English
¿Preguntas sobre el cáncer? 1-800-422-6237
  • Ver el documento completo
  • Imprimir
  • Enviar por correo electrónico
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest

Osteosarcoma e histiocitoma fibroso maligno óseo: Tratamiento (PDQ®)

Información general sobre el osteosarcoma y el histiocitoma fibroso maligno óseo

El osteosarcoma y el histiocitoma fibroso maligno óseo son enfermedades en las que se forman células malignas (cancerosas) en el hueso.

El osteosarcoma por lo general comienza en los osteoblastos, que son un tipo de célula ósea que se convierte en tejido óseo nuevo. El osteosarcoma es más frecuente en los adolescentes. Generalmente se forma en los extremos de los huesos largos del cuerpo, como los huesos de los brazos y las piernas. En los niños y los adolescentes, a menudo se forma en los huesos cercanos a la rodilla. Con poca frecuencia, se puede encontrar en el tejido blando o en los órganos del pecho o el abdomen.

El osteosarcoma es el tipo más común de cáncer de hueso. El histiocitoma fibroso maligno (HFM) óseo es un tumor óseo poco frecuente. Se trata como el osteosarcoma.

El sarcoma de Ewing es otra clase de cáncer de hueso, pero no se trata en este sumario. Para mayor información, consultar el sumario del PDQ sobre Tratamiento del sarcoma de Ewing.

El haber recibido un tratamiento anterior con radiación puede aumentar el riesgo de presentar osteosarcoma.

Cualquier cosa que aumenta el riesgo de presentar una enfermedad se llama factor de riesgo. Tener un factor de riesgo no significa que se va a presentar cáncer; no tener un factor de riesgo no significa que no se va a tener cáncer. Consultar con el médico si se piensa que el niño puede estar en riesgo. Entre los factores de riesgo para el osteosarcoma se incluyen las siguientes situaciones:

Los signos y síntomas del osteosarcoma y el histiocitoma fibroso maligno son inflamación por encima de un hueso o una parte ósea del cuerpo y dolor en la articulación.

Estos y otros signos y síntomas pueden ser por causa de un osteosarcoma o un HFM, o por otras afecciones. Consulte con el médico si su niño tiene algo de lo siguiente:

  • Inflamación por encima de un hueso o una parte ósea del cuerpo.
  • Dolor en un hueso o articulación.
  • Un hueso que se quiebra sin razón conocida.

Para detectar (encontrar) y diagnosticar el osteosarcoma y el histiocitoma fibroso maligno se usan pruebas de imágenes.

Las pruebas con imágenes se realizan antes de la biopsia. Se pueden utilizar las siguientes pruebas y procedimientos:

  • Examen físico y antecedentes : examen del cuerpo para revisar los signos generales de salud, incluso verificar si hay signos de enfermedad como nudos o cualquier otra cosa que parezca anormal. También se anotan los antecedentes de los hábitos de salud del paciente, así como las enfermedades y tratamientos anteriores.
  • Radiografía : imagen de los órganos y huesos del interior del cuerpo obtenida mediante rayos X. Un rayo X es un tipo de haz de energía que puede atravesar el cuerpo y plasmarse en una película que muestra una imagen de áreas internas del cuerpo.
  • Exploración por TC (exploración por TAC): procedimiento mediante el cual se toma una serie de imágenes detalladas del interior del cuerpo desde ángulos diferentes. Las imágenes son creadas por una computadora conectada a una máquina de rayos X. Se puede inyectar un tinte en una vena o tragarse para que los órganos o los tejidos se destaquen más claramente. Este procedimiento también se llama tomografía computada, tomografía computarizada o tomografía axial computarizada.
  • IRM (imágenes por resonancia magnética): procedimiento para el que usa un imán, ondas de radio y una computadora para crear imágenes detalladas de áreas internas del cuerpo. Este procedimiento también se llama imágenes por resonancia magnética nuclear (IRMN).

Para diagnosticar el osteosarcoma se realiza una biopsia.

Durante una biopsia se extraen células y tejidos para que un patólogo los pueda observar al microscopio y determinar si hay signos de cáncer. Es importante que la biopsia la realice un cirujano con experiencia en el tratamiento del cáncer de hueso. Es mejor que ese cirujano también extirpe el tumor. La biopsia y la cirugía para extirpar el tumor se planifican juntas. La forma en que se realiza la biopsia influye en el tipo de cirugía que se puede realizar después.

El tipo de biopsia que se realiza se basa en el tamaño del tumor y su localización en el cuerpo. Se pueden usar dos tipos de biopsia:

  • Biopsia central : extracción de tejido mediante una aguja ancha.
  • Biopsia por incisión : extracción de una parte de una masa o de una muestra de tejido cuya apariencia no es normal.

Se pueden realizar las siguientes pruebas en los tejidos que se extrae:

Ciertos factores afectan el pronóstico (probabilidad de recuperación) y las opciones de tratamiento.

El pronóstico (probabilidad de recuperación) depende de ciertos factores antes y después del tratamiento.

El pronóstico para el osteosarcoma y el HFM sin tratamiento previo depende de los siguientes aspectos:

  • Lugar del tumor en el cuerpo y si se formaron tumores en más de un hueso.
  • Tamaño del tumor.
  • Si el cáncer se diseminó a otras partes del cuerpo y hacia qué partes del cuerpo se diseminó.
  • Tipo de tumor (según el aspecto de las células cancerosas al microscopio).
  • La edad y peso del paciente en el momento del diagnóstico.
  • Si el paciente padece de ciertas enfermedades genéticas.

Después de tratarse el osteosarcoma o el HFM, el pronóstico depende de los siguientes aspectos:

  • Cantidad de cáncer que se eliminó con la quimioterapia.
  • Cantidad de tumor que se extirpó mediante cirugía.
  • Si la quimioterapia se demora por más de tres semanas después de realizarse la cirugía.
  • Si el cáncer recidivó (volvió) dentro de los dos años del diagnóstico.

Las opciones de tratamiento del osteosarcoma y el HFM dependen de los siguientes aspectos:

  • Lugar del tumor en el cuerpo.
  • Tamaño del tumor.
  • Estadio del cáncer.
  • Si los huesos todavía están creciendo.
  • Edad del paciente y estado general de salud.
  • Si el paciente y la familia desean que el paciente pueda participar en actividades tales como deportes o que tenga cierta apariencia física.
  • Si el cáncer fue recién diagnosticado o recidivó (volvió) después de haber sido tratado.
  • Actualización: 25 de septiembre de 2014