Prevención del cáncer de cavidad oral y orofaringe–para profesionales de salud (PDQ®)

  • Control de tamaño de fuente
  • Imprimir
  • Enviar por correo electrónico
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest

Aspectos generales

Nota: también se dispone de sumarios del PDQ separados sobre Exámenes de detección del cáncer de cavidad oral y orofaringe, Tratamiento del cáncer de labio y de cavidad oral y Consumo de cigarrillo: riesgos para la salud y cómo dejar de fumar.

¿Quiénes están en riesgo?

El cáncer de la cavidad oral y el de orofaringe son dos enfermedades distintas, aunque comparten algunos factores de riesgo. Los consumidores de tabaco, en sus diversas formas (cigarrillos, puros, pipas y tabaco sin humo) o de grandes cantidades de alcohol tienen un riesgo elevado de ambos tipos de cáncer y un riesgo particularmente alto si consumen tanto tabaco como alcohol. Las personas que mastican palma de betel (mezclada con tabaco o no), una práctica frecuente en Asia central y Melanesia, también tienen un riesgo alto de cáncer de cavidad oral y orofaringe.[1-3] La personas con antecedentes personales de cáncer de boca también tienen riesgo elevado. El virus del papiloma humano (VPH) tipo 16 es causa suficiente para el cáncer de orofaringe, pero no necesaria.[4]

Factores con pruebas suficientes de aumento del riesgo de cáncer de cavidad oral y orofaringe

Consumo de tabaco

Pruebas sólidas provenientes de varios estudios de observación indican que el consumo de tabaco produce cáncer de cavidad oral y orofaringe.[5-7]

Magnitud del efecto: grande. En los fumadores activos el riesgo es 10 veces mayor que el de aquellos que nunca han fumado, este riesgo depende de la dosis. La mayoría de cánceres de cavidad oral se atribuyen al consumo de productos del tabaco.

  • Diseño del estudio: numerosos estudios de observación, de cohortes y de casos y controles.
  • Validez interna: buena.
  • Congruencia: buena.
  • Validez externa: buena.

Consumo de alcohol

Pruebas sólidas indican que el consumo de alcohol es un factor de riesgo para la formación del cáncer de cavidad oral y orofaringe. Sus efectos son independientes del consumo de tabaco.[8-11]

Magnitud del efecto: menor que el riesgo relacionado con el consumo de tabaco, pero este casi se duplica en quienes toman de tres a cuatro bebidas alcohólicas por día, en comparación con quienes no toman, y se relaciona con la dosis.

  • Diseño del estudio: estudios de cohortes y de casos y controles.
  • Validez interna: buena.
  • Congruencia: buena.
  • Validez externa: buena.

Consumo de tabaco y alcohol

El riesgo de cáncer de cavidad oral y orofaringe es mayor en las personas que consumen grandes cantidades de alcohol y tabaco juntos. Normalmente, cuando se presentan ambos factores de riesgo, el riesgo de cáncer de cavidad oral y orofaringe es dos o tres veces mayor que el de cada factor de riesgo individual.[12]

  • Diseño del estudio: estudios de cohortes y de casos y controles.
  • Validez interna: buena.
  • Congruencia: buena.
  • Validez externa: buena.

Intervenciones con pruebas suficientes de reducción del riesgo de cáncer de cavidad oral y orofaringe

Cese del tabaquismo

Pruebas sólidas indican que suspender la exposición al tabaco (por ejemplo, cigarrillos, pipas, puros y tabaco sin humo) reduce el riesgo de cáncer de cavidad oral y orofaringe.

Magnitud del efecto: riesgo menor, magnitud moderada a grande.

  • Diseño del estudio: estudios de cohortes y de casos y controles.
  • Validez interna: buena.
  • Congruencia: buena.
  • Validez externa: buena.

Intervenciones con pruebas insuficientes de reducción del riesgo de cáncer de cavidad oral y orofaringe

Suspender el consumo de alcohol

Pruebas razonables indican que suspender el consumo de bebidas alcohólicas produce disminución del riesgo de cáncer de cavidad oral, pero este efecto solo se logra unos 10 años después del abandono. En el caso del riesgo de cáncer de orofaringe, la reducción del riesgo ocurre unos 20 años después del abandono del consumo.[13]

Magnitud del efecto: riesgo menor, magnitud pequeña a moderada.

  • Diseño del estudio: estudios de casos y controles.
  • Validez interna: razonable.
  • Congruencia: razonable.
  • Validez externa: razonable.

Factores con pruebas suficientes de aumento del riesgo de cáncer de orofaringe

Infección por virus del papiloma humano (VPH)

Pruebas sólidas indican que la infección por el tipo 16 de VPH produce cáncer de orofaringe. [4] El VPH 16 es causa suficiente, pero no necesaria. Se han encontrado otros subtipos de VPH de riesgo alto, como el VPH 18, en una proporción pequeña de cánceres de orofaringe.[14,15]

Parece que no hay relación entre el consumo de tabaco y bebidas alcohólicas y el aumento del riesgo en personas con seropositividad para VPH 16 L1 o infección oral por VPH 16.[14]

Magnitud del efecto: grande. La infección oral por VPH 16 confiere un aumento de unas 15 veces en el riesgo en comparación con las personas sin esta infección.

  • Diseño del estudio: estudios de cohorte y de casos y controles, incluido uno llevado a cabo con datos recabados en forma prospectiva (estudio de casos y controles anidados).
  • Validez interna: buena.
  • Congruencia: buena.
  • Validez externa: buena.

Intervenciones con pruebas insuficientes de reducción del riesgo de cáncer de orofaringe

Vacunación contra VPH 16 y otros subtipos de riesgo alto

Se ha mostrado que la vacunación contra VPH 16 y 18 previene más del 90% de las infecciones orales por estos virus, dentro de los cuatro años siguientes a la vacunación.[16] Dado que hace relativamente poco tiempo se adoptó esta vacuna y debido a la edad en la que se administra, aún no se cuenta con pruebas de que la vacunación en edades tempranas produzca reducción importante del riesgo de cáncer de orofaringe relacionado con VPH en etapas posteriores de la vida. Además, no hay información que permita determinar si la vacunación podría disminuir la incidencia o mortalidad de producirse en una edad más cercana a la que, por lo general, aparece el cáncer de orofaringe.

  • Diseño del estudio: no hay estudios.
  • Validez interna: no corresponde (N/C).
  • Congruencia: N/C.
  • Validez externa: N/C.
Bibliografía
  1. Song H, Wan Y, Xu YY: Betel quid chewing without tobacco: a meta-analysis of carcinogenic and precarcinogenic effects. Asia Pac J Public Health 27 (2): NP47-57, 2015. [PUBMED Abstract]
  2. Huber MA, Tantiwongkosi B: Oral and oropharyngeal cancer. Med Clin North Am 98 (6): 1299-321, 2014. [PUBMED Abstract]
  3. Guha N, Warnakulasuriya S, Vlaanderen J, et al.: Betel quid chewing and the risk of oral and oropharyngeal cancers: a meta-analysis with implications for cancer control. Int J Cancer 135 (6): 1433-43, 2014. [PUBMED Abstract]
  4. Kreimer AR, Johansson M, Waterboer T, et al.: Evaluation of human papillomavirus antibodies and risk of subsequent head and neck cancer. J Clin Oncol 31 (21): 2708-15, 2013. [PUBMED Abstract]
  5. The Health Consequences of Smoking: A Report of the Surgeon General. Atlanta, Ga: U.S. Department of Health and Human Services, CDC, National Center for Chronic Disease Prevention and Health Promotion, Office on Smoking and Health, 2004. Also available online. Last accessed July 22, 2015.
  6. National Cancer Institute: Cigars: Health Effects and Trends. Bethesda, MD: U.S. Department of Health and Human Services, National Institutes of Health, National Cancer Institute, [1998]. Smoking and Tobacco Control Monograph 9. Available online. Last accessed July 22, 2015.
  7. IARC Working Group on the Evaluation of Carcinogenic Risks to Humans: Smokeless tobacco and some tobacco-specific N-nitrosamines. IARC Monogr Eval Carcinog Risks Hum 89: 1-592, 2007. [PUBMED Abstract]
  8. Lubin JH, Muscat J, Gaudet MM, et al.: An examination of male and female odds ratios by BMI, cigarette smoking, and alcohol consumption for cancers of the oral cavity, pharynx, and larynx in pooled data from 15 case-control studies. Cancer Causes Control 22 (9): 1217-31, 2011. [PUBMED Abstract]
  9. Blot WJ, McLaughlin JK, Winn DM, et al.: Smoking and drinking in relation to oral and pharyngeal cancer. Cancer Res 48 (11): 3282-7, 1988. [PUBMED Abstract]
  10. Altieri A, Bosetti C, Gallus S, et al.: Wine, beer and spirits and risk of oral and pharyngeal cancer: a case-control study from Italy and Switzerland. Oral Oncol 40 (9): 904-9, 2004. [PUBMED Abstract]
  11. Talamini R, La Vecchia C, Levi F, et al.: Cancer of the oral cavity and pharynx in nonsmokers who drink alcohol and in nondrinkers who smoke tobacco. J Natl Cancer Inst 90 (24): 1901-3, 1998. [PUBMED Abstract]
  12. Hashibe M, Sturgis EM: Epidemiology of oral-cavity and oropharyngeal carcinomas: controlling a tobacco epidemic while a human papillomavirus epidemic emerges. Otolaryngol Clin North Am 46 (4): 507-20, 2013. [PUBMED Abstract]
  13. Marron M, Boffetta P, Zhang ZF, et al.: Cessation of alcohol drinking, tobacco smoking and the reversal of head and neck cancer risk. Int J Epidemiol 39 (1): 182-96, 2010. [PUBMED Abstract]
  14. D'Souza G, Kreimer AR, Viscidi R, et al.: Case-control study of human papillomavirus and oropharyngeal cancer. N Engl J Med 356 (19): 1944-56, 2007. [PUBMED Abstract]
  15. Steinau M, Saraiya M, Goodman MT, et al.: Human papillomavirus prevalence in oropharyngeal cancer before vaccine introduction, United States. Emerg Infect Dis 20 (5): 822-8, 2014. [PUBMED Abstract]
  16. Herrero R, Quint W, Hildesheim A, et al.: Reduced prevalence of oral human papillomavirus (HPV) 4 years after bivalent HPV vaccination in a randomized clinical trial in Costa Rica. PLoS One 8 (7): e68329, 2013. [PUBMED Abstract]

Descripción de las pruebas

Antecedentes

Incidencia y mortalidad

De 2004 a 2008, la incidencia calculada de cáncer de boca en los Estados Unidos fue de 10,6 casos por 100.000 personas al año. La tasa de mortalidad calculada más recientemente (de 2007 a 2011) fue de 2,5 casos por 100.000 personas al año. Las tasas de incidencia y mortalidad en Estados Unidos son de alrededor de 2,5 y 2,8 veces más altas en los hombres que en las mujeres, respectivamente.[1] Se calcula que, en los Estados Unidos, en 2015, se diagnosticarán 45.780 casos nuevos de cáncer de boca y habrá 8.650 defunciones por esta enfermedad.[2] Las tasas de incidencia y mortalidad mundiales ajustadas por edad (población mundial estándar) de cáncer de orofaringe en 2008 se calcularon en 5,9 y 3,3 por 100.000 personas al año, respectivamente.[3] Las tasas en todo el mundo varían mucho, principalmente a causa de las diferencias en el consumo de tabaco y alcohol.[4] Asia centromeridional y Melanesia presentan tasas particularmente altas de cáncer de boca que se pueden atribuir al consumo de tabaco de palma de betel.

El cáncer de boca se puede dividir en tres categorías clinicopatológicas: carcinoma del borde libre del labio, carcinoma de la cavidad oral propiamente dicho y carcinoma de orofaringe.

El carcinoma de células escamosas, que surge del revestimiento de la mucosa oral, representa más de 90% de los tumores de la cavidad oral y orofaringe. Otros tipos de tumores primarios que surgen de esta área son el linfoma, el sarcoma, el melanoma y los tumores menores de las glándulas salivales. En el mundo occidental, las localizaciones más comunes de los tumores son la lengua y el piso de la boca; sin embargo, en partes del mundo en donde es prominente masticar tabaco o palma de betel, son frecuentes los cánceres del trígono retromolar y de la mucosa yugal. Los carcinomas de células escamosas en la boca algunas veces están precedidos por lesiones preneoplásicas orales que se presentan a menudo como alteraciones visibles de la superficie mucosa e incluyen leucoplasia y eritroplasia.[5]

El factor más importante que afecta el desenlace a largo plazo después del tratamiento es el estadio de la enfermedad en el momento del diagnóstico; sin embargo, el desenlace general depende del estadio y del sitio. Aunque los tumores en estadio temprano (sin compromiso de los ganglios linfáticos) tienen una tasa anticipada de supervivencia a 5 años excelente (alrededor de 82%), las tasas de supervivencia a 5 años de los pacientes con diseminación a los ganglios linfáticos regionales o metástasis son de solo alrededor de 56 y 34%, respectivamente.[6] Algunas o todas las diferencias del pronóstico en los estadios de la enfermedad pueden ser consecuencia del sesgo por tiempo de anticipación diagnóstica más que a un beneficio por la detección y el tratamiento tempranos. (Para mayor información, consultar el sumario del PDQ sobre Aspectos generales de los exámenes de detección del cáncer).

Factores con pruebas suficientes de aumento del riesgo de cáncer de cavidad oral y orofaringe

Consumo de tabaco

El consumo de tabaco causa más del 90% de los tumores de cavidad oral en los hombres y 60% en las mujeres;[7] es la causa del 90% de las defunciones por cáncer de boca en los hombres.[8] Todos los tipos de tabaco (cigarrillos, pipas, puros y tabaco sin humo) se han vinculado con la formación de cánceres de boca.[9] Si bien el tabaco confiere el riesgo más alto de cáncer del piso de la boca,[10] este se relaciona con aumento de riesgo de cáncer de boca en todos los sitios.

Se sabe que el consumo de tabaco causa "cancerización de campo", lo que produce predisposición a segundos tumores primarios en pacientes con cáncer de boca. En algunos informes de casos, también se ha vinculado el consumo de marihuana como causa de cáncer de boca, en particular, en los pacientes más jóvenes.[11]

Consumo de alcohol

El consumo de alcohol es el segundo factor de riesgo independiente destacado en la formación del cáncer en la boca.[12-15] Se ha indicado que el consumo de cerveza y licores confiere un riesgo más alto que el consumo de vino.[12] El riesgo de cáncer de boca aumenta, en forma dependiente de la dosis, según el número de cigarrillos y bebidas alcohólicas que se consumen por día.[12] Se ha observado que el consumo de alcohol es un factor de riesgo independiente de formación de lesiones orales premalignas (leucoplasia o eritroplasia), que se pueden convertir en cáncer.[16]

Consumo de tabaco y alcohol

El consumo combinado de alcohol y tabaco aumenta el riesgo de cáncer de cavidad oral mucho más que cada factor de forma independiente.[17]

Intervenciones con pruebas suficientes de reducción del riesgo de cáncer de cavidad oral y orofaringe

Cese del tabaquismo

El cese del tabaquismo se relaciona con una reducción de 50% del riesgo de cáncer de boca en un término de 3 a 5 años [18] y con un regreso al grado normal de riesgo de presentar cáncer de boca en un término de 10 años.[12] Los odontólogos y otros profesionales de la salud pueden desempeñar una función esencial al brindar asesoría y motivación para dejar de fumar.

Los odontólogos también pueden participar en todo el campo de acción de las intervenciones farmacológicas y conductuales para ayudar a dejar de fumar.[19] En un estudio se observó que solo 25% de los consumidores de tabaco notifican haber recibido asesoría por parte del odontólogo para dejar de consumirlo,[20] una proporción menor que la de consumidores de tabaco que reciben dicha asesoría del médico. Entre 1993 y 1998, hubo un aumento drástico del consumo de puros de alrededor de 250% [21] y el consumo alto de puros se relaciona, en particular, con la presentación del cáncer de boca.

Intervenciones con pruebas insuficientes de reducción del riesgo de cáncer de cavidad oral y orofaringe

Suspender el consumo de alcohol

Dado que el alcohol se relaciona con el cáncer de boca de una forma dependiente de la dosis,[10,12,22,23] se cree que evitarlo o dejar de consumirlo disminuiría la incidencia de este cáncer. Sin embargo, las pruebas de reducción de cáncer de boca en las personas que dejaron de consumir alcohol son insuficientes.

Cambios y complementos alimentarios

En varios estudios se ha mostrado una relación inversa entre el consumo de frutas y el cáncer de boca, en particular, en quienes consumen tabaco.[10,22,24-26] De manera similar, las fibras de origen vegetal en la ingesta se relacionan con una disminución de riesgo de cáncer de boca. Se calcula que la ingesta de frutas y vegetales puede reducir el riesgo de cáncer de boca en 30 a 50%.[24,27] Sin embargo, las pruebas de reducción de cáncer de boca en las personas que han hecho cambios en su alimentación son insuficientes.

En un gran ensayo aleatorizado controlado con placebo, con diseño factorial de 2 × 2, se evaluaron complementos alimentarios con 50 mg de acetato de alfatocoferol (vitamina E) diarios y 20 mg de betacaroteno diarios en 29.133 hombres fumadores de 50 a 69 años.[28] Después de una mediana de seguimiento de 6,1 años, se presentaron 65 casos nuevos de cáncer de orofaringe sin diferencias estadísticamente significativas entre el placebo y los fármacos activos solos o en combinación. Además, en el mismo ensayo, el betacaroteno se relacionó con una mayor incidencia de cáncer de pulmón y mortalidad por esta causa.

Factores con pruebas suficientes de aumento del riesgo de cáncer de orofaringe

Infección por virus del papiloma humano

La infección por VPH 16 es causa suficiente de cáncer de orofaringe, pero no necesaria.[29] Se han encontrado otros subtipos de VPH de riesgo alto, como el VPH 18, en una proporción pequeña de cánceres de orofaringe.[30,31]

El consumo de tabaco y bebidas alcohólicas parece que no se relaciona con aumento del riesgo en las personas en quienes se comprueba seropositividad para VPH 16 L1 o infección oral por VPH 16. [30]

Intervenciones con pruebas insuficientes de reducción del riesgo de cáncer de orofaringe

Vacunación contra VPH 16 y otros subtipos de riesgo alto

Se ha mostrado que la vacunación contra VPH 16 y 18 previene más del 90% de las infecciones orales por VPH 16 y 18, dentro de los cuatro años siguientes a la vacunación.[32] Dado que hace relativamente poco tiempo se adoptó esta vacuna y debido a la edad en la que se administra, aún no se cuenta con pruebas de que la vacunación en edades tempranas produzca reducción importante del riesgo de cáncer de orofaringe relacionado con VPH en etapas posteriores de la vida. Además, no hay información que permita determinar si la vacunación podría disminuir la incidencia o mortalidad de producirse en una edad más cercana a la que, por lo general, aparece el cáncer de orofaringe.

Bibliografía
  1. Howlader N, Noone AM, Krapcho M, et al., eds.: SEER Cancer Statistics Review, 1975-2011. Bethesda, Md: National Cancer Institute, 2014. Also available online. Last accessed June 17, 2015.
  2. American Cancer Society: Cancer Facts and Figures 2015. Atlanta, Ga: American Cancer Society, 2015. Available online. Last accessed July 1, 2015.
  3. Ferlay J, Shin HR, Bray F, et al.: GLOBOCAN 2008: Cancer Incidence and Mortality Worldwide in 2008. Lyon, France: IARC CancerBase No. 10. Available online. Last accessed April 24, 2015.
  4. Parkin DM, Bray F, Ferlay J, et al.: Global cancer statistics, 2002. CA Cancer J Clin 55 (2): 74-108, 2005 Mar-Apr. [PUBMED Abstract]
  5. Noonan VL, Kabani S: Diagnosis and management of suspicious lesions of the oral cavity. Otolaryngol Clin North Am 38 (1): 21-35, vii, 2005. [PUBMED Abstract]
  6. Howlader N, Noone AM, Krapcho M, et al., eds.: SEER Cancer Statistics Review, 1975-2008. Bethesda, Md: National Cancer Institute, 2011. Also available online. Last accessed February 6, 2015.
  7. Reducing the Health Consequences of Smoking: 25 Years of Progress - a Report of the Surgeon General. Rockville, Md : U.S. Dept. of Health and Human Services Public Health Service, Centers for Disease Control, Center for Chronic Disease Prevention and Health Promotion, Office on Smoking and Health, 1989.
  8. Cinciripini PM, McClure JB: Smoking cessation: recent developments in behavioral and pharmacologic interventions. Oncology (Huntingt) 12 (2): 249-56, 259; discussion 260, 265, 2, 1998. [PUBMED Abstract]
  9. Spitz MR, Newell GR: Descriptive epidemiology of squamous cell carcinoma of the upper aerodigestive tract. Cancer Bull 39(2): 79-81, 1987.
  10. Macfarlane GJ, Zheng T, Marshall JR, et al.: Alcohol, tobacco, diet and the risk of oral cancer: a pooled analysis of three case-control studies. Eur J Cancer B Oral Oncol 31B (3): 181-7, 1995. [PUBMED Abstract]
  11. Firth NA: Marijuana use and oral cancer: a review. Oral Oncol 33 (6): 398-401, 1997. [PUBMED Abstract]
  12. Blot WJ, McLaughlin JK, Winn DM, et al.: Smoking and drinking in relation to oral and pharyngeal cancer. Cancer Res 48 (11): 3282-7, 1988. [PUBMED Abstract]
  13. Altieri A, Bosetti C, Gallus S, et al.: Wine, beer and spirits and risk of oral and pharyngeal cancer: a case-control study from Italy and Switzerland. Oral Oncol 40 (9): 904-9, 2004. [PUBMED Abstract]
  14. Talamini R, La Vecchia C, Levi F, et al.: Cancer of the oral cavity and pharynx in nonsmokers who drink alcohol and in nondrinkers who smoke tobacco. J Natl Cancer Inst 90 (24): 1901-3, 1998. [PUBMED Abstract]
  15. Talamini R, Franceschi S, Barra S, et al.: The role of alcohol in oral and pharyngeal cancer in non-smokers, and of tobacco in non-drinkers. Int J Cancer 46 (3): 391-3, 1990. [PUBMED Abstract]
  16. Hashibe M, Sankaranarayanan R, Thomas G, et al.: Alcohol drinking, body mass index and the risk of oral leukoplakia in an Indian population. Int J Cancer 88 (1): 129-34, 2000. [PUBMED Abstract]
  17. Hashibe M, Sturgis EM: Epidemiology of oral-cavity and oropharyngeal carcinomas: controlling a tobacco epidemic while a human papillomavirus epidemic emerges. Otolaryngol Clin North Am 46 (4): 507-20, 2013. [PUBMED Abstract]
  18. Samet JM: The health benefits of smoking cessation. Med Clin North Am 76 (2): 399-414, 1992. [PUBMED Abstract]
  19. Mecklenburg RE, Christen AG, et al.: How to Help Your Patients Stop Using Tobacco: a National Cancer Institute Manual for the Oral Health Team. Bethesda, Md: National Institutes of Health, National Cancer Institute, 1993.
  20. Martin LM, Bouquot JE, Wingo PA, et al.: Cancer prevention in the dental practice: oral cancer screening and tobacco cessation advice. J Public Health Dent 56 (6): 336-40, 1996 Fall. [PUBMED Abstract]
  21. Nelson NJ: "Big Smoke" has big risks: daily cigar use causes cancer, heart disease. J Natl Cancer Inst 90 (8): 562-4, 1998. [PUBMED Abstract]
  22. La Vecchia C, Tavani A, Franceschi S, et al.: Epidemiology and prevention of oral cancer. Oral Oncol 33 (5): 302-12, 1997. [PUBMED Abstract]
  23. Bagnardi V, Blangiardo M, La Vecchia C, et al.: Alcohol consumption and the risk of cancer: a meta-analysis. Alcohol Res Health 25 (4): 263-70, 2001. [PUBMED Abstract]
  24. Winn DM, Ziegler RG, Pickle LW, et al.: Diet in the etiology of oral and pharyngeal cancer among women from the southern United States. Cancer Res 44 (3): 1216-22, 1984. [PUBMED Abstract]
  25. Winn DM: Diet and nutrition in the etiology of oral cancer. Am J Clin Nutr 61 (2): 437S-445S, 1995. [PUBMED Abstract]
  26. Horn-Ross PL, Morrow M, Ljung BM: Diet and the risk of salivary gland cancer. Am J Epidemiol 146 (2): 171-6, 1997. [PUBMED Abstract]
  27. Morse DE, Pendrys DG, Katz RV, et al.: Food group intake and the risk of oral epithelial dysplasia in a United States population. Cancer Causes Control 11 (8): 713-20, 2000. [PUBMED Abstract]
  28. Wright ME, Virtamo J, Hartman AM, et al.: Effects of alpha-tocopherol and beta-carotene supplementation on upper aerodigestive tract cancers in a large, randomized controlled trial. Cancer 109 (5): 891-8, 2007. [PUBMED Abstract]
  29. Kreimer AR, Johansson M, Waterboer T, et al.: Evaluation of human papillomavirus antibodies and risk of subsequent head and neck cancer. J Clin Oncol 31 (21): 2708-15, 2013. [PUBMED Abstract]
  30. D'Souza G, Kreimer AR, Viscidi R, et al.: Case-control study of human papillomavirus and oropharyngeal cancer. N Engl J Med 356 (19): 1944-56, 2007. [PUBMED Abstract]
  31. Steinau M, Saraiya M, Goodman MT, et al.: Human papillomavirus prevalence in oropharyngeal cancer before vaccine introduction, United States. Emerg Infect Dis 20 (5): 822-8, 2014. [PUBMED Abstract]
  32. Herrero R, Quint W, Hildesheim A, et al.: Reduced prevalence of oral human papillomavirus (HPV) 4 years after bivalent HPV vaccination in a randomized clinical trial in Costa Rica. PLoS One 8 (7): e68329, 2013. [PUBMED Abstract]

Modificaciones a este sumario (07/24/2015)

Los sumarios del PDQ con información sobre el cáncer se revisan con regularidad y se actualizan en la medida en que se obtiene nueva información. Esta sección describe los cambios más recientes introducidos en este sumario a partir de la fecha arriba indicada.

El título de este sumario cambió de Prevención de cáncer de boca.

Este sumario está redactado y mantenido por el Consejo Editorial del PDQ® de Exámenes de Detección y Prevención, que es editorialmente independiente del NCI. El sumario refleja una revisión independiente de la bibliografía y no representa una declaración de políticas del NCI o de los NIH. Para mayor información sobre las políticas de los sumarios y la función de los consejos editoriales del PDQ que mantienen los sumarios del PDQ, consultar en Información sobre este sumario del PDQ y la página sobre Banco de datos de información de cáncer (PDQ®).

Preguntas u opiniones sobre este sumario

Si tiene preguntas o algún comentario sobre este sumario, por favor envíelas a través del formulario de opinión disponible en nuestro portal de Internet, Cancer.gov/espanol.

Información sobre este sumario del PDQ

Propósito de este sumario

Este sumario del PDQ con información sobre el cáncer para profesionales de la salud provee información integral, revisada por expertos, con base en los datos probatorios sobre la prevención del cáncer de cavidad oral y orofaringe. Su propósito es servir como fuente de información y ayuda para los médicos que atienden a pacientes de cáncer. No provee pautas o recomendaciones formales para la toma de decisiones relacionadas con la atención de la salud.

Revisores y actualizaciones

El Consejo Editorial del PDQ® de Exámenes de Detección y Prevención revisa y actualiza regularmente este sumario a medida que es necesario, el cual es editorialmente independiente del Instituto Nacional del Cáncer. El sumario refleja un revisión independiente de la literatura médica y no representa la política del Instituto Nacional del Cáncer o los Institutos Nacionales de la Salud.

Los miembros de este Consejo revisan mensualmente los artículos recién publicados para determinar si un artículo debería:

  • discutirse en una reunión,
  • citarse incluyendo el texto, o
  • sustituir o actualizar un artículo ya citado.

Los cambios en los sumarios se deciden por medio de un proceso de consenso durante el que los miembros del Consejo evalúan la solidez de los datos probatorios en los artículos publicados y determinan la forma en que se debe incluir el artículo en el sumario.

Cualquier comentario o pregunta sobre el contenido de este sumario se debe enviar a la página del Internet Cancer.gov/espanol del NCI utilizando el Formulario de comunicación (Contact Form). Se solicita no comunicarse con los miembros del Consejo para presentar preguntas o comentarios sobre los sumarios. Los miembros del Consejo no responderán preguntas individuales.

Grados de comprobación científica

Algunas referencias bibliográficas en este sumario vienen seguidas de un grado de comprobación científica. Estas designaciones tienen el propósito de ayudar al lector a evaluar la solidez de los hechos científico-estadísticos que sustentan el uso de intervenciones o abordajes específicos. El Consejo Editorial del PDQ® de Exámenes de Detección y Prevención utiliza un sistema formal de jerarquización de la medicina factual para establecer las designaciones del grado de comprobación científica.

Permisos para el uso de este sumario

PDQ es una marca registrada. Aunque el contenido de los documentos del PDQ se puede usar libremente como texto, este no se puede identificar como un sumario de información sobre cáncer del PDQ del NCI a menos que se reproduzca en su totalidad y se actualice regularmente. Sin embargo, se permitirá que un autor escriba una oración como, por ejemplo, “El sumario con información sobre el cáncer del PDQ del NCI sobre prevención del cáncer de mama indica los siguientes riesgos de manera suscinta: [incluir fragmento del sumario]”.

El formato preferido para una referencia bibliográfica de este sumario del PDQ es el siguiente:

National Cancer Institute: PDQ® Prevención del cáncer de cavidad oral y orofaringe. Bethesda, MD: National Cancer Institute. Última actualización: <MM/DD/YYYY>. Disponible en: http://www.cancer.gov/espanol/tipos/cabeza-cuello/pro/prevencion-boca-pdq. Fecha de acceso: <MM/DD/YYYY>.

Las imágenes incluidas en este sumario se usan con permiso del autor, el artista o la casa editorial para su sola inclusión en los sumarios del PDQ. El permiso para usar las imágenes fuera del contexto de información del PDQ se debe obtener del propietario; el Instituto Nacional del Cáncer no lo puede otorgar. Para mayor información sobre el uso de las gráficas de este sumario, así como de muchas otras imágenes relacionadas con el cáncer, consultar Visual Online, una colección de más de 2.000 imágenes científicas.

Cláusula sobre el descargo de responsabilidad

La información en estos sumarios no se debe utilizar como base para determinar reembolsos por cuenta de las aseguradoras. Para mayor información sobre cobertura de seguros, consultar la página Cómo hacer frente al cáncer disponible en Cancer.gov.

Para mayor información

En Cancer.gov/espanol, se ofrece más información sobre cómo comunicarse o recibir ayuda en la página ¿En qué podemos ayudarle?. Las preguntas también se pueden enviar por correo electrónico utilizando el Formulario de comunicación.

Obtenga más información del NCI

Llame al 1-800-4-CANCER

Para obtener más información, las personas que residen en los Estados Unidos pueden llamar gratis al Servicio de Información del Instituto Nacional del Cáncer (NCI) al 1-800-4-CANCER (1-800-422-6237), de lunes a viernes de 8:00 a. m. a 8:00 p. m, hora del Este. Un especialista en información sobre el cáncer estará disponible para responder a sus preguntas.

Escríbanos

Para obtener información del NCI, sírvase escribir a la siguiente dirección:

  • NCI Public Inquiries Office
  • 9609 Medical Center Dr.
  • Room 2E532 MSC 9760
  • Bethesda, MD 20892-9760

Busque en el portal de Internet del NCI

El portal de Internet del NCI provee acceso en línea a información sobre el cáncer, ensayos clínicos, y otros portales de Internet u organizaciones que ofrecen servicios de apoyo y recursos para los pacientes con cáncer y sus familias. Para una búsqueda rápida, use la casilla de búsqueda en la esquina superior derecha de cada página Web. Los resultados de una gama amplia de términos buscados incluirán una lista de las “Mejores Opciones,” páginas web que son escogidas de forma editorial que se asemejan bastante al término que usted busca.

Hay muchos lugares donde las personas pueden obtener materiales e información sobre tratamientos para el cáncer y servicios. Los hospitales pueden tener información sobre instituciones o regionales que ofrecen información sobre ayuda financiera, transporte de ida y vuelta para recibir tratamiento, atención en el hogar y sobre cómo abordar otros problemas relacionados con el tratamiento del cáncer.

Publicaciones

El NCI tiene folletos y otros materiales para pacientes, profesionales de la salud y el público en general. Estas publicaciones describen los diferentes tipos de cáncer, los métodos para tratarlo, pautas para hacerle frente e información sobre ensayos clínicos. Algunas publicaciones proveen información sobre las diferentes pruebas de detección del cáncer, sus causas y cómo prevenirlo, además de estadísticas e información sobre actividades de investigación llevadas a cabo en el NCI. Los materiales del NCI sobre estos y otros temas, se pueden solicitar en línea al Servicio de Localización de Publicaciones del Instituto Nacional del Cáncer (National Cancer Institute Publications Locator) o imprimirse directamente. Estos materiales también se pueden solicitar con una llamada gratuita al Servicio de Información sobre el Cáncer del Instituto Nacional del Cáncer (National Cancer Institute's Cancer Information Service) al 1-800-4-CANCER (1-800-422-6237).

  • Actualización: 24 de julio de 2015

Este texto puede copiarse o usarse con toda libertad. Sin embargo, agradeceremos que se dé reconocimiento al Instituto Nacional del Cáncer como creador de esta información. El material gráfico puede ser propiedad del artista o del editor por lo que tal vez sea necesaria su autorización para poder usarlo.