English
¿Preguntas sobre el cáncer? 1-800-422-6237
  • Ver el documento completo
  • Imprimir
  • Enviar por correo electrónico
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest

Adaptación al cáncer: ansiedad y sufrimiento (PDQ®)

Trastornos por ansiedad

Los trastornos por ansiedad son temores muy fuertes que pueden obedecer a tensión física o emocional.

Los estudios mostraron que casi la mitad de los pacientes con cáncer dicen que sienten algo de ansiedad y alrededor de un cuarto de todos los pacientes con cáncer dicen que sienten mucha ansiedad. Los pacientes que viven con cáncer encuentran que se sienten más o menos ansiosos en diferentes momentos. Un paciente se puede volver más ansioso cuando el cáncer se disemina o el tratamiento pasa a ser más intensivo.

Para algunos pacientes, los sentimientos de ansiedad se pueden volver abrumadores y pueden afectar el tratamiento del cáncer. Esto es especialmente cierto para los pacientes que sufren períodos de intensa ansiedad antes del diagnóstico de un cáncer. Muchos pacientes que no presentaban una afección relacionada con la ansiedad antes de su diagnóstico de cáncer no presentarán un trastorno relacionado con el cáncer.

Los pacientes con más probabilidades de sufrir de un trastorno por ansiedad durante el tratamiento de cáncer son quienes tienen cualquiera de las siguientes características:

  • Antecedentes de un trastorno por ansiedad.
  • Antecedentes de trauma físico o emocional.
  • Ansiedad en el momento del diagnóstico.
  • Pocos familiares o amigos que le puedan proporcionar apoyo emocional.
  • Dolor que no está bien controlado.
  • Cáncer que no mejora con el tratamiento.
  • Dificultad para atender sus necesidades personales como bañarse o alimentarse.

Puede ser difícil diagnosticar los trastornos por ansiedad.

Puede ser difícil establecer la diferencia entre los miedos normales relacionados con el cáncer y los miedos anormales graves que se pueden describir como trastornos por ansiedad. El diagnóstico se basa en la manera en que los síntomas de ansiedad afectan la calidad de vida del paciente, los tipos de síntomas que se presentaron desde el diagnóstico o el tratamiento del cáncer, el momento en que se presentaron los síntomas y su duración.

Los trastornos por ansiedad pueden causar síntomas serios que afectan la vida diaria; entre ellos, los siguientes:

  • Sentirse preocupado todo el tiempo.
  • No poder concentrarse.
  • No poder "apagar los pensamientos" la mayor parte del tiempo.
  • Dificultad para dormir la mayoría de las noches.
  • Crisis frecuentes de llanto.
  • Sentir miedo casi todo el tiempo.
  • Sufrir síntomas como latidos cardíacos rápidos, boca seca, temblor en las manos, agitación o sentirse en el límite.
  • Ansiedad que no se alivia con las formas habituales de disminuir la ansiedad, como mantenerse ocupado para distraerse.

Hay diferentes causas para los trastornos de ansiedad en los pacientes con cáncer.

Además de la ansiedad que causa el diagnóstico de cáncer, los siguientes factores pueden causar ansiedad en los pacientes con cáncer:

La ansiedad por estas causas habitualmente se maneja tratando la causa misma.

Un diagnóstico de cáncer puede hacer que los trastornos por ansiedad aparezcan de nuevo en pacientes con antecedentes de estos trastornos.

Cuando los pacientes que tuvieron un trastorno por ansiedad en el pasado reciben un diagnóstico de cáncer, el trastorno por ansiedad se puede volver a presentar. Estos pacientes pueden sentir un gran temor, ser incapaces de recordar la información que les trasmiten las personas a cargo del paciente o no poder someterse a las pruebas y procedimientos médicos. Pueden tener los siguientes síntomas:

  • Falta de aliento.
  • Sudores.
  • Sensación de desmayo.
  • Latidos cardíacos rápidos.

Los pacientes con cáncer pueden sufrir los siguientes tipos de trastornos por ansiedad:

Fobias

Las fobias son temores relacionados con una situación o un objeto que no cesan con el paso del tiempo. Las personas con fobias habitualmente sienten una ansiedad intensa o evitan la situación o el objeto que temen. Por ejemplo, los pacientes con fobias a los espacios pequeños pueden evitar someterse a pruebas que se realizan en espacios pequeños, como las exploraciones mediante imágenes por resonancia magnética (IRM).

Las fobias hacen difícil que los pacientes puedan cumplir con las pruebas y procedimientos, o con el tratamiento. Las fobias se tratan con profesionales e incluyen distintas clases de terapias.

Trastorno por pánico

Los pacientes con un trastorno por pánico sienten una ansiedad súbita e intensa que se conoce como ataque de pánico. Los síntomas de un ataque de pánico incluyen los siguientes problemas:

  • Falta de aliento.
  • Sensación de desmayo.
  • Latidos cardíacos rápidos.
  • Temblores.
  • Mucha transpiración.
  • Sensación de descompostura de estómago.
  • Cosquilleo en la piel.
  • Sentir miedo de sufrir un ataque cardíaco.
  • Sentir miedo de "enloquecer".

Un ataque de pánico puede durar varios minutos o más tiempo. Puede provocar sentimientos de incomodidad que duran varias horas después del ataque. Los ataques de pánico se tratan con medicinas y terapia de conversación.

Trastorno obsesivo compulsivo

Los trastornos obsesivo compulsivos son poco frecuentes en pacientes con cáncer que no sufrían de ellos antes de recibir un diagnóstico de cáncer.

El trastorno obsesivo compulsivo se diagnostica cuando una persona que padece de pensamientos incesantes (obsesivos), ideas o imágenes, y usa compulsiones (comportamientos repetitivos) para manejar los sentimientos de sufrimiento. Las obsesiones y compulsiones afectan la capacidad de la persona para trabajar, ir a la escuela o participar en situaciones sociales. Los ejemplos de compulsiones incluyen lavarse las manos con frecuencia o controlar constantemente que una puerta esté cerrada. Los pacientes con un trastorno obsesivo compulsivo pueden ser incapaces de cumplir con el tratamiento del cáncer como consecuencia de esos pensamientos y comportamientos. Un trastorno obsesivo compulsivo se trata con medicinas y orientación individual (cara a cara).

Trastorno de tensión postraumática

Para mayor información sobre esta afección, consultar el sumario del PDQ sobre Trastorno de tensión postraumática.

Trastorno por ansiedad generalizada

Los pacientes que sufren un trastorno por ansiedad generalizada pueden sentir ansiedad o preocupación extremas y constantes. Por ejemplo, los pacientes con familiares y amigos que los apoyan pueden temer que nadie se ocupará de ellos. Los pacientes se pueden preocupar de que no pueden pagar su tratamiento aunque cuenten con suficiente dinero y seguro.

Una persona con ansiedad generalizada se puede sentir irritable, inquieta o mareada, tener los músculos tensos, falta de aliento, latidos cardíacos rápidos, transpirar o cansarse rápidamente. Un trastorno por ansiedad generalizada a veces se presenta después que un paciente estuvo muy deprimido.

Hay diferentes clases de tratamiento para los trastornos por ansiedad.

Hay diferentes clases de tratamiento para los pacientes con trastornos por ansiedad, incluso métodos para manejar la tensión. Las siguientes son algunas maneras de manejar la tensión:

  • Tratar el problema directamente.
  • Considerar la situación como un problema que se debe resolver o un desafío.
  • Conseguir toda la información y el apoyo necesarios para resolver el problema.
  • Dividir los grandes problemas o situaciones en problemas o tareas más pequeñas.
  • Ser flexible. Enfrentar las situaciones a medida que se presentan.

Los pacientes con trastornos por ansiedad necesitan información y apoyo para entender su cáncer y las elecciones de tratamiento. También pueden ser útiles para la ansiedad los tratamientos psicológicos, que incluyen los siguientes:

  • Orientación individual (cara a cara).
  • Orientación para la pareja y la familia.
  • Orientación para situaciones de crisis.
  • Terapia grupal.
  • Grupos de autoayuda.

Otros tratamientos para disminuir los síntomas de ansiedad son los siguientes:

Para algunos pacientes, puede ser útil usar juntos los distintos métodos. (Para mayor información, consultar la sección de este sumario sobre Sufrimiento psicológico y social).

Las medicinas se pueden usar solas o combinadas con otros tipos de tratamiento para los trastornos por ansiedad.

Los medicamentos contra la ansiedad se pueden usar si el paciente no desea recibir orientación o si no está disponible. Estas medicinas alivian los síntomas de ansiedad, como los sentimientos de temor, terror, incomodidad y tensión muscular. Pueden aliviar el sufrimiento durante el día y reducir el insomnio. Estas medicinas se pueden usar solas o combinadas con otras terapias.

Aunque algunos pacientes temen volverse adictos a los medicamentos contra la ansiedad, este no es un problema común para los pacientes con cáncer. Se administra una cantidad suficiente de medicamentos como para aliviar los síntomas y luego se reduce lentamente la dosis a medida en que los síntomas empiezan a mejorar.

Hay estudios que muestran que los antidepresivos son útiles para tratar los trastornos por ansiedad. Los niños y adolescentes tratados con antidepresivos tienen un riesgo mayor de pensamientos y comportamientos suicidas y se deben vigilar muy de cerca. (Para mayor información, consultar la sección de Tratamiento del sumario del PDQ sobre Depresión).

Ensayos clínicos en curso

Consultar la lista del NCI de estudios o ensayos clínicos sobre cuidados médicos de apoyo y cuidados paliativos que se realizan en los Estados Unidos y que actualmente aceptan participantes. Para realizar la búsqueda, usar el término en inglés adjustment disorder. La lista de ensayos se puede reducir aun más por lugar, medicamentos, intervención y otros criterios. Nota: los resultados obtenidos solo estarán disponibles en inglés.

Asimismo, se dispone de información general sobre ensayos clínicos en el portal de Internet del NCI.

  • Actualización: 10 de octubre de 2013