¿Prequntas sobre el cáncer?

Leucemia mieloide aguda en adultos: Tratamiento (PDQ®)

Versión para profesionales de salud

Aspectos generales de las opciones de tratamiento

El éxito en el tratamiento de la leucemia mieloide aguda (LMA) requiere controlar la enfermedad sistémica y de la médula ósea, y administrar un tratamiento específico para tratar la enfermedad que afecta el sistema nervioso central (SNC), si ésta existe. El fundamento de esta estrategia incluye quimioterapia combinada administrada sistemáticamente. Puesto que sólo un 5% de los pacientes con LMA contraen enfermedad en el SNC, no se indica el tratamiento profiláctico.[1-3]

El tratamiento se divide en dos fases: inducción a la remisión (para lograr remisión) y posremisión (para mantener la remisión). El tratamiento de mantenimiento para LMA fue administrada previamente por varios años pero no se incluye en la mayoría de los estudios o ensayos clínicos de tratamiento actuales en los Estados Unidos, excepto para la leucemia promielocítica aguda. (Para mayor información, consultar la sección sobre Leucemia mieloide aguda en adultos en remisión en este sumario.) Otros estudios han utilizado tratamiento más intensivo de posremisión administrada por un tiempo más corto después de lo cual se discontinúa el tratamiento.[4] El tratamiento de posremisión parece ser eficaz cuando se administra inmediatamente después de que se logra la remisión.[4]

Puesto que la mielodepresión es una consecuencia prevista tanto de la leucemia como de su tratamiento con quimioterapia, los pacientes deberán ser vigilados estrechamente durante el tratamiento. Deberá haber disponibles instalaciones adecuadas de apoyo hematológico con múltiples fracciones sanguíneas incluyendo transfusiones de plaquetas, así como para tratar complicaciones infecciosas relacionadas.[5] Ensayos aleatorizados han mostrado resultados similares en pacientes que recibieron transfusiones de plaquetas profilácticas a una concentración de 10.000/mm3, en vez de 20.000/mm3.[6] La incidencia de aloinmunización de plaquetas fue similar entre grupos asignados al azar para recibir concentrados de plaqueta de un conjunto de donantes también escogidos al azar; concentrados de plaquetas filtradas de un conjunto de donantes escogidos al azar; concentrados de plaquetas de un conjunto B-irradiado con rayos ultravioletas de donantes escogidos al azar; o plaquetas filtradas obtenidas mediante aféresis de un solo donante escogido al azar.[7] Los factores que estimulan las colonias, por ejemplo, el factor estimulante de colonias de granulocitos (G-CSF) y el factor estimulante de colonias de granulocitos/macrófago (GM-CSF), se han estudiado en un esfuerzo para acortar el período de la granulocitopenia relacionada con el tratamiento de leucemia.[8] Si se usan, estos fármacos se administran después de completar el tratamiento de inducción. El GM-CSF demostró mejorar la supervivencia en un ensayo aleatorizado de LMA en pacientes entre 55 y 70 años de edad (la supervivencia media fue de 10,6 meses contra 4,8 meses). En este ensayo del Eastern Cooperative Oncology Group (ECOG) (EST-1490), los pacientes fueron aleados para recibir GM-CSF o placebo después de la demostración de eliminación leucémica de la médula ósea.[9] Sin embargo, GM-CSF no mostró ningún beneficio en un ensayo aleatorizado separado similar con pacientes de 60 años o más.[10] En este último estudio, el despeje de la médula no fue requerido antes de iniciar el tratamiento con citocina. En un ensayo aleatorizado del Southwest Oncology Group NCT00023777 de G-CSF administrada después de un tratamiento de inducción a pacientes mayores de 65 años, la respuesta completa fue más alta en los pacientes que recibieron G-CSF, debido a una incidencia menor de resistencia leucémica primaria. La administración del factor de crecimiento no tuvo ningún impacto en la mortalidad o supervivencia.[11,12] Ya que la mayoría de los ensayos clínicos aleatorizados no han mostrado la incidencia de los factores de crecimiento en la supervivencia, por lo general, su uso no se recomienda de forma rutinaria, en el entorno de la inducción a la remisión.

La administración de GM-CSF u otros factores de crecimiento mieloides antes y durante el tratamiento de inducción para aumentar los efectos de el tratamiento citotóxico a través del reclutamiento de blastos leucémicos en el ciclo celular (preparación con factores de crecimiento) ha sido un área activa de investigación clínica. Pruebas obtenidas en ensayos aleatorizados sobre el GM-CSF han llegado a conclusiones opuestas, mientras que un ensayo aleatorizado de la preparación con GM-CSF para la administración de con el cálculo del número de casos nuevos y defunciones en tratamientos de inducción y posremisión consolidación convencional no mostró diferencia en los resultados entre los pacientes que recibieron GM-CSF y aquellos que no fueron preparados con factores de crecimiento.[13,14][Grado de comprobación: 1iiA] Por el contrario, un ensayo aleatorizado similar controlado por placebo de la preparación con GM-CSF en pacientes con LMA de entre 55 y 75 años de edad mostró una mejora de la supervivencia libre de enfermedad en el grupo que recibió GM-CSF (la supervivencia media libre de enfermedad para los pacientes que consiguieron una remisión completa fue de 23 meses contra 11 meses; la supervivencia libre de enfermedad a dos años fue del 48 contra el 21%), con tendencia a una mejora de la supervivencia general para pacientes entre 55 y 64 años de edad (la supervivencia a dos años fue del 39 contra el 27%, P = 0,082).[15][Grado de comprobación: 1iiDii]

Bibliografía

  1. Kebriaei P, Champlin R, deLima M, et al.: Management of acute leukemias. In: DeVita VT Jr, Lawrence TS, Rosenberg SA: Cancer: Principles and Practice of Oncology. 9th ed. Philadelphia, Pa: Lippincott Williams & Wilkins, 2011, pp 1928-54.
  2. Wiernik PH: Diagnosis and treatment of acute nonlymphocytic leukemia. In: Wiernik PH, Canellos GP, Dutcher JP, et al., eds.: Neoplastic Diseases of the Blood. 3rd ed. New York, NY: Churchill Livingstone, 1996, pp 283-302.
  3. Morrison FS, Kopecky KJ, Head DR, et al.: Late intensification with POMP chemotherapy prolongs survival in acute myelogenous leukemia--results of a Southwest Oncology Group study of rubidazone versus adriamycin for remission induction, prophylactic intrathecal therapy, late intensification, and levamisole maintenance. Leukemia 6 (7): 708-14, 1992. [PUBMED Abstract]
  4. Cassileth PA, Lynch E, Hines JD, et al.: Varying intensity of postremission therapy in acute myeloid leukemia. Blood 79 (8): 1924-30, 1992. [PUBMED Abstract]
  5. Supportive Care. In: Wiernik PH, Canellos GP, Dutcher JP, et al., eds.: Neoplastic Diseases of the Blood. 3rd ed. New York, NY: Churchill Livingstone, 1996, pp 779-967.
  6. Rebulla P, Finazzi G, Marangoni F, et al.: The threshold for prophylactic platelet transfusions in adults with acute myeloid leukemia. Gruppo Italiano Malattie Ematologiche Maligne dell'Adulto. N Engl J Med 337 (26): 1870-5, 1997. [PUBMED Abstract]
  7. Leukocyte reduction and ultraviolet B irradiation of platelets to prevent alloimmunization and refractoriness to platelet transfusions. The Trial to Reduce Alloimmunization to Platelets Study Group. N Engl J Med 337 (26): 1861-9, 1997. [PUBMED Abstract]
  8. Geller RB: Use of cytokines in the treatment of acute myelocytic leukemia: a critical review. J Clin Oncol 14 (4): 1371-82, 1996. [PUBMED Abstract]
  9. Rowe JM, Andersen JW, Mazza JJ, et al.: A randomized placebo-controlled phase III study of granulocyte-macrophage colony-stimulating factor in adult patients (> 55 to 70 years of age) with acute myelogenous leukemia: a study of the Eastern Cooperative Oncology Group (E1490). Blood 86 (2): 457-62, 1995. [PUBMED Abstract]
  10. Stone RM, Berg DT, George SL, et al.: Granulocyte-macrophage colony-stimulating factor after initial chemotherapy for elderly patients with primary acute myelogenous leukemia. Cancer and Leukemia Group B. N Engl J Med 332 (25): 1671-7, 1995. [PUBMED Abstract]
  11. Dombret H, Chastang C, Fenaux P, et al.: A controlled study of recombinant human granulocyte colony-stimulating factor in elderly patients after treatment for acute myelogenous leukemia. AML Cooperative Study Group. N Engl J Med 332 (25): 1678-83, 1995. [PUBMED Abstract]
  12. Godwin JE, Kopecky KJ, Head DR, et al.: A double-blind placebo-controlled trial of granulocyte colony-stimulating factor in elderly patients with previously untreated acute myeloid leukemia: a Southwest oncology group study (9031). Blood 91 (10): 3607-15, 1998. [PUBMED Abstract]
  13. Buchner T, Hiddemann W, Wormann B, et al.: GM-CSF multiple course priming and long-term administration in newly diagnosed AML: hematologic and therapeutic effects. [Abstract] Blood 84 (10 Suppl 1): A-95, 27a, 1994.
  14. Löwenberg B, Boogaerts MA, Daenen SM, et al.: Value of different modalities of granulocyte-macrophage colony-stimulating factor applied during or after induction therapy of acute myeloid leukemia. J Clin Oncol 15 (12): 3496-506, 1997. [PUBMED Abstract]
  15. Witz F, Sadoun A, Perrin MC, et al.: A placebo-controlled study of recombinant human granulocyte-macrophage colony-stimulating factor administered during and after induction treatment for de novo acute myelogenous leukemia in elderly patients. Groupe Ouest Est Leucémies Aiguës Myéloblastiques (GOELAM). Blood 91 (8): 2722-30, 1998. [PUBMED Abstract]
  • Actualización: 9 de abril de 2014