In English | En español
¿Prequntas sobre el cáncer?

Prevención del cáncer colorrectal (PDQ®)

Versión Paciente
Actualizado: 16 de octubre de 2014

Prevención del cáncer colorrectal



Evitar los factores de riesgo y aumentar los factores de protección pueden ayudar a prevenir el cáncer.

Evitar los factores de riesgo del cáncer, como fumar, tener sobrepeso y no practicar ejercicios puede ayudar a prevenir ciertos tipos de cáncer. Aumentar los factores de protección, como dejar de fumar, seguir un régimen de alimentación saludable y hacer ejercicios, también puede ayudar a prevenir algunos tipos de cáncer. Consulte con su médico u otro profesional de atención de la salud sobre cómo puede disminuir el riesgo de cáncer.

Los siguientes factores de riesgo aumentan el riesgo de cáncer colorrectal:

Edad

El riesgo de cáncer colorrectal aumenta después de los 50 años. La mayoría de los casos de cáncer colorrectal se diagnostican después de los 50 años.

Antecedentes familiares de cáncer colorrectal

Si alguno de los padres, hermanos o hijos tienen cáncer colorrectal, esto duplica el riesgo de una persona de presentarlo.

Antecedentes personales

Los antecedentes personales de enfermedad intestinal inflamatoria aumentan el riesgo de cáncer colorrectal.

Riesgo hereditario

El riesgo de cáncer colorrectal aumenta cuando se heredan ciertos cambios en los genes relacionados con la poliposis adenomatosa familiar (PAF) o el cáncer de colon sin poliposis hereditario (CCSPH o síndrome de Lynch).

Consumo de alcohol

El consumo de tres o más bebidas alcohólicas al día aumenta el riesgo de cáncer colorrectal. El consumo de alcohol se relaciona también con el riesgo de formación de adenomas colorrectales grandes (tumores benignos).

Consumo de cigarrillos

El consumo de cigarrillos se relaciona con un mayor riesgo de cáncer colorrectal y muerte por esta causa.

El consumo de cigarrillos también se relaciona con un mayor riesgo de formación de adenomas colorrectales. Los fumadores de cigarrillos que han sometido a una cirugía para extirpar los adenomas colorrectales tienen un mayor riesgo de recidiva (regreso) de los adenomas.

Obesidad

La obesidad se relaciona con un mayor riesgo de cáncer colorrectal y muerte por esta causa.

Los siguientes factores de protección disminuyen el riesgo de cáncer colorrectal:

Actividad física

Un estilo de vida que incluye la actividad física regular se relaciona con un menor riesgo de cáncer colorrectal.

Aspirina

El consumo diario de Aspirina durante al menos 5 años disminuye el riesgo de cáncer colorrectal y muerte por esta causa. En un estudio, las mujeres que tomaron Aspirina día de por medio durante 10 años disminuyeron el riesgo de cáncer colorrectal.

Los perjuicios posibles de la Aspirina incluyen un riesgo mayor de lo normal de tener sangrado en el estómago, los intestinos o el cerebro.

Terapia de remplazo hormonal combinada

Los estudios mostraron que la terapia de remplazo hormonal (TRH) combinada, que incluye tanto estrógeno como progestina, , reduce el riesgo de cáncer de colon invasivo en las mujeres posmenopáusicas. Sin embargo, la TRH combinada no reduce el riesgo de morir por cáncer colorrectal.

No todas las terapias de remplazo hormonal disminuyen el riesgo de cáncer colorrectal. La TRH con solo estrógeno no disminuye el riesgo de cáncer colorrectal invasivo o de morir por cáncer colorrectal.

Los daños posibles de la TRH incluyen un mayor riesgo de presentar lo siguiente:

Extirpación de pólipos

La mayoría de los pólipos colorrectales son adenomas que se pueden convertir en cáncer. La extirpación de los pólipos colorrectales más grandes de 1 centímetro (cm) puede reducir el riesgo de cáncer colorrectal. No se sabe si la extirpación de los pólipos más pequeños reduce el riesgo de cáncer colorrectal.

Los perjuicios posibles de la extirpación de los pólipos durante la colonoscopia o la sigmoidoscopia incluyen el desgarre de la pared del colon y sangrado.

Ampliar
Pólipos del colon; muestra dos pólipos (uno plano y otro pedunculado) en el interior del colon. El recuadro interior muestra imagen de un pólipo pedunculado.
Pólipos en el colon. Algunos pólipos tienen un pedículo y otros no. El recuadro interior muestra la imagen de un pólipo con pedículo.

Se desconoce el efecto de los siguientes factores en el riesgo de cáncer colorrectal:

Medicamentos antinflamatorios no esteroides (AINE), a excepción de la Aspirina

Se desconoce si el uso de medicamentos antinflamatorios no esteroides o AINE (como celecoxib, naproxeno e ibuprofeno) reduce el riesgo de cáncer colorrectal.

Los estudios mostraron que tomar el medicamento antinflamatorio no esteroide celecoxib reduce el riesgo de que regresen los adenomas colorrectales (tumores benignos) después de que se extirparon. No está claro si esto reduce el riesgo de tumores cancerosos en el colon y el recto. El celecoxib también mostró una reducción del número de pólipos que se forman en el colon y el recto de los pacientes con poliposis adenomatosa familiar (PAF).

Entre los posibles perjuicios de los AINE se incluyen:

Alimentación

Se desconoce si una alimentación con bajo contenido de grasa y carne, y alto contenido de fibra, frutas y verduras reduce el riesgo de cáncer colorrectal.

Algunos estudios mostraron que una alimentación con alto contenido de grasa, proteínas, calorías y carne aumenta el riesgo de cáncer colorrectal, pero otros estudios no lo hicieron.

Para mayor información sobre la alimentación y la salud, visitar el sitio web en inglés Nutrición para todos: Frutas y verduras.

Vitaminas

Se desconoce si tomar vitamina D o dosis altas de ácido fólico reduce el riesgo de cáncer colorrectal.

Calcio

Se desconoce si tomar complementos de calcio reduce el riesgo de cáncer colorrectal.

El uso de medicamentos para reducir los niveles de colesterol no afecta el riesgo de cáncer colorrectal.

En algunos estudios se mostró que tomar estatinas (medicamentos para disminuir el nivel de colesterol), no aumenta ni disminuye el riesgo de cáncer colorrectal.

Los ensayos clínicos de prevención se usan para estudiar maneras de prevenir el cáncer.

Los ensayos clínicos de prevención del cáncer se usan para estudiar maneras de reducir el riesgo de ciertos tipos de cáncer. Algunos ensayos sobre la prevención del cáncer se realizan con personas sanas que no han presentado cáncer, pero que tienen un riesgo aumentado de presentarlo. Otros ensayos de prevención se realizan con personas que tuvieron cáncer y que están intentando prevenir otro cáncer del mismo tipo, o de reducir la probabilidad de presentar un tipo nuevo de cáncer. Otros ensayos se realizan con voluntarios sanos de quienes no se conoce ningún factor de riesgo del cáncer.

El objetivo de algunos ensayos clínicos sobre prevención del cáncer es determinar si las acciones que toman las personas pueden prevenir el cáncer, como hacer más ejercicio, dejar de fumar o tomar ciertos medicamentos, vitaminas, minerales o complementos alimentarios.

Se estudian nuevas maneras de prevenir el cáncer colorrectal en ensayos clínicos.

En muchas partes del país, se realizan ensayos clínicos. Para mayor información en sobre ensayos clínicos, consultar la sección sobre ensayos clínicos en la página de Internet del NCI. Consultar el registro de ensayos clínicos para ver los ensayos para la prevención del cáncer de colon o los ensayos para la prevención del cáncer de recto que aceptan pacientes en la actualidad.