In English | En español
¿Preguntas sobre el cáncer? 1-800-422-6237

Sudores y sofocos (PDQ®)

  • Actualizado: 20 de diciembre de 2013

Opciones

  • Imprimir página
  • Imprimir documento
  • Ver documento
  • Enviar este documento

Tratamiento de los sudores y los sofocos en pacientes de cáncer



Los sudores se controlan mediante el tratamiento de su causa.

Los sudores que ocasiona la fiebre se pueden controlar mediante el tratamiento de la causa de la fiebre. Los sudores causados por un tumor se suelen controlar mediante el tratamiento del tumor.

Los sofocos se controlan con terapia de remplazo de estrógenos.

Los sofocos durante la menopausia natural o producto del tratamiento se pueden controlar con la terapia de sustitución de estrógenos. Sin embargo, muchas mujeres no se pueden someter a la sustitución de estrógenos (por ejemplo, las mujeres que tienen o que tuvieron cáncer de mama). La terapia de sustitución hormonal que combina estrógeno con progestina puede aumentar el riesgo de cáncer de mama o su recidiva.

El tratamiento de los sofocos en los hombres que recibieron tratamiento por el cáncer de próstata puede incluir estrógenos, progesterona, antidepresivos y anticonvulsivos. Ciertas hormonas (como el estrógeno) pueden hacer crecer algunos cánceres.

En algunos pacientes puede ser útil otro tratamiento farmacológico.

En los estudios de medicamentos no estrogénicos para tratar los sofocos en las mujeres con antecedentes de cáncer de mama se notificó que muchos de estos no funcionan tan bien como la sustitución de estrógenos o tienen efectos secundarios. El megestrol (un medicamento como la progesterona), ciertos antidepresivos, anticonvulsivos y clonidina (medicamento que se usa para tratar la presión arterial alta) son medicamentos no estrogénicos que se usan para controlar los sofocos. Algunos antidepresivos pueden cambiar la manera en que otros medicamentos, como el tamoxifeno, funcionan en el cuerpo. Los efectos secundarios del tratamiento farmacológico pueden incluir los siguientes:

  • Los antidepresivos que se usan para el tratamiento de los sofocos en un período corto pueden causar náuseas, somnolencia, boca seca y cambios en el apetito.

  • Los anticonvulsivos que se usan para tratar los sofocos pueden causar somnolencia, mareos y problemas de concentración.

  • La clonidina puede causar sequedad bucal, somnolencia, estreñimiento e insomnio.

Los pacientes pueden responder de maneras diferentes al tratamiento farmacológico. Es importante que los proveedores de atención de la salud estén informados sobre todas las medicinas, suplementos alimentarios y hierbas que el paciente está tomando.

Algunos ensayos clínicos estudian medicamentos que pueden aliviar los sofocos o los sudores nocturnos y al mismo tiempo, mejorar el descanso.

Si un medicamento no mejora los síntomas, tal vez ayude cambiar a otra medicina.

Ayudar al paciente a sentirse cómodo puede aliviar los sudores por el cáncer.

Se pueden tomar medidas de comodidad para tratar los sudores que causa el cáncer. Dado que la temperatura corporal aumenta antes de un sofoco, las siguientes medidas pueden controlar la temperatura corporal y ayudar a controlar los síntomas:

  • Usar prendas de vestir de algodón holgadas.

  • Usar ventiladores y abrir las ventanas para mantener el flujo de aire.

  • Practicar relajación y respiración lenta y profunda.

  • Aprender y practicar auto hipnosis.

Las hierbas y los suplementos alimentarios se deben usar con cuidado

Los estudios de la vitamina E para el alivio de los sofocos muestran que solo es ligeramente mejor que un placebo (medicamento que no tiene efecto). La mayoría de los estudios de soja y hierba sonajero muestra que no son mejores que un placebo para reducir los sofocos. La soja contiene sustancias similares al estrógeno; no queda claro el efecto de la soja en el riesgo de crecimiento del cáncer de mama o su recidiva. Los estudios sobre el uso de semillas de linasa molidas para tratar los sofocos mostraron resultados mixtos.

Se habla sobre muchos productos vegetales y naturales como remedios para los sofocos. Estos incluyen dong quai, cardo lechero, trébol rojo, extracto de palo dulceraíz de regaliz y baya del árbol casto. Dado que se tiene escasa información sobre cómo funcionan estos productos o si afectan al riesgo de cáncer de mama, las mujeres deben usarlos con cuidado.

La acupuntura se puede usar en el tratamiento de los sofocos.

Se realizaron estudios piloto de acupuntura y ensayos clínicos aleatorizados en los que se comparó el tratamiento con acupuntura verdadera y simulada (inactiva) en pacientes con sofocos. Los resultados no son claros y se necesitan más estudios. (Para mayor información en inglés, consulte la sección Síntomas vasomotores en el sumario del PDQ sobre acupuntura).