Riesgo de cáncer de seno en mujeres estadounidenses

  • Control de tamaño de fuente
  • Imprimir
  • Enviar por correo electrónico
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest

¿Cuál es el riesgo de la mujer estadounidense promedio de presentar cáncer de seno en el transcurso de su vida?

De acuerdo con los índices actuales de incidencia, 12,4 por ciento de las mujeres que nacen el día de hoy en los Estados Unidos presentarán cáncer de seno en algún momento de sus vidas (1). Esta estimación, procedente del más reciente SEER Cancer Statistics Review (un informe publicado anualmente por el Programa de Vigilancia, Epidemiología y Resultados Finales [SEER] del Instituto Nacional del Cáncer [NCI]), está basada en estadísticas del cáncer de seno para el periodo de 2007 a 2009.

Esta estimación significa que, si el índice de incidencia actual se mantiene igual, una mujer que nace hoy tiene aproximadamente la posibilidad de 1 en cada 8 de ser diagnosticada con cáncer de seno en algún momento de su vida. Por otro lado, la posibilidad de que ella nunca tenga cáncer de seno es de 87,6 por ciento, o alrededor de 7 en cada 8.

En la década de los setenta, el riesgo en el curso de la vida de recibir un diagnóstico de cáncer de seno en Estados Unidos estaba apenas por debajo del 10 por ciento (o cerca de 1 en cada 10).

Los cinco últimos informes anuales del SEER muestran las siguientes estimaciones del riesgo de cáncer de seno en el curso de la vida, todas están muy cercanas a un riesgo de 1 en cada 8:

  • 12,7 por ciento para el periodo 2001 a 2003
  • 12,3 por ciento para el periodo 2002 a 2004
  • 12,0 por ciento para el periodo 2003 a 2005
  • 12,1 por ciento para el periodo 2004 a 2006
  • 12,4 por ciento para el periodo 2005 a 2007

Los estadísticos del SEER anticipan que habrá cierta variabilidad de un año a otro. Los cambios leves, tales como los observados en los últimos 5 años, pueden explicarse por diversos factores, como cambios menores en los grados de factores de riesgo en la población, cambios leves en los índices de la práctica de exámenes de detección del cáncer de seno, o simplemente por una variabilidad aleatoria inherente a los datos.

¿Cuál es el riesgo de la mujer estadounidense promedio de ser diagnosticada con cáncer de seno a diferentes edades?

Muchas mujeres están más interesadas en el riesgo que tienen de ser diagnosticadas con cáncer de seno según edades específicas o durante periodos específicos de tiempo que en el riesgo de ser diagnosticadas en algún momento de sus vidas. Las estimaciones por década de vida se ven también menos afectadas por los cambios en los índices de incidencia y de mortalidad que por los cálculos a más largo plazo. El informe del SEER calcula el riesgo de presentar cáncer de seno en intervalos de 10 años de edad (1). Según el informe actual, el riesgo que tiene una mujer de ser diagnosticada con cáncer de seno durante los próximos 10 años, a partir de las edades que se detallan a continuación, es el siguiente:

  • 30 años de edad. . . . . . 0,44 por ciento (o 1 en 227)
  • 40 años de edad. . . . . . 1,47 por ciento (o 1 en 68)
  • 50 años de edad. . . . . . 2,38 por ciento (o 1 en 42)
  • 60 años de edad. . . . . . 3,56 por ciento (o 1 en 28)
  • 70 años de edad. . . . . . 3,82 por ciento (o 1 en 26)

Estas probabilidades son promedios para toda la población. El riesgo individual de cáncer de seno de una mujer puede ser mayor o menor dependiendo de una serie de factores conocidos y de factores que aún no se entienden por completo. Para calcular el riesgo estimado de una sola mujer, los profesionales de la salud pueden usar la Herramienta de Evaluación del Riesgo de Cáncer (Breast Cancer Risk Assessment Tool).

Para obtener más información sobre el riesgo de cáncer de seno en edades específicas y durante periodos de tiempo específicos, vea la Tabla 4.18 en el informe del SEER.

¿Qué factores aumentan el riesgo de una mujer de presentar cáncer de seno?

El mayor factor de riesgo de cáncer de seno es la edad. El riesgo que tiene una mujer de presentar esta enfermedad aumenta con la edad. Sin embargo, el riesgo de cáncer de seno no es el mismo para todas las mujeres en un grupo de edad específico. Las investigaciones han mostrado que las mujeres con los siguientes factores de riesgo tienen una posibilidad mayor de presentar cáncer de seno.

Alteraciones genéticas (cambios): Los cambios hereditarios en determinados genes (como BRCA1, BRCA2 y otros) aumentan el riesgo de cáncer de seno. Se calcula que estos cambios representan no más del 10 por ciento de todos los cánceres de seno. Sin embargo, las mujeres que son portadoras de cambios en estos genes tienen un riesgo mucho mayor de presentar cáncer de seno que las mujeres que no son portadoras de dichos cambios.

Densidad de la mama en la mamografía o densidad mamográfica: El tejido glandular (productor de leche) y el tejido conjuntivo del seno son mamográficamente densos, es decir, aparecen blancos en una mamografía. Por el contrario, el tejido adiposo del seno no es mamográficamente denso y aparece oscuro. Las mujeres con un porcentaje alto de tejido mamario que aparece denso en una mamografía tienen un riesgo mayor de presentar cáncer de seno que las mujeres de edad similar que no tienen tejido mamario denso o tienen poco. En general, las mujeres más jóvenes tienen senos más densos que las mujeres mayores. A medida que la mujer envejece, la cantidad de tejido glandular normalmente disminuye y la cantidad de tejido adiposo aumenta. Anomalías, tales como tumores, en los senos densos pueden ser más difíciles de detectar en una mamografía debido a que los tumores también suelen aparecer blancos.

Antecedentes familiares: La posibilidad que tiene una mujer de presentar cáncer de seno aumenta si su madre, su hermana o su hija han sido diagnosticadas con la enfermedad, especialmente si fueron diagnosticadas antes de los 50 años de edad. Tener un familiar masculino consanguíneo directo con cáncer de seno también aumenta el riesgo que tiene una mujer de presentar la enfermedad.

Antecedentes personales de cáncer de seno: Las mujeres que han tenido cáncer de seno son más susceptibles de presentar un segundo cáncer de seno.

Determinados cambios en el seno detectados en una biopsia: El análisis del tejido de la mama al microscopio permite a los médicos determinar si un hallazgo sospechoso (por ejemplo un hallazgo detectado mediante una mamografía) es cáncer u otro tipo de cambio en el seno. La mayoría de los cambios en los senos resultan no ser cancerosos; pero algunos pueden aumentar el riesgo de presentar la enfermedad. Los cambios que están relacionados con un aumento en el riesgo de cáncer de seno incluyen hiperplasia atípica (una afección no cancerosa en la que las células tienen características anormales y han aumentado en número), carcinoma lobulillar in situ o LCIS (se encuentran células anormales en los lobulillos del seno) y carcinoma ductal in situ o DCIS (se encuentran células anormales en el revestimiento de los conductos del seno). Debido a que algunos casos de DCIS con el tiempo se convertirán en cáncer, este tipo de cambio en los senos es tratado de manera activa. Las mujeres con hiperplasia atípica o con LCIS normalmente son controladas cuidadosamente y no reciben tratamiento activo. Además, las mujeres que se han sometido a dos o más biopsias de seno debido a otras afecciones no cancerosas tienen también un riesgo mayor de presentar cáncer de seno. Este aumento en el riesgo se debe a las afecciones que ocasionaron las biopsias y no a los procedimientos mismos de las biopsias.

Radioterapia: Las mujeres que recibieron radioterapia en el pecho (incluidos los senos) antes de los 30 años de edad tienen un riesgo mayor de presentar cáncer de seno en el curso de sus vidas. Esto incluye a las mujeres que recibieron tratamiento por linfoma de Hodgkin. Estudios muestran que entre más joven era la mujer cuando recibió ese tratamiento, mayor será el riesgo que tiene de padecer cáncer de seno más tarde en su vida.

Consumo de alcohol: Estudios indican que cuanto más bebidas alcohólicas bebe una mujer, mayor será su riesgo de cáncer de seno.

Antecedentes relacionados con la reproducción y la menstruación: Las mujeres que tuvieron su primer periodo menstrual antes de los 12 años de edad o que tuvieron su menopausia después de los 55 años de edad tienen un riesgo mayor de presentar cáncer de seno. Las mujeres que tuvieron su primer embarazo a término después de los 30 años de edad o que nunca tuvieron un embarazo a término tienen también un riesgo mayor de presentar cáncer de seno.

Uso por largo tiempo de terapia hormonal para la menopausia: Las mujeres que usaron terapia hormonal para la menopausia con estrógeno y progestina combinados por más de 5 años tienen una posibilidad mayor de presentar cáncer de seno.

DES (dietilestilbestrol): El fármaco DES se administró a algunas mujeres embarazadas en Estados Unidos entre 1940 y 1971 para prevenir abortos espontáneos. Las mujeres que tomaron DES durante el embarazo tienen un riesgo ligeramente mayor de cáncer de seno. Las mujeres que estuvieron expuestas al DES en el útero—es decir, cuyas madres tomaron DES mientras estaban embarazadas—pueden tener un ligero aumento en el riesgo de cáncer de seno después de los 40 años de edad.

Peso corporal: Estudios han encontrado que entre las mujeres posmenopáusicas que no han usado terapia hormonal para la menopausia, la posibilidad de presentar cáncer de seno es mayor entre las mujeres con sobrepeso o con obesidad que entre las mujeres que tienen un peso saludable.

Grado de actividad física: Las mujeres que son inactivas físicamente durante su vida pueden tener un riesgo mayor de presentar cáncer de seno.

Raza: En los Estados Unidos, el cáncer de seno se diagnostica con mayor frecuencia en mujeres blancas que en mujeres afroamericanas/negras, hispanas/latinas, asiáticas/de las islas del Pacífico o indígenas americanas/nativas de Alaska.