English
¿Preguntas sobre el cáncer? 1-800-422-6237
  • Ver el documento completo
  • Imprimir
  • Enviar por correo electrónico
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest

Prevención del cáncer de pulmón (PDQ®)

Prevención del cáncer de pulmón

Evitar factores de riesgo y aumentar los factores protectores puede contribuir a prevenir el cáncer de pulmón.

Los siguientes son factores de riesgo para el cáncer de pulmón:

Fumar cigarrillos, habanos o (cigarros) y pipa.

Fumar tabaco es el factor de riesgo más importante para el cáncer de pulmón. El consumo de Cigarrillos, habanos o cigarros y pipa aumentan en su conjunto el riesgo de cáncer de pulmón. El consumo de tabaco provoca 9 de cada 10 casos de cáncer de pulmón en hombre y 8 de cada 10 casos de cáncer de pulmón en mujeres.

Los estudios han demostrado que el consumo de cigarrillos con bajo contenido de alquitrán o bajo contenido de nicotina no reduce el riesgo de cáncer de pulmón.

Los estudios también demuestran que el riesgo de cáncer de pulmón a raíz de fumar cigarrillos aumenta con el número de cigarrillos fumados por día y el número de años durante los que se fumó. Las personas que fuman tienen un riesgo cerca de 20 veces mayor de padecer cáncer de pulmón en comparación con los no fumadores.

Exposición pasiva al humo de tabaco

La exposición pasiva al humo de tabaco es también un factor de riesgo para el cáncer de pulmón. La exposición pasiva al humo de tabaco es el humo que proviene de un cigarrillo encendido o de otro producto de tabaco o que es exhalado por fumadores. Las personas que inhalan el humo de tabaco en el ambiente están expuestas a los mismos agentes que producen cáncer que los fumadores, si bien en cantidades menores. La inhalación del humo de tabaco en el ambiente se llama tabaquismo involuntario o pasivo.

Antecedentes familiares

Poseer antecedentes familiares de cáncer de pulmón es un factor de riesgo para este tipo de cáncer. Las personas con un pariente que tuvo cáncer de pulmón pueden tener el doble de probabilidades de tener cáncer de pulmón que las personas que no tienen ningún pariente que haya tenido cáncer de pulmón. Dado que fumar cigarrillos tiende a ser una costumbre en algunas familias y los miembros de la familia están expuestos al humo de tabaco de manera pasiva, es difícil determinar si el aumento del riesgo de cáncer de pulmón resulta de los antecedentes familiares o de la exposición al humo del cigarrillo.

Infección por VIH

La infección por el virus de inmunodeficiencia humana (VIH), la causa del síndrome de inmunodeficiencia adquirida (sida), se vincula con un riesgo más alto de cáncer de pulmón. Las personas infectadas por el VIH pueden tener más del doble de riesgo de cáncer de pulmón que las personas no infectadas. Dado que las tasas de tabaquismo son más altas en los infectados por el VIH que en los no infectados, es difícil saber si el aumento del riesgo de cáncer de pulmón se debe a la infección por el VIH o a la exposición al humo de cigarrillos.

Factores de riesgo ambiental

  • Exposición al radón: el radón es un gas radiactivo que proviene de la descomposición del uranio encontrado en rocas y el suelo. Se filtra por el suelo y penetra en el aire o el abastecimiento de agua. El radón puede ingresar en los hogares a través de grietas en los pisos, paredes o los cimientos y los niveles de este gas pueden acumularse en el hogar.

    En los estudios se observa que los niveles altos de gas radón en el interior de los hogares y otros edificios aumentan el número de casos nuevos de cáncer de pulmón y el número de muertes provocadas por el cáncer de pulmón. El riesgo de cáncer de pulmón es más alto en los fumadores expuestos al radón que en los no fumadores expuestos al radón. En las personas que nunca fumaron, aproximadamente 30% de las muertes producidas por el cáncer de pulmón se vincularon a la exposición a radón.

  • Exposición laboral: Los estudios muestran que la exposición a las siguientes sustancias aumentan el riesgo de cáncer de pulmón

    Estas sustancias pueden causar el cáncer de pulmón en las personas expuestas a ellas en el lugar de trabajo y que nunca fumaron. En la medida en que aumenta el grado de exposición a estas sustancias, también aumenta el riesgo de cáncer de pulmón. El riesgo de cáncer de pulmón es aún más alto en las personas que están expuestas y que también fuman.

  • Contaminación atmosférica: en algunos estudios se mostró una relación entre la contaminación atmosférica y un aumento del riesgo de cáncer de pulmón.

Suplementos de betacaroteno para los fumadores empedernidos

El consumo de suplementos de betacaroteno (comprimidos) aumenta el riesgo de cáncer de pulmón, en especial en fumadores que consumen uno o más atados por día. El riesgo es más alto para los fumadores que consumen por lo menos una bebida alcohólica por día

Los siguientes son factores protectores para el cáncer de pulmón:

No fumar

La mejor manera de prevenir el cáncer de pulmón es no fumar.

Dejar de fumar

Los fumadores pueden disminuir el riesgo de cáncer de pulmón si dejan de fumar. En los fumadores que han sido tratados por cáncer de pulmón, dejar de fumar reduce el riesgo de nuevos cánceres de pulmón. La orientación, el uso de productos de reemplazo de la nicotina y el terapia antidepresiva ayudaron a los fumadores a dejar el hábito para siempre.

En una persona que dejó de fumar, la posibilidad de prevenir el cáncer de pulmón depende de la cantidad de años y de cuánto fumó la persona así como del tiempo que hace que dejó el hábito. Después de que una persona ya no fumó durante 10 años, el riesgo de cáncer de pulmón disminuye de 30 a 50%.

Ver la información a continuación sobre dejar de fumar:

Menor exposición a factores de riesgo en el lugar de trabajo

Las leyes que protegen a los trabajadores de la exposición a sustancias cancerosas, como amianto, arsénico, níquel y cromo pueden contribuir a reducir el riesgo de presentar cáncer de pulmón. Las leyes que impiden fumar en el lugar de trabajo contribuyen a reducir el riesgo de cáncer de pulmón provocado por la exposición pasiva al humo de tabaco.

Reducción de la exposición al radón

La reducción de los niveles de radón puede reducir el riesgo de cáncer de pulmón, en especial entre los fumadores de cigarrillos. Los niveles altos de radón en los hogares pueden reducirse tomando medidas para evitar la filtración de radón, por ejemplo con el sellado de sótanos.

No queda claro si lo siguiente disminuye el riesgo de cáncer de pulmón:

Alimentación

En algunos estudios se muestra que las personas que consumen altas cantidades de frutas o verduras tienen menos riesgo de cáncer de pulmón que las que consumen cantidades bajas. Sin embargo, dado que los fumadores tienen a tener alimentaciones menos sanas que los no fumadores, es difícil saber si la reducción del riesgo se debe a una alimentación sana o a no fumar.

Actividad física

En algunos estudios se muestra que las personas que realizan actividad física tienen un riesgo menor de cáncer de pulmón que las personas no activas. Sin embargo, dado que los fumadores tienden a tener niveles diferentes de actividad física que los no fumadores, es difícil saber si la actividad física afecta al riesgo de cáncer de pulmón.

Los siguientes factores no disminuyen el riesgo de cáncer de pulmón:

Suplementos de betacaroteno en los no fumadores

En los estudios de no fumadores se muestra que el consumo de suplementos de betacaroteno no reduce el riesgo de cáncer de pulmón.

Suplementos de vitamina E

En los estudios se muestra que el consumo de suplementos vitamina E no afecta al riesgo de cáncer de pulmón.

Los ensayos clínicos de prevención del cáncer se usan para estudiar maneras de prevenir el cáncer.

Los ensayos clínicos sobre prevención del cáncer se usan para estudiar maneras de reducir el riesgo de presentar ciertos tipos de cáncer. Algunos ensayos para la prevención del cáncer se realizan con personas sanas que no tuvieron cáncer pero que tienen un mayor riesgo de presentarlo. Otros ensayos de prevención se realizan con personas que tuvieron cáncer y que están tratando de prevenir otro cáncer del mismo tipo o de reducir su probabilidad de presentar un nuevo tipo de cáncer. Otros ensayos se realizan con voluntarios sanos para quienes no se conoce ningún factor de riesgo de cáncer.

El propósito de los ensayos clínicos de prevención del cáncer es determinar si las acciones que realiza la gente pueden prevenir el cáncer. Estas pueden incluir el consumo de frutas y verduras, hacer ejercicio, dejar de fumar o tomar ciertas medicinas, vitaminas, minerales o suplementos alimenticios.

Se están probando nuevas maneras de prevenir el cáncer de pulmón en ensayos clínicos.

Los ensayos clínicos se realizan en muchas partes del país. Para mayor información sobre ensayos clínicos, consultar la sección sobre ensayos clínicos del portal del NCI. Consultar la lista de ensayos clínicos sobre cáncer del NCI para la prevención del cáncer de pulmón de células no pequeñas y el cáncer de pulmón de células pequeñas que ahora están aceptando pacientes. Estos incluyen ensayos para dejar de fumar.

  • Actualización: 20 de diciembre de 2013