English
¿Preguntas sobre el cáncer? 1-800-422-6237
  • Ver el documento completo
  • Imprimir
  • Enviar por correo electrónico
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest

Tumores carcinoides gastrointestinales: Tratamiento (PDQ®)

Información general sobre los tumores carcinoides gastrointestinales

Un tumor carcinoide gastrointestinal es un cáncer que se forma en el revestimiento del aparato digestivo.

El tubo gastrointestinal (GI) forma parte del aparato digestivo del cuerpo. Ayuda a digerir alimentos, toma nutrientes (vitaminas, minerales, carbohidratos, grasa, proteínas y agua) de los alimentos para que el cuerpo los use y ayuda a eliminar del cuerpo los materiales de desecho. El tubo GI se compone de los siguientes y otros órganos:

Partes del cuerpo donde se forman los tumores carcinoides gastrointestinales; dibujo del tracto gastrointestinal que muestra el estómago, el intestino delgado (incluso el duodeno, el yeyuno y el íleon), el apéndice y el recto.
Los tumores carcinoides gastrointestinales se forman en el revestimiento del tracto gastrointestinal; con más frecuencia en el apéndice, el intestino delgado y el recto.

Los tumores carcinoides gastrointestinales se forman a partir de cierto tipo de célula neuroendocrina (tipo de célula que es como una célula nerviosa y una célula que elabora hormonas). Estas células están desparramadas por todo el pecho y el abdomen, pero la mayoría está en el tubo GI. Las células neuroendocrinas elaboran hormonas que ayudan a controlar los jugos digestivos y los músculos que se usan para mover los alimentos a través del estómago y los intestinos. Un tumor carcinoide GI también puede elaborar hormonas y liberarlas en el cuerpo.

Los tumores carcinoides GI son poco frecuentes y la mayoría crece muy lentamente. La mayoría se presenta en el apéndice, el intestino delgado y el recto. A veces, se formará más de un tumor.

Para mayor información relacionada con los tumores carcinoides GI y de otros tipos, consultar los siguientes sumarios del PDQ:

Los antecedentes de salud pueden afectar el riesgo de padecer de tumores carcinoides gastrointestinales.

Cualquier cosa que aumenta la probabilidad de una persona de enfermar se llama factor de riesgo. Tener un factor de riesgo no significa que se tendrá un cáncer; no tener factores de riesgo no significa que no se tendrá cáncer. Consultar con el médico si se cree que se está en riesgo.

Entre los factores de riesgo de tumores carcinoides GI se incluyen los siguientes:

Algunos tumores carcinoides gastrointestinales no presentan síntomas en los estadios tempranos.

El crecimiento del tumor o las hormonas que elabora el tumor pueden causar síntomas. Algunos tumores, especialmente los del estómago o el apéndice, pueden no causar síntomas. Los tumores carcinoides se encuentran a menudo durante la administración de pruebas y procedimientos por otras afecciones.

Los tumores carcinoides en el intestino delgado (duodeno, yeyuno e íleon), el colon y el recto, a veces causan síntomas a medida que crecen o por las hormonas que elaboran. Otras afecciones pueden causar los mismos síntomas. Consultar con el médico si se presenta alguno de los siguientes problemas:

  • Duodeno

    Los síntomas de los tumores carcinoides GI en el duodeno (la primera parte del intestino delgado que se conecta con el estómago) pueden ser los siguientes:

  • Yeyuno e íleon

    Los síntomas de los tumores carcinoides GI en el yeyuno (parte media del intestino delgado) y el íleon (última parte del intestino delgado que se conecta con el colon) pueden ser los siguientes:

    • Dolor abdominal.
    • Pérdida de peso sin razón conocida.
    • Sensación de mucho cansancio.
    • Sensación de hinchazón.
    • Diarrea.
    • Náuseas.
    • Vómitos.
  • Colon

    Los síntomas de los tumores carcinoides GI en el colon pueden ser los siguientes:

    • Dolor abdominal.
    • Pérdida de peso sin razón conocida.
  • Recto

    Los síntomas de los tumores carcinoides GI en el recto pueden ser los siguientes:

El síndrome carcinoide se manifiesta cuando el tumor se disemina hasta el hígado u otras partes del cuerpo.

Las hormonas elaboradas por los tumores carcinoides gastrointestinales son habitualmente destruidas por las enzimas del hígado en la sangre. Si el tumor se diseminó hasta el hígado y las enzimas del hígado no pueden destruir el exceso de hormonas que elabora el tumor, cantidades altas de estas hormonas pueden permanecer en el cuerpo y causar el síndrome carcinoide. Esto también puede ocurrir si las células tumorales ingresan en la sangre. Los síntomas del síndrome carcinoide pueden ser los siguientes:

  • Enrojecimiento o sensación de calor en el rostro y el cuello.
  • Dolor abdominal.
  • Sensación de hinchazón.
  • Diarrea.
  • Sibilancia u otra dificultad para respirar.
  • Latidos cardíacos rápidos.

Estos síntomas, entre otros, pueden ser producidos por los tumores carcinoides gastrointestinales o por otras afecciones. Consultar con el médico si se presenta alguno de estos síntomas.

Para detectar (encontrar) y diagnosticar los tumores carcinoides gastrointestinales, se utilizan estudios de imágenes y pruebas para examinar la sangre y la orina.

Se pueden utilizar las siguientes pruebas y procedimientos:

  • Examen físico y antecedentes : examen del cuerpo para revisar el estado general de salud, como identificar cualquier signo de enfermedad, como masas o cualquier otra cosa que no parezca habitual. También se toman datos sobre los hábitos de salud del paciente, así como los antecedentes de enfermedades y los tratamientos aplicados en cada caso.
  • Estudios químicos de la sangre : procedimiento en el cual se analiza una muestra de sangre para medir las cantidades de ciertas sustancias, como hormonas, liberadas al cuerpo por los órganos y los tejidos en el cuerpo. Una cantidad inusual (mayor o menor a la normal) de una sustancia puede ser signo de enfermedad en el órgano o en el tejido que la produce. La muestra de sangre se analiza para determinar si contiene una hormona producida por tumores carcinoides. Esta prueba se utiliza para ayudar a diagnosticar el síndrome carcinoide.
  • Prueba de marcadores tumorales : procedimiento en el cual se examina una muestra de sangre, orina o tejido para medir las cantidades de ciertas sustancias, como la cromogranina A, elaboradas por los órganos, los tejidos o las células tumorales del cuerpo. La cromogranina A es un marcador tumoral. Se relacionó con los tumores neuroendocrinos cuando se la encontró en concentraciones altas en el cuerpo.
  • Análisis de orina durante 24 horas: prueba para la que se recoge orina durante 24 horas para medir las cantidades de ciertas sustancias, como 5-HIAA o serotonina (hormona). Una cantidad no habitual (mayor o menor a la normal) de una sustancia puede ser un signo de enfermedad en el órgano o en el tejido que la elabora. Esta prueba se utiliza para ayudar a diagnosticar el síndrome carcinoide.
  • Exploración con MYBG: procedimiento que se usa para encontrar tumores neuroendocrinos, como tumores carcinoides. Se inyecta en una vena una cantidad pequeña de un material radiactivo que se llama MYBG (metayodobenzilguanidina) y este se desplaza por el torrente sanguíneo. Los tumores carcinoides absorben el material radiactivo y se detectan mediante un dispositivo que mide la radiación.
  • Exploración por TC (exploración por TAC): procedimiento mediante el que se toma una serie de imágenes detalladas del interior del cuerpo, desde ángulos diferentes. Las imágenes son creadas por una computadora conectada a una máquina de rayos X. Se inyecta un tinte en una vena o se ingiere, a fin de que los órganos o los tejidos se destaquen de forma más clara. Este procedimiento también se llama tomografía computada, tomografía computarizada o tomografía axial computarizada.
  • IRM (imágenes por resonancia magnética): procedimiento para el que usa un imán, ondas de radio y una computadora para crear imágenes detalladas de áreas internas del cuerpo. Este procedimiento también se llama imágenes por resonancia magnética nuclear (IRMN).
  • Exploración con TEP (exploración con tomografía por emisión de positrones): procedimiento para encontrar células de tumores malignos en el cuerpo. Se inyecta en una vena una cantidad pequeña de glucosa radionúclida. El escáner por TEP rota alrededor del cuerpo y toma una imagen de los lugares del cuerpo que absorben la glucosa. Las células de tumores malignos tienen aspecto más brillante en la imagen porque son más activas y absorben más glucosa que las células normales.
  • Ecografía endoscópica (EE): procedimiento para el que se introduce un endoscopio en el cuerpo, por lo general, a través de la boca o el recto. Un endoscopio es un instrumento delgado en forma de tubo, que facilita la observación con una luz y una lente. Se usa una sonda ubicada en el extremo del endoscopio para hacer rebotar ondas sonoras de alta energía (ultrasónicas) en los tejidos o los órganos, como el estómago, el intestino delgado, el colon o el recto, y se crean ecos. Los ecos forman una imagen de los tejidos del cuerpo llamada ecograma. Este procedimiento también se llama endoecografía.
  • Endoscopia superior : procedimiento para observar los órganos y tejidos del interior del cuerpo y determinar si hay áreas anormales. Se introduce un endoscopio a través de la boca y se lo pasa a través del esófago hacia el estómago. A veces, el endoscopio también se pasa del estómago hacia el intestino delgado. Un endoscopio es un instrumento parecido a un tubo con una luz y una lente para observar. También puede tener una herramienta para extraer muestras de tejido o ganglio linfático, que se observan al microscopio para determinar si hay signos de enfermedad.
  • Colonoscopia : procedimiento para observar el interior del recto y el colon para determinar si hay pólipos, áreas anormales o cáncer. Se introduce un colonoscopio a través del recto hasta el colon. Un colonoscopio es un instrumento delgado con forma de tubo que tiene una luz y una lente para observar. También puede tener una herramienta para extraer pólipos o muestras de tejido para verificar al microscopio si hay signos de cáncer.
  • Endoscopia con cápsula : procedimiento que se usa para observar todo el intestino delgado. El paciente traga una cápsula que contiene una pequeña cámara. A medida que la cápsula avanza por el tubo gastrointestinal, la cámara toma fotografías y las envía a un receptor colocado fuera del cuerpo.
  • Biopsia : extracción de células o tejidos para observarlas al microscopio y determinar si hay signos de cáncer. Se pueden tomar muestras de tejido durante la endoscopia y la colonoscopía.

Ciertos factores afectan el pronóstico (posibilidad de recuperación) y las opciones de tratamiento.

El pronóstico (probabilidad de recuperación) y las opciones de tratamiento dependen de los siguientes factores:

  • Lugar del tumor en el tubo gastrointestinal.
  • Tamaño del tumor.
  • Si el cáncer se diseminó desde el estómago y los intestinos hasta otras partes del cuerpo, como el hígado o los ganglios linfáticos.
  • Si el paciente tiene un síndrome carcinoide o tiene un síndrome carcinoide en el corazón.
  • Si el cáncer se ha extirpado completamente por cirugía.
  • Si el cáncer recién se diagnosticó o recidivó
  • Actualización: 15 de enero de 2014