In English | En español
¿Preguntas sobre el cáncer? 1-800-422-6237

Prevención del cáncer de seno (mama) (PDQ®)

  • Actualizado: 9 de octubre de 2014

Opciones

  • Imprimir página
  • Imprimir documento
  • Ver documento
  • Enviar este documento

Información general

Factores con pruebas suficientes de un riesgo mayor de cáncer de mama
        Edad y sexo
        Principales susceptibilidades hereditarias
        Densidad mamaria
        Factores modificables con pruebas suficientes de riesgo mayor
Factores con pruebas suficientes de un riesgo menor de cáncer de mama
        Embarazo temprano
        Lactancia materna
        Ejercicio
        Uso de estrógeno en las mujeres con histerectomía previa
Intervenciones con pruebas suficientes de riesgo menor de cáncer de mama
        Moduladores selectivos del receptor de estrógeno
        Inhibidores o inactivadores de la aromatasa
        Mastectomía profiláctica
        Ooforectomía profiláctica o ablación ovárica
        Bisfosfonatos

Nota: también están disponibles otros sumarios del PDQ sobre Exámenes de detección del cáncer de seno (mama); Tratamiento del cáncer de seno (mama); Tratamiento del cáncer de seno (mama) masculino; Tratamiento del cáncer del seno (mama) en el embarazo y Grados de comprobación científica de los estudios de investigación sobre detección y prevención del cáncer.

Factores con pruebas suficientes de un riesgo mayor de cáncer de mama

Edad y sexo

Con base en pruebas sólidas, el sexo femenino y el envejecimiento son los principales factores de riesgo de cáncer de mama.

Magnitud del efecto: las mujeres tienen un riesgo de por vida de cáncer de mama aproximadamente 100 veces más alto que los hombres. El riesgo a corto plazo de cáncer de mama en una mujer de 70 años es casi 10 veces mayor que el de una mujer de 30 años.

Diseño del estudio: varios ensayos epidemiológicos.
Validez interna: buena.
Congruencia: buena.
Validez externa: buena.
Principales susceptibilidades hereditarias

Con base en pruebas sólidas, las mujeres que heredan mutaciones genéticas relacionadas con el cáncer de mama tienen un riesgo más alto.

Magnitud del efecto: variable, según la mutación genética, los antecedentes familiares y otros factores de riesgo que afectan la expresión de los genes.

  • Diseño del estudio: estudios de cohortes o de casos y controles.
  • Validez interna: buena.
  • Congruencia: buena.
  • Validez externa: buena.
Densidad mamaria

Con base en pruebas sólidas, las mujeres con mamas densas tienen un riesgo mayor de cáncer. A menudo, esta es una característica inherente, hasta cierto punto modificable por la conducta reproductiva, los fármacos y el alcohol.[1]

Magnitud del efecto: las mujeres con mamas densas tienen un riesgo mayor, proporcional al grado de densidad. Este riesgo relativo (RR) elevado oscila entre 1,79 en las mujeres con densidad levemente mayor y 4,64 en las mujeres con mamas muy densas, en comparación con las mujeres con la menor densidad mamaria.[2]

  • Diseño del estudio: estudios de cohortes y de casos y controles.
  • Validez interna: buena.
  • Congruencia: buena.
  • Validez externa: buena.
Factores modificables con pruebas suficientes de riesgo mayor

Terapia con hormonas combinada

Con base en pruebas sólidas, la terapia con hormonas (TH) combinada (estrógeno-progestina) se relaciona con un riesgo mayor de cáncer de mama.

Magnitud del efecto: aproximadamente un aumento de 26% en la incidencia de cáncer de mama invasivo; el número necesario para producir un exceso de cáncer de mama es 237.

Diseño del estudio: ensayos controlados aleatorizados (ECA). Además, en los estudios de cohortes y ecológicos, se muestra que el cese de dicha combinación de TH se relaciona con una disminución de las tasas de cáncer de mama.
Validez interna: buena.
Congruencia: buena.
Validez externa: buena.
Radiación ionizante

Con base en pruebas sólidas, la exposición de la mama a la radiación ionizante se relaciona con un riesgo mayor de cáncer de este sitio, a partir de los 10 años posteriores a la exposición y durante toda la vida. El riesgo depende de la dosis de radiación y de la edad en el momento de la exposición y es particularmente alto si ocurre en la pubertad, cuando se desarrollan las mamas.

Magnitud del efecto: variable, pero con un aumento general de aproximadamente seis veces.

  • Diseño del estudio: estudios de cohortes o de casos y controles.
  • Validez interna: buena.
  • Congruencia: buena.
  • Validez externa: buena.
Obesidad

Con base en pruebas sólidas, la obesidad se relaciona con un riesgo mayor de cáncer de mama en las mujeres posmenopáusicas que no recibieron TH. No está claro si bajar de peso disminuya el riesgo de cáncer de mama en las mujeres obesas.

Magnitud del efecto: en el estudio de observación de la Women's Health Initiative con 85.917 mujeres posmenopáusicas, se observó que el peso corporal se relaciona con el cáncer de mama. Al comparar a mujeres que pesaban más de 82,2 kg con aquellas que pesaban menos de 58,7 kg, el RR fue de 2,85 (intervalo de confianza [IC] 95%, 1,81–4,49).

  • Diseño del estudio: estudios de cohortes, y de casos y controles.
  • Validez interna: buena.
  • Congruencia: buena.
  • Validez externa: buena.
Alcohol

Con base en pruebas sólidas, el consumo de alcohol se relaciona con un riesgo mayor de cáncer de mama proporcional a la dosis. No está claro si las personas con alto consumo de alcohol reducen el riesgo al disminuir su consumo.

Magnitud del efecto: el RR de las mujeres que consumen aproximadamente cuatro bebidas alcohólicas al día en comparación con las que no beben es de 1,32 (IC 95%, 1,19–1,45). El RR aumenta 7% (IC 95%, 5,5–8,7%) por cada bebida al día.

  • Diseño del estudio: estudios de cohortes, y de casos y controles.
  • Validez interna: buena.
  • Congruencia: buena.
  • Validez externa: buena.
Factores con pruebas suficientes de un riesgo menor de cáncer de mama

Embarazo temprano

Con base en pruebas sólidas, las mujeres con un embarazo a término antes de los 20 años de edad tienen menos riesgo de cáncer de mama.

Magnitud del efecto: una disminución de 50% del cáncer de mama, comparadas con mujeres nulíparas o mujeres que dieron a luz después de los 35 años.

  • Diseño del estudio: estudios de cohortes, y de casos y controles.
  • Validez interna: buena.
  • Congruencia: buena.
  • Validez externa: buena.
Lactancia materna

Con base en pruebas sólidas, las mujeres que lactan tienen menos riesgo de cáncer de mama.

Magnitud del efecto: el RR de cáncer de mama disminuye en 4,3% por cada 12 meses de lactancia, además de 7% por cada parto.[3]

  • Diseño del estudio: estudios de cohortes, y de casos y controles.
  • Validez interna: buena.
  • Congruencia: buena.
  • Validez externa: buena.
Ejercicio

Con base en pruebas sólidas, el ejercicio extenuante por más de cuatro horas semanales se relaciona con un riesgo menor de cáncer de mama.

Magnitud del efecto: la reducción promedio del RR es de 30 a 40%. El efecto puede ser más pronunciado en las mujeres premenopáusicas con peso corporal normal o bajo.

Diseño del estudio: estudios prospectivos de observación, y de casos y controles.
Validez interna: buena.
Congruencia: buena.
Validez externa: buena.
Uso de estrógeno en las mujeres con histerectomía previa

Beneficios

Con base en pruebas razonables, las mujeres que se sometieron a una histerectomía previa y que reciben tratamiento con estrógenos equinos conjugados tienen una menor incidencia de cáncer de mama. Sin embargo, los estudios epidemiológicos arrojan resultados contradictorios.

Magnitud del efecto: luego de 6,8 años, la incidencia fue 23% menor en las mujeres tratadas con estrógeno en un ECA (0,27% por año, con una mediana de 5,9 años de uso, en comparación con 0,35% por año en aquellas que tomaron un placebo), pero fue 30% mayor en las mujeres tratadas con estrógeno en un estudio de observación. La diferencia en estos resultados se puede explicar por las diferentes conductas de detección en las mujeres de ambos estudios.

  • Diseño del estudio: un ECA y estudios de observación.
  • Validez interna: razonable.
  • Congruencia: deficiente.
  • Validez externa: deficiente.
Perjuicios

Con base en pruebas sólidas, las mujeres que se someten a una histerectomía y que toman estrógeno posmenopáusico tienen un riesgo mayor de derrame cerebral y de enfermedad cardiovascular total.

Magnitud del efecto: hay un aumento de 39% en la incidencia de derrames cerebrales (RR, 1,39; IC 95%, 1,1–1,77) y un aumento de 12% en la de enfermedad cardiovascular (RR, 1,12; IC 95%, 1,01–1,24).

  • Diseño del estudio: ECA y estudios de observación.
  • Validez interna: buena.
  • Congruencia: buena.
  • Validez externa: deficiente.
Intervenciones con pruebas suficientes de riesgo menor de cáncer de mama

Moduladores selectivos del receptor de estrógeno

Beneficios

Con base en pruebas sólidas, el tamoxifeno y el raloxifeno reducen la incidencia de cáncer de mama en las mujeres posmenopáusicas; el tamoxifeno reduce el riesgo de cáncer de mama en las mujeres premenopáusicas de riesgo alto. Los efectos que se observan con el tamoxifeno y el raloxifeno permanecen por varios años después de la descontinuación del tratamiento activo, donde se nota una mayor duración del efecto con el tamoxifeno que con el raloxifeno.[4]

Los MSRE redujeron todas las fracturas, lo que se observó, principalmente, con el raloxifeno, pero no con el tamoxifeno. Se observó una reducción de las fracturas vertebrales (34%) y una pequeña reducción de las fracturas que no son vertebrales (7%).[4]

Magnitud del efecto: el tamoxifeno redujo el cáncer de mama en cerca de 50%. El tratamiento con raloxifeno tiene un efecto similar en la reducción de cáncer de mama invasivo, pero parece ser menos eficaz para prevenir de tumores que no son invasivos. En un metanálisis, se mostró una reducción general del riesgo de 38% con los MSRE en la incidencia de cáncer de mama. Con 5 años de tratamiento, se necesitará tratar a 42 mujeres para prevenir un cáncer de mama en los primeros 10 años de seguimiento.[4]

Diseño del estudio: ECA.
Validez interna: buena.
Congruencia: buena.
Validez externa: buena.
Perjuicios

Con base en pruebas sólidas, el tratamiento con tamoxifeno aumenta el riesgo de cáncer de endometrio, el cual fue obvio en los primeros 5 años de seguimiento pero no más allá, de episodios vasculares trombóticos (es decir, embolia pulmonar, derrame cerebral, y trombosis venosa profunda) y de cataratas. Muchos de estos riesgos se reducen luego de descontinuar el tratamiento activo con tamoxifeno. Con base en pruebas sólidas, el raloxifeno también aumenta el riesgo de embolia pulmonar venosa y de trombosis venosa profunda, pero no de cáncer de endometrio.

Magnitud del efecto: en un metanálisis, se mostró un RR de 2,4 (IC 95% 1,5–4,0) para el cáncer de endometrio y 1,9 (IC 95%, 1,4–2,6) para episodios tromboembólicos venosos. En el metanálisis, se mostró que el cociente de riesgos instantáneos (CRI) del cáncer de endometrio fue de 2,18 (IC 95%, 1,39–3,42) para el tamoxifeno y de 1,09 (IC 95%, 0,74–1,62) para el raloxifeno. En general, el CRI de episodios tromboembólicos venosos fue de 1,73 (IC 95%, 1,47–2,05).

  • Diseño del estudio: ECA.
  • Validez interna: buena.
  • Congruencia: buena.
  • Validez externa: buena.
Inhibidores o inactivadores de la aromatasa

Beneficios

Con base en pruebas sólidas, los inhibidores o inactivadores de la aromatasa (IA) reducen la incidencia de cánceres de mama nuevos en las mujeres posmenopáusicas con un riesgo mayor.

Magnitud del efecto: luego de una mediana de seguimiento de 35 meses, las mujeres de 35 años o más con al menos un factor de riesgo (> 60 años, riesgo de Gail a 5 años >1,66% o carcinoma ductal in situ con mastectomía) y que tomaron 25 mg de exemestano diario tuvieron menor riesgo de cáncer de mama invasivo (CRI, 0,35; IC 95%, 0,18–0,70). La reducción del riesgo absoluto en 35 meses consistió en evitar 21 cánceres en un total 2.280 participantes. El número que se necesitaba tratar fue de alrededor de 100.[5]

Diseño del estudio: un ECA.
Validez interna: buena.
Congruencia: un estudio de mujeres sin antecedentes de cáncer de mama, pero congruentes con los ECA de mujeres con antecedentes de este cáncer.
Validez externa: buena en las mujeres que satisficieron los criterios de inclusión.
Perjuicios

Con base en pruebas razonables de un solo ECA con 4.560 mujeres por más de 35 meses, el exemestano se relaciona con sofocos y fatiga, pero no con fracturas, osteoporosis o episodios cardiovasculares, en comparación con el placebo.[5]

Magnitud del efecto: el aumento absoluto de los sofocos fue de 8% y el aumento absoluto de la fatiga fue 2%.

Diseño del estudio: un ECA.
Validez interna: buena.
Congruencia: buena.
Validez externa: buena en las mujeres que satisfacen los criterios de inclusión.
Mastectomía profiláctica

Beneficios

Con base en pruebas sólidas, la mastectomía profiláctica bilateral reduce el riesgo de cáncer de mama en mujeres con antecedentes familiares marcados y la mayoría disminuye su ansiedad por el riesgo de cáncer de mama. No hay estudios que examinen los resultados de los cánceres de mama en mujeres que se someten a mastectomía profiláctica contralateral luego de una cirugía por cáncer de mama ipsilateral.

Magnitud del efecto: el riesgo de cáncer de mama luego de una mastectomía profiláctica bilateral en mujeres con riesgo alto se reduce hasta en 90%, pero los diseños de estudios publicados pudieron haber sobrestimado el porcentaje.

Diseño del estudio: pruebas obtenidas de estudios de cohortes, y de casos y controles.
Validez interna: buena.
Congruencia: buena.
Validez externa: buena.
Ooforectomía profiláctica o ablación ovárica

Beneficios

Con base en pruebas sólidas, las mujeres premenopáusicas con mutaciones en el gen BRCA que se someten a ooforectomía profiláctica tienen una incidencia más baja de cáncer de mama. De modo similar, la ooforectomía o ablación ovárica se relaciona con una disminución de la incidencia del cáncer de mama en las mujeres premenopáusicas normales y en aquellas con mayor riesgo de cáncer de mama como consecuencia de la irradiación torácica.

Magnitud del efecto: la incidencia del cáncer de mama disminuye en 50%, pero los diseños de estudios publicados pudieron haber sobrestimado el porcentaje.

Diseño del estudio: estudios de observación, de cohortes o de casos y controles.
Validez interna: buena.
Congruencia: buena.
Validez externa: buena.
Perjuicios

Con base en pruebas sólidas, la castración puede causar un inicio abrupto de los síntomas menopáusicos, como sofocos, insomnio, ansiedad y depresión. Los efectos a largo plazo incluyen disminución de la libido, sequedad vaginal, y reducción de la densidad mineral ósea.

Magnitud del efecto: casi todas las mujeres presentan algunas perturbaciones del sueño, cambios de humor, sofocos y desmineralización ósea, pero la gravedad de estos síntomas varía en gran medida.

  • Diseño del estudio: estudios de observación, de cohortes o de casos y controles.
  • Validez interna: buena.
  • Congruencia: buena.
  • Validez externa: buena.
Bisfosfonatos

Con base en pruebas razonables, los bisfosfonatos orales o intravenosos disminuyen el riego de cáncer de mama.

Magnitud del efecto: la incidencia del cáncer de mama es aproximadamente 25% menor en mujeres que han tomado bisfosfonatos por más de un año, si bien esta diferencia se podría atribuir a un menor riesgo de cáncer de mama relacionado con una disminución de la densidad ósea. En mujeres con cáncer de mama positivo al receptor de estrógeno, el uso de bisfosfonatos se relaciona con una disminución de 59% en el surgimiento de cáncer de mama contralateral, en comparación con mujeres similares sin tratamiento con bisfosfonatos.

  • Diseño del estudio: estudios de casos y controles.
  • Validez interna: buena.
  • Congruencia: buena.
  • Validez externa: buena.
Bibliografía
  1. Boyd NF, Martin LJ, Rommens JM, et al.: Mammographic density: a heritable risk factor for breast cancer. Methods Mol Biol 472: 343-60, 2009.  [PUBMED Abstract]

  2. McCormack VA, dos Santos Silva I: Breast density and parenchymal patterns as markers of breast cancer risk: a meta-analysis. Cancer Epidemiol Biomarkers Prev 15 (6): 1159-69, 2006.  [PUBMED Abstract]

  3. Col: Breast cancer and breastfeeding: collaborative reanalysis of individual data from 47 epidemiological studies in 30 countries, including 50302 women with breast cancer and 96973 women without the disease. Lancet 360 (9328): 187-95, 2002.  [PUBMED Abstract]

  4. Cuzick J, Sestak I, Bonanni B, et al.: Selective oestrogen receptor modulators in prevention of breast cancer: an updated meta-analysis of individual participant data. Lancet 381 (9880): 1827-34, 2013.  [PUBMED Abstract]

  5. Goss PE, Ingle JN, Alés-Martínez JE, et al.: Exemestane for breast-cancer prevention in postmenopausal women. N Engl J Med 364 (25): 2381-91, 2011.  [PUBMED Abstract]