia no bien definida luego del fracaso de regímenes que contienen platino)
FármacosClase de fármacoToxicidades importantesComentarios
EtopósidoInhibidor de la topoisomerasa IIMielodepresión; alopeciaOral; leucemia poco frecuente opaca el interés
Ciclofosfamida y varias bicloroetilaminasAlquilantesMielodepresión; alopecia (solo con las oxazafosforinas)Leucemia y cistitis; actividad incierta después de los platinos
Hexametilmelamina (Altretamine)Desconocido, pero probablemente profármacos alquilantesEmesis y neurotoxicidadOral; actividad incierta después de los platinos
IrinotecánInhibidor de la topoisomerasa IDiarrea y otros síntomas gastrointestinalesResistencia cruzada al topotecán
OxaliplatinoPlatinoNeuropatía, emesis, mielodepresiónResistencia cruzada a los platinos habituales, pero menor
VinorelbinaInhibidor mitóticoMielodepresiónActividad errática
Fluorouracilo y capecitabinaAntimetabolitos de fluoropirimidinaSíntomas gastrointestinales y mielodepresiónLa capecitabina es oral; puede ser útil para tumores mucinosos
TamoxifenoAntiestrógenoTromboembolismoOral; actividad mínima, quizás más en subconjuntos

Opciones de tratamiento para pacientes con enfermedad recidivante o persistente

  1. Se ha abogado por una citorreducción secundaria, pero esto sigue siendo polémico.[3] En el ensayo GOG-0213, en curso desde 2008, se intenta definir su función.
  2. Para pacientes con enfermedad sensible al platino (es decir, ≥6–12 meses entre el término de un régimen con base en platino y la presentación de enfermedad recidivante), se deberá considerar la repetición del tratamiento con platino o una combinación que contenga platino, como el carboplatino (ver el Cuadro 3).
  3. Para pacientes que tienen enfermedad con resistencia primaria o secundaria al platino (es decir, enfermedad que avanzó mientras se administraba un régimen basado en platino o que recidivó en un plazo de seis meses después de terminar un régimen con base en platino), se deberá considerar su participación en ensayos clínicos. Para las pacientes que no participan en un ensayo clínico, se debe considerar el tratamiento con uno de los fármacos listados más arriba.
  4. Otras sustancias que mostraron actividad en los ensayos de fase II se enumeran en el Cuadro 4 y se pueden utilizar solos o en combinación con otros fármacos, pero es mejor llevar a cabo tales tratamientos en el marco de ensayos clínicos.

Ensayos clínicos en curso

Consultar la lista del NCI de ensayos clínicos sobre el cáncer que se realizan en los Estados Unidos y que están aceptando pacientes. Para realizar la búsqueda, usar el término en inglés recurrent ovarian epithelial cancer. La lista de ensayos se puede reducir aun más por la ubicación donde se realizan, los medicamentos que se utilizan, el tipo de intervención y otros criterios. Nota: los resultados obtenidos solo estarán disponibles en inglés.

Asimismo, se dispone de información general sobre ensayos clínicos en el portal de Internet del NCI.

Bibliografía

  1. Ozols RF, Bundy BN, Greer BE, et al.: Phase III trial of carboplatin and paclitaxel compared with cisplatin and paclitaxel in patients with optimally resected stage III ovarian cancer: a Gynecologic Oncology Group study. J Clin Oncol 21 (17): 3194-200, 2003. [PUBMED Abstract]
  2. Rustin GJ, van der Burg ME, Griffin CL, et al.: Early versus delayed treatment of relapsed ovarian cancer (MRC OV05/EORTC 55955): a randomised trial. Lancet 376 (9747): 1155-63, 2010. [PUBMED Abstract]
  3. Hoskins WJ, Rubin SC, Dulaney E, et al.: Influence of secondary cytoreduction at the time of second-look laparotomy on the survival of patients with epithelial ovarian carcinoma. Gynecol Oncol 34 (3): 365-71, 1989. [PUBMED Abstract]
  4. Monk BJ, Herzog TJ, Kaye SB, et al.: Trabectedin plus pegylated liposomal Doxorubicin in recurrent ovarian cancer. J Clin Oncol 28 (19): 3107-14, 2010. [PUBMED Abstract]
  5. Bolis G, Scarfone G, Giardina G, et al.: Carboplatin alone vs carboplatin plus epidoxorubicin as second-line therapy for cisplatin- or carboplatin-sensitive ovarian cancer. Gynecol Oncol 81 (1): 3-9, 2001. [PUBMED Abstract]
  6. Cantù MG, Buda A, Parma G, et al.: Randomized controlled trial of single-agent paclitaxel versus cyclophosphamide, doxorubicin, and cisplatin in patients with recurrent ovarian cancer who responded to first-line platinum-based regimens. J Clin Oncol 20 (5): 1232-7, 2002. [PUBMED Abstract]
  7. Pfisterer J, Plante M, Vergote I, et al.: Gemcitabine plus carboplatin compared with carboplatin in patients with platinum-sensitive recurrent ovarian cancer: an intergroup trial of the AGO-OVAR, the NCIC CTG, and the EORTC GCG. J Clin Oncol 24 (29): 4699-707, 2006. [PUBMED Abstract]
  8. Muggia FM: Overview of carboplatin: replacing, complementing, and extending the therapeutic horizons of cisplatin. Semin Oncol 16 (2 Suppl 5): 7-13, 1989. [PUBMED Abstract]
  9. Piccart MJ, Green JA, Lacave AJ, et al.: Oxaliplatin or paclitaxel in patients with platinum-pretreated advanced ovarian cancer: A randomized phase II study of the European Organization for Research and Treatment of Cancer Gynecology Group. J Clin Oncol 18 (6): 1193-202, 2000. [PUBMED Abstract]
  10. Markman M, Markman J, Webster K, et al.: Duration of response to second-line, platinum-based chemotherapy for ovarian cancer: implications for patient management and clinical trial design. J Clin Oncol 22 (15): 3120-5, 2004. [PUBMED Abstract]
  11. Gordon AN, Tonda M, Sun S, et al.: Long-term survival advantage for women treated with pegylated liposomal doxorubicin compared with topotecan in a phase 3 randomized study of recurrent and refractory epithelial ovarian cancer. Gynecol Oncol 95 (1): 1-8, 2004. [PUBMED Abstract]
  12. Parmar MK, Ledermann JA, Colombo N, et al.: Paclitaxel plus platinum-based chemotherapy versus conventional platinum-based chemotherapy in women with relapsed ovarian cancer: the ICON4/AGO-OVAR-2.2 trial. Lancet 361 (9375): 2099-106, 2003. [PUBMED Abstract]
  13. Pujade-Lauraine E, Wagner U, Aavall-Lundqvist E, et al.: Pegylated liposomal Doxorubicin and Carboplatin compared with Paclitaxel and Carboplatin for patients with platinum-sensitive ovarian cancer in late relapse. J Clin Oncol 28 (20): 3323-9, 2010. [PUBMED Abstract]
  14. Kohn EC, Sarosy G, Bicher A, et al.: Dose-intense taxol: high response rate in patients with platinum-resistant recurrent ovarian cancer. J Natl Cancer Inst 86 (1): 18-24, 1994. [PUBMED Abstract]
  15. McGuire WP, Rowinsky EK, Rosenshein NB, et al.: Taxol: a unique antineoplastic agent with significant activity in advanced ovarian epithelial neoplasms. Ann Intern Med 111 (4): 273-9, 1989. [PUBMED Abstract]
  16. Einzig AI, Wiernik PH, Sasloff J, et al.: Phase II study and long-term follow-up of patients treated with taxol for advanced ovarian adenocarcinoma. J Clin Oncol 10 (11): 1748-53, 1992. [PUBMED Abstract]
  17. Thigpen JT, Blessing JA, Ball H, et al.: Phase II trial of paclitaxel in patients with progressive ovarian carcinoma after platinum-based chemotherapy: a Gynecologic Oncology Group study. J Clin Oncol 12 (9): 1748-53, 1994. [PUBMED Abstract]
  18. Trimble EL, Adams JD, Vena D, et al.: Paclitaxel for platinum-refractory ovarian cancer: results from the first 1,000 patients registered to National Cancer Institute Treatment Referral Center 9103. J Clin Oncol 11 (12): 2405-10, 1993. [PUBMED Abstract]
  19. ten Bokkel Huinink W, Gore M, Carmichael J, et al.: Topotecan versus paclitaxel for the treatment of recurrent epithelial ovarian cancer. J Clin Oncol 15 (6): 2183-93, 1997. [PUBMED Abstract]
  20. Gordon AN, Fleagle JT, Guthrie D, et al.: Recurrent epithelial ovarian carcinoma: a randomized phase III study of pegylated liposomal doxorubicin versus topotecan. J Clin Oncol 19 (14): 3312-22, 2001. [PUBMED Abstract]
  21. Kudelka AP, Tresukosol D, Edwards CL, et al.: Phase II study of intravenous topotecan as a 5-day infusion for refractory epithelial ovarian carcinoma. J Clin Oncol 14 (5): 1552-7, 1996. [PUBMED Abstract]
  22. Creemers GJ, Bolis G, Gore M, et al.: Topotecan, an active drug in the second-line treatment of epithelial ovarian cancer: results of a large European phase II study. J Clin Oncol 14 (12): 3056-61, 1996. [PUBMED Abstract]
  23. Bookman MA, Malmström H, Bolis G, et al.: Topotecan for the treatment of advanced epithelial ovarian cancer: an open-label phase II study in patients treated after prior chemotherapy that contained cisplatin or carboplatin and paclitaxel. J Clin Oncol 16 (10): 3345-52, 1998. [PUBMED Abstract]
  24. McGonigle KF, Muntz HG, Vuky J, et al.: Combined weekly topotecan and biweekly bevacizumab in women with platinum-resistant ovarian, peritoneal, or fallopian tube cancer: results of a phase 2 study. Cancer 117 (16): 3731-40, 2011. [PUBMED Abstract]
  25. Muggia FM, Hainsworth JD, Jeffers S, et al.: Phase II study of liposomal doxorubicin in refractory ovarian cancer: antitumor activity and toxicity modification by liposomal encapsulation. J Clin Oncol 15 (3): 987-93, 1997. [PUBMED Abstract]
  26. Berkenblit A, Seiden MV, Matulonis UA, et al.: A phase II trial of weekly docetaxel in patients with platinum-resistant epithelial ovarian, primary peritoneal serous cancer, or fallopian tube cancer. Gynecol Oncol 95 (3): 624-31, 2004. [PUBMED Abstract]
  27. Friedlander M, Millward MJ, Bell D, et al.: A phase II study of gemcitabine in platinum pre-treated patients with advanced epithelial ovarian cancer. Ann Oncol 9 (12): 1343-5, 1998. [PUBMED Abstract]
  28. Lund B, Hansen OP, Theilade K, et al.: Phase II study of gemcitabine (2',2'-difluorodeoxycytidine) in previously treated ovarian cancer patients. J Natl Cancer Inst 86 (20): 1530-3, 1994. [PUBMED Abstract]
  29. Shapiro JD, Millward MJ, Rischin D, et al.: Activity of gemcitabine in patients with advanced ovarian cancer: responses seen following platinum and paclitaxel. Gynecol Oncol 63 (1): 89-93, 1996. [PUBMED Abstract]
  30. Mutch DG, Orlando M, Goss T, et al.: Randomized phase III trial of gemcitabine compared with pegylated liposomal doxorubicin in patients with platinum-resistant ovarian cancer. J Clin Oncol 25 (19): 2811-8, 2007. [PUBMED Abstract]
  31. Burger RA, Sill MW, Monk BJ, et al.: Phase II trial of bevacizumab in persistent or recurrent epithelial ovarian cancer or primary peritoneal cancer: a Gynecologic Oncology Group Study. J Clin Oncol 25 (33): 5165-71, 2007. [PUBMED Abstract]
  32. Cannistra SA, Matulonis UA, Penson RT, et al.: Phase II study of bevacizumab in patients with platinum-resistant ovarian cancer or peritoneal serous cancer. J Clin Oncol 25 (33): 5180-6, 2007. [PUBMED Abstract]
  33. Vasey PA, McMahon L, Paul J, et al.: A phase II trial of capecitabine (Xeloda) in recurrent ovarian cancer. Br J Cancer 89 (10): 1843-8, 2003. [PUBMED Abstract]
  34. Monk BJ, Han E, Josephs-Cowan CA, et al.: Salvage bevacizumab (rhuMAB VEGF)-based therapy after multiple prior cytotoxic regimens in advanced refractory epithelial ovarian cancer. Gynecol Oncol 102 (2): 140-4, 2006. [PUBMED Abstract]
  35. Kaye SB: Bevacizumab for the treatment of epithelial ovarian cancer: will this be its finest hour? J Clin Oncol 25 (33): 5150-2, 2007. [PUBMED Abstract]
  36. Garcia AA, Hirte H, Fleming G, et al.: Phase II clinical trial of bevacizumab and low-dose metronomic oral cyclophosphamide in recurrent ovarian cancer: a trial of the California, Chicago, and Princess Margaret Hospital phase II consortia. J Clin Oncol 26 (1): 76-82, 2008. [PUBMED Abstract]
  37. Vergote I, Calvert H, Kania M, et al.: A randomised, double-blind, phase II study of two doses of pemetrexed in the treatment of platinum-resistant, epithelial ovarian or primary peritoneal cancer. Eur J Cancer 45 (8): 1415-23, 2009. [PUBMED Abstract]
  38. Miller DS, Blessing JA, Krasner CN, et al.: Phase II evaluation of pemetrexed in the treatment of recurrent or persistent platinum-resistant ovarian or primary peritoneal carcinoma: a study of the Gynecologic Oncology Group. J Clin Oncol 27 (16): 2686-91, 2009. [PUBMED Abstract]
  • Actualización: 4 de diciembre de 2014