In English | En español
¿Preguntas sobre el cáncer? 1-800-422-6237

Leucemia mieloide aguda y otras neoplasias mieloides malignas infantiles: Tratamiento (PDQ®)

  • Actualizado: 5 de junio de 2014

Opciones

  • Imprimir página
  • Imprimir documento
  • Ver documento
  • Enviar este documento

Información sobre los estadios

Diagnóstico reciente
Remisión

En la actualidad, no se cuenta con ningún sistema de estadificación para estos trastornos que sea importante para el tratamiento o el pronóstico. La leucemia se considera diseminada en el sistema hematopoyético en el momento del diagnóstico, incluso en los niños que padecen leucemia mieloide aguda (LMA) con cloromas aislados (también llamados sarcomas granulocíticos). Si estos niños no se someten a quimioterapia sistémica, invariablemente se presentan LMA después de meses o años. La LMA invade tejidos no hematopoyéticos como meninges, parénquima cerebral, testículos u ovarios, o piel (cutis leucémico). La leucemia extramedular es más frecuente en los lactantes que en los niños grandes con LMA.[1]

Diagnóstico reciente

La LMA infantil se diagnostica cuando hay más de 20% de blastocitos en la médula ósea. Los blastocitos tienen las características morfológicas e histoquímicas de uno de los subtipos de LMA del Grupo de Cooperación de Francia, Estados Unidos y Gran Bretaña. También se diagnostica con la biopsia de un cloroma. Para los efectos del tratamiento, se debe considerar que los niños con una t(8;21) y menos de 20% de blastocitos en la médula presentan LMA en lugar de síndrome mielodisplásico.[2]

Remisión

En los Estados Unidos, la remisión se define como el recuento de sangre periférica (recuento de glóbulos blancos, diferencial y recuento de plaquetas) que se eleva a un índice normal, médula ósea de celularidad levemente disminuida a normal, con menos de 5% de blastocitos sin signos o síntomas clínicos de la enfermedad en el sistema nervioso central u otros sitios extramedulares El logro de una médula hipoplásica suele ser el primer paso para obtener la remisión de la LMA, con la excepción de la M3 (leucemia promielocítica aguda [LPA]); a menudo no se necesita una fase de médula hipoplásica antes de la remisión de la LPA. Asimismo, la recuperación temprana de la médula en cualquiera de los subtipos de LMA puede ser difícil de diferenciar de la leucemia persistente; es imperativo establecer la correlación con los hemogramas, el cuadro clínico y el análisis citogenético/molecular para poder emitir un juicio definitivo sobre los resultados de los hallazgos iniciales de la médula ósea en la LMA.[3] Si los hallazgos están en duda, se deberá repetir la aspiración de médula ósea en aproximadamente una semana.[1]

Bibliografía
  1. Ebb DH, Weinstein HJ: Diagnosis and treatment of childhood acute myelogenous leukemia. Pediatr Clin North Am 44 (4): 847-62, 1997.  [PUBMED Abstract]

  2. Chan GC, Wang WC, Raimondi SC, et al.: Myelodysplastic syndrome in children: differentiation from acute myeloid leukemia with a low blast count. Leukemia 11 (2): 206-11, 1997.  [PUBMED Abstract]

  3. Konopleva M, Cheng SC, Cortes JE, et al.: Independent prognostic significance of day 21 cytogenetic findings in newly-diagnosed acute myeloid leukemia or refractory anemia with excess blasts. Haematologica 88 (7): 733-6, 2003.  [PUBMED Abstract]