¿Prequntas sobre el cáncer?

Tumor de Wilms y otros tumores renales infantiles: Tratamiento (PDQ®)

Versión para profesionales de salud

Carcinoma de células renales

Incidencia del carcinoma de células renales

Los tumores epiteliales malignos que surgen en los riñones de los niños representan más de 5% de los tumores renales infantiles nuevos; por lo tanto, son más comunes que el sarcoma de células claras de riñón o los tumores rabdoides de riñón. El carcinoma de células renales (CCR), la neoplasia maligna primaria más común del riñón en los adultos, se presenta con poca frecuencia en niños menores de 15 años. En el grupo de adolescentes mayores (15 a 19 años), aproximadamente dos tercios de las neoplasias renales malignas son CCR.[1] La tasa anual de incidencia es de aproximadamente 4 casos por millón de niños, comparada con una incidencia del tumor de Wilms del riñón que es, por lo menos, 29 veces más alta.

Afecciones relacionadas con el carcinoma de células renales

Las afecciones relacionadas con el carcinoma de células renales (CCR) son las siguientes:

  • Enfermedad de von Hippel-Lindau: La enfermedad de von Hippel-Lindau (VHL) es una afección autosómica dominante en la que los vasos sanguíneos de la retina y el cerebelo crecen en exceso.[2] El gen de la enfermedad de VHL se ubica en el cromosoma 3p25.3 y es un gen oncoinhibidor, mutado o eliminado en los pacientes con el síndrome.

    Se dispone de exámenes de detección del gen VHL.[3] Para detectar un carcinoma renal de células claras en estas personas, cuando las lesiones son menores de 3 cm y se puede realizar una cirugía con preservación del riñón, se recomienda un examen de detección anual con ecografía abdominal o imágenes por resonancia magnética (IRM) desde los 8 a los 11 años de edad.[4]

    (Para mayor información en inglés, consultar la sección Síndrome de von Hippel-Lindau en el sumario del PDQ sobre Características genéticas del cáncer de riñón (cáncer de células renales).

  • Esclerosis tuberosa: En el caso de la esclerosis tuberosa, las lesiones renales pueden corresponder en realidad a un angiomiolipoma epitelioide (también llamado tumor perivascular de células epitelioides o PEComa), que se relaciona con un comportamiento dinámico o maligno, y expresa marcadores de melanocitos y músculo liso.[5,6]
  • CCR familiar: El CCR familiar se relacionó con una traslocación cromosómica hereditaria que compromete el cromosoma 3.[7] Asimismo, se notificó una incidencia alta de anomalías en el cromosoma 3 en tumores renales que no son familiares.

    La succinato hidrogenasa (SDHB, SDHC y SDHD) es un gen enzimático del ciclo de Krebs que se relaciona con la aparición de CCR familiar que se presenta con el feocromocitoma o el paraganglioma. Se informó sobre mutaciones de la línea germinal en una subunidad del gen presentes en personas con cáncer de riñón sin antecedentes de feocromocitoma.[8,9]

  • Carcinoma renal medular: El carcinoma renal medular, un subtipo poco frecuente de CCR, puede estar relacionado con la hemoglobinopatía drepanocítica.[10] Los carcinomas renales medulares son neoplasias malignas muy dinámicas y se caracterizan clínicamente por presentarse en un estadio alto en el momento de su detección, con metástasis diseminadas de forma amplia y ausencia de respuesta a la quimioterapia y la radioterapia.[11][ Grado de comprobación: 3iiA] La supervivencia es corta y oscila entre 2 semanas y 15 meses, con una mediana de supervivencia de 4 meses.[10-13]
  • Leiomiomatosis hereditaria: La leiomiomatosis hereditaria (de la piel y el útero) y el CCR es un fenotipo diferenciado causado por la herencia dominante de una mutación del gen de la fumarato hidratasa. Se recomendó comenzar con las pruebas de detección del CCR desde los 5 años de edad.[14,15]
  • Segundas neoplasias malignas: El CCR se describió en pacientes varios años después del diagnóstico y el tratamiento de neoplasias malignas infantiles como neuroblastoma, rabdomiosarcoma, nefroblastoma y leiomiosarcoma.[16-21] La detección temprana y la resección pueden mejorar la supervivencia de estos pacientes.[22]

Pruebas genéticas para niños y adolescentes con carcinoma de células renales

Las indicaciones para las pruebas genéticas de la línea germinal de niños y adolescentes con CCR para determinar la presencia de un síndrome relacionado se describen en el Cuadro 7.

Cuadro 7. Indicaciones para el análisis (detección) genético de la línea germinal en niños y adolescentes con carcinoma de células renalesa
Indicaciones para el análisisCaracterísticas histológicas del tumorPrueba genéticaSíndrome relacionado
VHL = von Hippel-Lindau.
aAdaptado de Linehan et al.[23]
CCR multifocal o lesiones de VHLCélulas clarasGen VHLSíndrome von Hippel-Lindau
Antecedentes familiares de CCR de células claras o CCR multifocal con ausencia de mutación en VHLCélulas clarasTraslocaciones del gen en el cromosoma 3Síndrome hereditario de CCR de células claras no VHL
CCR multifocal papilar o antecedentes familiares de CCR papilarPapilarGen METSíndrome de CCR papilar hereditario
CCR multifocal o fibrofoliculoma cutáneo o quistes pulmonares, o neumotórax espontáneoCélula clara cromófoba u oncocíticaSecuencia de la línea germinal del gen BHDSíndrome de Birt-Hogg-Dubé
Antecedentes familiares o personales de inicio temprano de leiomiomata uterino o leiomiomata cutáneoCarcinoma papilar tipo 2 o carcinoma de conducto colectorGen FHLeiomiomata hereditario o síndrome de CCR
CCR multifocal o inicio temprano de CCR o presencia de paraganglioma o feocromocitoma, o antecedentes familiares de paraganglioma o feocromocitomaCélulas claras o cromófobasGen SDHB, gen SDHC, gen SDHDSíndrome hereditario de paraganglioma o feocromocitoma

Traslocaciones Xp11 relacionadas con el CCR

Los carcinomas del riñón positivos para traslocaciones se reconocen como una forma distintiva de CCR y pueden ser la forma más común de CCR en los niños. Se caracterizan por traslocaciones que comprometen el gen del factor de transcripción E3(TFE3) ubicado en el Xp11.2. El gen TFE3 se puede aparear con uno de los genes siguientes:

  • ASPSCR en t(X;17)(p11.2;q25).
  • PRCC en t(X;1)(p11.2;q21).
  • SFPQ en t(X;1)(p11.2;p34).
  • NONO en inv(X;p11.2;q12).
  • Cadena pesada de clatrina (CLTC) en t(X;17)(p11;q23).

Otro subtipo de traslocación menos común t(6;11)(p21;q12), que incluye una fusión α/TFEB, induce la sobrexpresión de un factor de transcripción EB (TFEB). Las traslocaciones que comprometen a TFE3 y TFEB inducen la sobrexpresión de estas proteínas, que se pueden identificar mediante inmunohistoquímica.[24]

La exposición previa a la quimioterapia es el único factor de riesgo conocido para la presentación de la traslocación Xp11 en los CCR. El intervalo posterior a la quimioterapia osciló entre 4 y 13 años. Todos los pacientes del informe recibieron un inhibidor de la topoisomerasa ll del ADN o un alquilante.[25,26]

Hay polémica sobre la conducta biológica de la traslocación en CCR en niños y adultos jóvenes. Mientras en algunas series se indicó un buen pronóstico cuando el CCR se trata con cirugía sola aunque se presente en un estadio más avanzado (III/IV) que el TFE-CCR, en un metanálisis se notificó que estos pacientes tienen resultados más deficientes.[27-29] Los resultados de estos pacientes están en análisis en el Biology and Classification Study COG-AREN03B2 (NCT00898365) que está en curso. Las terapias dirigidas con VEGFR e inhibidores mTOR parecen mostrar actividad en la traslocación Xp11 del CCR metastásico.[30] Se notificaron recidivas 20 a 30 años después de la resección inicial del CCR relacionado con traslocaciones.[19]

Características histológicas del carcinoma de células renales

Las características histológicas de los carcinomas de células renales (CCR) infantiles son diferentes de las de sus los adultos. A pesar de que se pueden identificar los dos subgrupos morfológicos principales de células papilares y células claras, alrededor del 25% de los CCR muestran características heterogéneas que no se ajustan a ninguna de estas categorías. Los CCR infantiles son, con mayor frecuencia, del subtipo papilar (20–50% de los CCR infantiles) y, algunas veces, se pueden presentar en el entorno del tumor de Wilms, un adenoma metanéfrico y un adenofibroma metanéfrico.

El CCR en niños y adultos jóvenes tiene un espectro genético y morfológico diferente del que se observa en adultos mayores.[2,26,31,32]

Pronóstico y factores pronósticos del carcinoma de células renales

El factor pronóstico principal del carcinoma de células renales (CCR) es el estadio de la enfermedad. En una serie de 41 niños con CCR, la mediana de edad fue de 10 años; 46% de los niños presentaron enfermedad localizada en estadio l y estadio ll localizada, 29% con enfermedad en estadio lll, y 22% con enfermedad en estadio lV de acuerdo con el sistema de clasificación de Robson. Los sitios de metástasis fueron los pulmones, el hígado y los ganglios linfáticos. Tanto la supervivencia sin complicaciones (SSC) como la supervivencia general (SG) fueron de alrededor de 55% a los 20 años después del tratamiento. Los pacientes con enfermedad en estadio l y estadio ll tuvieron una tasa de SG de 89%, mientras que aquellos con enfermedad en estadio lll y estadio lV tuvieron una tasa de SG de 23% 20 años después del tratamiento.[33]

Una diferencia importante entre los desenlaces en niños y adultos con CCR es la importancia pronóstica del compromiso de los ganglios linfáticos locales. Los adultos con CCR y compromiso de los ganglios linfáticos tienen una SG a 5 años de aproximadamente 20%, pero la bibliografía indica que 72% de los niños con CCR y ganglios linfáticos locales comprometidos en el momento del diagnóstico (sin metástasis a distancia) sobreviven a su enfermedad.[34] Las conclusiones fueron similares en otra serie con 49 pacientes de un registro de cáncer con base en la población. En esta serie, 33% de los pacientes presentó un subtipo papilar, 22% presentó un tipo de traslocación, 16% no se clasificó y 6% presentó un subtipo de células claras. La supervivencia a 5 años fue de 96% en los pacientes de enfermedad localizada, 75% en los pacientes con ganglios linfáticos regionales positivos y 33% en los pacientes con CCR metastásico a distancia.[35]

Características clínicas y evaluación diagnóstica

El CCR se puede presentar con lo siguiente:

  • Masa abdominal.
  • Dolor abdominal.
  • Hematuria.

Para mayor información acerca de las características clínicas y la evaluación diagnóstica de los tumores renales infantiles, consultar las secciones de este sumario sobre Características clínicas y Evaluación diagnóstica y estadificación. Para mayor información acerca de la evaluación para la estadificación, consultar la sección Información de los estadios del carcinoma de células renales del sumario sobre Tratamiento del cáncer de células renales).

Opciones de tratamiento estándar del carcinoma de células renales

La supervivencia de los pacientes de carcinoma de células renales (CCR) depende del estadio de la de la enfermedad en el momento de la presentación y de la integridad de la resección con nefrectomía radical. Las tasas de SG para todos los pacientes de CCR oscilan entre 64 y 87%. Las tasas de supervivencia a 5 años del CCR infantil son de 90% o más para el estadio I, más de 80% para el estadio II, 70% para el estadio III y menos de 15% para el estadio IV.[34] Los análisis retrospectivos y el número pequeño de pacientes participantes limitan el grado de comprobación en el entorno de tratamiento.

Las opciones de tratamiento estándar del CCR son las siguientes:

Nefrectomía radical con disección de ganglios linfáticos

El tratamiento primario del CCR incluye la extirpación quirúrgica total del riñón y los ganglios linfáticos relacionados.[34]

Cirugía con preservación del riñón y disección de ganglios linfáticos

Se puede considerar la cirugía con preservación del riñón en pacientes cuidadosamente seleccionados con un volumen bajo de enfermedad localizada. En dos series pequeñas, los pacientes sometidos a nefrectomía parcial parecieron tener desenlaces equivalentes a quienes se sometieron a nefrectomías radicales.[26,36]

Otros abordajes

Del mismo modo que para el CCR en adultos, no se dispone de un tratamiento estándar para la enfermedad metastásica irresecable en los niños. La respuesta a la radiación es precaria y la quimioterapia no es eficaz. La inmunoterapia con sustancias como interferón-α e interleucina-2, pueden tener cierto efecto en el control del cáncer.[37] Con la resección del tumor primario, se pueden presentar regresiones espontáneas y poco frecuentes de la metástasis pulmonar.

Varias sustancias de terapias dirigidas (por ejemplo, sorafenib, sunitinib, bevacizumab, temsirolimús, pazopanib y everolimús) se aprobaron para su uso en adultos con CCR; sin embargo, estas sustancias no se han probado en pacientes pediátricos con CCR. Los informes de casos de niños y adolescentes con CCR TFE-3 indican una capacidad de respuesta a inhibidores múltiples de la tirosina cinasa.[38,39] (Para mayor información sobre el uso de terapias dirigidas, consultar el sumario del PDQ sobre Tratamiento del cáncer de células renales en adultos).

Ensayos clínicos en curso

Consultar la lista del NCI de ensayos clínicos sobre el cáncer que se realizan en los Estados Unidos y que están aceptando pacientes. Para realizar la búsqueda, usar el término en inglés childhood renal cell carcinoma. La lista de ensayos se puede reducir aun más por la ubicación donde se realizan, los medicamentos que se utilizan, el tipo de intervención y otros criterios. Nota: los resultados obtenidos solo estarán disponibles en inglés.

Asimismo, se dispone de información general sobre ensayos clínicos en el portal de Internet del NCI.

Bibliografía

  1. Bernstein L, Linet M, Smith MA, et al.: Renal Tumors. In: Ries LA, Smith MA, Gurney JG, et al., eds.: Cancer incidence and survival among children and adolescents: United States SEER Program 1975-1995. Bethesda, Md: National Cancer Institute, SEER Program, 1999. NIH Pub.No. 99-4649., pp 79-90. Also available online. Last accessed May 29, 2014.
  2. Bruder E, Passera O, Harms D, et al.: Morphologic and molecular characterization of renal cell carcinoma in children and young adults. Am J Surg Pathol 28 (9): 1117-32, 2004. [PUBMED Abstract]
  3. Schimke RN, Collins DL, Stolle CA: Von Hippel-Lindau Syndrome. In: Pagon RA, Adam MP, Bird TD, et al., eds.: GeneReviews. Seattle, WA: University of Washington, 2013, pp. Available online. Last accessed May 29, 2014.
  4. Teplick A, Kowalski M, Biegel JA, et al.: Educational paper: screening in cancer predisposition syndromes: guidelines for the general pediatrician. Eur J Pediatr 170 (3): 285-94, 2011. [PUBMED Abstract]
  5. Park HK, Zhang S, Wong MK, et al.: Clinical presentation of epithelioid angiomyolipoma. Int J Urol 14 (1): 21-5, 2007. [PUBMED Abstract]
  6. Pea M, Bonetti F, Martignoni G, et al.: Apparent renal cell carcinomas in tuberous sclerosis are heterogeneous: the identification of malignant epithelioid angiomyolipoma. Am J Surg Pathol 22 (2): 180-7, 1998. [PUBMED Abstract]
  7. Wang N, Perkins KL: Involvement of band 3p14 in t(3;8) hereditary renal carcinoma. Cancer Genet Cytogenet 11 (4): 479-81, 1984. [PUBMED Abstract]
  8. Ricketts C, Woodward ER, Killick P, et al.: Germline SDHB mutations and familial renal cell carcinoma. J Natl Cancer Inst 100 (17): 1260-2, 2008. [PUBMED Abstract]
  9. Linehan WM, Bratslavsky G, Pinto PA, et al.: Molecular diagnosis and therapy of kidney cancer. Annu Rev Med 61: 329-43, 2010. [PUBMED Abstract]
  10. Swartz MA, Karth J, Schneider DT, et al.: Renal medullary carcinoma: clinical, pathologic, immunohistochemical, and genetic analysis with pathogenetic implications. Urology 60 (6): 1083-9, 2002. [PUBMED Abstract]
  11. Hakimi AA, Koi PT, Milhoua PM, et al.: Renal medullary carcinoma: the Bronx experience. Urology 70 (5): 878-82, 2007. [PUBMED Abstract]
  12. Strouse JJ, Spevak M, Mack AK, et al.: Significant responses to platinum-based chemotherapy in renal medullary carcinoma. Pediatr Blood Cancer 44 (4): 407-11, 2005. [PUBMED Abstract]
  13. Rathmell WK, Monk JP: High-dose-intensity MVAC for Advanced Renal Medullary Carcinoma: Report of Three Cases and Literature Review. Urology 72 (3): 659-63, 2008. [PUBMED Abstract]
  14. Alrashdi I, Levine S, Paterson J, et al.: Hereditary leiomyomatosis and renal cell carcinoma: very early diagnosis of renal cancer in a paediatric patient. Fam Cancer 9 (2): 239-43, 2010. [PUBMED Abstract]
  15. Bayley JP, Launonen V, Tomlinson IP: The FH mutation database: an online database of fumarate hydratase mutations involved in the MCUL (HLRCC) tumor syndrome and congenital fumarase deficiency. BMC Med Genet 9: 20, 2008. [PUBMED Abstract]
  16. Medeiros LJ, Palmedo G, Krigman HR, et al.: Oncocytoid renal cell carcinoma after neuroblastoma: a report of four cases of a distinct clinicopathologic entity. Am J Surg Pathol 23 (7): 772-80, 1999. [PUBMED Abstract]
  17. Dhall D, Al-Ahmadie HA, Dhall G, et al.: Pediatric renal cell carcinoma with oncocytoid features occurring in a child after chemotherapy for cardiac leiomyosarcoma. Urology 70 (1): 178.e13-5, 2007. [PUBMED Abstract]
  18. Schafernak KT, Yang XJ, Hsueh W, et al.: Pediatric renal cell carcinoma as second malignancy: reports of two cases and a review of the literature. Can J Urol 14 (6): 3739-44, 2007. [PUBMED Abstract]
  19. Rais-Bahrami S, Drabick JJ, De Marzo AM, et al.: Xp11 translocation renal cell carcinoma: delayed but massive and lethal metastases of a chemotherapy-associated secondary malignancy. Urology 70 (1): 178.e3-6, 2007. [PUBMED Abstract]
  20. Brassesco MS, Valera ET, Bonilha TA, et al.: Secondary PSF/TFE3-associated renal cell carcinoma in a child treated for genitourinary rhabdomyosarcoma. Cancer Genet 204 (2): 108-10, 2011. [PUBMED Abstract]
  21. Breslow NE, Lange JM, Friedman DL, et al.: Secondary malignant neoplasms after Wilms tumor: an international collaborative study. Int J Cancer 127 (3): 657-66, 2010. [PUBMED Abstract]
  22. Wilson CL, Ness KK, Neglia JP, et al.: Renal carcinoma after childhood cancer: a report from the childhood cancer survivor study. J Natl Cancer Inst 105 (7): 504-8, 2013. [PUBMED Abstract]
  23. Linehan WM, Pinto PA, Bratslavsky G, et al.: Hereditary kidney cancer: unique opportunity for disease-based therapy. Cancer 115 (10 Suppl): 2252-61, 2009. [PUBMED Abstract]
  24. Argani P, Hicks J, De Marzo AM, et al.: Xp11 translocation renal cell carcinoma (RCC): extended immunohistochemical profile emphasizing novel RCC markers. Am J Surg Pathol 34 (9): 1295-303, 2010. [PUBMED Abstract]
  25. Argani P, Laé M, Ballard ET, et al.: Translocation carcinomas of the kidney after chemotherapy in childhood. J Clin Oncol 24 (10): 1529-34, 2006. [PUBMED Abstract]
  26. Ramphal R, Pappo A, Zielenska M, et al.: Pediatric renal cell carcinoma: clinical, pathologic, and molecular abnormalities associated with the members of the mit transcription factor family. Am J Clin Pathol 126 (3): 349-64, 2006. [PUBMED Abstract]
  27. Geller JI, Argani P, Adeniran A, et al.: Translocation renal cell carcinoma: lack of negative impact due to lymph node spread. Cancer 112 (7): 1607-16, 2008. [PUBMED Abstract]
  28. Camparo P, Vasiliu V, Molinie V, et al.: Renal translocation carcinomas: clinicopathologic, immunohistochemical, and gene expression profiling analysis of 31 cases with a review of the literature. Am J Surg Pathol 32 (5): 656-70, 2008. [PUBMED Abstract]
  29. Qiu Rao, Bing Guan, Zhou XJ: Xp11.2 Translocation renal cell carcinomas have a poorer prognosis than non-Xp11.2 translocation carcinomas in children and young adults: a meta-analysis. Int J Surg Pathol 18 (6): 458-64, 2010. [PUBMED Abstract]
  30. Malouf GG, Camparo P, Oudard S, et al.: Targeted agents in metastatic Xp11 translocation/TFE3 gene fusion renal cell carcinoma (RCC): a report from the Juvenile RCC Network. Ann Oncol 21 (9): 1834-8, 2010. [PUBMED Abstract]
  31. Estrada CR, Suthar AM, Eaton SH, et al.: Renal cell carcinoma: Children's Hospital Boston experience. Urology 66 (6): 1296-300, 2005. [PUBMED Abstract]
  32. Carcao MD, Taylor GP, Greenberg ML, et al.: Renal-cell carcinoma in children: a different disorder from its adult counterpart? Med Pediatr Oncol 31 (3): 153-8, 1998. [PUBMED Abstract]
  33. Indolfi P, Terenziani M, Casale F, et al.: Renal cell carcinoma in children: a clinicopathologic study. J Clin Oncol 21 (3): 530-5, 2003. [PUBMED Abstract]
  34. Geller JI, Dome JS: Local lymph node involvement does not predict poor outcome in pediatric renal cell carcinoma. Cancer 101 (7): 1575-83, 2004. [PUBMED Abstract]
  35. Selle B, Furtwängler R, Graf N, et al.: Population-based study of renal cell carcinoma in children in Germany, 1980-2005: more frequently localized tumors and underlying disorders compared with adult counterparts. Cancer 107 (12): 2906-14, 2006. [PUBMED Abstract]
  36. Cook A, Lorenzo AJ, Salle JL, et al.: Pediatric renal cell carcinoma: single institution 25-year case series and initial experience with partial nephrectomy. J Urol 175 (4): 1456-60; discussion 1460, 2006. [PUBMED Abstract]
  37. Fyfe G, Fisher RI, Rosenberg SA, et al.: Results of treatment of 255 patients with metastatic renal cell carcinoma who received high-dose recombinant interleukin-2 therapy. J Clin Oncol 13 (3): 688-96, 1995. [PUBMED Abstract]
  38. De Pasquale MD, Pessolano R, Boldrini R, et al.: Continuing response to subsequent treatment lines with tyrosine kinase inhibitors in an adolescent with metastatic renal cell carcinoma. J Pediatr Hematol Oncol 33 (5): e176-9, 2011. [PUBMED Abstract]
  39. Chowdhury T, Prichard-Jones K, Sebire NJ, et al.: Persistent complete response after single-agent sunitinib treatment in a case of TFE translocation positive relapsed metastatic pediatric renal cell carcinoma. J Pediatr Hematol Oncol 35 (1): e1-3, 2013. [PUBMED Abstract]
  • Actualización: 17 de octubre de 2014