In English | En español
¿Preguntas sobre el cáncer? 1-800-422-6237

Etapa final de la vida (PDQ®)

  • Actualizado: 1 de noviembre de 2013

Opciones

  • Imprimir página
  • Imprimir documento
  • Ver documento
  • Enviar este documento

Descripción

Discusiones sobre la etapa final de la vida
Cuidados paliativos
Centro de cuidados paliativos

A pesar de los avances logrados en el tratamiento del cáncer, mucha gente continúa muriendo por esta enfermedad. Este sumario tiene el propósito de abordar la atención del paciente desde los últimos días hasta las últimas horas de vida, incluso los síntomas comunes, los dilemas éticos que pueden surgir, y la función del profesional en el tratamiento del cáncer en la atención del paciente y su familia durante este período.

En este sumario, a menos que se indique lo contrario, se tratan temas relacionados con datos probatorios y prácticas referidas a los adultos. Los datos probatorios y la aplicación a la práctica referida a los niños pueden diferir significativamente de la información pertinente a los adultos. Cuando la información específica sobre la atención de los niños esté disponible, se resumirá bajo su propio encabezado.

Discusiones sobre la etapa final de la vida

Aunque nuestra sociedad tiende a negar la muerte y siente un gran temor por ella, el final de la vida puede ser una gran oportunidad para el crecimiento personal del paciente y su familia.[1] Este crecimiento dependerá de discusiones concienzudas sobre la planificación por adelantado que, de manera óptima, debería comenzar inmediatamente después del diagnóstico y continuar durante todo el transcurso de la enfermedad. La planificación incluye establecer las metas de atención, clarificar opciones de tratamiento que sean aceptables (incluso conversaciones relativas a los servicios y centros de cuidados paliativos) y determinar el lugar donde un paciente desea pasar los últimos días de vida. Cuando estas decisiones no se toman y no se elaboran planes, las últimas horas pueden estar plagadas de sufrimiento y aflicción.

En un estudio numeroso de personas con cáncer avanzado, los pacientes que informaron haber discutido sobre la etapa final de la vida con sus médicos (n = 188) su tratamiento tuvo significativamente un menor costo que los pacientes que no mantuvieron esta conversación (n = 415). Esto fue mostrado mediante una reducción en las resucitaciones, uso de respiradores y estadía en cuidados intensivos. No hubo diferencia en cuanto al tiempo de supervivencia o en las probabilidades de recibir quimioterapia en los pacientes que discutieron con sus médicos sus preferencias hacia la etapa final de la vida (n = 75) y aquellos que no (n = 70). Los costos más altos estuvieron relacionados con una peor calidad de vida al momento de la muerte, según la evaluación de las personas a cargo de su cuidado (enfermera de cuidados paliativos o miembros de la familia).[2]

En un estudio multicéntrico, longitudinal con base en los EE.UU, se le dio seguimiento a pacientes de cáncer avanzado y a los encargados de su cuidados con el fin de evaluar la asociación entre las discusiones sobre la etapa final de la vida y el tratamiento médico, la salud mental del paciente y los reajustes de los que proveen atención de la salud. La cohorte consistió en 332 pacientes que fallecieron durante una mediana de cuatro meses luego de su ingreso, en donde 123 (37%) dieron cuenta de haber tenido conversaciones con sus médicos inicialmente. Los resultados mostraron una relación entre estas conversaciones y un tratamiento menos intensivo cuando se está cerca de la muerte y un diferido más temprano a un centro de cuidados paliativos. Un tratamiento intensivo se vio relacionado con una menor calidad de vida del pacientes y un menor reajuste de los encargados de sus cuidados.[3] (Para mayor información sobre las necesidades del cuidado domiciliario, consultar el sumario del PDQ sobre la Planificación del cuidado de transición.)

En un estudio cruzado con padres que perdieron un hijo ante el cáncer, las conversaciones claras entre el oncólogo primario y los padres, tuvieron más probabilidades de estar relacionadas con la planificación del lugar de fallecimiento, menos admisiones en el hospital y el que los padres se sintieran más preparados para la etapa final de la vida del niño.[4]

Cuidados paliativos

Los cuidados paliativos es un enfoque que puede mejorar la calidad de vida tanto de los pacientes que enfrentan enfermedades terminales, así como la de sus familiares, por medio de la prevención y el alivio del sufrimiento producto de la identificación temprana y una evaluación impecable sobre el tratamiento del dolor, y otros problemas físicos, psicosociales y espirituales.[5] Un estudio aleatorizado controlado sobre estudios paliativos integrales con tratamiento oncológico estándar o con tratamiento oncológico estándar solo en pacientes recién diagnosticados con cáncer de pulmón de células no pequeñas metastásico, reveló una mejoría en la calidad de vida, menos síntomas depresivos y una mediana de supervivencia mayor a pesar de un tratamiento menos intenso hacia el final de la vida para el grupo que recibió cuidados paliativos.[6]

La disponibilidad de centros con internado para la atención paliativa va en aumento en hospitales con más de 50 camas; entre 2000 y 2011, la prevalencia aumentó de 24 a 67%.[7] También hay un historial de cuidados paliativos ambulatorios en clínicas y hogares. Independientemente de su disponibilidad, todos los oncólogos y demás profesionales al cuidado del paciente con cáncer, deben ser diestros en el manejo dinámico de los síntomas y en las discusiones sobre la planificación por adelantado de la atención. Estas actividades se llevan a cabo de forma óptima cuando se cuenta con un equipo de atención paliativa, de forma que tanto el paciente, como sus familiares escuchen un mensaje coherente y no se sientan abandonados por el médico con quien ya han establecido un fuerte lazo.

Centro de cuidados paliativos

La atención paliativa es una forma especializada de atención interdisciplinaria que permite aliviar las incomodidades físicas, emocionales, sociales y espirituales durante la última fase de la vida. Estos cuidados cuentan con un programa de atención provisto por un equipo interdisciplinario diseñado para mantener al paciente en el hogar, con sus amigos y familiares. Lo más importante es el tratamiento del dolor y los síntomas, junto con componentes de duelo y voluntariado. Aunque los cuidados paliativos proveen atención para aliviar los síntomas, esta no es su única función: el foco de los cuidados paliativos es el paciente con una enfermedad que limita su vida y avanza, y que, por lo general, tiene un pronóstico de vida de no más de seis meses si la enfermedad sigue su curso normal.

La utilización de la atención paliativa ha aumentado en los Estados Unidos, en donde más de 1,6 millones de personas buscan dicha atención. Las personas con cáncer constituyeron aproximadamente 38% de los admitidos en este tipo de servicio en 2011.[8] Sin embargo, existe una tendencia un tanto inquietante que se refleja en una mediana de estadía muy corta de solo 19,1 días. Esta tendencia indica que no se ha planificado la atención por adelantado con suficiente tiempo; que la capacidad de los proveedores de atención de la salud es precaria y que la derivación se lleva a cabo muy tarde; esto también podría reflejar negación de los profesionales, los pacientes y sus familiares en relación al avance de la enfermedad. (Para mayor información, consultar la sección Decisiones hacia el final de la vida, del sumario del PDQ sobre Planificación del cuidado de transición.)

Bibliografía
  1. Byock I: Dying Well: The Prospect for Growth at the End of Life. New York, NY: Riverhead Books, 1997. 

  2. Zhang B, Wright AA, Huskamp HA, et al.: Health care costs in the last week of life: associations with end-of-life conversations. Arch Intern Med 169 (5): 480-8, 2009.  [PUBMED Abstract]

  3. Wright AA, Zhang B, Ray A, et al.: Associations between end-of-life discussions, patient mental health, medical care near death, and caregiver bereavement adjustment. JAMA 300 (14): 1665-73, 2008.  [PUBMED Abstract]

  4. Dussel V, Kreicbergs U, Hilden JM, et al.: Looking beyond where children die: determinants and effects of planning a child's location of death. J Pain Symptom Manage 37 (1): 33-43, 2009.  [PUBMED Abstract]

  5. World Health Organization.: National Cancer Control Programmes: Policies and Managerial Guidelines. 2nd ed. Geneva, Switzerland: World Health Organization, 2002. 

  6. Temel JS, Greer JA, Muzikansky A, et al.: Early palliative care for patients with metastatic non-small-cell lung cancer. N Engl J Med 363 (8): 733-42, 2010.  [PUBMED Abstract]

  7. Center to Advance Palliative Care.: Growth of Palliative Care in U.S. Hospitals: 2013 Snapshot. New York, NY: CAPC, 2013. Available online. Last accessed October 14, 2013. 

  8. NHPCO Facts and Figures: Hospice Care in America. 2012 Edition. Alexandria, Va: National Hospice and Palliative Care Organization, 2012. Available online. Last accessed October 14, 2013.