Pasar al contenido principal

Terapia hormonal para el cáncer de seno

¿Qué son las hormonas y los receptores hormonales?

Las hormonas son sustancias que funcionan como mensajeros químicos en el cuerpo. Afectan la actividad de las células y los tejidos en distintos lugares del cuerpo, y suelen llegar a su destino a través de la sangre.

Las hormonas estrógeno y progesterona se producen en los ovarios de las mujeres premenopáusicas (antes de la menopausia). Estas hormonas también se producen en otros tejidos, como la piel y los tejidos grasos de los hombres y de las mujeres premenopáusicas y posmenopáusicas (después de la menopausia). El estrógeno ayuda a formar y mantener las características sexuales femeninas y a que crezcan los huesos largos. La progesterona participa en el ciclo menstrual y el embarazo.

El estrógeno y la progesterona también estimulan algunos cánceres de seno, que se llaman cánceres de seno sensibles a las hormonas (o dependientes de las hormonas). Las células del cáncer de seno sensibles a las hormonas tienen proteínas llamadas receptores hormonales que se activan cuando las hormonas se unen a estos. Hay dos tipos de receptores hormonales: receptores de estrógeno (ER) y receptores de progesterona (PR). Cuando se activan los receptores, cambia la expresión de genes específicos que estimulan la multiplicación de las células.

Para determinar si las células del cáncer de seno tienen receptores hormonales, los médicos analizan muestras de tejido tumoral que se extraen mediante cirugía. Si las células tumorales contienen receptores de estrógeno, es un cáncer positivo para el receptor de estrógeno (positivo para ER). También se describe como cáncer sensible al estrógeno o receptivo al estrógeno. De la misma manera, si las células tumorales tienen receptores de progesterona, es un cáncer positivo para el receptor de progesterona (positivo para PR o PgR). Cuando el cáncer tiene receptores de estrógeno o de progesterona (o ambos), se llama cáncer positivo para receptores hormonales (positivos para RH). La mayoría de los cánceres de seno positivos para el receptor de estrógeno son también cánceres de seno positivos para el receptor de progesterona.

Cuando el cáncer no presenta receptores de estrógeno, se llama cáncer negativo para el receptor de estrógeno (negativo para ER). Si no tiene ninguno de los receptores hormonales (ni el de estrógeno ni el de progesterona), se llama cáncer negativo para receptores hormonales.

Entre el 67 % y el 80 % de los cánceres de seno en las mujeres dan positivo para el receptor de estrógeno (1, 2). Alrededor de 90 % de los cánceres de seno en los hombres dan positivo para el receptor de estrógeno y alrededor de 80 % dan positivo para el receptor de progesterona (3).

¿Qué es la terapia hormonal?

La terapia hormonal también se llama terapia con hormonas, tratamiento con hormonas o terapia endocrina. La terapia hormonal disminuye o impide el crecimiento de los tumores que son sensibles a las hormonas: bloquea la producción de hormonas o interfiere con los efectos que tienen las hormonas en las células del cáncer de seno. Los tumores que no son sensibles a las hormonas no tienen receptores hormonales y no responden a la terapia hormonal.

No se debe confundir la terapia hormonal para el cáncer de seno con la terapia hormonal para la menopausia, que es un tratamiento con estrógeno solo, o en combinación con progesterona, para aliviar los síntomas de la menopausia. Estos dos tipos de terapia producen efectos contrarios: la terapia hormonal para el cáncer de seno impide la multiplicación del cáncer de seno positivo para el receptor hormonal, mientras que la terapia hormonal para la menopausia estimula la formación del cáncer de seno positivo para el receptor hormonal. Por este motivo, cuando una mujer recibe terapia hormonal para la menopausia y recibe un diagnóstico de cáncer de seno positivo para el receptor hormonal, se suele interrumpir el tratamiento para la menopausia.

¿Qué tipos de terapia hormonal se usan para el cáncer de seno?

Se usan varios enfoques para tratar el cáncer de seno sensible a las hormonas:

Bloqueo del funcionamiento de los ovarios: como los ovarios son la fuente principal de estrógeno en las mujeres premenopáusicas, es posible disminuir la concentración de estrógeno al eliminar los ovarios o limitar el funcionamiento de estos. El bloqueo del funcionamiento de los ovarios se llama ablación ovárica.

Para la ablación ovárica, a veces se extirpan los ovarios en una operación llamada ooforectomía o se tratan con radioterapia. Por lo general, este tipo de ablación ovárica es permanente.

Otra opción es inhibir el funcionamiento de los ovarios por un tiempo con medicamentos que se llaman agonistas de la hormona liberadora de gonadotropina (HLGn). Estos también se llaman agonistas de la hormona liberadora de hormona luteinizante (LHRH).

Los medicamentos agonistas imitan a la HLGn e interfieren con las señales que estimulan los ovarios para que produzcan estrógeno.

En la imagen se observa la producción de estrógeno y progesterona en una mujer premenopáusica.

Producción de estrógeno y progesterona en los ovarios de la mujer premenopáusica. En la imagen se observa que en la mujer premenopáusica, la hormona luteinizante (LH) y la hormona liberadora de hormona luteinizante (LHRH) regulan la producción de estrógeno y progesterona en los ovarios. El hipotálamo (parte del encéfalo) secreta la LHRH que hace que la hipófisis produzca y secrete la LH y la hormona foliculoestimulante (FSH). La LH y la FSH hacen que los ovarios produzcan estrógeno y progesterona, que actúan sobre el endometrio (revestimiento interno del útero). Cuando la concentración de estrógeno y progesterona aumenta a cierto punto durante la menstruación, estas hormonas actúan en el hipotálamo y la hipófisis para detener la producción de LHRH, LH y FSH.

Por ejemplo, dos medicamentos para la supresión ovárica que aprobó la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) son la goserelina (Zoladex) y la leuprolida (Lupron).

Bloqueo de la producción de estrógeno: los inhibidores de la aromatasa son medicamentos que se usan para impedir que actúe la enzima (aromatasa), que el cuerpo usa para producir estrógeno en los ovarios y en otros tejidos. Los inhibidores de la aromatasa se usan sobre todo en las mujeres posmenopáusicas porque durante la premenopausia los ovarios producen demasiada aromatasa y los inhibidores no son eficaces. No obstante, es posible usar estos medicamentos en las mujeres premenopáusicas si se administran con otro medicamento que suprime el funcionamiento de los ovarios.

Algunos ejemplos de inhibidores de la aromatasa que la FDA aprobó son el anastrozol (Arimidex) y el letrozol (Femara), que inactivan la aromatasa de forma temporal; y el exemestano (Aromasin), que inactiva la aromatasa de forma permanente. 

Efectos del bloqueo de estrógeno: varios tipos de medicamentos interfieren con la función del estrógeno de estimular el crecimiento de las células del cáncer de seno:

Como se unen a los receptores de estrógeno, los MSRE no solo bloquean la actividad del estrógeno porque impiden que esta hormona se una al receptor de estrógeno, sino que también imitan los efectos del estrógeno, según dónde estén en el cuerpo. Por ejemplo, el tamoxifeno bloquea los efectos del estrógeno en el tejido del seno, pero actúa como si fuera estrógeno en el útero y el hueso.

  • Otros antiestrógenos, como el fulvestrant (Faslodex), funcionan de una manera un poco diferente para bloquear los efectos del estrógeno. Al igual que los MSRE, el fulvestrant se une al receptor de estrógeno y funciona como bloqueador de estrógeno. A diferencia de los MSRE, el fulvestrant no imita el estrógeno. Por esta razón se llama antiestrógeno puro. Además, cuando el fulvestrant se une al receptor de estrógeno, el receptor queda marcado para su destrucción.

¿Cómo se usa la terapia hormonal para tratar el cáncer de seno?

Estas son tres formas en que se usa la terapia hormonal para tratar el cáncer de seno sensible a las hormonas:

Terapia adyuvante para el cáncer de seno en estadio temprano: la FDA aprobó el tamoxifeno para la terapia hormonal adyuvante en las mujeres premenopáusicas y posmenopáusicas, y para los hombres con cáncer de seno en estadio temprano positivo para ER. Los inhibidores de la aromatasa anastrozol, letrozol y exemestano también se aprobaron para su uso en mujeres posmenopáusicas.

En las investigaciones se observó que las mujeres que recibieron al menos 5 años de terapia adyuvante con tamoxifeno después de una cirugía de cáncer de seno positivo para ER en estadio temprano, tienen una disminución del riesgo de recidiva del cáncer de seno, incluso de un nuevo cáncer de seno en el otro seno, y disminución del riesgo de muerte después de 15 años (4).

Hasta hace poco, la mayoría de las mujeres que recibieron terapia hormonal adyuvante para disminuir la posibilidad de recidiva de cáncer de seno, tomaban tamoxifeno todos los días durante 5 años. Sin embargo, con la introducción de nuevas terapias hormonales (como los inhibidores de la aromatasa), algunas de las cuales se compararon con el tamoxifeno en estudios clínicos, ahora son más comunes otras formas de terapias hormonales (57). 

Por ejemplo, en lugar de tamoxifeno, algunas mujeres toman un inhibidor de la aromatasa todos los días durante 5 años. Otras mujeres tal vez reciban un tratamiento adicional con un inhibidor de la aromatasa después de 5 años de tratamiento con tamoxifeno. Por último, hay mujeres que cambian su tratamiento a un inhibidor de la aromatasa después de 2 o 3 años de tratamiento con tamoxifeno, y así completan 5 o más años de terapia hormonal. En las investigaciones se indicó que en las mujeres posmenopáusicas que recibieron tratamiento del cáncer de seno en estadio temprano, la terapia adyuvante con un inhibidor de la aromatasa disminuyó el riesgo de recidiva y mejoró la supervivencia general, en comparación con el tamoxifeno adyuvante (8).

Algunas mujeres premenopáusicas con cáncer de seno positivo para el receptor de estrógeno en estadio temprano reciben tratamiento de supresión ovárica y un inhibidor de la aromatasa. Se halló que con esta combinación se disminuye la tasa de recidiva, en comparación con el tratamiento de supresión ovárica y tamoxifeno o el tratamiento con tamoxifeno solo (9). 

Los hombres con cáncer de seno positivo para ER en estadio temprano que reciben terapia adyuvante, en general, reciben primero el tratamiento con tamoxifeno. Quienes reciben tratamiento con un inhibidor de la aromatasa suelen recibir también un agonista de la hormona liberadora de gonadotropina (HLGn).

Las decisiones sobre el tipo y la duración de la terapia hormonal adyuvante son difíciles y el paciente debe consultar con un oncólogo.

Tratamiento de cáncer de seno avanzado o metastásico: se aprobaron varios tipos de terapia hormonal para tratar el cáncer de seno metastásico o recidivante que es sensible a las hormonas. La terapia hormonal es también una opción de tratamiento cuando el cáncer de seno positivo para el receptor de estrógeno vuelve después del tratamiento, ya sea en el seno, la pared torácica o cerca de los ganglios linfáticos. Esto se conoce como recidiva locorregional.

Se aprobaron dos moduladores selectivos del receptor de estrógeno (MSRE), el tamoxifeno y el toremifeno, para tratar el cáncer de seno metastásico. El antiestrógeno fulvestrant se aprobó para uso en las mujeres posmenopáusicas que tienen cáncer de seno positivo para el receptor de estrógeno que es metastásico y que se diseminó después del tratamiento con otros antiestrógenos (10). Fulvestrant también se aprobó para uso en las mujeres posmenopáusicas, que no recibieron terapia hormonal antes y que tienen cáncer de seno metastásico o localmente avanzado, positivo para receptores hormonales y negativo para el receptor 2 del factor de crecimiento epidérmico humano (HER2) (11). Además, se puede usar en mujeres premenopáusicas después de una ablación ovárica.

Se aprobó el uso de los inhibidores de la aromatasa anastrozol y letrozol como terapia inicial para tratar a mujeres posmenopáusicas con cáncer de seno sensible a las hormonas, localmente avanzado o metastásico (12, 13). Estos dos medicamentos y el inhibidor de la aromatasa exemestano también se aprobaron para tratar a mujeres posmenopáusicas con cáncer de seno avanzado cuya enfermedad empeoró después del tratamiento con tamoxifeno (14). Los hombres con cáncer de seno avanzado que reciben tratamiento con un inhibidor de la aromatasa, también reciben un agonista de la HLGn.

Algunas mujeres con cáncer de seno avanzado reciben tratamiento con una combinación de terapia hormonal y alguna de las múltiples terapias dirigidas disponibles: 

  • El palbociclib (Ibrance) se aprobó para su uso en combinación con letrozol como terapia inicial en mujeres posmenopáusicas con cáncer de seno metastásico o avanzado que es positivo para el receptor hormonal y negativo para HER2. El palbociclib inhibe dos cinasas dependientes de ciclina (CDK4 y CDK6) que parecen facilitar la multiplicación de las células del cáncer de seno positivo para el receptor hormonal (15).

También se aprobó el palbociclib para su uso en combinación con el fulvestrant para tratar a mujeres posmenopáusicas con cáncer de seno metastásico o avanzado, positivo para el receptor hormonal y negativo para HER2, cuyo cáncer empeoró después del tratamiento con otra terapia hormonal (16). 

  • El abemaciclib (Verzenio), otro inhibidor de CDK4 y CDK6, se aprobó también para su uso en combinación con el fulvestrant en mujeres posmenopáusicas con cáncer de seno metastásico o avanzado que es positivo para el receptor hormonal y negativo para HER2, cuya enfermedad avanzó después del tratamiento con terapia hormonal (17).

También se aprobó el abemaciclib para su uso como medicamento único en mujeres y hombres con cáncer de seno metastásico o avanzado que es positivo para el receptor hormonal y negativo para HER2, cuya enfermedad empeoró después de la terapia hormonal y de la quimioterapia administrada antes para la enfermedad metastásica (18).

Igualmente se aprobó el abemaciclib para uso con un inhibidor de la aromatasa como terapia hormonal de primera línea en mujeres posmenopáusicas con cáncer de seno metastásico o avanzado que es positivo para el receptor hormonal y negativo para HER2. 

  • El ribociclib (Kisqali), otro inhibidor de CDK4 y CDK6, se aprobó para su uso en combinación con el fulvestrant en mujeres posmenopáusicas con cáncer de seno metastásico o avanzado que es positivo para el receptor hormonal y negativo para HER2, y que no se trató antes con terapia hormonal (19, 20).

También se aprobó el ribociclib para su uso en combinación con el fulvestrant en mujeres posmenopáusicas con cáncer de seno metastásico o avanzado que es positivo para el receptor hormonal y negativo para HER2, que no se trató antes con terapia hormonal o cuya enfermedad empeoró durante la terapia hormonal (21). 

  • El lapatinib (Tykerb) se aprobó para su uso en combinación con el letrozol en mujeres posmenopáusicas para tratar el cáncer de seno metastásico que es positivo para el receptor hormonal y positivo para HER2, a quienes se les indica terapia hormonal. Este medicamento es un inhibidor de las tirosinas cinasas micromoleculares HER2 y del receptor del factor de crecimiento epidérmico (EGFR). 
  • El alpelisib (Piqray) se aprobó para tratar el cáncer de seno positivo para el receptor hormonal, negativo para HER2 y con una mutación en el gen PIK3CA. Se usa con el fulvestrant para tratar a mujeres posmenopáusicas y a hombres con cáncer de seno avanzado o metastásico, cuya enfermedad empeoró durante o después del tratamiento con terapia hormonal (22).  
  • Algunas mujeres con cáncer de seno avanzado que es positivo para HER2 y para HR, a veces reciben terapia hormonal y trastuzumab con pertuzumab o sin este (23). 

Tratamiento neoadyuvante para el cáncer de seno: se investigó en estudios clínicos el uso de la terapia hormonal para el tratamiento del cáncer de seno para achicar el tumor antes de la cirugía (terapia neoadyuvante) (24). En estos estudios, se observó que la terapia hormonal neoadyuvante, en particular con inhibidores de la aromatasa, es eficaz para disminuir el tamaño de los tumores de seno en mujeres posmenopáusicas, pero aún no está claro si es eficaz en mujeres premenopáusicas. 

La terapia hormonal a veces se usa para el tratamiento neoadyuvante del cáncer de seno positivo para el receptor hormonal en mujeres posmenopáusicas que no pueden recibir quimioterapia, o cuando se debe posponer la cirugía.

¿Se puede usar la terapia hormonal para prevenir el cáncer de seno?

Sí. La mayoría de los cánceres de seno son positivos para el receptor de estrógeno. Por este motivo, en los estudios clínicos se investiga si la terapia hormonal sirve para prevenir el cáncer de seno en mujeres con un mayor riesgo de tener la enfermedad.

En un estudio clínico aleatorizado grande patrocinado por el NCI, llamado Estudio de Prevención del Cáncer de Seno (BCPT), se halló que cuando el tamoxifeno se administra durante 5 años, es posible disminuir en casi el 50 % el riesgo de cáncer de seno invasivo en mujeres posmenopáusicas que corren más riesgo de tener la enfermedad (25). En el seguimiento a largo plazo de otro estudio aleatorizado, el Estudio Internacional de Intervención contra el Cáncer de Seno I (IBIS-I), se indicó que es posible disminuir la incidencia del cáncer de seno en por lo menos 20 años mediante 5 años de tratamiento con tamoxifeno (26). En un estudio aleatorizado grande posterior, el Estudio del Tamoxifeno y del Raloxifeno (STAR), que también patrocinó el NCI, se halló que el tratamiento con raloxifeno (un MSRE) por 5 años disminuyó el riesgo de cáncer de seno en las mujeres del estudio en casi un 38 % (27).

Debido al resultado de estos estudios, la FDA aprobó el tamoxifeno y el raloxifeno para disminuir el riesgo de cáncer de seno en mujeres con riesgo alto de la enfermedad. El tamoxifeno se aprobó para su uso en mujeres antes y después de la menopausia. El raloxifeno se aprobó para su uso solo en mujeres posmenopáusicas.

Se halló que dos inhibidores de la aromatasa, el exemestano y el anastrozol, también disminuyen el riesgo de cáncer de seno en las mujeres posmenopáusicas con riesgo alto de la enfermedad. Después de 3 años de seguimiento en un estudio aleatorizado, fue un 65 % menos probable que las mujeres que recibieron exemestano tuvieran cáncer de seno que las que tomaron un placebo (28). Después de 7 años de seguimiento en un estudio aleatorizado, fue un 50 % menos probable que las mujeres que recibieron exemestano tuvieran cáncer de seno que las que tomaron un placebo (29). La FDA aprobó el exemestano y el anastrozol para el tratamiento de mujeres con cáncer de seno positivo para el receptor de estrógeno. Aunque ambos medicamentos se usan también para la prevención del cáncer de seno, ninguno recibió la aprobación para esa indicación.

¿Cuáles son los efectos secundarios de la terapia hormonal?

Los efectos secundarios de la terapia hormonal dependen sobre todo del medicamento específico o del tipo de tratamiento (7). Los beneficios y daños de la terapia hormonal para las personas se deben evaluar con cuidado en cada caso. Quizás sea posible lograr un equilibrio entre los beneficios y los daños de estos dos tipos de terapia hormonal si se usa una estrategia que cambie el medicamento como se hace en la terapia adyuvante. En esos casos, los pacientes toman tamoxifeno por 2 o 3 años, y luego un inhibidor de la aromatasa por 2 o 3 años (30).

Los sofocos, los sudores nocturnos y la sequedad vaginal son efectos secundarios comunes de todas las terapias hormonales. La terapia hormonal también altera el ciclo menstrual en las mujeres premenopáusicas.

Los efectos secundarios menos comunes pero graves de los medicamentos de la terapia hormonal se mencionan a continuación.

Tamoxifeno

Raloxifeno

  • Riesgo de coágulos sanguíneos, en especial, en los pulmones y las piernas 
  • Accidentes cerebrovasculares en ciertos subgrupos 

Supresión ovárica

  • Disminución de la masa ósea
  • Cambios del estado de ánimo, depresión y disminución de la libido

Inhibidores de la aromatasa

  • Riesgo de ataque al corazón, angina de pecho, insuficiencia cardíaca e hipercolesterolemia 
  • Disminución de la masa ósea
  • Dolor en las articulaciones 
  • Cambios del estado de ánimo y depresión

Fulvestrant

  • Síntomas gastrointestinales, como náuseas, vómitos y estreñimiento
  • Debilidad y fatiga
  • Dolor, como dolor osteomuscular (huesos y músculos) y dolor en las articulaciones, los huesos, la espalda y las extremidades 
  • Dolor de cabeza
  • Sofocos
  • Dificultades para respirar, como dolor al respirar, falta de aire y tos
  • Pérdida del apetito
     

¿Hay medicamentos que interfieren con la terapia hormonal?

Algunos medicamentos inhiben la enzima CYP2D6, como varios antidepresivos que se recetan con frecuencia y se llaman inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS). Esta enzima cumple una función esencial ya que ayuda al cuerpo a metabolizar (descomponer en metabolitos) el tamoxifeno, que son mucho más activos que el propio tamoxifeno.

La posibilidad de que, al inhibir la enzima CYP2D6, los ISRS disminuyan el metabolismo del tamoxifeno y disminuyan su eficacia es un problema porque un cuarto de los pacientes con cáncer de seno tienen depresión clínica y reciben tratamiento con ISRS. Además, los ISRS a veces se usan para tratar los sofocos que produce la terapia hormonal.

Muchos expertos recomiendan que los pacientes que toman antidepresivos junto con el tamoxifeno hablen sobre las opciones de tratamiento con su médico. Una de las opciones puede ser cambiar de un ISRS, que es un inhibidor potente de la enzima CYP2D6, como el clorhidrato de paroxetina (Paxil), a otro que es un inhibidor más débil, como la sertralina (Zoloft) o el citalopram (Celexa), o a un antidepresivo que no tenga ningún inhibidor, como la venlafaxina (Effexor) (31). Incluso, los médicos podrían sugerir a las pacientes posmenopáusicas que tomen un inhibidor de la aromatasa en lugar de tamoxifeno.

Estos son otros ejemplos de medicamentos que inhiben la enzima CYP2D6:

Las personas a las que se les receta el tamoxifeno deben hablar con su médico sobre el uso de cualquier otro medicamento.

Bibliografía selecta
  1. Kohler BA, Sherman RL, Howlader N, et al. Annual Report to the Nation on the Status of Cancer, 1975–2011, featuring incidence of breast cancer subtypes by race/ethnicity, poverty, and state. Journal of the National Cancer Institute 2015; 107(6):djv048. 

    [PubMed Abstract]
  2. Joe BN. Clinical features, diagnosis, and staging of newly diagnosed breast cancer. In: UpToDate. Burstein HJ, Vora SR (eds.). Waltham, MA: UpToDate, 2019.

  3. Rudlowski C. Male breast cancer. Breast Care (Basel) 2008; 3(3):183–189.

    [PubMed Abstract]
  4. Early Breast Cancer Trialists’ Collaborative Group (EBCTCG). Relevance of breast cancer hormone receptors and other factors to the efficacy of adjuvant tamoxifen: patient-level meta-analysis of randomised trials. Lancet 2011; 378(9793)771–784.

    [PubMed Abstract]
  5. Untch M, Thomssen C. Clinical practice decisions in endocrine therapy. Cancer Investigation 2010; 28 Suppl 1:4–13.

    [PubMed Abstract]
  6. Regan MM, Neven P, Giobbie-Hurder A, et al. Assessment of letrozole and tamoxifen alone and in sequence for postmenopausal women with steroid hormone receptor-positive breast cancer: the BIG 1–98 randomised clinical trial at 8.1 years median follow-up. Lancet Oncology 2011; 12(12):1101–1108.

    [PubMed Abstract]
  7. Burstein HJ, Griggs JJ. Adjuvant hormonal therapy for early-stage breast cancer. Surgical Oncology Clinics of North America 2010; 19(3):639–647.

    [PubMed Abstract]
  8. Early Breast Cancer Trialists' Collaborative Group (EBCTCG), Dowsett M, Forbes JF, et al. Aromatase inhibitors versus tamoxifen in early breast cancer: patient-level meta-analysis of the randomised trials. Lancet 2015; 386(10001):1341-1352.

    [PubMed Abstract]
  9. Francis PA, Pagani O, Fleming GF, et al. Tailoring adjuvant endocrine therapy for premenopausal breast cancer. New England Journal of Medicine 2018; 379(2):122–137. 

    [PubMed Abstract]
  10. Howell A, Pippen J, Elledge RM, et al. Fulvestrant versus anastrozole for the treatment of advanced breast carcinoma: a prospectively planned combined survival analysis of two multicenter trials. Cancer 2005; 104(2):236–239.

    [PubMed Abstract]
  11. Robertson JFR, Bondarenko IM, Trishkina E, et al. Fulvestrant 500 mg versus anastrozole 1 mg for hormone receptor-positive advanced breast cancer (FALCON): An international, randomised, double-blind, phase 3 trial. Lancet 2016; 388(10063):2997-3005.

    [PubMed Abstract]
  12. Cuzick J, Sestak I, Baum M, et al. Effect of anastrozole and tamoxifen as adjuvant treatment for early-stage breast cancer: 10-year analysis of the ATAC trial. Lancet Oncology 2010; 11(12):1135–1141.

    [PubMed Abstract]
  13. Mouridsen H, Gershanovich M, Sun Y, et al. Phase III study of letrozole versus tamoxifen as first-line therapy of advanced breast cancer in postmenopausal women: analysis of survival and update of efficacy from the International Letrozole Breast Cancer Group. Journal of Clinical Oncology 2003; 21(11):2101–2109.

    [PubMed Abstract]
  14. Mauri D, Pavlidis N, Polyzos NP, Ioannidis JP. Survival with aromatase inhibitors and inactivators versus standard hormonal therapy in advanced breast cancer: meta-analysis. Journal of the National Cancer Institute 2006; 98(18):1285–1291.

    [PubMed Abstract]
  15. Finn RS, Martin M, Rugo HS, et al. Palbociclib and letrozole in advanced breast cancer. New England Journal of Medicine 2016; 375(20):1925–1936.

    [PubMed Abstract]
  16. Cristofanilli M, Turner NC, Bondarenko I, et al. Fulvestrant plus palbociclib versus fulvestrant plus placebo for treatment of hormone-receptor-positive, HER2-negative metastatic breast cancer that progressed on previous endocrine therapy (PALOMA-3): Final analysis of the multicentre, double-blind, phase 3 randomised controlled trial. Lancet Oncology 2016; 17(4):425–439.

    [PubMed Abstract]
  17. Sledge GW Jr, Toi M, Neven P, et al. MONARCH 2: Abemaciclib in combination with fulvestrant in women with HR+/HER2- advanced breast cancer who had progressed while receiving endocrine therapy. Journal of Clinical Oncology 2017; 35(25):2875–2884.

    [PubMed Abstract]
  18. Dickler MN, Tolaney SM, Rugo HS, et al. MONARCH 1, a phase II Study of abemaciclib, a CDK4 and CDK6 inhibitor, as a single agent, in patients with refractory HR+/HER2- metastatic breast cancer. Clinical Cancer Research 2017; 23(17):5218–5224. 

    [PubMed Abstract]
  19. Tripathy D, Im SA, Colleoni M, et al. Ribociclib plus endocrine therapy for premenopausal women with hormone-receptor-positive, advanced breast cancer (MONALEESA-7): A randomised phase 3 trial. Lancet Oncology 2018; 19(7):904–915.

    [PubMed Abstract]
  20. Im SA, Lu YS, Bardia A, et al. Overall survival with ribociclib plus endocrine therapy in breast cancer. New England Journal of Medicine 2019; 381(4):307–316.

    [PubMed Abstract]
  21. Slamon DJ, Neven P, Chia S, et al. Phase III randomized study of ribociclib and fulvestrant in hormone receptor-positive, human epidermal growth factor receptor 2-negative advanced breast cancer: MONALEESA-3. Journal of Clinical Oncology 2018; 36(24):2465–2472.

    [PubMed Abstract]
  22. André F, Ciruelos E, Rubovszky G, et al. Alpelisib for PIK3CA-mutated, hormone receptor-positive advanced breast cancer. New England Journal of Medicine 2019; 380(20):1929–1940. 

    [PubMed Abstract]
  23. Rimawi M, Ferrero JM, de la Haba-Rodriguez J, et al. First-line trastuzumab plus an aromatase inhibitor, with or without pertuzumab, in human epidermal growth factor receptor 2-positive and hormone receptor-positive metastatic or locally advanced breast cancer (PERTAIN): A randomized, open-label phase II trial. Journal of Clinical Oncology 2018; 36(28):2826–2835.

    [PubMed Abstract]
  24. Chia YH, Ellis MJ, Ma CX. Neoadjuvant endocrine therapy in primary breast cancer: indications and use as a research tool. British Journal of Cancer 2010; 103(6):759–764.

    [PubMed Abstract]
  25. Vogel VG, Costantino JP, Wickerham DL, et al. Effects of tamoxifen vs raloxifene on the risk of developing invasive breast cancer and other disease outcomes: the NSABP Study of Tamoxifen and Raloxifene (STAR) P–2 trial. JAMA 2006; 295(23):2727–2741.

    [PubMed Abstract]
  26. Cuzick J, Sestak I, Cawthorn S, et al. Tamoxifen for prevention of breast cancer: extended long-term follow-up of the IBIS-I breast cancer prevention trial. Lancet Oncology 2015; 16(1):67-75.

    [PubMed Abstract]
  27. Vogel VG, Costantino JP, Wickerham DL, et al. Update of the National Surgical Adjuvant Breast and Bowel Project Study of Tamoxifen and Raloxifene (STAR) P-2 Trial: Preventing breast cancer. Cancer Prevention Research 2010; 3(6):696-706.

    [PubMed Abstract]
  28. Goss PE, Ingle JN, Alés-Martinez JE, et al. Exemestane for breast-cancer prevention in postmenopausal women. New England Journal of Medicine 2011; 364(25):2381–2391.

    [PubMed Abstract]
  29. Cuzick J, Sestak I, Forbes JF, et al. Anastrozole for prevention of breast cancer in high-risk postmenopausal women (IBIS-II): an international, double-blind, randomised placebo-controlled trial. Lancet 2014; 383(9922):1041-1048.

    [PubMed Abstract]
  30. Fisher B, Costantino JP, Wickerham DL, et al. Tamoxifen for prevention of breast cancer: report of the National Surgical Adjuvant Breast and Bowel Project P–1 Study. Journal of the National Cancer Institute 1998; 90(18):1371–1388.

    [PubMed Abstract]
  31. Hemeryck A, Belpaire FM. Selective serotonin reuptake inhibitors and cytochrome P-450 mediated drug–drug interactions: An update. Current Drug Metabolism 2002; 3(1):13–37.

    [PubMed Abstract]
  • Actualización:

Si desea copiar algo de este texto, vea Derechos de autor y uso de imágenes y contenido sobre instrucciones de derechos de autor y permisos. En caso de reproducción digital permitida, por favor, dé crédito al Instituto Nacional del Cáncer como su creador, y enlace al producto original del NCI usando el título original del producto; por ejemplo, “Terapia hormonal para el cáncer de seno publicada originalmente por el Instituto Nacional del Cáncer.”