English
¿Preguntas sobre el cáncer? 1-800-422-6237
  • Ver el documento completo
  • Imprimir
  • Enviar por correo electrónico
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest

Trastorno de tensión postraumática (PDQ®)

Tratamiento

Los efectos del trastorno de tensión postraumática (PTSD) son graves y de larga duración. El mismo puede afectar la capacidad del paciente de tener un estilo de vida normal y podría interferir con las relaciones personales, la educación y el trabajo. Ya que el evadir los lugares y personas relacionadas con cáncer es parte del PTSD, el síndrome podría impedir que el paciente busque tratamiento médico. Es importante que los sobrevivientes de cáncer reciban información sobre posibles efectos psicológicos relacionados a su vivencia del cáncer y el tratamiento inicial de los síntomas de PTSD. La terapia usada en estos casos es la misma que se usa en casos similares de trauma. El tratamiento puede implicar más de un tipo de terapia.

El método conocido como intervención durante la crisis, intenta aliviar los síntomas y devolver al paciente a su estado previo de funcionamiento normal. El terapeuta se enfoca en resolver problemas, enseñar al paciente habilidades para hacer frente los problemas, y en proveerle al paciente un ambiente de seguridad y apoyo.

Algunos pacientes se les ayuda mediante el uso de métodos que les enseña a cambiar sus comportamientos al cambiar sus patrones de pensamientos. Algunos de estos métodos incluyen el ayudar al paciente a entender los síntomas, enseñarle al paciente técnicas sobre cómo manejar la tensión, (como la relajación), enseñarle al paciente a expresar con otras palabras aquellos pensamientos emotivos, y ayudar al paciente que sea menos sensible a los provocaciones emocionales. La terapia conductual se utiliza cuando los síntomas incluyen el eludir la actividad sexual, y las situaciones íntimas.

Los grupos de apoyo suelen ayudar con frecuencia a las personas que sufren de trastorno de tensión postraumática. En el ambiente grupal, las personas tienden a recibir apoyo emocional, conocer a otros pacientes en situaciones similares y aprender técnicas para manejar la situación.

Los pacientes que padecen de síntomas severos, podrían ser tratados con medicamentos antidepresivos, antiansiolíticos, y si es necesario, antipsicóticos.

  • Actualización: 20 de diciembre de 2013