In English | En español
¿Preguntas sobre el cáncer? 1-800-422-6237

Hoja Informativa

  • Revisión: 10 de agosto de 2011

Búsqueda en hojas informativas por palabra clave

Opciones

  • Imprimir página
  • Enviar este documento

Los tintes para el cabello y el riesgo de cáncer

Puntos clave

  • Debido a que se descubrió que las primeras formulas de los tintes o tintas para teñir el cabello contenían sustancias químicas que causaban cáncer en animales, desde mediados a fines de los años 1970 los fabricantes cambiaron los ingredientes de dichos tintes a fin de eliminar algunas de esas sustancias químicas.
  • Algunos estudios han indicado que las personas que empezaron a usar tintes para el cabello antes de 1980 tienen un mayor riesgo de presentar linfoma no-Hodgkin.
  • La evidencia científica de que el uso personal de los tintes para el cabello aumenta el riesgo de otros tipos de cáncer es limitada y contradictoria.
  1. ¿Por qué existe la preocupación de que los tintes para el cabello puedan causar cáncer?

    Muchas personas en Estados Unidos y Europa usan tintes para el cabello. Se calcula que más de un tercio de las mujeres mayores de 18 años de edad y alrededor de 10 por ciento de los hombres mayores de 40 años usan algún tipo de tinte para el cabello (1).

    Los tintes modernos para el cabello se clasifican como permanentes (u oxidativos), semipermanentes y temporales. Los tintes permanentes, los cuales representan aproximadamente el 80 por ciento de los productos que se comercializan actualmente, consisten en "intermedios" de tinte incoloros (sustancias químicas llamadas aminas aromáticas) y "acopladores" de tinte. En presencia del peróxido de hidrógeno, los intermedios y los acopladores reaccionan unos con otros para formar moléculas pigmentadas. Los colores más oscuros se forman usando concentraciones más altas de compuestos intermedios. Los tintes semipermanentes y los temporales son no oxidativos e incluyen compuestos de color que tiñen el cabello directamente.

    En los tintes para teñir el cabello se usan más de 5 000 sustancias químicas diferentes, algunas de las cuales se han descrito como cancerígenas (que causan cáncer) en animales (2, 3). Debido a que son muchas las personas que usan tintes para el cabello, los científicos han tratado de determinar si la exposición a sustancias químicas en los productos para la coloración del cabello está asociada con un riesgo mayor de cáncer en las personas.

    Las primeras formulas de tintes para teñir el cabello contenían sustancias químicas, como aminas aromáticas, que se comprobó causan cáncer en animales. Sin embargo, desde mediados a fines de los años 1970, los fabricantes cambiaron los componentes de los tintes a fin de eliminar algunas de estas sustancias químicas (24). Se desconoce si algunas de las sustancias químicas que todavía se usan en los tintes para el cabello pueden causar cáncer. Dado el uso generalizado de los tintes, aún un pequeño aumento en el riesgo puede tener un impacto considerable en la salud pública (3).

    A través de los años, algunos estudios epidemiológicos en la población han encontrado que existe un riesgo mayor de presentar cáncer de vejiga en peluqueros y barberos (2, 5). Un informe de 2008 del Grupo de Trabajo de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (International Agency for Research on Cancer, IARC) concluyó que algunas de las sustancias químicas a las que estos trabajadores están expuestos ocupacionalmente son "probablemente cancerígenas para los seres humanos" (6).

    Si bien algunos estudios han relacionado el uso personal de tintes para el cabello con un aumento en el riesgo de determinados tipos de cáncer de la sangre y de médula ósea, tales como el linfoma no Hodgkin y la leucemia, otros estudios no han demostrado dicha relación

    Algunos estudios de cáncer de seno (mama) y de vejiga también han tenido resultados contradictorios. Se han publicado relativamente pocos estudios sobre la asociación entre el uso de tintes para teñir el cabello y el riesgo de otros tipos de cáncer (4). A partir de su revisión de los indicios científicos, la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) concluyó que el uso personal de tintes para el cabello "no es clasificable en cuanto a su acción cancerígena en los seres humanos" (6).

  2. ¿Cuál es la evidencia de que el uso personal de tintes para el cabello está asociado con el riesgo de padecer linfoma no Hodgkin?

    Varios estudios han investigado la relación que existe entre el uso personal de tintes para teñir el cabello y el riesgo de padecer linfoma no Hodgkin, con resultados contradictorios. Debido a que el tamaño pequeño de algunos estudios puede haber limitado su capacidad para detectar una asociación entre el uso de tintes para el cabello y el riesgo de cáncer, se llevó a cabo un análisis conjunto (combinado) de cuatro estudios de casos y controles (7). Todos los cuatro estudios habían obtenido información detallada sobre el uso de tintes para el cabello, tal como fechas y duración de uso, así como el subtipo de linfoma no Hodgkin. El análisis conjunto incluyó a 4 461 mujeres con linfoma no Hodgkin y a 5 799 mujeres que no padecían dicha enfermedad. Los resultados del estudio indicaron que las mujeres que comenzaron a usar tintes para el cabello antes de 1980 tenían un riesgo ligeramente mayor (30 por ciento) de padecer linfoma no Hodgkin en comparación con las mujeres que nunca habían usado tintes para el cabello, mientras que no se observó dicho aumento del riesgo entre las mujeres que empezaron a usar los tintes después de 1980.

    Cuando los investigadores analizaron el riesgo de varios subtipos específicos de linfoma no Hodgkin, descubrieron que los consumidores de tintes para el cabello tenían un mayor riesgo de presentar tanto linfoma folicular como leucemia linfocítica crónica y linfoma linfocítico pequeño (7). En la mayoría de los casos, los aumentos en el riesgo se limitaron a las mujeres que empezaron a usar tintes para el cabello antes de 1980, aunque se observó un riesgo mayor de linfoma folicular en las mujeres que comenzaron a usar tintes de colores oscuros después de 1980. Si bien estos resultados coinciden con la idea de que los primeros tintes para teñir el cabello eran más cancerígenos, también es posible que la ausencia de un riesgo mayor para los consumidores que comenzaron a usar estos tintes después de 1980 refleje una menor exposición acumulada o que no ha pasado el tiempo suficiente desde la primera exposición para que se evidencie algún aumento en el riesgo.

  3. ¿Cuál es la evidencia de que el uso personal de tintes para el cabello está asociado con el riesgo de padecer leucemia?

    Los estudios sobre la asociación entre el uso personal de tintes para el cabello y el riesgo de padecer leucemia han tenido resultados contradictorios. Por ejemplo, un estudio de casos y controles examinó el uso de tintes para el cabello en 769 pacientes adultos con leucemia aguda y en 623 personas sin leucemia en Estados Unidos y Canadá (8). Dicho estudio encontró que los riesgos de leucemia aguda eran más altos entre los consumidores de las fórmulas previas tanto de tintes permanentes como no permanentes (es decir, semipermanentes y temporales) que entre quienes no habían usado los tintes; sin embargo, el aumento en el riesgo no fue estadísticamente significativo. No se observaron aumentos en el riesgo entre los consumidores de fórmulas más recientes de tintes para el cabello. El riesgo fue más alto entre quienes habían usado tintes permanentes durante más tiempo (15 o más años).

    Sin embargo, un estudio de casos y controles en Italia no encontró una asociación entre el uso de tintes permanentes en general y el riesgo de padecer leucemia, aunque los consumidores de tintes negros permanentes, pero no de tintes de otros colores, sí presentaron un riesgo mayor. No obstante, este estudio no recopiló información sobre el tiempo ni sobre la frecuencia del uso de tintes para el cabello (9).

  4. ¿Cuál es la evidencia de que el uso personal de tintes para el cabello está asociado con el riesgo de padecer cáncer de vejiga?

    Las investigaciones sobre el uso personal de tintes para el cabello y el riesgo de padecer cáncer de vejiga han tenido resultados contradictorios.

    Un análisis de datos reunidos a partir de 12 estudios sobre el uso personal de tintes para el cabello no encontró evidencia de un aumento en el riesgo de presentar cáncer de vejiga (10). Sin embargo, las investigaciones sobre el uso específicamente de tintes permanentes produjeron resultados contradictorios. Algunos estudios recientes han indicado un riesgo mayor de presentar cáncer de vejiga asociado con el uso de tintes permanentes (1113), mientras que otros estudios no lo han hecho (1416).

    Debido a que algunos estudios han mostrado que los peluqueros profesionales tienen un riesgo mayor de padecer cáncer de vejiga, el cual puede resultar de la exposición ocupacional a los tintes para el cabello (2, 5), los investigadores continuarán estudiando si el uso personal de estos tintes está relacionado con el riesgo de padecer este tipo de cáncer.

  5. ¿Cuál es la evidencia de que el uso personal de tintes para el cabello está asociado con el riesgo de padecer otros tipos de cáncer?

    Los investigadores que revisaron datos de 14 estudios sobre el cáncer de seno femenino y el uso de tintes para el cabello, publicados entre 1977 y 2002, determinaron que quienes usaban tintes para el cabello no tenían un riesgo mayor de padecer cáncer de seno en comparación con quienes no los utilizaban (4).

    Las investigaciones sobre el uso de tintes para el cabello y los riesgos de padecer otros tipos de cáncer son más limitadas. Aunque algunos estudios han mostrado que existen asociaciones entre el uso de tintes para el cabello y el riesgo de presentar ciertos tipos de cáncer o de morir a causa de ellos, estas asociaciones no se han observado en otros estudios. Debido a las diferencias en el diseño de los estudios, no ha sido posible combinar los resultados de los estudios de la mayoría de los tipos de cáncer para poder determinar con mayor certeza su relación con el uso de los tintes.

  6. ¿Dónde se puede encontrar más información sobre tintes para el cabello?

    Hay información disponible sobre ingredientes específicos de tintes para el cabello en el Programa Nacional de Toxicología (National Toxicology Program, NTP), una iniciativa interinstitucional del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU. El 12o Informe sobre Carcinógenos del NTP identifica agentes, sustancias o combinaciones de sustancias químicas que causan o que podrían causar cáncer en seres humanos. Usted puede solicitar una copia del informe (más el archivo PDF en CD o el archivo PDF en una memoria flash drive USB) por correo electrónico. (Esta información solo está disponible en inglés).

    El Centro de Enlace e Información (Outreach and Information Center) del Centro para la Seguridad Alimentaria y la Nutrición Aplicada (Center for Food Safety and Applied Nutrition) de la Administración de Alimentos y Medicamentos de los EE. UU. cuenta con información sobre tintes para teñir el cabello y cómo están regulados. Puede comunicarse con el Centro en:

    U.S. Food and Drug Administration
    Center for Food Safety and Applied Nutrition (HFS-009)
    Outreach and Information Center
    5100 Paint Branch Parkway
    College Park, MD 20740
    1–888–723–3366 (1–888–SAFEFOOD)
    http://www.fda.gov/Food/default.htm

Bibliografía selecta
  1. Huncharek M, Kupelnick B. Personal use of hair dyes and the risk of bladder cancer: results of a meta-analysis. Public Health Reports 2005; 120(1):31–38. [PubMed Abstract]
  2. Bolt HM, Golka K. The debate on carcinogenicity of permanent hair dyes: new insights. Critical Reviews in Toxicology 2007; 37(6):521–536. [PubMed Abstract]
  3. de Sanjose S, Benavente Y, Nieters A, et al. Association between personal use of hair dyes and lymphoid neoplasms in Europe. American Journal of Epidemiology 2006; 164(1):47–55. [PubMed Abstract]
  4. Takkouche B, Etminan M, Montes-Martinez A. Personal use of hair dyes and risk of cancer: a meta-analysis. JAMA: The Journal of the American Medical Association 2005; 293(20):2516–2525. [PubMed Abstract]
  5. Harling M, Schablon A, Schedlbauer G, Dulon M, Nienhaus A. Bladder cancer among hairdressers: a meta-analysis. Occupational and Environmental Medicine 2010; 67(5):351–358. [PubMed Abstract]
  6. Baan R, Straif K, Grosse Y, et al. Carcinogenicity of some aromatic amines, organic dyes, and related exposures. Lancet Oncology 2008; 9(4):322–323. [PubMed Abstract]
  7. Zhang Y, de Sanjose S, Bracci PM, et al. Personal use of hair dye and the risk of certain subtypes of non-Hodgkin lymphoma. American Journal of Epidemiology 2008; 167(11):1321–1331. [PubMed Abstract]
  8. Rauscher GH, Shore D, Sandler DP. Hair dye use and risk of adult acute leukemia. American Journal of Epidemiology 2004; 160(1):19–25. [PubMed Abstract]
  9. Miligi L, Costantini AS, Benvenuti A, et al. Personal use of hair dyes and hematolymphopoietic malignancies. Archives of Environmental and Occupational Health 2005; 60(5):249–256. [PubMed Abstract]
  10. Kelsh MA, Alexander DD, Kalmes RM, Buffler PA. Personal use of hair dyes and risk of bladder cancer: a meta-analysis of epidemiologic data. Cancer Causes and Control 2008; 19(6):549–558. [PubMed Abstract]
  11. Andrew AS, Schned AR, Heaney JA, Karagas MR. Bladder cancer risk and personal hair dye use. International Journal of Cancer 2004; 109(4):581–586. [PubMed Abstract]
  12. Gago-Dominguez M, Castelao JE, Yuan JM, Yu MC, Ross RK. Use of permanent hair dyes and bladder-cancer risk. International Journal of Cancer 2001; 91(4):575–579. [PubMed Abstract]
  13. Koutros S, Silverman DT, Baris D, et al. Hair dye use and risk of bladder cancer in the New England bladder cancer study. International Journal of Cancer 2011; DOI:10.1002/ijc.26245. [PubMed Abstract]
  14. Henley SJ, Thun MJ. Use of permanent hair dyes and bladder-cancer risk. International Journal of Cancer 2001; 94(6):903–906. [PubMed Abstract]
  15. Kogevinas M, Fernandez F, Garcia-Closas M, et al. Hair dye use is not associated with risk for bladder cancer: evidence from a case-control study in Spain. European Journal of Cancer 2006; 42(10):1448–1454. [PubMed Abstract]
  16. Lin J, Dinney CP, Grossman HB, Wu X. Personal permanent hair dye use is not associated with bladder cancer risk: evidence from a case-control study. Cancer Epidemiology Biomarkers and Prevention 2006; 15(9):1746–1749. [PubMed Abstract]

Este texto puede copiarse o usarse con toda libertad. Sin embargo, agradeceremos que se dé reconocimiento al Instituto Nacional del Cáncer como creador de esta información. El material gráfico puede ser propiedad del artista o del editor por lo que tal vez sea necesaria su autorización para poder usarlo.