In English | En español
¿Preguntas sobre el cáncer? 1-800-422-6237

Complicaciones orales de la quimioterapia y la radioterapia a la cabeza y el cuello (PDQ®)

  • Actualizado: 19 de diciembre de 2013

Opciones

  • Imprimir página
  • Imprimir documento
  • Ver documento
  • Enviar este documento

Recaída y neoplasias malignas secundarias

Los infiltrados gingivales, las infecciones orales o la hemorragia desproporcionada a la etiología local pueden indicar una posible recaída de la enfermedad, especialmente, en los pacientes que han sido tratados por leucemia o linfomas. Además, se han observado plasmacitomas orales localizados en pacientes en recaída temprana después de un trasplante autógeno por mieloma múltiple. También la linfadenopatía unilateral indolora puede representar recidiva en los pacientes de linfoma tratado previamente. Las enfermedades linfoproliferativas que se presentan como segundas neoplasias malignas primarias después del trasplante se deben tomar en consideración por las masas de tejido blando y la linfadenopatía que se observan en los pacientes sometidos a trasplantes.

La incidencia de neoplasias malignas secundarias aumenta de forma sostenida en la medida en que los pacientes de cáncer sobreviven por más tiempo después del trasplante. La exposición previa a la quimioterapia y a la radioterapia y las alteraciones de la función inmunitaria, la enfermedad de injerto contra huésped (EICH) y la terapia de EICH contribuyen colectivamente al riesgo de una neoplasia maligna secundaria. El carcinoma oral de células escamosas es la neoplasia maligna secundaria que se presenta con mayor frecuencia en los pacientes de trasplante; los labios y la lengua son los sitios que se notifican con mayor frecuencia.