In English | En español
¿Prequntas sobre el cáncer?

Cáncer de hígado infantil: Tratamiento (PDQ®)

Versión Profesional De Salud
Actualizado: 5 de septiembre de 2014

Información general

Hepatoblastoma y carcinoma hepatocelular
        Epidemiología
        Factores de riesgo
        Diagnóstico
        Pronóstico
Sarcoma embrionario indiferenciado de hígado
Coriocarcinoma de hígado en lactantes
Hemangioendotelioma epitelioide

Por suerte, el cáncer es poco frecuente en los niños y los adolescentes, aunque la incidencia general de cáncer infantil ha estado aumentando lentamente desde 1975.[1] Los niños y adolescentes con cáncer se deben derivar a centros médicos que cuenten con un equipo médico multidisciplinario de especialistas en cáncer con experiencia en el tratamiento de los cánceres que se presentan durante la niñez y la adolescencia. Este equipo multidisciplinario incorpora la pericia del médico de atención primaria, subespecialistas en cirugía pediátrica, radioterapeutas, oncólogos y hematólogos pediatras, especialistas en rehabilitación, especialistas en enfermería pediátrica, trabajadores sociales y otros, con el fin de asegurar que los niños reciban el tratamiento, los cuidados médicos de apoyo y la rehabilitación que les permitirán lograr una supervivencia y una calidad de vida óptimas. (Para obtener información específica sobre cuidados médicos de apoyo para niños y adolescentes con cáncer, consultar los sumarios del PDQ sobre Cuidados médicos de apoyo).

La American Academy of Pediatrics estableció directrices para los centros de cáncer pediátrico y su función en el tratamiento de los pacientes pediátricos con cáncer.[2] En estos centros de atención pediátrica del cáncer, se cuenta con ensayos clínicos para la mayoría de los tipos de cáncer que se presentan en niños y adolescentes, y se ofrece la oportunidad de participar en estos ensayos a la mayoría de los pacientes y sus familias. Los ensayos clínicos para los niños y los adolescentes con cáncer se diseñan generalmente para comparar un tratamiento potencialmente mejor con el tratamiento que se acepta como estándar en la actualidad. La mayor parte de los avances en la identificación de tratamientos curativos de los cánceres infantiles se ha logrado por medio de ensayos clínicos. Para mayor información en inglés sobre ensayos clínicos en curso, consultar el portal de Internet del NCI.

Se han logrado mejorías espectaculares en la supervivencia de los niños y adolescentes con cáncer. Entre 1975 y 2010, la mortalidad infantil por cáncer disminuyó más de 50%.[1] Los niños y adolescentes sobrevivientes de cáncer necesitan un seguimiento muy cercano, ya que los efectos secundarios del tratamiento de cáncer pueden persistir o presentarse meses o años después de este. (Para obtener información específica sobre la incidencia, el tipo y la vigilancia de los efectos tardíos en niños y adolescentes sobrevivientes de cáncer, consultar el sumario sobre Efectos tardíos del tratamiento anticanceroso en la niñez).

Hepatoblastoma y carcinoma hepatocelular

Epidemiología

El cáncer de hígado es una neoplasia maligna poco frecuente en niños y adolescentes. Se divide en dos grandes subgrupos histológicos: hepatoblastoma y carcinoma hepatocelular.

La incidencia de hepatoblastoma en los Estados Unidos parece haberse duplicado de 0,8 (1975–1983) a 1,6 (2002–2009) por año, por millón de niños de 19 años y menos.[3,4] Se desconoce la causa del aumento de la incidencia de hepatoblastoma, pero puede contribuir a este el aumento de la supervivencia de lactantes prematuros de muy bajo peso al nacer, que se sabe que se relaciona con el hepatoblastoma.[5] En Japón, el riesgo de hepatoblastoma en los niños que pesaron menos de 1.000 g al nacer es 15 veces mayor que el riesgo para niños de peso normal al nacer.[6] Otros datos confirmaron la incidencia elevada del hepatoblastoma en lactantes prematuros de muy bajo peso al nacer.[7]

La edad de la aparición del cáncer de hígado en los niños se relaciona con la histología tumoral. Por lo habitual, los hepatoblastomas se presentan antes de los 3 años y aproximadamente 90% de los tumores hepáticos malignos en los niños de 4 años y menos son hepatoblastomas.[8]

En los Estados Unidos, la incidencia de carcinoma hepatocelular es de 0,8 por año por millón en niños de 0 a 14 años, y de 1,5 por año por millón en adolescentes de 15 a 19 años.[3] En varios países asiáticos, la incidencia de carcinoma hepatocelular en los niños es 10 veces más alta que en América del Norte. La incidencia elevada parece relacionarse con la incidencia de la hepatitis B adquirida en el período perinatal, que se puede prevenir en la mayoría de los casos por medio de la vacunación y la administración al recién nacido de la inmunoglobulina de la hepatitis B.[9]

La tasa de supervivencia general a 5 años de los niños con hepatoblastoma es de 70%.[10-12] Los neonatos con hepatoblastoma tienen resultados comparables a los de niños de hasta 5 años de edad.[13] La tasa de supervivencia general a 5 años es 42% en aquellos con carcinoma hepatocelular.[3] La supervivencia a 5 años para el carcinoma hepatocelular puede depender de su estadio; en un estudio de quimioterapia llevado a cabo por el Intergroup en los años 90, sobrevivieron 7 de 8 pacientes en estadio I y menos de 10% de aquellos en estadios III y IV.[3,14]

Factores de riesgo

Los factores de riesgo relacionados con el hepatoblastoma y el carcinoma hepatocelular se describen en el Cuadro 1.

Cuadro 1. Factores de riesgo relacionados con el hepatoblastoma y el carcinoma hepatocelular
Trastorno relacionado Hepatoblastoma Carcinoma hepatocelular 
Síndrome de Aicardi [15]X
Síndrome de Alagille [16]X
Síndrome de Beckwith-Wiedemann [17,18]X
Poliposis adenomatosa familiar [19-21]X
Enfermedades de almacenamiento de glucógeno tipos I-IV [22]XX
Hepatitis B y C [23-25]X
Lactantes de bajo peso al nacer [5-7,26]X
Colestasis intrahepática familiar evolutiva [27,28]X
Trisomía 18, otras trisomías [29]X
Tirosinemia [30]X

Síndrome de Beckwith-Wiedemann y hemihiperplasia

La incidencia del hepatoblastoma aumenta de 1.000 a 10.000 veces en lactantes y niños con síndrome de Beckwith-Wiedemann.[17,18] El riesgo de presentar hepatoblastoma también aumenta en casos de hemihipertrofia, que ahora se denomina hemihiperplasia, una afección que produce asimetría entre el lado derecho e izquierdo del cuerpo cuando una parte de este crece más rápido de lo normal.[31,32]

El síndrome de Beckwith-Wiedemann se puede originar en mutaciones genéticas y ser familiar o, con mucha más frecuencia, por cambios epigenéticos y ser esporádico. Cualquiera de estos mecanismos se puede relacionar con una mayor incidencia de tumores embrionarios, incluso el tumor de Wilms y el hepatoblastoma.[18] La dosificación de genes y el aumento subsiguiente de la expresión del factor de crecimiento similar a insulina 2 (FCI-2) se involucraron en la macrosomía y los tumores embrionarios por el síndrome de Beckwith-Wiedemann.[18,33] Cuando son esporádicos, los tipos de tumores embrionarios relacionados con el síndrome de Beckwith-Wiedemann también experimentaron con frecuencia cambios somáticos en el locus del síndrome de Beckwith-Wiedemann y el FCI-2.[34,35] La genética de los tumores en niños con hemihiperplasia no se ha definido con claridad.

Todos los niños con síndrome de Beckwith-Wiedemann o hemihiperplasia aislada se deben someter con regularidad a exámenes de detección por medio de ecografía para identificar neoplasias abdominales malignas en un estadio inicial.[32] Los exámenes de detección por medio de la medición de concentraciones de α-fetoproteína (AFP), además de la ecografía abdominal, ayudaron a la detección temprana del hepatoblastoma en niños con síndrome de Beckwith-Wiedemann o hemihiperplasia.[36] Otros síndromes de sobrecrecimiento somático, como el síndrome de Simpson-Golabi-Behmel, también se pueden relacionar con el hepatoblastoma.[37]

Poliposis adenomatosa familiar

Hay una relación entre el hepatoblastoma y la poliposis adenomatosa familiar (PAF); los niños de familias portadoras del gen APC corren un riesgo 800 veces más alto de presentar hepatoblastoma. Sin embargo, se notificó que el hepatoblastoma se presenta en menos de 1% de los miembros de familias con PAF; de ese modo, la detección del hepatoblastoma en miembros de familias con PAF con ecografía y medición de la AFP ha sido objeto de polémica.[19-21,38]

En un estudio de 50 niños consecutivos con hepatoblastoma esporádico aparente se informó que 5 niños (10%) tenían mutaciones en APC.[38] La información hasta la fecha no puede excluir la posibilidad de que la predisposición al hepatoblastoma se pueda limitar a un subconjunto específico de mutaciones en APC. En otro estudio de niños con hepatoblastoma se encontró un predominio de la mutación en la región 5' del gen, pero algunos pacientes presentaron mutaciones más cercanas a la región 3'.[39] Tal vez, someter a los niños con hepatoblastoma a exámenes de detección por mutaciones de APC pueda ser apropiado, ya que se les debe dar seguimiento por posible cáncer de colon. Este estudio preliminar ofrece algunas pruebas de que los exámenes de detección en los niños con hepatoblastoma para mutaciones en APC pueden ser apropiados.

En la ausencia de mutaciones en la línea germinal de APC, los hepatoblastomas infantiles no presentan mutaciones somáticas en el gen APC; sin embargo, con frecuencia presentan mutaciones en el gen beta-catenin, cuya función se relaciona de forma estrecha con el APC.[40]

Infecciones por hepatitis B y hepatitis C

El carcinoma hepatocelular se relaciona con las infecciones por hepatitis B y hepatitis C en los adultos,[23-25] mientras que en los niños hay una relación con el virus de la hepatitis B adquirido durante el período perinatal. La inmunización generalizada contra la hepatitis B disminuyó la incidencia del carcinoma hepatocelular en Asia.[9] En comparación con los adultos, el período de incubación de la infección por el virus de la hepatitis hasta la formación del carcinoma hepatocelular es extremadamente corto en un pequeño subconjunto de niños con el virus adquirido en el período perinatal. En el carcinoma hepatocelular infantil se presentan mutaciones en el gen met/hepatocyte growth factor receptor y este podría ser un mecanismo que da como resultado un período de incubación más corto. La infección por hepatitis C se relaciona con la aparición de cirrosis y carcinoma hepatocelular que toma décadas en presentarse y, por lo general, no se observa en los niños.[41]

Varios tipos específicos de lesiones hepáticas no víricas y de cirrosis se relacionan con el carcinoma hepatocelular en los niños, incluso la tirosinemia y la cirrosis biliar. Los pacientes de tirosinemia se deben someter a exámenes de detección en forma regular para identificar hepatoblastomas, ya estén tratados o no con 2-(2 nitro-4-3 trifluoro-metilbenzoil) -1, 3-ciclohexanodiona.[30] El carcinoma hepatocelular también puede aparecer en niños muy pequeños con mutaciones de la bomba de exportación de sales biliares ABCB11, que causa colestasis hepática familiar evolutiva.[27] Pese a estos hallazgos, la cirrosis en los niños, en comparación con los adultos, participa con mucha menor frecuencia en la presentación del carcinoma hepatocelular y se encuentra en solo 20 a 35% de los tumores hepáticos de carcinomas hepatocelulares infantiles.

Diagnóstico

Siempre se indica una biopsia tumoral para asegurar el diagnóstico de un tumor hepático, salvo en las siguientes situaciones:

  • Lactantes con hemangiomas hepáticos o hemangioendoteliomas, que se pueden diagnosticar por medio de pruebas de imágenes.
  • En el caso de coriocarcinoma de hígado en lactantes, que se puede diagnosticar por medio de pruebas de imágenes y una concentración marcadamente elevada de gonadotropina coriónica humana beta (GCh-β).[42]

Los marcadores tumorales de la AFP y la GCh-β son muy útiles para el diagnóstico y manejo de los tumores hepáticos. Aunque la AFP esté elevada en la mayoría de los niños con una neoplasia hepática maligna, esto no es patognomónico de un tumor maligno en el hígado.[43] La concentración de AFP puede estar elevada, debido tanto a un tumor benigno como a un tumor sólido maligno. La AFP es muy alta en los recién nacidos y disminuye en forma sostenida después del nacimiento. La semivida de la AFP es de 5 a 7 días, y al año de edad, deberá ser inferior a 10 ng/ml.[44]

Pronóstico

Factores relacionados con el tratamiento

La cura del hepatoblastoma o el carcinoma hepatocelular exige una resección macroscópica completa del tumor. Si un hepatoblastoma se extirpa por completo, la mayoría de los pacientes sobrevive, pero menos de un tercio de los pacientes presentan lesiones que se pueden tratar mediante una resección completa en el momento del diagnóstico. Por lo tanto, es sumamente importante que un niño con probabilidades de presentar hepatoblastoma sea evaluado por un cirujano pediatra con experiencia en la resección de hepatoblastomas en niños y que tenga acceso a un programa de trasplante de hígado.

Con frecuencia, la quimioterapia puede disminuir el tamaño y el alcance del hepatoblastoma, lo que permite que se realice una resección completa.[10-12,45,46] El trasplante ortóptico de hígado ofrece una opción adicional de tratamiento para los pacientes cuyos tumores permanecen irresecables después de la quimioterapia preoperatoria;[46-48] sin embargo, la presencia de tumor residual microscópico en el margen quirúrgico no impide un desenlace favorable.[49,50] Esto puede obedecer a los ciclos adicionales de quimioterapia que se administran antes o después de la resección en pacientes en estadio I e histología fetal pura, y después de la resección para todos los otros pacientes.[10,11,50]

El hepatoblastoma es con mayor frecuencia unifocal y, a menudo, es posible la resección. Los carcinomas hepatocelulares son con frecuencia extensivamente invasivos o multicéntricos, y menos de 30% son resecables. El trasplante ortóptico de hígado tuvo éxito en niños seleccionados con carcinoma hepatocelular.[48]

Factores relacionados con los marcadores tumorales

Noventa por ciento de los pacientes de hepatoblastoma y dos tercios de los pacientes de carcinoma hepatocelular tienen un marcador tumoral sérico AFP, que refleja en forma paralela la actividad de la enfermedad. Se debe comparar la concentración de AFP en el momento del diagnóstico con la tasa de disminución de la AFP durante el tratamiento con el intervalo normal ajustado por edad. La ausencia de una disminución significativa de las concentraciones de AFP con el tratamiento puede predecir una respuesta precaria a la terapia.[51] La ausencia de concentraciones elevadas de AFP en el momento del diagnóstico se presenta en un pequeño porcentaje de niños con hepatoblastoma y parece estar relacionada con un pronóstico muy precario, así como con la variante de células pequeñas indiferenciadas del hepatoblastoma. Algunas de estas variantes no expresan INI1 debido a una mutación en INI1 y se pueden considerar tumores rabdoides de hígado; todos los hepatoblastomas de células pequeñas indiferenciadas se deben evaluar para determinar la pérdida de la expresión de INI1 por medio de inmunohistoquímica.[49,52-56]

Las concentraciones de GCh-β también pueden ser elevadas en niños con hepatoblastoma o carcinoma hepatocelular, lo que puede producir precocidad isosexual en los niños varones.[57,58] Las concentraciones extremadamente altas de GCH-β se relacionan con el coriocarcinoma de hígado del lactante.

Sarcoma embrionario indiferenciado de hígado

El sarcoma embrionario indiferenciado de hígado (SEIH) es el tercer tipo de neoplasia maligna de hígado más común en niños y adolescentes, y comprende entre 9 y 13% de los tumores hepáticos. Se presenta como una masa abdominal, con frecuencia con dolor o malestar, habitualmente entre los 5 y 10 años de edad. La infiltración difundida por todo el hígado y la metástasis pulmonar son comunes. Se puede parecer a un tumor sólido o quístico en las pruebas de imágenes, frecuentemente con necrosis central. Las particularidades distintivas son glóbulos hialinos intracelulares característicos y anaplasia marcada sobre un fondo mesenquimatoso.[59] Muchos SEIH contienen diversos elementos de maduración de células mesenquimatosas, como músculo liso y grasa. Los sarcomas indiferenciados y los hepatoblastomas de células pequeñas indiferenciadas se deben examinar para determinar la pérdida de la expresión de INI1 por medio de inmunohistoquímica, a fin de descartar un tumor rabdoide de hígado.

Es importante establecer una distinción diagnóstica entre un SEIH y un rabdomiosarcoma del conducto biliar, porque ambos comparten algunas características patológicas y clínicas comunes, pero el tratamiento en ambos es diferente, como se indica en el Cuadro 2.[60] (Para mayor información, consultar el sumario del PDQ sobre Tratamiento del rabdomiosarcoma infantil).

Cuadro 2. Diferencias diagnósticas entre el sarcoma embrionario indiferenciado de hígado y el rabdomiosarcoma del conducto biliara
 Sarcoma embrionario indiferenciado de hígado Rabdomiosarcoma del conducto biliar 
aAdaptado de Nicol et al.[60]
Edad en el momento del diagnósticoMediana de edad: 10,5 añosMediana de edad: 3,4 años
Localización del tumorA menudo surge en el lóbulo derecho del hígadoA menudo surge en el hilio del hígado
Obstrucción biliarPoco frecuenteFrecuente; la ictericia es un síntoma común en el momento de la presentación
TratamientoCirugía y quimioterapiaCirugía (habitualmente, solo biopsia), radioterapia y quimioterapia

Se indicó que algunos SEIH surgen de hamartomas mesenquimatosos de hígado, que son masas grandes, benignas y multiquísticas que se presentan en los primeros dos años de vida.[60] Hay datos probatorios clínicos e histológicos muy sólidos que indican que un SEIH puede surgir dentro del hamartoma mesenquimatoso de hígado preexistente. En un informe de 11 casos de SEIH, 5 surgieron en relación con hamartomas mesenquimatosos de hígado y se notaron zonas de transición entre las histologías.[61] Muchos hamartomas mesenquimatosos de hígado tienen una traslocación característica con un valor crítico en el 19q13.4 y varios SEIH tienen la misma traslocación.[62,63] Algunas SEIH que surgen de hamartomas mesenquimatosos de hígado pueden presentar cariotipos complejos que no comprometen al 19q13,4.

Coriocarcinoma de hígado en lactantes

El coriocarcinoma de hígado es un tumor muy poco frecuente que parece originarse en la placenta, y se presenta con una masa en el hígado en los primeros pocos meses de vida. A menudo, los lactantes son inestables debido a la hemorragia tumoral. Se puede realizar el diagnóstico clínico sin una biopsia con base en imágenes del tumor hepático relacionadas con concentraciones extremadamente altas de GCh-β y concentraciones normales de AFP para la edad.[42]

Hemangioendotelioma epitelioide

El hemangioendotelioma epitelioide es un cáncer vascular poco frecuente que se presenta en el hígado y otros órganos (Para mayor información, consultar la sección sobre Hemangioendotelioma en el sumario del PDQ sobre Tratamiento del sarcoma de tejido blando infantil).

Bibliografía
  1. Smith MA, Altekruse SF, Adamson PC, et al.: Declining childhood and adolescent cancer mortality. Cancer 120 (16): 2497-506, 2014.  [PUBMED Abstract]

  2. Guidelines for the pediatric cancer center and role of such centers in diagnosis and treatment. American Academy of Pediatrics Section Statement Section on Hematology/Oncology. Pediatrics 99 (1): 139-41, 1997.  [PUBMED Abstract]

  3. Childhood cancer by the ICCC. In: Howlader N, Noone AM, Krapcho M, et al., eds.: SEER Cancer Statistics Review, 1975-2009 (Vintage 2009 Populations). Bethesda, Md: National Cancer Institute, 2012, Section 29. Also available online. Last accessed October 29, 2014. 

  4. Bulterys M, Goodman MT, Smith MA, et al.: Hepatic tumors. In: Ries LA, Smith MA, Gurney JG, et al., eds.: Cancer incidence and survival among children and adolescents: United States SEER Program 1975-1995. Bethesda, Md: National Cancer Institute, SEER Program, 1999. NIH Pub.No. 99-4649., pp 91-98. Also available online. Last accessed May 05, 2014. 

  5. Ikeda H, Hachitanda Y, Tanimura M, et al.: Development of unfavorable hepatoblastoma in children of very low birth weight: results of a surgical and pathologic review. Cancer 82 (9): 1789-96, 1998.  [PUBMED Abstract]

  6. Tanimura M, Matsui I, Abe J, et al.: Increased risk of hepatoblastoma among immature children with a lower birth weight. Cancer Res 58 (14): 3032-5, 1998.  [PUBMED Abstract]

  7. McLaughlin CC, Baptiste MS, Schymura MJ, et al.: Maternal and infant birth characteristics and hepatoblastoma. Am J Epidemiol 163 (9): 818-28, 2006.  [PUBMED Abstract]

  8. Darbari A, Sabin KM, Shapiro CN, et al.: Epidemiology of primary hepatic malignancies in U.S. children. Hepatology 38 (3): 560-6, 2003.  [PUBMED Abstract]

  9. Chang MH, Chen TH, Hsu HM, et al.: Prevention of hepatocellular carcinoma by universal vaccination against hepatitis B virus: the effect and problems. Clin Cancer Res 11 (21): 7953-7, 2005.  [PUBMED Abstract]

  10. Ortega JA, Krailo MD, Haas JE, et al.: Effective treatment of unresectable or metastatic hepatoblastoma with cisplatin and continuous infusion doxorubicin chemotherapy: a report from the Childrens Cancer Study Group. J Clin Oncol 9 (12): 2167-76, 1991.  [PUBMED Abstract]

  11. Douglass EC, Reynolds M, Finegold M, et al.: Cisplatin, vincristine, and fluorouracil therapy for hepatoblastoma: a Pediatric Oncology Group study. J Clin Oncol 11 (1): 96-9, 1993.  [PUBMED Abstract]

  12. Ortega JA, Douglass EC, Feusner JH, et al.: Randomized comparison of cisplatin/vincristine/fluorouracil and cisplatin/continuous infusion doxorubicin for treatment of pediatric hepatoblastoma: A report from the Children's Cancer Group and the Pediatric Oncology Group. J Clin Oncol 18 (14): 2665-75, 2000.  [PUBMED Abstract]

  13. Trobaugh-Lotrario AD, Chaiyachati BH, Meyers RL, et al.: Outcomes for patients with congenital hepatoblastoma. Pediatr Blood Cancer 60 (11): 1817-25, 2013.  [PUBMED Abstract]

  14. Katzenstein HM, Krailo MD, Malogolowkin MH, et al.: Hepatocellular carcinoma in children and adolescents: results from the Pediatric Oncology Group and the Children's Cancer Group intergroup study. J Clin Oncol 20 (12): 2789-97, 2002.  [PUBMED Abstract]

  15. Kamien BA, Gabbett MT: Aicardi syndrome associated with hepatoblastoma and pulmonary sequestration. Am J Med Genet A 149A (8): 1850-2, 2009.  [PUBMED Abstract]

  16. Keeffe EB, Pinson CW, Ragsdale J, et al.: Hepatocellular carcinoma in arteriohepatic dysplasia. Am J Gastroenterol 88 (9): 1446-9, 1993.  [PUBMED Abstract]

  17. DeBaun MR, Tucker MA: Risk of cancer during the first four years of life in children from The Beckwith-Wiedemann Syndrome Registry. J Pediatr 132 (3 Pt 1): 398-400, 1998.  [PUBMED Abstract]

  18. Weksberg R, Shuman C, Smith AC: Beckwith-Wiedemann syndrome. Am J Med Genet C Semin Med Genet 137C (1): 12-23, 2005.  [PUBMED Abstract]

  19. Iwama T, Mishima Y: Mortality in young first-degree relatives of patients with familial adenomatous polyposis. Cancer 73 (8): 2065-8, 1994.  [PUBMED Abstract]

  20. Garber JE, Li FP, Kingston JE, et al.: Hepatoblastoma and familial adenomatous polyposis. J Natl Cancer Inst 80 (20): 1626-8, 1988.  [PUBMED Abstract]

  21. Giardiello FM, Petersen GM, Brensinger JD, et al.: Hepatoblastoma and APC gene mutation in familial adenomatous polyposis. Gut 39 (96): 867-9, 1996.  [PUBMED Abstract]

  22. Siciliano M, De Candia E, Ballarin S, et al.: Hepatocellular carcinoma complicating liver cirrhosis in type IIIa glycogen storage disease. J Clin Gastroenterol 31 (1): 80-2, 2000.  [PUBMED Abstract]

  23. Ni YH, Chang MH, Hsu HY, et al.: Hepatocellular carcinoma in childhood. Clinical manifestations and prognosis. Cancer 68 (8): 1737-41, 1991.  [PUBMED Abstract]

  24. Tsukuma H, Hiyama T, Tanaka S, et al.: Risk factors for hepatocellular carcinoma among patients with chronic liver disease. N Engl J Med 328 (25): 1797-801, 1993.  [PUBMED Abstract]

  25. González-Peralta RP, Langham MR Jr, Andres JM, et al.: Hepatocellular carcinoma in 2 young adolescents with chronic hepatitis C. J Pediatr Gastroenterol Nutr 48 (5): 630-5, 2009.  [PUBMED Abstract]

  26. Spector LG, Birch J: The epidemiology of hepatoblastoma. Pediatr Blood Cancer 59 (5): 776-9, 2012.  [PUBMED Abstract]

  27. Knisely AS, Strautnieks SS, Meier Y, et al.: Hepatocellular carcinoma in ten children under five years of age with bile salt export pump deficiency. Hepatology 44 (2): 478-86, 2006.  [PUBMED Abstract]

  28. Alonso EM, Snover DC, Montag A, et al.: Histologic pathology of the liver in progressive familial intrahepatic cholestasis. J Pediatr Gastroenterol Nutr 18 (2): 128-33, 1994.  [PUBMED Abstract]

  29. Maruyama K, Ikeda H, Koizumi T: Hepatoblastoma associated with trisomy 18 syndrome: a case report and a review of the literature. Pediatr Int 43 (3): 302-5, 2001.  [PUBMED Abstract]

  30. van Spronsen FJ, Bijleveld CM, van Maldegem BT, et al.: Hepatocellular carcinoma in hereditary tyrosinemia type I despite 2-(2 nitro-4-3 trifluoro- methylbenzoyl)-1, 3-cyclohexanedione treatment. J Pediatr Gastroenterol Nutr 40 (1): 90-3, 2005.  [PUBMED Abstract]

  31. Hoyme HE, Seaver LH, Jones KL, et al.: Isolated hemihyperplasia (hemihypertrophy): report of a prospective multicenter study of the incidence of neoplasia and review. Am J Med Genet 79 (4): 274-8, 1998.  [PUBMED Abstract]

  32. Clericuzio CL, Martin RA: Diagnostic criteria and tumor screening for individuals with isolated hemihyperplasia. Genet Med 11 (3): 220-2, 2009.  [PUBMED Abstract]

  33. Algar EM, St Heaps L, Darmanian A, et al.: Paternally inherited submicroscopic duplication at 11p15.5 implicates insulin-like growth factor II in overgrowth and Wilms' tumorigenesis. Cancer Res 67 (5): 2360-5, 2007.  [PUBMED Abstract]

  34. Steenman M, Westerveld A, Mannens M: Genetics of Beckwith-Wiedemann syndrome-associated tumors: common genetic pathways. Genes Chromosomes Cancer 28 (1): 1-13, 2000.  [PUBMED Abstract]

  35. Albrecht S, Hartmann W, Houshdaran F, et al.: Allelic loss but absence of mutations in the polyspecific transporter gene BWR1A on 11p15.5 in hepatoblastoma. Int J Cancer 111 (4): 627-32, 2004.  [PUBMED Abstract]

  36. Clericuzio CL, Chen E, McNeil DE, et al.: Serum alpha-fetoprotein screening for hepatoblastoma in children with Beckwith-Wiedemann syndrome or isolated hemihyperplasia. J Pediatr 143 (2): 270-2, 2003.  [PUBMED Abstract]

  37. Buonuomo PS, Ruggiero A, Vasta I, et al.: Second case of hepatoblastoma in a young patient with Simpson-Golabi-Behmel syndrome. Pediatr Hematol Oncol 22 (7): 623-8, 2005 Oct-Nov.  [PUBMED Abstract]

  38. Aretz S, Koch A, Uhlhaas S, et al.: Should children at risk for familial adenomatous polyposis be screened for hepatoblastoma and children with apparently sporadic hepatoblastoma be screened for APC germline mutations? Pediatr Blood Cancer 47 (6): 811-8, 2006.  [PUBMED Abstract]

  39. Hirschman BA, Pollock BH, Tomlinson GE: The spectrum of APC mutations in children with hepatoblastoma from familial adenomatous polyposis kindreds. J Pediatr 147 (2): 263-6, 2005.  [PUBMED Abstract]

  40. Koch A, Denkhaus D, Albrecht S, et al.: Childhood hepatoblastomas frequently carry a mutated degradation targeting box of the beta-catenin gene. Cancer Res 59 (2): 269-73, 1999.  [PUBMED Abstract]

  41. Park WS, Dong SM, Kim SY, et al.: Somatic mutations in the kinase domain of the Met/hepatocyte growth factor receptor gene in childhood hepatocellular carcinomas. Cancer Res 59 (2): 307-10, 1999.  [PUBMED Abstract]

  42. Yoon JM, Burns RC, Malogolowkin MH, et al.: Treatment of infantile choriocarcinoma of the liver. Pediatr Blood Cancer 49 (1): 99-102, 2007.  [PUBMED Abstract]

  43. Boman F, Bossard C, Fabre M, et al.: Mesenchymal hamartomas of the liver may be associated with increased serum alpha foetoprotein concentrations and mimic hepatoblastomas. Eur J Pediatr Surg 14 (1): 63-6, 2004.  [PUBMED Abstract]

  44. Blohm ME, Vesterling-Hörner D, Calaminus G, et al.: Alpha 1-fetoprotein (AFP) reference values in infants up to 2 years of age. Pediatr Hematol Oncol 15 (2): 135-42, 1998 Mar-Apr.  [PUBMED Abstract]

  45. Pritchard J, Brown J, Shafford E, et al.: Cisplatin, doxorubicin, and delayed surgery for childhood hepatoblastoma: a successful approach--results of the first prospective study of the International Society of Pediatric Oncology. J Clin Oncol 18 (22): 3819-28, 2000.  [PUBMED Abstract]

  46. Czauderna P, Otte JB, Aronson DC, et al.: Guidelines for surgical treatment of hepatoblastoma in the modern era--recommendations from the Childhood Liver Tumour Strategy Group of the International Society of Paediatric Oncology (SIOPEL). Eur J Cancer 41 (7): 1031-6, 2005.  [PUBMED Abstract]

  47. Otte JB, Pritchard J, Aronson DC, et al.: Liver transplantation for hepatoblastoma: results from the International Society of Pediatric Oncology (SIOP) study SIOPEL-1 and review of the world experience. Pediatr Blood Cancer 42 (1): 74-83, 2004.  [PUBMED Abstract]

  48. Austin MT, Leys CM, Feurer ID, et al.: Liver transplantation for childhood hepatic malignancy: a review of the United Network for Organ Sharing (UNOS) database. J Pediatr Surg 41 (1): 182-6, 2006.  [PUBMED Abstract]

  49. Zsíros J, Maibach R, Shafford E, et al.: Successful treatment of childhood high-risk hepatoblastoma with dose-intensive multiagent chemotherapy and surgery: final results of the SIOPEL-3HR study. J Clin Oncol 28 (15): 2584-90, 2010.  [PUBMED Abstract]

  50. Schnater JM, Aronson DC, Plaschkes J, et al.: Surgical view of the treatment of patients with hepatoblastoma: results from the first prospective trial of the International Society of Pediatric Oncology Liver Tumor Study Group. Cancer 94 (4): 1111-20, 2002.  [PUBMED Abstract]

  51. Van Tornout JM, Buckley JD, Quinn JJ, et al.: Timing and magnitude of decline in alpha-fetoprotein levels in treated children with unresectable or metastatic hepatoblastoma are predictors of outcome: a report from the Children's Cancer Group. J Clin Oncol 15 (3): 1190-7, 1997.  [PUBMED Abstract]

  52. Brown J, Perilongo G, Shafford E, et al.: Pretreatment prognostic factors for children with hepatoblastoma-- results from the International Society of Paediatric Oncology (SIOP) study SIOPEL 1. Eur J Cancer 36 (11): 1418-25, 2000.  [PUBMED Abstract]

  53. Perilongo G, Shafford E, Maibach R, et al.: Risk-adapted treatment for childhood hepatoblastoma. final report of the second study of the International Society of Paediatric Oncology--SIOPEL 2. Eur J Cancer 40 (3): 411-21, 2004.  [PUBMED Abstract]

  54. D'Antiga L, Vallortigara F, Cillo U, et al.: Features predicting unresectability in hepatoblastoma. Cancer 110 (5): 1050-8, 2007.  [PUBMED Abstract]

  55. De Ioris M, Brugieres L, Zimmermann A, et al.: Hepatoblastoma with a low serum alpha-fetoprotein level at diagnosis: the SIOPEL group experience. Eur J Cancer 44 (4): 545-50, 2008.  [PUBMED Abstract]

  56. Meyers RL, Rowland JR, Krailo M, et al.: Predictive power of pretreatment prognostic factors in children with hepatoblastoma: a report from the Children's Oncology Group. Pediatr Blood Cancer 53 (6): 1016-22, 2009.  [PUBMED Abstract]

  57. Schneider DT, Calaminus G, Göbel U: Diagnostic value of alpha 1-fetoprotein and beta-human chorionic gonadotropin in infancy and childhood. Pediatr Hematol Oncol 18 (1): 11-26, 2001 Jan-Feb.  [PUBMED Abstract]

  58. Nakagawara A, Ikeda K, Tsuneyoshi M, et al.: Hepatoblastoma producing both alpha-fetoprotein and human chorionic gonadotropin. Clinicopathologic analysis of four cases and a review of the literature. Cancer 56 (7): 1636-42, 1985.  [PUBMED Abstract]

  59. Stocker JT: Hepatic tumors in children. Clin Liver Dis 5 (1): 259-81, viii-ix, 2001.  [PUBMED Abstract]

  60. Nicol K, Savell V, Moore J, et al.: Distinguishing undifferentiated embryonal sarcoma of the liver from biliary tract rhabdomyosarcoma: a Children's Oncology Group study. Pediatr Dev Pathol 10 (2): 89-97, 2007 Mar-Apr.  [PUBMED Abstract]

  61. Shehata BM, Gupta NA, Katzenstein HM, et al.: Undifferentiated embryonal sarcoma of the liver is associated with mesenchymal hamartoma and multiple chromosomal abnormalities: a review of eleven cases. Pediatr Dev Pathol 14 (2): 111-6, 2011 Mar-Apr.  [PUBMED Abstract]

  62. Stringer MD, Alizai NK: Mesenchymal hamartoma of the liver: a systematic review. J Pediatr Surg 40 (11): 1681-90, 2005.  [PUBMED Abstract]

  63. O'Sullivan MJ, Swanson PE, Knoll J, et al.: Undifferentiated embryonal sarcoma with unusual features arising within mesenchymal hamartoma of the liver: report of a case and review of the literature. Pediatr Dev Pathol 4 (5): 482-9, 2001 Sep-Oct.  [PUBMED Abstract]