¿Prequntas sobre el cáncer?

Dolor (PDQ®)

Versión para profesionales de salud

Tratamiento de pacientes de edad avanzada

Como otros adultos, los pacientes de edad avanzada requieren una evaluación completa y un control intensivo del dolor. Sin embargo, estos pacientes corren el riesgo de no recibir suficiente tratamiento para el dolor debido a que se subestima su sensibilidad al dolor, se espera que ellos toleren bien el dolor y debido a conceptos erróneos acerca de su capacidad de beneficiarse del uso de los opioides. Los puntos para evaluar y tratar el dolor de cáncer en pacientes de más edad incluyen:

  • Enfermedades crónicas y múltiples fuentes del dolor.

    La edad y los complejos regímenes de medicación los pone en mayor riesgo de sufrir de la acción recíproca de un fármaco con otro y de un fármaco con una enfermedad.

  • Impedimentos visuales, auditivos, motores y cognitivos.

    Es posible que esté impedido el uso de instrumentos análogos sencillos descriptivos, numéricos y visuales de evaluación del dolor. Los pacientes impedidos cognitivamente pueden requerir escalas más simples y evaluaciones más frecuentes del dolor.

  • Efectos secundarios de los fármacos antinflamatorios no esteroideos (AINE).

    Aunque sean eficaces solos o como adjuntos a los opioides, es más probable que los AINE causen toxicidad renal y gástrica y otras reacciones de fármacos como son el impedimento cognitivo, el estreñimiento y los dolores de cabeza en pacientes de edad avanzada. Se debe tener en cuenta los otros AINE (por ejemplo, el trisalicilato de colina y magnesio) o la administración conjunta de los AINE con misoprostol para reducir la toxicidad gástrica.

  • Eficacia de los opioides.

    Las personas de edad avanzada tienden a ser más sensibles a los efectos analgésicos y depresivos del sistema nervioso central característicos de los opioides. Por lo general, el efecto máximo de los opioides es más elevado y el alivio del dolor puede durar más tiempo.

  • Analgesia controlada por el paciente.

    La eliminación más lenta del fármaco y una mayor sensibilidad a los efectos indeseables del fármaco (por ejemplo, deterioro cognitivo) indican la necesidad de una dosificación inicial cautelosa y de valoración y vigilancia subsiguientes de infusiones parenterales continuas.

  • Otras vías alternas de administración.

    Aunque es útil para los pacientes que tienen náuseas y vómitos, la vía rectal puede ser inapropiada para pacientes de edades avanzadas o débiles que son físicamente incapaces de ponerse el supositorio en el recto.

  • Control posoperatorio del dolor.

    Después de la cirugía, los cirujanos y otros miembros del equipo médico deberán mantener un contacto directo frecuente con el paciente anciano para volver a evaluar la calidad del control del dolor.

  • Cambio de situación.

    Cada vez que se mueva al paciente de edad avanzada (por ejemplo, del hospital a la casa o al asilo de ancianos) se debe revaluar las estrategias para el control del dolor y hacer los ajustes apropiados.

  • Actualización: 12 de febrero de 2014