In English | En español
¿Preguntas sobre el cáncer? 1-800-422-6237

Etapa final de la vida (PDQ®)

  • Actualizado: 18 de julio de 2014

Opciones

  • Imprimir página
  • Imprimir documento
  • Ver documento
  • Enviar este documento

La atención durante la etapa final de la vida

Aunque los signos de la cercanía de la muerte pueden parecer obvios para los profesionales de atención de la salud, muchos familiares nunca observaron la muerte de un ser querido a medida que la muerte se ha vuelto más institucionalizada. Como resultado, la mayoría de las personas no están familiarizadas con los signos de una muerte inminente. Es de suma importancia educar a los familiares sobre estos signos.

En sus últimos días u horas de vida, los pacientes frecuentemente experimentan una disminución del deseo de comer o beber, tal como lo indican apretando los dientes o girando la cara en otro sentido cuando se les ofrece comida o líquidos. Esta conducta puede resultar difícil de aceptar para los familiares, por el significado de la comida en nuestra sociedad y la inferencia de que el paciente se está "muriendo de hambre". Se debe orientar a los familiares sobre el hecho de que forzar al paciente para que coma o beba puede conducir a la aspiración de alimentos. Habría que enseñar a los familiares a suministrar cubitos de hielo o un hisopo oral humedecido para mantener hidratados los labios y la boca del paciente. El masaje es otra estrategia mediante la cual los familiares pueden proveer cuidados y mostrar su amor.

Los pacientes pueden retraerse y pasar durmiendo la mayor parte tiempo. Cuando los pacientes responden lentamente las preguntas, se muestran algo confundidos y tienen menos interés en lo que los rodea, se debe alentar a la familia para que les hablen y los toquen. Los profesionales pueden servir de modelo de esta conducta. Las extremidades del paciente pueden presentar manchas redondas, o tornarse frías o cianóticas. El ritmo cardiaco puede aumentar, disminuir o ser irregular; la presión sanguínea por lo general disminuye a medida que se acerca la muerte. La micción puede disminuir en forma dramática o cesar totalmente. Por lo general, la respiración sigue un patrón anormal conocido como respiración de Cheyne-Stokes, que varía de respiraciones muy superficiales a períodos alternos de apnea, y respiraciones profundas y rápidas. Esos cambios deben explicarse a los familiares que acompañan al paciente o cuando se preparan a cuidar a su ser querido en el hogar.

Es importante que los profesionales de atención de la salud indaguen con las familias sobre cualquier temor relacionado con el momento de la muerte y cualquier ritual cultural o religioso que sea importante para ellos. Entre estos está la colocación del cuerpo (por ejemplo, la cabecera de la cama mirando hacia la Meca en el caso de un paciente islámico) o que las personas que lavan el cuerpo sean del mismo sexo (como se practica en muchas religiones ortodoxas). Cuando llega la muerte, las expresiones de dolor de los presentes varían mucho, en parte, por la cultura a la que pertenecen y en parte por su preparación para la muerte. Se debe consultar con los capellanes tan pronto sea posible, si la familia acepta este tipo de ayuda. Los proveedores de atención de la salud pueden ofrecer su ayuda a los familiares para que se comuniquen con otros seres queridos y puedan realizar otros preparativos, como ponerse en contacto con la funeraria. (Para mayor información, consultar el sumario del PDQ sobre La espiritualidad en el tratamiento del cáncer.)