In English | En español
¿Prequntas sobre el cáncer?

Sofocos y sudores nocturnos (PDQ®)

Versión Paciente
Actualizado: 21 de octubre de 2014

Causas de los sofocos y los sudores nocturnos en pacientes de cáncer



En pacientes de cáncer, los sofocos y sudores nocturnos pueden obedecer al tumor, su tratamiento u otras afecciones.

El sudor se presenta con trastornos de la enfermedad, como la fiebre, y puede ocurrir sin enfermedad en climas cálidos, durante el ejercicio y durante los sofocos de la menopausia. El sudor ayuda a equilibrar la temperatura corporal al permitir que el calor se evapore por la piel.

Los los sofocos y los sudores nocturnos son frecuentes en pacientes y en sobrevivientes de cáncer. Son más frecuentes en las mujeres, pero también se pueden presentar en los hombres.

Muchos pacientes tratados por cáncer de próstata y cáncer de mama tienen sofocos.

La menopausia en las mujeres puede tener causas naturales, quirúrgicas o químicas. La menopausia química en las mujeres con cáncer obedece a ciertos tipos de quimioterapia, radiación o terapia con hormonas con andrógeno (una hormona masculina).

La "menopausia masculina" en los hombres con cáncer puede obedecer a una orquiectomía (cirugía para extirpar uno o ambos testículos) o a la administración de terapia con hormona liberadora de gonadotropina o estrógeno.

El tratamiento del cáncer de mama y el cáncer de próstata puede causar menopausia o efectos similares a la menopausia, como los sofocos graves.

Ciertos tipos de medicamentos pueden producir sudores nocturnos.

Los siguientes son los medicamentos que pueden producir sudores nocturnos: