English
¿Preguntas sobre el cáncer? 1-800-422-6237
  • Ver el documento completo
  • Imprimir
  • Enviar por correo electrónico
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest

Náuseas y vómitos (PDQ®)

Náuseas y vómitos (emesis) anticipatorios

Frecuencia

La frecuencia de náuseas y vómitos (emesis) anticipatorios (NVA) ha variado debido a lo cambiante de las definiciones y métodos de evaluación.[1] Sin embargo, las náuseas anticipatorias (NA) parecen presentarse aproximadamente en 29% de los pacientes que reciben quimioterapia alrededor de ( uno de cada tres pacientes), mientras que los vómitos anticipatorios parecen suceder en 11% de los pacientes (alrededor de uno de cada diez pacientes).[2] Con la introducción de nuevos medicamentos farmacológicos (antagonistas del receptor de 5-hidroxitriptamina-3 o 5 HT3), se esperaba que la prevalencia de NVA se reduciría; no obstante, los estudios han arrojado resultados contradictorios. En un estudio o ensayo clínico se observó una incidencia menor de NVA,[3] mientras que en otros tres estudios se encontraron tasas de incidencia comparables.[2,4,5] Parece ser que los fármacos 5 HT3 pueden reducir los vómitos después de la quimioterapia pero no las náuseas posteriores a la quimioterapia;[2,5] su repercusión en las náuseas y los vómitos anticipatorios no se conoce a ciencia cierta.

Acondicionamiento clásico

Aunque se han propuesto otros mecanismos teóricos,[6] las náuseas y los vómitos anticipatorios parecen explicarse mejor por medio del acondicionamiento clásico (conocido también como pavloviano o respuesta condicionada).[7] En el acondicionamiento clásico, un estímulo que antes era neutral (por ejemplo, olores del ámbito de la quimioterapia) produce una respuesta condicionada (por ejemplo, NVA) después de una serie de apareamientos previos o intentos de aprendizaje. En la quimioterapia oncológica, las primeras infusiones de quimioterapia son los intentos de aprendizaje. Los fármacos de la quimioterapia son el estímulo no condicionado que provoca las náuseas y los vómitos (NyV) después de la quimioterapia (en algunos pacientes). Los medicamentos están pareados con una serie de otros estímulos ambientales neutrales (por ejemplo, los olores del medio ambiente, el enfermero de oncología, la sala de quimioterapia). Estos estímulos que anteriormente eran neutrales se convierten entonces en estímulos condicionados que provocan NVA en los ciclos quimioterapéuticos posteriores. La NVA no es una indicación de psicopatología, sino más bien una respuesta aprendida que, en otras situaciones de la vida (como en la intoxicación con alimentos) resulta ser una conducta de evitación adaptativa.

Varios estudios de correlación proporcionan apoyo empírico para el condicionamiento clásico. Por ejemplo, la prevalencia de NVA antes de cualquier quimioterapia son muy poco frecuentes, y pocos pacientes sufren de NVA sin antes haber padecido de náuseas después de la quimioterapia.[8] Además, en la mayoría de los estudios se ha observado: 1) una probabilidad más alta de NVA con el aumento del número de infusiones quimioterapéuticas, y 2) que la NVA aumentan a medida que los pacientes se acercan el momento real de la infusión.[9] En un ensayo experimental, se observó que una bebida novedosa se podía convertir en un estímulo condicionado para las náuseas cuando se asociaba con varios tratamientos de quimioterapia.[10]

Variables correlacionadas con la náusea y vómito agudo

Se han investigado muchas variables como posibles factores que se correlacionan con el número de casos de NVA con el fin de crear una lista de factores de riesgo, pero aún no hay consenso en cuanto a los factores que predicen la NVA. Sin embargo, un paciente que presenta menos de tres de las primeras ocho características mencionadas abajo, rara vez padece de NVA y un examen de detección, realizado después de la primera infusión de quimioterapia, puede identificar a los pacientes con mayor riesgo de padecer de estos síntomas.[11]

Variables relacionadas con NVA

  1. Menor de 50 años de edad.
  2. NyV después de la última sesión de quimioterapia.
  3. Náuseas postratamiento calificadas como moderada, intensa o intolerable.
  4. Vómitos postratamiento calificados como moderados, intensos o intolerables.
  5. Sensación de calor por todo el cuerpo después de la última sesión de quimioterapia.
  6. Susceptibilidad a la cinetosis.
  7. Sudación después de la última sesión de quimioterapia.
  8. Debilidad generalizada después de la última sesión de quimioterapia.
  9. Género femenino.
  10. Estado de ansiedad alto (ansiedad reactiva a situaciones específicas).[12,13]
  11. Mayor reactividad del sistema nervioso autónomo y tiempo de reacción más lento.[14]
  12. Expectativas del paciente antes de comenzar el tratamiento de que habrá náuseas relacionadas con la quimioterapia.[15,16]
  13. Porcentaje de infusiones de quimioterapia seguidos por náuseas.[17]
  14. Mareo después de la quimioterapia.
  15. Vahído.
  16. Mayor período latente antes de que se manifiesten las NyV después del tratamiento.[18]
  17. Potencial emético de varios fármacos quimioterapéuticos. No es sorprendente que los pacientes que reciben fármacos cuyo potencial para causar NyV después del tratamiento es moderado o intenso tienen mayores probabilidades de tener NVA.[12]
  18. Malestares y náuseas durante el embarazo.

Tratamiento de la náusea y vómito agudo

Los fármacos antieméticos no parecen controlar las náuseas y los vómitos anticipatorios una vez que estos se han manifestado;[2] no obstante, se ha investigado una serie de intervenciones conductuales.[19] Estas son las siguientes:

  • Relajamiento muscular progresivo con imaginería guiada.[20]
  • Hipnosis.[21]
  • Desensibilización sistemática.[22]
  • Electromiografía y biorretroalimentación térmica.[23]
  • Distracción por medio del uso de juegos de video.[24,25]

El relajamiento muscular progresivo con imaginería guiada, la hipnosis y la desensibilización sistemática han sido los más estudiados y constituyen el tratamiento recomendado. Cuando se identifican NVA, se recomienda derivar al paciente a un psicólogo u otro profesional especializado en salud mental con entrenamiento específico y experiencia en el trabajo con pacientes de cáncer. Cuanto más temprano se identifiquen las NVA, hay más probabilidades de que el tratamiento sea eficaz; por lo tanto, es imprescindible realizar exámenes de detección tempranos y derivar al paciente. Sin embargo, los médicos y enfermeros subestiman la incidencia de las náuseas y los vómitos inducidos por la quimioterapia.[26][Grado de comprobación: II]

Bibliografía

  1. Andrykowski MA: Defining anticipatory nausea and vomiting: differences among cancer chemotherapy patients who report pretreatment nausea. J Behav Med 11 (1): 59-69, 1988. [PUBMED Abstract]
  2. Morrow GR, Roscoe JA, Kirshner JJ, et al.: Anticipatory nausea and vomiting in the era of 5-HT3 antiemetics. Support Care Cancer 6 (3): 244-7, 1998. [PUBMED Abstract]
  3. Aapro MS, Kirchner V, Terrey JP: The incidence of anticipatory nausea and vomiting after repeat cycle chemotherapy: the effect of granisetron. Br J Cancer 69 (5): 957-60, 1994. [PUBMED Abstract]
  4. Fernández-Marcos A, Martín M, Sanchez JJ, et al.: Acute and anticipatory emesis in breast cancer patients. Support Care Cancer 4 (5): 370-7, 1996. [PUBMED Abstract]
  5. Roscoe JA, Morrow GR, Hickok JT, et al.: Nausea and vomiting remain a significant clinical problem: trends over time in controlling chemotherapy-induced nausea and vomiting in 1413 patients treated in community clinical practices. J Pain Symptom Manage 20 (2): 113-21, 2000. [PUBMED Abstract]
  6. Reesal RT, Bajramovic H, Mai F: Anticipatory nausea and vomiting: a form of chemotherapy phobia? Can J Psychiatry 35 (1): 80-2, 1990. [PUBMED Abstract]
  7. Stockhorst U, Klosterhalfen S, Steingruber HJ: Conditioned nausea and further side-effects in cancer chemotherapy: a review. Journal of Psychophysiology 12 (suppl 1): 14-33, 1998.
  8. Morrow GR, Rosenthal SN: Models, mechanisms and management of anticipatory nausea and emesis. Oncology 53 (Suppl 1): 4-7, 1996. [PUBMED Abstract]
  9. Montgomery GH, Bovbjerg DH: The development of anticipatory nausea in patients receiving adjuvant chemotherapy for breast cancer. Physiol Behav 61 (5): 737-41, 1997. [PUBMED Abstract]
  10. Bovbjerg DH, Redd WH, Jacobsen PB, et al.: An experimental analysis of classically conditioned nausea during cancer chemotherapy. Psychosom Med 54 (6): 623-37, 1992 Nov-Dec. [PUBMED Abstract]
  11. Morrow GR, Roscoe JA, Hickok JT: Nausea and vomiting. In: Holland JC, Breitbart W, Jacobsen PB, et al., eds.: Psycho-oncology. New York, NY: Oxford University Press, 1998, pp 476-484.
  12. Andrykowski MA, Redd WH, Hatfield AK: Development of anticipatory nausea: a prospective analysis. J Consult Clin Psychol 53 (4): 447-54, 1985. [PUBMED Abstract]
  13. Roscoe JA, Morrow GR, Hickok JT, et al.: Biobehavioral factors in chemotherapy-induced nausea and vomiting. J Natl Compr Canc Netw 2 (5): 501-8, 2004. [PUBMED Abstract]
  14. Kvale G, Psychol C, Hugdahl K: Cardiovascular conditioning and anticipatory nausea and vomiting in cancer patients. Behav Med 20 (2): 78-83, 1994 Summer. [PUBMED Abstract]
  15. Montgomery GH, Tomoyasu N, Bovbjerg DH, et al.: Patients' pretreatment expectations of chemotherapy-related nausea are an independent predictor of anticipatory nausea. Ann Behav Med 20 (2): 104-9, 1998 Spring. [PUBMED Abstract]
  16. Shelke AR, Roscoe JA, Morrow GR, et al.: Effect of a nausea expectancy manipulation on chemotherapy-induced nausea: a university of Rochester cancer center community clinical oncology program study. J Pain Symptom Manage 35 (4): 381-7, 2008. [PUBMED Abstract]
  17. Tomoyasu N, Bovbjerg DH, Jacobsen PB: Conditioned reactions to cancer chemotherapy: percent reinforcement predicts anticipatory nausea. Physiol Behav 59 (2): 273-6, 1996. [PUBMED Abstract]
  18. Chin SB, Kucuk O, Peterson R, et al.: Variables contributing to anticipatory nausea and vomiting in cancer chemotherapy. Am J Clin Oncol 15 (3): 262-7, 1992. [PUBMED Abstract]
  19. Carey MP, Burish TG: Etiology and treatment of the psychological side effects associated with cancer chemotherapy: a critical review and discussion. Psychol Bull 104 (3): 307-25, 1988. [PUBMED Abstract]
  20. Lyles JN, Burish TG, Krozely MG, et al.: Efficacy of relaxation training and guided imagery in reducing the aversiveness of cancer chemotherapy. J Consult Clin Psychol 50 (4): 509-24, 1982. [PUBMED Abstract]
  21. Redd WH, Andresen GV, Minagawa RY: Hypnotic control of anticipatory emesis in patients receiving cancer chemotherapy. J Consult Clin Psychol 50 (1): 14-9, 1982. [PUBMED Abstract]
  22. Morrow GR, Morrell C: Behavioral treatment for the anticipatory nausea and vomiting induced by cancer chemotherapy. N Engl J Med 307 (24): 1476-80, 1982. [PUBMED Abstract]
  23. Burish TG, Shartner CD, Lyles JN: Effectiveness of multiple muscle-site EMG biofeedback and relaxation training in reducing the aversiveness of cancer chemotherapy. Biofeedback Self Regul 6 (4): 523-35, 1981. [PUBMED Abstract]
  24. Kolko DJ, Rickard-Figueroa JL: Effects of video games on the adverse corollaries of chemotherapy in pediatric oncology patients: a single-case analysis. J Consult Clin Psychol 53 (2): 223-8, 1985. [PUBMED Abstract]
  25. Vasterling J, Jenkins RA, Tope DM, et al.: Cognitive distraction and relaxation training for the control of side effects due to cancer chemotherapy. J Behav Med 16 (1): 65-80, 1993. [PUBMED Abstract]
  26. Grunberg SM, Deuson RR, Mavros P, et al.: Incidence of chemotherapy-induced nausea and emesis after modern antiemetics. Cancer 100 (10): 2261-8, 2004. [PUBMED Abstract]
  • Actualización: 11 de abril de 2014