In English | En español
¿Preguntas sobre el cáncer? 1-800-422-6237

Síndromes mielodisplásicos: Tratamiento (PDQ®)

  • Actualizado: 27 de junio de 2014

Opciones

  • Imprimir página
  • Imprimir documento
  • Ver documento
  • Enviar este documento

Aspectos generales de las opciones de tratamiento



Hay diferentes tipos de tratamiento para los pacientes de síndromes mielodisplásicos.

Hay diferentes tipos de tratamiento disponibles para los pacientes de síndromes mielodisplásicos. Algunos tratamientos son estándar (el tratamiento actualmente usado) y otros se encuentran en evaluación en ensayos clínicos. Un ensayo clínico de un tratamiento es un estudio de investigación que procura mejorar los tratamientos actuales u obtener información sobre tratamientos nuevos para pacientes de cáncer. Cuando estudios clínicos muestran que un nuevo tratamiento es mejor que el tratamiento estándar, el tratamiento nuevo se puede convertir en el tratamiento estándar. Los pacientes deberían pensar en participar en un ensayo clínico. Algunos ensayos clínicos están abiertos solo para pacientes que no han comenzado un tratamiento.

El tratamiento de los síndromes mielodisplásicos incluye cuidados médicos de apoyo, terapia con medicamentos y trasplante de células madre.

Los pacientes de síndromes mielodisplásicos que tienen síntomas causados por recuentos sanguíneos bajos reciben cuidados médicos de apoyo para aliviar los síntomas y mejorar la calidad de vida. Se puede usar el tratamiento farmacológico para hacer más lenta la evolución de la enfermedad. Ciertos pacientes se pueden curar con un tratamiento intensivo con quimioterapia, seguida de un trasplante de células madre con las células madre de un donante.

Se utilizan tres tipos de tratamiento estándar:

Cuidados médicos de apoyo

Los cuidados médicos de apoyo se administran a fin de mitigar los problemas producidos por la enfermedad o su tratamiento. Estos cuidados pueden incluir los siguientes procedimientos:

  • Terapia de transfusión

    La terapia de transfusión (transfusión de sangre) es un método de administrar glóbulos rojos, glóbulos blancos o plaquetas para remplazar las células sanguíneas destruidas por la enfermedad o el tratamiento. Se administra una transfusión de glóbulos rojos cuando el recuento de glóbulos rojos es bajo y se presentan signos o síntomas de anemia, como dificultad para respirar y sensación de mucho cansancio. Habitualmente se realiza una transfusión de plaquetas cuando el paciente sangra, se somete a un procedimiento que puede causar hemorragia o el recuento de plaquetas es muy bajo.

    Los pacientes que reciben muchas transfusiones de sangre pueden tener daño en tejidos u órganos causado por la acumulación adicional de hierro. Estos pacientes se pueden tratar con terapia de quelación del hierro para extraer el exceso de hierro de la sangre.

  • Sustancias estimulantes de la eritropoyesis (SEE)

    Se pueden administrar sustancias estimulantes de la eritropoyesis (SEE) para aumentar el número de glóbulos rojos maduros elaborados por el cuerpo y reducir los efectos de la anemia. A veces se administra el factor estimulante de colonias de granulocitos (FEC-G) con SEE para lograr que el tratamiento sea más eficaz.

  • Terapia con antibióticos

    Se pueden administrar antibióticos para combatir las infecciones.

Terapia con medicamentos

  • Lenalidomida

    Los pacientes de síndromes mielodisplásicos relacionados con una anormalidad del cromosoma del(5q) que necesitan transfusiones frecuentes de glóbulos rojos se pueden tratar con lenalidomida. La lenalidomida se usa para disminuir la necesidad de transfusiones de glóbulos rojos.

  • Terapia inmunodepresora

    La globulina antitimocítica (GAT) deprime o debilita el sistema inmunitario. Se usa para disminuir la necesidad de transfusiones de glóbulos rojos.

  • Azacitidina y decitabina

    La azacitidina y la decitabina se usan para tratar síndromes mielodisplásicos: destruyen las células que se multiplican rápidamente. También ayudan a los genes que participan en el crecimiento de las células para que funcionen como es debido. El tratamiento con azacitidina y decitabina puede hacer más lenta la evolución de los síndromes mielodisplásicos a leucemia mieloide aguda.

  • Quimioterapia para la leucemia mieloide aguda (LMA)

    Los pacientes de síndromes mielodisplásicos que tienen una cantidad alta de blastocitos en su médula ósea tienen un riesgo alto de leucemia aguda. Se pueden tratar con el mismo régimen de quimioterapia que se usa para los pacientes de leucemia mieloide aguda.

Quimioterapia con trasplante de células madre

El trasplante de células madre es un método para administrar la quimioterapia y remplazar las células generadoras de sangre destruidas por el tratamiento. Las células madre (células sanguíneas inmaduras) se extraen de la sangre o la médula ósea de un donante, y se congelan y almacenan. Al terminar la quimioterapia, las células madre almacenadas, se descongelan y se reinyectan en el paciente mediante una infusión. Estas células madre reinfundidas crecen (y restauran) las células sanguíneas del cuerpo.

Es posible que el tratamiento no sea tan eficaz para los pacientes de síndromes mielodisplásicos causados por un tratamiento anterior contra el cáncer.

Trasplante de células madre 
Trasplante de células madre (primer paso). Se toma sangre de una vena del brazo de un donante. El donante puede ser el paciente u otra persona. La sangre circula por una máquina que extrae las células madre. Luego, la sangre se devuelve al donante a través de una vena del otro brazo.Trasplante de células madre (segundo paso). El paciente recibe quimioterapia para destruir las células que forman la sangre. El paciente puede recibir radioterapia (no se muestra).Trasplante de células madre (tercer paso). El paciente recibe las células madre a través de un catéter colocado en un vaso sanguíneo del pecho.

Se están probando nuevos tipos de tratamiento en ensayos clínicos.

Para mayor información en inglés sobre ensayos clínicos en curso, consultar el portal de Internet del NCI.

Los pacientes deberían pensar en participar en un ensayo clínico.

Para algunos pacientes, la mejor elección de tratamiento puede ser participar en un ensayo clínico. Los ensayos clínicos forman parte del proceso de investigación del cáncer. Los ensayos clínicos se llevan a cabo para determinar si los tratamientos nuevos para el cáncer son seguros y eficaces, o mejores que el tratamiento estándar.

Muchos de los tratamientos estándar actuales se basan en ensayos clínicos anteriores. Los pacientes que participan en un ensayo clínico pueden recibir el tratamiento estándar o estar entre los primeros en recibir el tratamiento nuevo.

Los pacientes que participan en los ensayos clínicos también ayudan a mejorar la forma en que se tratará el cáncer en el futuro. Aunque los ensayos clínicos no conduzcan a tratamientos nuevos eficaces, a menudo responden a preguntas importantes y ayudan a avanzar en la investigación.

Los pacientes pueden entrar a formar parte de los ensayos clínicos antes, durante o después de comenzar su tratamiento.

Para algunos pacientes, la mejor elección de tratamiento puede ser participar en un ensayo clínico. Los ensayos clínicos forman parte del proceso de investigación del cáncer. Los ensayos clínicos se llevan a cabo para determinar si los tratamientos nuevos para el cáncer son seguros y eficaces, o mejores que el tratamiento estándar.

Muchos de los tratamientos estándar actuales se basan en ensayos clínicos anteriores. Los pacientes que participan en un ensayo clínico pueden recibir el tratamiento estándar o estar entre los primeros en recibir el tratamiento nuevo.

Los pacientes que participan en los ensayos clínicos también ayudan a mejorar la forma en que se tratará el cáncer en el futuro. Aunque los ensayos clínicos no conduzcan a tratamientos nuevos eficaces, a menudo responden a preguntas importantes y ayudan a avanzar en la investigación.

Pueden necesitarse pruebas de seguimiento.

Algunas de las pruebas que se usaron para diagnosticar el cáncer o para determinar el estadio del cáncer se pueden repetir. Algunas pruebas se repiten para asegurarse que el tratamiento es eficaz. Las decisiones acerca de seguir, cambiar o suspender el tratamiento se pueden basar en los resultados de estas pruebas. Esto a veces se llama reestadificación.

Algunas de las pruebas se seguirán repitiendo esporádicamente después de terminar el tratamiento. Los resultados de estas pruebas pueden mostrar si la afección cambió o si el cáncer recidivó (volvió). Estas pruebas a veces se llaman pruebas de seguimiento o exámenes médicos.