In English | En español
¿Preguntas sobre el cáncer? 1-800-422-6237

Sofocos y sudores nocturnos (PDQ®)

  • Actualizado: 23 de abril de 2014

Opciones

  • Imprimir documento
  • Enviar este documento

Información general



Los sofocos y sudores nocturnos pueden ser efectos secundarios del cáncer o de su tratamiento.

El sudor es la manera en que el cuerpo reduce la temperatura corporal al provocar la pérdida de calor por la piel. En los pacientes de cáncer, el sudor, un tumor o el tratamiento anticanceroso pueden provocar la fiebre

Los sofocos también pueden producir demasiado sudor, y pueden ocurrir en la menopausia natural o en pacientes que fueron tratados por cáncer de mama o cáncer de próstata.

Los sofocos combinados con los sudores que se presentan mientras se duerme a menudo se llaman sudores nocturnos o calores.

En muchos pacientes de cáncer, los sofocos y los sudores nocturnos afectan la calidad de vida.

El plan de tratamiento para ayudar a controlar los sofocos y los sudores nocturnos se basa en la afección del paciente y las metas de la atención. Para algunos pacientes, la meta más importante es aliviar los síntomas y mejorar la calidad de vida.

Este sumario describe las causas y el tratamiento de los sofocos y los sudores nocturnos en los pacientes de cáncer.

Causas de los sofocos y los sudores nocturnos en pacientes de cáncer



En pacientes de cáncer, los sofocos y sudores nocturnos pueden obedecer al tumor, su tratamiento u otras afecciones.

El sudor se presenta con trastornos de la enfermedad, como la fiebre, y puede ocurrir sin enfermedad en climas cálidos, durante el ejercicio y durante los sofocos de la menopausia. El sudor ayuda a equilibrar la temperatura corporal al permitir que el calor se evapore por la piel.

Los los sofocos y los sudores nocturnos son frecuentes en pacientes y en sobrevivientes de cáncer. Son más frecuentes en las mujeres, pero también se pueden presentar en los hombres.

Muchos pacientes tratados por cáncer de próstata y cáncer de mama tienen sofocos.

La menopausia en las mujeres puede tener causas naturales, quirúrgicas o químicas. La menopausia química en las mujeres con cáncer obedece a ciertos tipos de quimioterapia, radiación o terapia con hormonas con andrógeno (una hormona masculina).

La "menopausia masculina" en los hombres con cáncer puede obedecer a una orquiectomía (cirugía para extirpar uno o ambos testículos) o a la administración de terapia con hormona liberadora de gonadotropina o estrógeno.

El tratamiento del cáncer de mama y el cáncer de próstata puede causar menopausia o efectos similares a la menopausia, como los sofocos graves.

Ciertos tipos de medicamentos pueden producir sudores nocturnos.

Los siguientes son los medicamentos que pueden producir sudores nocturnos:

Tratamiento con medicamentos para los sofocos y los sudores nocturnos en pacientes de cáncer



Los sudores se controlan mediante el tratamiento de su causa.

Los sudores que ocasiona la fiebre se controlan mediante el tratamiento de la causa de la fiebre. Los sudores causados por un tumor se suelen controlar mediante el tratamiento del tumor.

Los sofocos se pueden controlar con terapia de remplazo de estrógenos.

Los sofocos durante la menopausia natural o relacionada con el tratamiento se pueden controlar con la terapia de remplazo de estrógenos. Sin embargo, muchas mujeres no se pueden someter al remplazo de estrógenos (por ejemplo, las mujeres que tienen o que tuvieron cáncer de mama). La terapia de remplazo hormonal, que combina estrógeno con progestina, puede aumentar el riesgo de cáncer de mama o su recidiva.

El tratamiento de los sofocos en los hombres tratados por cáncer de próstata puede incluir estrógenos, progesterona, antidepresivos y anticonvulsivos. Ciertas hormonas (como el estrógeno) pueden hacer crecer algunos cánceres.

En algunos pacientes pueden ser útiles otros medicamentos.

En los estudios de medicamentos no estrogénicos para tratar los sofocos en las mujeres con antecedentes de cáncer de mama se notificó que muchos de estos no funcionan tan bien como el remplazo de estrógenos o tienen efectos secundarios. El megestrol (progesterona similar a un medicamento), ciertos antidepresivos, anticonvulsivos y clonidina (medicamento que se usa para tratar la presión arterial alta) son medicamentos no estrogénicos que se usan para controlar los sofocos. Algunos antidepresivos pueden cambiar la manera en que otros medicamentos, como el tamoxifeno, funcionan en el cuerpo. Los efectos secundarios del tratamiento farmacológico pueden ser los siguientes:

  • Los antidepresivos que se usan para el tratamiento de los sofocos en un período corto pueden causar náuseas, somnolencia, boca seca y cambios en el apetito.

  • Los anticonvulsivos que se usan para tratar los sofocos pueden causar somnolencia, mareos y problemas de concentración.

  • La clonidina puede causar sequedad bucal, somnolencia, estreñimiento e insomnio.

Los pacientes pueden responder de maneras diferentes al tratamiento farmacológico. Es importante que los proveedores de atención de la salud del paciente estén informados sobre todas las medicinas, suplementos alimentarios y hierbas que el paciente esté tomando.

En algunos ensayos clínicos se estudian medicamentos que pueden aliviar los sofocos o los sudores nocturnos y, al mismo tiempo, mejorar el sueño.

Si un medicamento no mejora los síntomas, el cambio a otra medicina puede ayudar.

Tratamiento no farmacológico de los sofocos y los sudores nocturnos en los pacientes de cáncer



Los tratamientos que ayudan a los pacientes a hacer frente a la tensión y la ansiedad pueden ayudar a controlar los sofocos.

Los tratamientos que cambian la forma en que los pacientes enfrentan la tensión, la ansiedad y las emociones negativas pueden ayudar a controlar los sofocos. Estos se llaman intervenciones psicológicas. Las intervenciones psicológicas ayudan a los pacientes a obtener una sensación de control y a ejercitar habilidades para sobrellevar los síntomas. Mantenerse tranquilo y controlar la tensión pueden disminuir las concentraciones de una hormona que se llama serotonina y que puede desencadenar sofocos.

Las intervenciones psicológicas pueden ayudar a controlar los sofocos y los problemas relacionados con estos cuando se usan junto con un tratamiento farmacológico.

La hipnosis puede ayudar a aliviar los sofocos.

La hipnosis es un estado parecido al trance que permite que una persona sea más consciente, enfocada y abierta a la sugestión. Bajo hipnosis, la persona se puede concentrar más claramente en pensamientos, sentimientos o sensaciones específicas sin distraerse.

La hipnosis es un tratamiento más nuevo para los sofocos ha demostrado ser útil. En la hipnosis médica, un terapeuta ayuda al paciente a relajarse profundamente y concentrarse en pensamientos refrescantes. Esto puede reducir los niveles de tensión, equilibrar la temperatura corporal, y calmar la frecuencia cardíaca y la frecuencia respiratoria.

Las medidas para aumentar la comodidad pueden ayudar a aliviar los sudores nocturnos relacionados con el cáncer.

Se pueden utilizar medidas para aumentar la comodidad de modo de tratar los sudores nocturnos relacionados con el cáncer. Debido a que la temperatura corporal aumenta antes de un sofoco, las siguientes medidas pueden controlar la temperatura corporal y ayudar a controlar los síntomas:

  • Usar ropas sueltas de algodón.

  • Usar ventiladores y abrir las ventanas para que circule el aire.

  • Practicar técnicas de relajación, y respiración lenta y profunda.

Las hierbas y los complementos alimentarios se deben usar con cuidado.

Los estudios de la vitamina E para el alivio de los sofocos muestran que esta es solo ligeramente mejor que un placebo (píldora que no tiene efecto). La mayoría de los estudios de la soja y la hierba sonajero muestra que no son mejores que un placebo para reducir los sofocos. La soja contiene sustancias similares al estrógeno; no queda claro el efecto de la soja en el riesgo de evolución del cáncer de mama o su recidiva. Los estudios sobre el uso de semillas de lino molidas para tratar los sofocos mostraron resultados mixtos.

Se habla sobre muchos productos vegetales y naturales como remedios para los sofocos. Estos incluyen el dong quai, el cardo lechero, el trébol rojo, el extracto de palo dulceraíz de regaliz y la baya del árbol casto. Dado que se tiene escasa información sobre cómo funcionan estos productos o si afectan el riesgo de cáncer de mama, las mujeres los deben usar con cuidado.

La acupuntura se puede usar para tratar los sofocos.

Se realizaron estudios piloto de acupuntura y ensayos clínicos aleatorizados en los que se comparó el tratamiento con acupuntura verdadera y simulada (inactiva) en pacientes con sofocos. Los resultados no son claros y se necesitan más estudios. (Para mayor información en inglés, consulte la sección Síntomas vasomotores en el sumario del PDQ sobre Acupuntura).

Ensayos clínicos actuales

Consultar la lista del NCI de estudios o ensayos clínicos sobre cuidados médicos de apoyo y cuidados paliativos que se realizan en los Estados Unidos y que actualmente aceptan participantes. Para realizar la búsqueda, usar los términos en inglés fever, sweats, and hot flashes, neutropenia, hot flashes y hot flashes attenuation. La lista de ensayos se puede reducir aun más por lugar, medicamentos, intervención y otros criterios. Nota: los resultados obtenidos solo estarán disponibles en inglés.

Asimismo, se dispone de información general sobre ensayos clínicos en el portal de Internet del NCI.

Modificaciones a este sumario (04/23/2014)

Los sumarios del PDQ con información sobre el cáncer se revisan con regularidad y se actualizan en la medida en que se obtiene información nueva. Esta sección describe los cambios más recientes introducidos en este sumario a partir de la fecha arriba indicada.

Se incorporaron cambios en este sumario para reflejar los introducidos en la versión para profesionales de la salud.

Información sobre este sumario del PDQ



Información sobre el PDQ

El Physician Data Query (PDQ) es la base de datos integral del Instituto Nacional del Cáncer (NCI) que contiene información completa sobre el cáncer. La base de datos del PDQ incluye sumarios de la última información publicada sobre la prevención, detección, genética, tratamiento, cuidados médicos de apoyo, y medicina complementaria y alternativa relacionada con el cáncer. La mayoría de los sumarios se presentan en dos versiones. Las versiones para profesionales de la salud tienen información detallada escrita en lenguaje técnico. Las versiones para pacientes se escriben en un lenguaje fácil de comprender, que no es técnico. Ambas versiones tienen información sobre el cáncer que es exacta y actualizada. Además, las versiones también están disponibles en inglés.

El PDQ es uno de los servicios del NCI. El NCI forma parte de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH). El NIH es el centro principal de investigación biomédica del gobierno federal. Los sumarios del PDQ se basan en una revisión independiente de la literatura médica. No son declaraciones de políticas del NCI o el NIH.

Propósito de este sumario

Este sumario del PDQ con información sobre el cáncer contiene información actualizada sobre las causas y tratamiento de los sofocos y sudores nocturnos. Tiene como objetivo informar y ayudar a los pacientes, las familias y las personas a cargo de pacientes. No provee pautas o recomendaciones formales para la toma de decisiones relacionadas con la atención de la salud.

Revisores y actualizaciones

Los Consejos Editoriales redactan los sumarios de información sobre el cáncer del PDQ y los actualizan. Estos Consejos están compuestos por expertos en el tratamiento del cáncer y otras especialidades relacionadas con este. Los sumarios se revisan regularmente y se les incorporan cambios a medida que se obtiene nueva información. La fecha de cada sumario ("Actualizado") indica la fecha del cambio más reciente.

La información en este sumario para pacientes se tomó de la versión para profesionales de la salud, que el Consejo Editorial sobre Cuidados Médicos de Apoyo del PDQ revisa con regularidad y actualiza cuando es necesario.

Información sobre ensayos clínicos

Un estudio o ensayo clínico es un estudio para responder a una pregunta científica; por ejemplo, si un tratamiento es mejor que otro. Los ensayos se basan en estudios anteriores y lo se aprendió en el laboratorio. Cada ensayo responde a ciertas preguntas científicas dirigidas a encontrar maneras nuevas y mejores de ayudar a los pacientes de cáncer. Durante los ensayos clínicos de tratamiento, se recoge información acerca de los efectos de un tratamiento nuevo y su eficacia. Si un ensayo clínico indica que un tratamiento nuevo es mejor que el tratamiento estándar, el tratamiento nuevo se puede convertir en "estándar". Los pacientes deberían considerar participar en un ensayo clínico. Algunos ensayos clínicos están abiertos solo a los pacientes que no han comenzado un tratamiento.

La lista en inglés de ensayos clínicos del PDQ están disponibles en línea en el portal de Internet del NCI. La lista de muchos médicos que participan en ensayos clínicos también se encuentra en el PDQ. Para mayor información, llamar al Servicio de información sobre cáncer al 1-800-4-CANCER (1-800-422-6237).

Permisos para el uso de este sumario.

PDQ es una marca registrada. Aunque el contenido de los documentos del PDQ se puede usar libremente como texto, este no se puede identificar como un sumario de información sobre cáncer del PDQ del NCI, a menos que se reproduzca en su totalidad y se actualice con regularidad. Sin embargo, se permitirá que un usuario tendría permiso para escribir una oración como "El sumario de información sobre el cáncer del PDQ del NCI sobre la prevención del cáncer de mama indica los siguientes riesgos: "[incluir extracto del sumario]".

El formato preferido para citar un sumario del PDQ es el siguiente:

National Cancer Institute: PDQ® Sofocos y sudores nocturnos. Bethesda, MD: National Cancer Institute. Última actualización: <MM/DD/YYYY>. Disponible en: http://cancer.gov/espanol/pdq/cuidados-medicos-apoyo/sudoresysofocos/Patient. Fecha de acceso: <MM/DD/YYYY>.

Las imágenes que aparecen en los sumarios del PDQ se usan con permiso de los autores, artistas o la casa editorial para su sola inclusión en los sumarios del PDQ. El permiso para usar imágenes fuera del contexto de información del PDQ se debe obtener del propietario; el Instituto Nacional del Cáncer no lo puede otorgar. Para mayor información sobre el uso de las gráficas en este sumario, así como muchas otras imágenes relacionadas con el cáncer, consultar el enlace Visuals Online. Visuals Online es una colección de más de 2.000 imágenes científicas.

Cláusula sobre el descargo de responsabilidad

No se debe usar la información contenida en estos sumarios para tomar decisiones acerca del reembolso de seguros. Para mayor información sobre cobertura de seguros, consultar la página Información económica, legal y de seguro médico, disponible en Cancer.gov.

Para mayor información

En Cancer.gov/espanol se ofrece más información sobre cómo comunicarse o recibir ayuda en la página ¿En qué podemos ayudarle?. Las preguntas también se pueden enviar por correo electrónico utilizando el Formulario de comunicación.

Preguntas u opiniones sobre este sumario

Si tiene preguntas o algún comentario sobre este sumario, por favor envíelas a través del formulario de opinión disponible en nuestro portal de Internet, Cancer.gov/espanol.

Obtenga más información del NCI

Llame al 1-800-4-CANCER

Para obtener más información, las personas que residen en los Estados Unidos pueden llamar gratis al Servicio de Información del Instituto Nacional del Cáncer (NCI) al 1-800-4-CANCER (1-800-422-6237), de lunes a viernes de 8:00 a. m. a 8:00 p. m, hora del Este. Un especialista en información sobre el cáncer estará disponible para responder a sus preguntas.

Escríbanos

Para obtener información del NCI, sírvase escribir a la siguiente dirección:

NCI Public Inquiries Office
9609 Medical Center Dr.
Room 2E532 MSC 9760
Bethesda, MD 20892-9760

Busque en el portal de Internet del NCI

El portal de Internet del NCI provee acceso en línea a información sobre el cáncer, ensayos clínicos, y otros portales de Internet u organizaciones que ofrecen servicios de apoyo y recursos para los pacientes con cáncer y sus familias. Para una búsqueda rápida, use la casilla de búsqueda en la esquina superior derecha de cada página Web. Los resultados de una gama amplia de términos buscados incluirán una lista de las “Mejores Opciones,” páginas web que son escogidas de forma editorial que se asemejan bastante al término que usted busca.

Hay muchos lugares donde las personas pueden obtener materiales e información sobre tratamientos para el cáncer y servicios. Los hospitales pueden tener información sobre instituciones o regionales que ofrecen información sobre ayuda financiera, transporte de ida y vuelta para recibir tratamiento, atención en el hogar y sobre cómo abordar otros problemas relacionados con el tratamiento del cáncer.

Publicaciones

El NCI tiene folletos y otros materiales para pacientes, profesionales de la salud y el público en general. Estas publicaciones describen los diferentes tipos de cáncer, los métodos para tratarlo, pautas para hacerle frente e información sobre ensayos clínicos. Algunas publicaciones proveen información sobre las diferentes pruebas de detección del cáncer, sus causas y cómo prevenirlo, además de estadísticas e información sobre actividades de investigación llevadas a cabo en el NCI. Los materiales del NCI sobre estos y otros temas, se pueden solicitar en línea al Servicio de Localización de Publicaciones del Instituto Nacional del Cáncer (National Cancer Institute Publications Locator) o imprimirse directamente. Estos materiales también se pueden solicitar con una llamada gratuita al Servicio de Información sobre el Cáncer del Instituto Nacional del Cáncer (National Cancer Institute's Cancer Information Service) al 1-800-4-CANCER (1-800-422-6237).