¿Prequntas sobre el cáncer?

Exámenes de detección del cáncer de pulmón (PDQ®)

Versión para pacientes

Riesgos de los exámenes de detección del cáncer de pulmón

Los exámenes de detección tienen riesgos.

Las decisiones sobre los exámenes de detección pueden ser difíciles. No todos estos exámenes son útiles y la mayoría tiene riesgos. Debe consultar con su médico antes de someterse a un examen de detección, ya que es importante conocer sus riesgos y si está comprobado que reduce el riesgo de morir por cáncer.

Entre los riesgos de los exámenes de detección, se incluyen los siguientes:

Es posible que el hallazgo de un cáncer de pulmón no ayude a mejorar su salud o vivir por más tiempo.

Es posible que el hallazgo de un cáncer de pulmón no ayude a mejorar su salud o vivir por más tiempo si el cáncer de pulmón está avanzado o si ya se diseminó hasta otras partes del cuerpo.

Algunos cánceres nunca causan síntomas o se vuelven un peligro para la vida, pero si se encuentran mediante un examen de detección se pueden tratar. No se sabe si el tratamiento de esos cánceres permitirá vivir mejor que si no se tratan; además, el tratamiento puede tener efectos secundarios graves.

Los exámenes pueden tener resultados negativos falsos.

Los resultados de los exámenes de detección pueden parecer normales aunque haya cáncer de pulmón. Una persona que recibe un resultado negativo falso de una prueba (que muestra que no hay cáncer cuando en realidad lo hay) puede demorarse en buscar atención médica aunque tenga síntomas.

Los exámenes pueden tener resultados positivos falsos.

Los resultados de los exámenes de detección pueden parecer anormales aunque no haya cáncer. Un resultado positivo falso de una prueba (que muestra que hay un cáncer cuando en realidad no lo hay) puede causar ansiedad y, por lo habitual, se realizan más pruebas y procedimientos (como una biopsia), que también puede tener riesgos. Una biopsia para diagnosticar un cáncer de pulmón puede hacer que una parte del pulmón se desinfle. A veces, es necesario realizar una cirugía para volver a inflar el pulmón. Los perjuicios de las pruebas de diagnóstico pueden ser más frecuentes en pacientes con problemas médicos a causa de fumar de forma empedernida o durante mucho tiempo.

Las radiografías de tórax exponen el pecho a la radiación.

La exposición a la radiación para la toma de radiografías del tórax puede aumentar el riesgo de ciertos cánceres, como el cáncer de mama.

Consulte con su médico sobre sobre su riesgo de cáncer de pulmón y la necesidad de realizarse exámenes de detección.

  • Actualización: 17 de julio de 2013