In English | En español
¿Prequntas sobre el cáncer?

Efectos tardíos del tratamiento anticanceroso en la niñez (PDQ®)

Versión Paciente
Actualizado: 18 de abril de 2014

Sistema cardiovascular



Es más probable que los efectos tardíos en el corazón y los vasos sanguíneos se presenten después del tratamiento de ciertos cánceres infantiles.

El tratamiento de los siguientes cánceres infantiles, entre otros, puede causar efectos tardíos en el corazón y los vasos sanguíneos:

La radiación dirigida al pecho y ciertos medicamentos quimioterapéuticos aumentan el riesgo de efectos tardíos en el corazón y los vasos sanguíneos.

El riesgo de problemas de salud que afectan el corazón y los vasos sanguíneos aumenta después del tratamiento con los siguientes procedimientos:

  • Radiación dirigida al pecho o a la espina vertebral: el riesgo de que se presenten problemas de salud depende de la parte del corazón que se expuso a la radiación, la cantidad de radiación administrada y si la radiación se administró en dosis pequeñas o grandes.
  • Radiación dirigida al cerebro o el cuello: el riesgo de que se presenten problemas depende de la parte del cerebro o el cuello que se trató con radiación y de la cantidad de radiación administrada.
  • Quimioterapia : quimioterapia con tipos de antraciclinas, como doxorrubicina, daunorrubicina, idarrubicina, epirrubicina y mitoxantrona. El riesgo de que se presenten problemas depende de la dosis total de antraciclina administrada. También depende de si se administró un medicamento que se llama dexrazoxano durante el tratamiento con antraciclinas para reducir el daño al corazón y los vasos sanguíneos.
  • Trasplante de células madre.
  • Terapia biológica .

Los sobrevivientes de cáncer infantil que se trataron con radiación dirigida al pecho o quimioterapia con antraciclinas tienen el mayor riesgo. Los tratamientos nuevos para los que se administra menos radiación y dosis más bajas de quimioterapia pueden disminuir el riesgo de efectos tardíos en el corazón y los vasos sanguíneos.

Los siguientes factores también pueden aumentar el riesgo de efectos tardíos en el corazón y los vasos sanguíneos:

Los efectos tardíos que afectan el corazón y los vasos sanguíneos pueden causar ciertos problemas de salud.

Los sobrevivientes de cáncer infantil que recibieron radiación o ciertos medicamentos quimioterapéuticos están en riesgo de sufrir efectos tardíos en el corazón y los vasos sanguíneos. Entre ellos, los siguientes:

Los signos y síntomas posibles de efectos tardíos en el corazón o los vasos sanguíneos incluyen dificultad para respirar y dolor de pecho.

Estos y otros signos y síntomas pueden obedecer a efectos tardíos en el corazón y los vasos sanguíneos, o a otras afecciones:

  • Dificultad para respirar, especialmente al estar acostado.
  • Latidos cardíacos demasiado lentos, demasiado rápidos o diferentes del ritmo cardíaco normal.
  • Dolor de pecho.
  • Hinchazón de los pies, los tobillos, las piernas o el abdomen.
  • Cuando se está expuesto al frío o se experimentan emociones fuertes, los dedos de las manos, los dedos de los pies, las orejas o la nariz se vuelven blancas y después se ponen azules. Cuando esto ocurre en los dedos de las manos, también se puede sentir dolor o cosquilleo.
  • Adormecimiento o debilidad súbitos de la cara, los brazos o las piernas (especialmente en un lado del cuerpo).
  • Confusión súbita o dificultad para hablar o entender el habla.
  • Dificultad súbita para ver con uno o ambos ojos.
  • Dificultad súbita para caminar o sentirse mareado.
  • Pérdida súbita del equilibrio o la coordinación.
  • Dolor de cabeza intenso que se presenta de repente y sin causa conocida.

Hable con el médico de su niño si presenta cualquiera de estos problemas.

Para detectar (encontrar) y diagnosticar problemas de salud en el corazón o los vasos sanguíneos, se utilizan ciertas pruebas y procedimientos.

Las siguientes pruebas y procedimientos, entre otros, se pueden usar para detectar o diagnosticar efectos tardíos en el corazón o los vasos sanguíneos:

  • Examen físico y antecedentes : examen del cuerpo para revisar el estado general de salud, incluso examinar el corazón para determinar si hay signos de enfermedad, como latidos cardíacos anormales o cualquier otra cosa que no parezca habitual. También se toman datos sobre los hábitos de salud del paciente, así como los antecedentes de enfermedades y los tratamientos aplicados en cada caso.

  • Electrocardiograma (ECG): registro de la actividad eléctrica del corazón para evaluar su frecuencia y su ritmo. Se colocan varias almohadillas pequeñas (electrodos) en el tórax, los brazos y las piernas del paciente, que se conectan con cables a la máquina de ECG. Luego, se registra la actividad del corazón en un gráfico de líneas sobre un papel. La actividad eléctrica que es más rápida o más lenta que la normal puede ser un signo de enfermedad o daño cardíacos.

  • Ecocardiograma : procedimiento para el que se hacen rebotar ondas de alta energía (ultrasónicas) en el corazón y los tejidos u órganos cercanos para producir ecos. Se toma una película en movimiento del corazón y las válvulas cardíacas a medida que la sangre se bombea a través del corazón.

  • Ecografía: procedimiento en el que se hacen rebotar ondas de sonido de alta energía (ultrasónicas) en los tejidos u órganos internos, como el corazón, para producir ecos. Los ecos forman una imagen de los tejidos corporales que se llama ecograma. La imagen se puede imprimir para observarla más tarde.

  • Estudios del perfil de lípidos : procedimiento para el que se examina una muestra de sangre para medir las cantidades de triglicéridos, colesterol, y lipoproteínas de baja y alta densidad en el colesterol de la sangre.

Consulte con el médico de su niño si es necesario someterlo a estas pruebas y procedimientos para determinar si hay signos de efectos tardíos en el corazón y los vasos sanguíneos. Si son necesarios, pregunte con qué frecuencia se deben realizar.

Los hábitos de salud que ayudan a la buena salud del corazón y los vasos sanguíneos son importantes para los sobrevivientes de cáncer infantil.

Los sobrevivientes de cáncer infantil que sufren de efectos tardíos en el corazón y los vasos sanguíneos deberán tener cuidado de proteger su salud con hábitos como los siguientes:

  • Mantener un peso saludable.
  • Consumir alimentos saludables para el corazón.
  • Practicar ejercicios regularmente.
  • Consultar con el médico antes de empezar un programa de ejercicio intenso.
  • No fumar.