In English | En español
¿Preguntas sobre el cáncer? 1-800-422-6237

La espiritualidad en el tratamiento del cáncer (PDQ®)

  • Actualizado: 22 de junio de 2012

Opciones

  • Imprimir página
  • Imprimir documento
  • Ver documento
  • Enviar este documento

Evaluación espiritual



Una evaluación espiritual puede ayudar al médico a entender la manera en que las creencias religiosas o espirituales afectarán la manera en que el paciente enfrenta el cáncer.

Una evaluación espiritual es un método o herramienta que los médicos usan para entender la función que cumplen las creencias espirituales en la vida del paciente. Esto puede ayudar al médico a comprender el modo en que estas creencias afectan la manera en que el paciente responde al diagnóstico de cáncer y a las decisiones con respecto al tratamiento. Algunos médicos o personal de atención al paciente podrían esperar a que sea el paciente mismo quien diga cuáles son sus inquietudes espirituales. Otros podrían hacer uso de una entrevista o cuestionario.

Una evaluación espiritual explora las creencias religiosas y las prácticas espirituales.

Una evaluación espiritual puede incluir preguntas sobre los siguientes aspectos:

  • Secta religiosa, si la tiene.
  • Creencias o filosofía sobre la vida.
  • Prácticas y ritos espirituales importantes.
  • Uso de la espiritualidad o la religión como fuente de fortaleza.
  • Pertenecer a una comunidad de apoyo.
  • Uso de oraciones o meditación.
  • Pérdida de la fe.
  • Conflicto entre las creencias espirituales y religiosas y el tratamiento de cáncer.
  • Modos en que los proveedores de atención de la salud y las personas que cuidan al enfermo pueden ayudar al paciente a satisfacer sus necesidades espirituales.
  • Preocupaciones sobre la muerte y el más allá.
  • Planificación de la etapa final de la vida. (Para mayor información sobre la planificación de la etapa final de la vida, consultar el sumario del PDQ sobre Etapa final de la vida.)

Puede ser que el equipo de atención de la salud no pregunte sobre cada asunto que el paciente considera que es importante para él. Los pacientes deberían presentar los aspectos espirituales o religiosos que ellos consideran que pueden afectar el tratamiento de su cáncer.