Informe Anual a la Nación: siguen descendiendo los índices de mortalidad por cáncer

  • Control de tamaño de fuente
  • Imprimir
  • Enviar por correo electrónico
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest
  • Publicación: 31 de marzo de 2017

Los índices de mortalidad por cáncer en general continúan disminuyendo en hombres, mujeres y niños de todos los grupos raciales y étnicos, de acuerdo al último Informe Anual a la Nación sobre el Estado del Cáncer, de 1975 a 2014. El informe declara que los índices de mortalidad durante el período de 2010 a 2014 disminuyeron en 11 de los 16 tipos de cáncer más comunes en los hombres y en 13 de los 18 tipos más comunes de cáncer en las mujeres, incluidos el cáncer de pulmón, el de colon y recto, de seno femenino y el de próstata. Mientras tanto, los índices de mortalidad aumentaron para cáncer de hígado, páncreas y cerebro en los hombres y de hígado y de cáncer de cuello uterino en las mujeres. El informe declara que los índices de incidencia de cáncer en general, o los índices de nuevos cánceres, disminuyeron en los hombres, pero se estabilizaron en las mujeres durante el período de 1999 a 2013.

El Informe a la Nación es publicado cada año en un proyecto de colaboración por parte de la Sociedad Americana contra El Cáncer; los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) y el Instituto Nacional del Cáncer (NCI), ambos componentes del Departamento de Salud y Servicios Humanos; y la Asociación Norteamericana de Registros Centrales de Cáncer (NAACCR).

El informe aparece primero en línea en la revista Journal of the National Cancer Institute e incluye una sección especial, que este año se concentra en la supervivencia expresada como porcentajes. Se concluye que varios, aunque no todos, tipos de cáncer mostraron una mejora significativa durante ese tiempo tanto para cánceres en estadio inicial como para los de estadio avanzado, y variaron mucho según la raza o etnia y el estado.

“Mientras las tendencias en los índices de mortalidad son la medida que se usa con más regularidad para evaluar el progreso contra el cáncer, las tendencias de supervivencia son también una medida importante para evaluar el progreso en la mejora de los resultados del cáncer", dijo el doctor Ahmedin Jemal, de la Sociedad Americana Contra el Cáncer y autor principal del estudio. “La última vez incluimos una sección especial sobre la supervivencia del cáncer en 2004 y, como nos dimos cuenta entonces, la supervivencia mejoró en ese tiempo en casi todos los cánceres en cada estadio de diagnóstico. Pero la supervivencia sigue siendo muy baja para algunos tipos de cáncer y en la mayoría de los tipos de cánceres diagnosticados en estadios avanzados”.

En comparación con los casos diagnosticados de 1975 a 1977, la supervivencia de cinco años para los cánceres diagnosticados de 2006 a 2012 aumentó significativamente para todos con excepción de dos tipos de cáncer: de cuello uterino y de útero. Los mayores incrementos absolutos de supervivencia (25 % o más) se observaron en los cánceres de próstata y de riñón, así como en linfoma no Hodgkin, mieloma y leucemia.

Los cánceres con la menor supervivencia relativa a cinco años para los casos diagnosticados de 2006 a 2012 fueron de páncreas (8,5 %), hígado (18,1 %), pulmón (18,7 %), esófago (20,5 %), estómago (31,1 %) y cerebro (35 %); los cánceres con la mayor supervivencia fueron de próstata (99,3 %), tiroides 98,3 %, melanoma (93,2 %) y de seno femenino (90,8 %).

“Aunque este informe encontró que la supervivencia a cinco años para la mayoría de los tipos de cáncer mejoró tanto en los negros como en los blancos en las últimas décadas, las desigualdades raciales para muchos cánceres comunes han persistido, y pueden haber aumentado para el cáncer de próstata y el cáncer de seno femenino", dijo la doctora Lynne T. Penberthy, directora adjunta del Programa de Investigación de Vigilancia del NCI. “Todavía tenemos mucho trabajo por hacer para comprender las causas de estas diferencias, pero las diferencias en los tipos y programas de los tratamientos recomendados probablemente tienen una importante función".

“Este informe indicó que los cánceres relacionados con el tabaco tienen índices bajos de supervivencia, lo que subraya la importancia de seguir haciendo lo que sabemos funciona para reducir significativamente el consumo de tabaco", dijo la doctora Lisa C. Richardson, directora de la División de Prevención y Control del Cáncer de los CDC. “Además, en cada estado de la nación, la obesidad ocurre en 20 % de los adultos o más. Con la obesidad como factor de riesgo para el cáncer, necesitamos seguir apoyando a las comunidades y familias en planteamientos de prevención que puedan ayudar a contrarrestar la epidemia de obesidad de la nación. Necesitamos unirnos para crear intervenciones dirigidas a aumentar la captación de pruebas efectivas de exámenes de detección de cáncer, y el acceso oportuno a cuidados de cáncer".

Los autores declararon también que son necesarios más recursos y atención para identificar los principales factores de riesgo para los cánceres comunes, tales como el cáncer colorrectal, de seno y de próstata, así como esfuerzos combinados para comprender las tendencias crecientes de incidencia en el cáncer de útero, de seno en mujeres y de páncreas.

“La disminución continua de los índices de mortalidad por cáncer en general en los Estados Unidos son noticias bien recibidas, lo que refleja mejoras en la prevención, en la detección temprana y en el tratamiento”, indicó la directora ejecutiva de la NAACCR, Betsy A. Kohler. “Pero este informe nos muestra también que el progreso ha sido limitado para varios cánceres, lo cual nos debe obligar a renovar nuestro compromiso en programas de descubrimiento de nuevas estrategias para la prevención, la detección temprana y el tratamiento, y para aplicar en forma amplia e imparcial intervenciones de eficacia comprobada“.

Este texto puede copiarse o usarse con toda libertad. Sin embargo, agradeceremos que se dé reconocimiento al Instituto Nacional del Cáncer como creador de esta información. El material gráfico puede ser propiedad del artista o del editor por lo que tal vez sea necesaria su autorización para poder usarlo.