In English | En español
¿Prequntas sobre el cáncer?

Efectos tardíos del tratamiento anticanceroso en la niñez (PDQ®)

Versión Paciente
Actualizado: 19 de febrero de 2014

Sistema osteomuscular



Huesos y articulaciones

Los efectos tardíos en los huesos y articulaciones es más probable que se presenten después del tratamiento de ciertos cánceres infantiles.

El tratamiento de los siguientes cánceres infantiles, entre otros, puede causar efectos tardíos en los huesos y las articulaciones:

La cirugía, la quimioterapia, la radiación y otros tratamientos aumentan el riesgo de efectos tardíos en los huesos y las articulaciones.

Radioterapia

La radioterapia puede detener o hacer más lento el crecimiento de los huesos. El tipo de efecto tardío en los huesos y articulaciones depende de la parte del cuerpo que recibió la radiación. La radioterapia puede ocasionar cualquiera de los siguientes efectos:

  • Cambios en la manera en que se forman la cara y el cráneo, especialmente cuando se administra el tratamiento a niños menores de 5 años o cuando se administra radiación en dosis altas.
  • Problemas en los dientes o los senos.
  • Baja estatura (ser más bajo de lo normal).
  • Escoliosis (curvatura de la espina vertebral) o cifosis (redondeo de la espina vertebral).
  • Un brazo o una pierna más cortos que el otro brazo o pierna.
  • Osteoporosis (huesos débiles o delgados que se pueden romper fácilmente).

Cirugía

La amputación o la cirugía para preservar un miembro que se usan para extirpar el cáncer e impedir que vuelva pueden causar efectos tardíos cuya aparición depende del lugar donde estaba el tumor, la edad del paciente y el tipo de cirugía. Los problemas de salud que se presentan después de una amputación o una cirugía para preservar un miembro pueden ser los siguientes:

Los estudios no muestran una diferencia en la calidad de vida de los sobrevivientes de cáncer infantil sometidos a amputación o cirugía para preservar un miembro.

Quimioterapia y otras terapias con medicamentos

El riesgo de presentar efectos tardíos puede aumentar en los sobrevivientes de cáncer infantil que recibieron terapias contra el cáncer que incluyeron metotrexato o corticoesteroides, o glucocorticoides, como dexametasona. El tratamiento farmacológico puede causar cualquiera de los siguientes problemas:

  • Osteoporosis (huesos débiles o delgados que se pueden romper fácilmente).
  • Osteonecrosis (una o más partes del hueso mueren por falta de flujo sanguíneo), especialmente en la cadera o la rodilla.

Trasplante de células madre

Un trasplante de células madre puede afectar los huesos de diferentes maneras:

Los signos y síntomas posibles de efectos tardíos en los huesos y articulaciones incluyen inflamación sobre un hueso, o dolor en los huesos y articulaciones.

Estos y otros signos y síntomas pueden obedecer a efectos tardíos en los huesos y articulaciones, o a otras afecciones:

  • Hinchazón por encima de un hueso o una parte ósea del cuerpo.
  • Dolor en un hueso o articulación.
  • Enrojecimiento y calor encima de un hueso o una articulación.
  • Endurecimiento de una articulación o dificultad para moverla normalmente.
  • Hueso que se rompe sin razón aparente o se rompe con facilidad.
  • Baja estatura (ser más bajo de lo normal).
  • Un lado del cuerpo se ve más alto que el otro lado o el cuerpo se inclina hacia un lado.
  • Sentarse o estar de pie siempre en una posición encorvada o tener la apariencia de una espalda encorvada.

Hable con el médico de su niño si presenta cualquiera de estos problemas.

Para detectar (encontrar) y diagnosticar problemas de salud en los huesos y articulaciones, se utilizan ciertas pruebas y procedimientos.

Las siguientes y otras pruebas y procedimientos se pueden usar para detectar o diagnosticar efectos tardíos en los huesos y articulaciones:

  • Examen físico y antecedentes : examen del cuerpo para revisar el estado general de salud, incluso masas o cualquier otra cosa que no parezca habitual. También se toman datos sobre los hábitos de salud del paciente, así como los antecedentes de enfermedades y los tratamientos aplicados en cada caso.

  • Gammagrafía de la densidad mineral ósea : prueba con imágenes que se usa para medir la densidad ósea (cantidad de mineral óseo en cierta cantidad de hueso) mediante el pasaje a través del cuerpo de rayos X con dos grados diferentes de energía. Se usa para diagnosticar la osteoporosis (huesos débiles o delgados que se pueden romper fácilmente). Esta prueba también se llama exploración de la DMO, DEXA, exploración con DEXA, exploración por absorciometría de energía dual de rayos X, absorciometría de fotón dual y DXA.

  • Radiografía: un rayo X es un tipo de haz de energía que puede atravesar el cuerpo y plasmarse en una película que muestra imágenes de áreas internas del cuerpo como, por ejemplo, los huesos.

Consulte con el médico de su niño si es necesario someterlo a estas pruebas y procedimientos para determinar si hay signos de efectos tardíos en los huesos y las articulaciones. Si son necesarios, pregunte con qué frecuencia se deben realizar.