In English | En español
¿Preguntas sobre el cáncer? 1-800-422-6237

Dolor (PDQ®)

  • Actualizado: 24 de abril de 2014

Opciones

  • Imprimir documento
  • Enviar este documento

Información general sobre el dolor



El cáncer o su tratamiento pueden hacerle sentir dolor.

Los tumores, la cirugía, la quimioterapia o la radioterapia pueden causarle dolor. Los pacientes de cáncer avanzado tienen un dolor más intenso; muchos sobrevivientes de cáncer tienen un dolor que continúa después de que termina el tratamiento.

El control del dolor puede mejorar su calidad de vida.

El dolor se puede controlar en la mayoría de los pacientes de cáncer. Aunque no siempre se puede aliviar por completo, hay maneras de disminuir el dolor del cáncer en la mayoría de los pacientes. El control del dolor puede mejorar su calidad de vida durante el tratamiento del cáncer y después de que este termina.

El dolor se puede manejar antes, durante y después de los procedimientos de diagnóstico y tratamiento.

Muchos de los procedimientos de diagnóstico y tratamiento son dolorosos. Es útil iniciar el control del dolor antes de comenzar con el procedimiento. Se pueden usar algunos medicamentos para ayudar a que se sienta tranquilo o se duerma. Los tratamientos como la imaginería o la relajación también pueden ayudar a controlar el dolor y la ansiedad relacionados con el tratamiento. Saber lo que sucederá durante el procedimiento y tener a un familiar o amigo que lo acompañe también pueden ayudar a reducir la ansiedad.

Cada paciente necesita un plan personal para controlar el dolor del cáncer.

El diagnóstico, el estadio del cáncer, la respuesta al dolor y las cosas que le gustan o no a cada persona son diferentes. Por esta razón, cada paciente necesita un plan personal para controlar el dolor del cáncer. Usted, su familia y su equipo de atención de la salud pueden trabajar juntos para controlar su dolor. Como parte de su plan de control del dolor, su proveedor de atención de la salud puede darle a usted y a su familia instrucciones escritas para controlar el dolor en su hogar. Averigüe a quién debe llamar si tiene preguntas.

Este sumario trata sobre las maneras de controlar el dolor de los adultos con cáncer, como las siguientes:

Evaluación del dolor



Usted y su equipo de atención de la salud trabajan juntos para evaluar el dolor del cáncer.

Es importante encontrar y tratar rápidamente la causa del dolor. El primer paso para controlar el dolor es evaluarlo y medirlo. A menudo, su equipo de atención de la salud le ayudará a medir los niveles de dolor, como en los siguientes momentos:

  • Después de iniciar el tratamiento del cáncer.
  • Cuando aparece algún dolor nuevo.
  • Después de iniciar cualquier tipo de tratamiento del dolor.
  • Durante el tratamiento del dolor.

Para obtener más información sobre el dolor, el equipo de atención de la salud le pedirá que lo describa mediante las siguientes preguntas:

  • ¿Cuándo comenzó el dolor?
  • ¿Cuánto tiempo dura el dolor?
  • ¿Dónde le duele? Se le pedirá que muestre exactamente el sitio del dolor en el cuerpo o en un dibujo de un cuerpo.
  • ¿Qué tan fuerte es el dolor?
  • ¿Ha habido cambios en dónde o cuándo se presenta el dolor?
  • ¿Qué hace que el dolor mejore o empeore?
  • ¿El dolor empeora durante ciertas horas del día o de la noche?

Esta información se utilizará para decidir cómo ayudarlo a aliviar su dolor. Esto puede incluir medicamentos u otros tratamientos. Su equipo de atención de la salud trabajará con usted para decidir cuánto dolor puede soportar y cuánto debe esperar que mejore. Después de iniciar el control del dolor, el médico seguirá evaluando si es eficaz y hará los cambios necesarios.

Se le puede pedir a la familia o la persona a cargo de un paciente con problemas de habla, lenguaje o comprensión que conteste estas preguntas.

Para ayudar a planificar el control del dolor, se realizarán un examen físico y pruebas.

La evaluación incluirá los siguientes procedimientos:

  • Examen físico y antecedentes : examen del cuerpo para revisar los signos generales de salud e identificar cualquier signo de enfermedad, como masas o cualquier otra cosa que no parezca habitual. También se anotan los antecedentes de sus hábitos de salud, enfermedades y tratamientos anteriores.

  • Examen neurológico : serie de preguntas y pruebas para examinar el cerebro, la médula espinal y el funcionamiento de los nervios. El examen verifica su estado mental, coordinación y capacidad de caminar normalmente, así como también si los músculos, los sentidos y los reflejos funcionan bien. Esto también se llama neuroexamen o prueba neurológica.

Su equipo de atención de la salud también evaluará sus necesidades mentales y espirituales.

Uso de medicamentos para controlar el dolor



El médico prescribirá medicamentos según el dolor sea leve, moderado o intenso.

Su médico le prescribirá medicamentos para ayudarle a aliviar el dolor. Estos medicamentos se deben tomar a las horas programadas para mantener una cantidad constante en el cuerpo e impedir que vuelva el dolor. Los medicamentos se pueden tomar por vía oral o de otras maneras, como por infusión o inyección.

Su médico le puede recetar dosis adicionales de un medicamento que se puede tomar cuando sea necesario para el dolor que se presenta entre las dosis programadas. El médico ajustará la dosis de medicamentos a sus necesidades.

Para aliviar el dolor leve se pueden usar acetaminofén y medicamentos antinflamatorios no esteroides.

Los medicamentos antinflamatorios no esteroides (AINE) ayudan a aliviar el dolor leve. Se pueden administrar con opioides para el dolor moderado a intenso. El acetaminofén también alivia el dolor, aunque no tiene el efecto antinflamatorio de la Aspirina y de otros AINE.

Los pacientes, especialmente aquellos de edad avanzada, que toman acetaminofén o AINE necesitan una vigilancia cuidadosa de los efectos secundarios. Para mayor información, consultar la sección sobre Tratamiento del dolor en pacientes de edad avanzada. La mayoría de los AINE afectan las plaquetas de la sangre, de modo que se necesita más tiempo para que esta se coagule e impida cualquier sangrado. No se debe administrar Aspirina para tratar el dolor en los niños.

Los opioides se pueden usar para aliviar el dolor moderado a intenso,

Los opioides son muy eficaces para aliviar el dolor moderado a intenso. Algunos pacientes con dolor del cáncer dejan de recibir el alivio que proporcionan los opioides durante un tratamiento a largo plazo. Esto se llama tolerancia. Si su cuerpo deja de responder a la misma dosis, es posible que se necesiten dosis más altas o un opioide diferente. La tolerancia a un opioide es una dependencia física a este. Este no es el mismo que una adicción (dependencia psicológica). Su médico puede aumentar las dosis de opioides con seguridad, según sea necesario para el dolor, sin causar adicción.

Hay varios tipos de opioides:

El médico le prescribirá medicamentos y los horarios en que se deben tomar para controlar mejor el dolor.

La mayoría de los pacientes con dolor de cáncer necesitarán recibir opioides en un horario regular.

Los opioides recibidos en forma regular ayudan a controlar el dolor y evitan que empeore. El tiempo entre las dosis depende del opioide que se utilice. La dosis correcta es la cantidad de opioide que controla el dolor con menos efectos secundarios. La dosis se ajustará lentamente hasta que haya un buen equilibrio entre el alivio del dolor y los efectos secundarios. Si se presenta tolerancia al opioide, se puede superar mediante el aumento de la dosis o el cambio a otro opioide.

A veces, es necesario disminuir la dosis del opioide o interrumpirlo. Esto se puede hacer cuando usted ya no sienta dolor por tratamientos como los bloqueos nerviosos o la radioterapia. El médico también puede disminuir la dosis si le produce mucho sueño o disminuye su función renal.

Los opioides se pueden administrar de diferentes maneras.

Los opioides se pueden administrar de diferentes maneras, como las siguientes:

  • Vía oral: si su estómago e intestinos funcionan normalmente, por lo general, las medicinas se administran por vía oral. Los opioides administrados por vía oral son fáciles de usar y, generalmente, de bajo costo. Los opioides orales a veces se colocan bajo la lengua o en el interior de la mejilla para que se absorban.

  • Vía rectal: si usted no puede tomar los opioides por vía oral, se pueden administrar en forma de supositorios rectales.

  • Parches en la piel: los parches de opioides se colocan sobre la piel.

  • Aerosol nasal: los opioides se pueden administrar en forma de aerosol nasal.

  • Vía intravenosa (IV): los opioides se administran en una vena solo cuando no se pueden usar métodos más simples y menos costosos, cuando estos no funcionan o cuando el paciente no los desea. Las bombas de analgesia controlada por el paciente (ACP) son una forma de controlar el dolor a través de su vía IV. Una bomba de ACP permite que el paciente controle la cantidad de medicamento que se utiliza. Con una bomba de ACP, usted puede recibir una dosis prestablecida de opioide pulsando un botón de una bomba computarizada conectada a un tubo pequeño. Una vez que se controla el dolor, el médico puede recetar dosis regulares de opioides, de acuerdo con la cantidad que usted utilizó con la bomba de ACP.

  • Inyección subcutánea: los opioides se administran mediante una inyección en la capa grasa de tejido inmediatamente debajo de la piel. La pequeña aguja utilizada para la inyección se puede dejar en el lugar durante un máximo de una semana.

  • Inyección intraespinal: los opioides intraespinales se inyectan en el líquido que rodea la médula espinal. Se pueden combinar con un anestésico local para ayudar a algunos pacientes con un dolor muy difícil de controlar.

Los efectos secundarios comunes son náuseas, somnolencia y estreñimiento.

Su médico le explicará los efectos secundarios antes de comenzar el tratamiento con opioides y los vigilará. Los efectos secundarios más comunes son los siguientes:

La somnolencia y las náuseas se presentan con más frecuencia cuando recién comienza el tratamiento con opioides y, habitualmente, mejoran a los pocos días.

Los opioides hacen más lentas las contracciones y los movimientos musculares del estómago y los intestinos, lo que puede producir materia fecal dura. Para mantener blanda la materia fecal y prevenir el estreñimiento, es importante tomar muchos líquidos. A menos que haya problemas, como una obstrucción intestinal o diarrea, usted recibirá un plan de tratamiento para prevenir el estreñimiento e información sobre cómo evitar problemas intestinales mientras toma opioides.

Otros efectos secundarios del tratamiento con opioides son los siguientes:

  • Vómitos.
  • Dificultad para pensar con claridad.
  • Problemas para respirar.
  • Problemas con el funcionamiento sexual.

Hable con su médico sobre los efectos secundarios que le molestan o se vuelven graves. El médico puede reducir la dosis del opioide, cambiarlo por otro opioide o cambiar la forma en que se administra para ayudar a disminuir los efectos secundarios. Para mayor información sobre cómo hacer frente a los efectos secundarios, consultar los siguientes sumarios del PDQ:

Se pueden agregar otros medicamentos para ayudar a tratar el dolor.

Se pueden administrar otros medicamentos mientras toma opioides para aliviar el dolor. Estos son medicamentos que ayudan a los opioides a ser más eficaces, a tratar los síntomas y a aliviar ciertos tipos de dolor. Se pueden utilizar los siguientes tipos de medicamentos:

Hay grandes diferencias en el modo en que los pacientes responden a estos medicamentos. Los efectos secundarios son comunes y se deben comunicar a su médico.

Los bisfosfonatos son medicamentos que se utilizan a veces, cuando el cáncer se diseminó a los huesos. Se utilizan para disminuir el dolor y reducir el riesgo de fracturas en los huesos. Sin embargo, los bisfosfonatos pueden causar a veces efectos secundarios graves. Hable con su médico si tiene un dolor intenso en los músculos o los huesos. Puede ser necesario interrumpir el tratamiento con bisfosfonatos.

El uso de bisfosfonatos también se relaciona con el riesgo de osteonecrosis relacionada con el bisfosfonato (ORB). Para mayor información, consultar el sumario del PDQ sobre Complicaciones orales de la quimioterapia y la radioterapia a la cabeza y el cuello.

Está en estudio el uso de los canabinoides administrados con medicamentos para el dolor relacionado con el cáncer.

Radioterapia para el dolor



La radioterapia se puede utilizar para aliviar el dolor de hueso.

La radioterapia se utiliza para aliviar el dolor en pacientes de cáncer que se diseminó a los huesos. Esto se llama radioterapia. Se puede administrar como terapia local directamente en el tumor o dirigida hacia áreas más grandes del cuerpo. La radioterapia ayuda a que los medicamentos y otros tratamientos sean más eficaces porque reduce el tamaño de los tumores que causan dolor. La radioterapia puede ayudar a los pacientes con dolor de hueso a que se muevan más libremente y con menos dolor.

Se pueden usar los siguientes tipos de radioterapia:

Radioterapia externa

Para la radioterapia externa se usa una máquina fuera del cuerpo para enviar rayos X de alta energía u otros tipos de radiación hacia el cáncer. La radioterapia externa alivia el dolor del cáncer que se diseminó a los huesos. La radioterapia se puede administrar en una sola dosis o dividida en varias dosis más pequeñas aplicadas durante un período de tiempo. La decisión de administrar la radioterapia en una sola dosis o en dosis divididas puede depender de la conveniencia de los tratamientos y de sus costos.

Radioterapia corporal estereotáctica

La radioterapia corporal estereotáctica (RTCE) es un tipo de radioterapia externa para la que se usa un equipo especial para colocar al paciente y administrarle una sola dosis alta de radiación hacia un tumor. Este tipo de radioterapia causa menos daño al tejido normal cercano. La TRCE se puede usar para tratar tumores que se diseminaron a los huesos, especialmente, los tumores de la columna vertebral. La RTCE también se puede utilizar para tratar áreas que ya recibieron radiación.

Radiofármacos

Los radiofármacos son medicamentos que contienen una sustancia radiactiva que se puede utilizar para diagnosticar o tratar enfermedades como el cáncer. Los radiofármacos también se pueden utilizar para aliviar el dolor del cáncer que se diseminó a los huesos. Una sola dosis de una sustancia radiactiva inyectada en una vena puede aliviar el dolor cuando el cáncer se diseminó a varias áreas de los huesos o cuando se deben tratar demasiadas áreas con radioterapia externa.

Ablación por radiofrecuencia

Para la ablación por radiofrecuencia se utiliza una sonda especial con electrodos diminutos para destruir células cancerosas. A veces, se introduce la sonda directamente a través de la piel y solo se necesita anestesia local. En otros casos, se introduce la sonda a través de una incisión en el abdomen. Esto se lleva a cabo en el hospital con anestesia general. Este procedimiento puede aliviar el dolor en pacientes de cáncer que se diseminó a los huesos. Son necesarios más estudios para conocer los posibles riesgos y beneficios.

Radioterapia con bisfosfonatos

Está en estudio el uso de la radioterapia administrada junto con bisfosfonatos para pacientes de cáncer que se diseminó a los huesos. Son necesarios más estudios para determinar si esto es más eficaz para el alivio del dolor que la radioterapia sola.

Otros tratamientos para el dolor



Cuando la radioterapia no alivia el dolor, se pueden utilizar otros tratamientos.

Junto con los medicamentos y la radioterapia, se pueden usar otros tratamientos para controlar el dolor. Usted puede ayudar a decidir los métodos más eficaces para aliviar el dolor.

Bloqueos nerviosos

Un bloqueo nervioso consiste en la inyección de un anestésico local o un medicamento hacia un nervio o hacia su alrededor para bloquear el dolor. Los bloqueos nerviosos ayudan a controlar el dolor que no se puede manejar de otras maneras. Los bloqueos nerviosos también se pueden usar para encontrar de dónde viene el dolor, para pronosticar cómo va a responder el dolor a los tratamientos a largo plazo y para prevenir el dolor después de ciertos procedimientos.

Tratamientos neurológicos

Se puede utilizar cirugía para implantar un dispositivo que suministra medicamentos o estimula los nervios con una corriente eléctrica suave. En casos poco frecuentes, se puede realizar una cirugía para destruir un nervio o más nervios que forman parte de la vía del dolor.

Los tratamientos físicos, como el calor, el frío y el ejercicio, pueden ayudar a aliviar el dolor.

Los métodos físicos para tratar la debilidad, la atrofia muscular, y el dolor de los músculos y los huesos son los siguientes:

  • Aplicación de calor (con una compresa caliente o una almohadilla térmica).

  • Aplicación de frío (con compresas de hielo).

  • Ejercicios para fortalecer los músculos débiles, aflojar las articulaciones rígidas, ayudar a la coordinación y el equilibrio, y fortalecer el corazón.

  • Cambio de posición (para pacientes que no se pueden mover por sí mismos).

  • Limitación del movimiento de áreas doloridas o huesos rotos.

  • La estimulación eléctrica transcutánea del nervio (EETN) es un procedimiento para el que se aplican corrientes eléctricas suaves en algunas áreas de la piel para controlar el dolor.

Los tratamientos integradores incluyen la terapia de masaje, la acupuntura y la música.

La terapia integradora combina el tratamiento médico convencional (estándar) con terapias complementarias y alternativas (MCA) que demostraron ser seguras y eficaces. Las terapias de MCA tratan la mente, el cuerpo y el espíritu.

Terapia de masaje

La terapia de masaje se ha estudiado como cuidado médico de apoyo para controlar el dolor relacionado con el cáncer. El masaje lo puede ayudar a relajarse y mejorar su estado de ánimo. Los estudios muestran que la terapia de masaje puede tener los siguientes efectos:

  • Hacer que el cuerpo libere endorfinas, que alivian el dolor y proporcionan una sensación de bienestar.

  • Aumentar el flujo de sangre y líquido linfático.

  • Aumentar los efectos de los medicamentos utilizados para el dolor.

  • Disminuir la inflamación y la hinchazón.

  • Disminuir el dolor causado por los espasmos musculares y la tensión.

El masaje tiene un efecto directo en los tejidos del cuerpo y se debe utilizar con precaución en pacientes de cáncer. Los estudios muestran que la terapia de masaje puede ser segura para pacientes de cáncer. Sin embargo, cuando se utiliza el masaje para pacientes de cáncer, se deben tomar las siguientes precauciones:

(Para mayor información sobre el masaje, ver el ejercicio 2 en la sección siguiente).

Acupuntura

La acupuntura es una terapia integradora para la que se aplican agujas, calor, presión y otros tratamientos a uno o más lugares de la piel que se llaman puntos de acupuntura. La acupuntura se puede utilizar para controlar el dolor, incluso el dolor relacionado con el cáncer. Para mayor información en inglés, consultar el sumario del PDQ sobre Acupuntura.

Música

La música se ha utilizado para aliviar el dolor y la ansiedad causados por el cáncer y sus tratamientos. Los estudios han informado que la música puede estimular áreas del cerebro que aumentan las sensaciones agradables y disminuyen las respuestas desagradables. Su música favorita es la que más puede ayudarlo. La música es más útil si comienza a escucharla antes de un procedimiento que durante o después de este. La música se puede usar junto con los medicamentos para el dolor.

Hay dos tipos principales de tratamientos con música: musicoterapia y medicina con música.

  • La musicoterapia la brinda un especialista que se llama musicoterapeuta. La música que se usa puede ser en vivo o grabada. La terapia puede incluir improvisación musical (componer música), escribir canciones y cantar, y relajarse con la música. El musicoterapeuta basa el tratamiento en sus necesidades, como controlar del dolor, disminuir la ansiedad o aprender nuevas habilidades para hacer frente a situaciones difíciles.
  • La medicina con música consiste en escuchar música (habitualmente música grabada) para desviar la atención del dolor. La medicina con música la guía un profesional médico sin capacitación especial en musicoterapia.

Todavía está en estudio el uso de la música para aliviar el dolor relacionado con el cáncer.

La música también se utiliza para los ejercicios de relajación.

Algunos métodos ayudan a aliviar el dolor al cambiar su forma de pensar sobre este y enseñarle formas de relajarse.

Los tratamientos que cambian la forma de pensar sobre el dolor y responder a este también son útiles para tratarlo. Estos métodos se llaman intervenciones psicológicas. Las intervenciones psicológicas le permiten tener una sensación de control y le enseñan habilidades para hacer frente a la enfermedad y sus síntomas. Mantener la calma cuando siente dolor puede mantenerlo más cómodo. Puede probar varios métodos y elegir usar uno o más regularmente.

  • Hipnosis: la hipnosis lo puede ayudar a relajarse y se puede combinar con otros métodos de pensamiento y comportamiento. La hipnosis para aliviar el dolor funciona mejor en personas que son capaces de concentrarse y usar imaginería, y que están dispuestas a practicar la técnica.

  • Reorientación del pensamiento: al reorientar el pensamiento, usted aleja su atención del dolor al pensar en otras cosas. Los métodos pueden ser internos (por ejemplo, contar, rezar o decir cosas como " puedo soportarlo") y externos (por ejemplo, escuchar música, ver televisión, hablar, escuchar a alguien, que lee o mirar algo específico). También puede aprender a remplazar los pensamientos negativos con pensamientos e imágenes positivas.

  • Terapia de conversación: la terapia de conversación puede ayudarlo a alejar su atención del dolor.

  • Grupos de apoyo y orientación religiosa: los grupos de apoyo ayudan a muchos pacientes. La orientación religiosa también puede ayudar porque ofrece atención espiritual y apoyo social.

  • Imaginería: la imaginería consiste en pensar en imágenes tranquilizadoras positivas. Esto puede ayudarlo a relajarse, reducir la tensión y brindarle una sensación de bienestar.

  • Ejercicios de relajación: se pueden usar ejercicios simples de relajación para períodos cortos de dolor (por ejemplo, durante los procedimientos de tratamiento del cáncer). Las técnicas simples y cortas son útiles cuando le resulta difícil concentrarse debido a un dolor fuerte, mucha ansiedad o fatiga.

    Los siguientes ejercicios de relajación pueden ayudar a aliviar el dolor:

    Ejercicio 1. Respiración lenta y rítmica para la relajación

    • Paso 1. Inhale lenta y profundamente, mantenga el estómago y los hombros relajados.
    • Paso 2. A medida que exhala despacio, sienta cómo se empieza a relajar; sienta que la tensión abandona su cuerpo.
    • Paso 3. Inhale y exhale lentamente y de forma regular con un ritmo cómodo. Permita que el aire llegue hasta el estómago a medida que este se relaja completamente.
    • Paso 4. Para ayudarlo a concentrarse en su respiración y hacerlo de forma lenta y rítmica, inhale mientras cuenta mentalmente, "uno, dos, tres". O cada vez que exhala, diga mentalmente una palabra como "paz" o "relajación".
    • Realice los pasos 1 a 4 una vez o repita los pasos 3 y 4 por un máximo de 20 minutos.
    • Paso 5. Termine con una inhalación profunda. Al exhalar, diga mentalmente "me siento alerta y relajado".

    Ejercicio 2. Recibir contacto físico, masaje o calor para relajarse.

    • El contacto físico y el masaje son métodos tradicionales que las personas a cargo del paciente usan para ayudarlo a relajarse. Los siguientes son algunos ejemplos:
      • Tocar o masajear brevemente, como tomar a alguien de la mano o darle un pequeño masaje en los hombros.

      • Remojar los pies en agua tibia o envolverlos en una toalla tibia y húmeda.

      • Masajear el cuerpo entero o solo la espalda, los pies o las manos (entre 3 y 10 minutos). Si el paciente es recatado o no se puede mover o dar vuelta en la cama con facilidad, se pueden masajear solo las manos y los pies.

      • Usar una loción tibia. Se puede entibiar una loción para manos en un recipiente pequeño en el horno de microondas o se puede sumergir una botella de loción en una pileta con agua caliente por aproximadamente 10 minutos.

      • Los masajes para relajar se suelen dar en forma de caricias suaves, largas y lentas. Se pueden probar diferentes grados de presión junto con distintos tipos de masaje, como amasar la piel y darle golpecitos suaves, para determinar lo que le gusta al paciente.

        Sobre todo para las personas de edad avanzada, un masaje relajante en la espalda del paciente no debe pasar de 3 minutos de caricias lentas y rítmicas (unas 60 caricias por minuto) a ambos lados de la columna vertebral, desde lo alto de la cabeza hasta la parte baja de la espalda. Mantener un contacto continuo de una mano con el cuerpo al empezar a bajar una mano por la espalda mientras la otra se detiene en la parte baja y vuelve a subir. Se debe establecer un horario regular para el masaje. Esto le da al paciente algo agradable que esperar.

    Ejercicio 3. Experiencias anteriores pacíficas.

    • Algo le habrá pasado un tiempo atrás que le trajo paz o bienestar. Quizás pueda recordar esa experiencia para que ahora le traiga paz o bienestar. Reflexione sobre las siguientes preguntas:
      • ¿Puede recordar alguna situación, incluso de cuando era niño, en la que se sintió tranquilo, sosegado, seguro, esperanzado o cómodo?

      • ¿Alguna vez soñó despierto sobre algo que lo hizo sentirse tranquilo? ¿En qué estaba pensando?

      • ¿La música le provoca una sensación de ensoñación? ¿Tiene alguna música favorita?

      • ¿Tiene algún poema favorito que le levante el espíritu o lo haga sentirse seguro?

      • ¿Alguna vez practicó activamente una religión? ¿Tiene alguna lectura, himno u oración favoritos? Aunque no las haya oído ni haya pensado en ellas durante mucho tiempo, las experiencias religiosas en la niñez todavía pueden servirle para sosegarlo.

      Algunas de las cosas que lo pueden reconfortar, como su música favorita o una oración, probablemente se puedan grabar. Entonces puede escucharlas siempre que lo desee. O, si tiene buena memoria, puede simplemente cerrar los ojos y recordar las experiencias o las palabras.

    Ejercicio 4. Escuchar música grabada en forma activa

    Paso 1. Va a necesitar lo siguiente:
    • Un reproductor de MP3,de CD o iPod®.
    • Auriculares o audífonos. (con ellos se consigue enfocar mejor la atención que con un parlante y, además, evita molestar a otras personas).
    • Una grabación de música que le guste. (La mayoría de la gente prefiere música rápida y animada, pero algunos eligen música relajante. A otros les gustan grabaciones de comedias, acontecimientos deportivos, programas de radio antiguos o cuentos).

    Paso 2. Marque el ritmo de la música; por ejemplo, marque el ritmo con su dedo o moviendo la cabeza. Eso le ayudará a concentrarse en la música y no en sus molestias.

    Paso 3. Mantenga los ojos abiertos y fije su mirada en un punto o un objeto. Si desea cerrar sus ojos, imagínese algo relacionado con la música.

    Paso 4. Escuche la música con un volumen agradable. Si aumenta la molestia, pruebe aumentar el volumen y, luego, bajarlo cuando esta disminuya.

    Paso 5. Si la música no lo ayuda lo suficiente, trate de agregar o cambiar una de las acciones siguientes:
    • Masajee su cuerpo al ritmo de la música.
    • Pruebe con otro tipo de música.
    • Marque el ritmo de la música en más de una forma; por ejemplo, con su mano y su pie al mismo tiempo.

    Muchos pacientes sienten que escuchar música los ayuda. La música tiende a ser muy popular, probablemente, porque forma parte de nuestra vida diaria y es fácil de escuchar. Si está muy cansado, puede dedicarse solo a escuchar la música, sin marcar el ritmo ni fijar su mirada en un punto.

    Estos ejercicios se adaptaron y reprodujeron con permiso de McCaffery M, Beebe A: Pain: Clinical Manual for Nursing Practice. St. Louis, Mo: CV Mosby: 1989.

Tratamiento del dolor en pacientes de edad avanzada



Los pacientes de edad avanzada con dolor de cáncer pueden tener necesidades especiales.

Es más probable que se presenten ciertos problemas en pacientes de edad avanzada. Las personas a cargo de los pacientes de edad avanzada deben tener en cuenta los siguientes posibles problemas:

Tener más de una enfermedad crónica y fuente del dolor

Los pacientes de edad avanzada pueden tener más de una enfermedad crónica y tomar varios medicamentos para diferentes afecciones. Esto puede aumentar el riesgo de interacciones de medicamentos. Los medicamentos que se toman juntos pueden cambiar cómo funcionan en el cuerpo y afectar las enfermedades crónicas del paciente.

Problemas de visión, audición, movimiento o capacidad de comunicarse

Es posible que los pacientes de edad avanzada necesiten pruebas más simples y más frecuentes para determinar cuánto dolor tienen.

Efectos secundarios de los medicamentos antinflamatorios no esteroides

Los efectos secundarios de los medicamentos antinflamatorios no esteroides (AINE), como el daño al estómago y los riñones, problemas de memoria, estreñimiento y dolores de cabeza, son más probables en pacientes de edad avanzada.

Efectos de los opioides

Los pacientes de edad avanzada pueden ser más sensibles a los efectos de los opioides. Esto puede dar un mejor alivio del dolor que dura más tiempo. Puede ser necesario ajustar la dosis de los opioides.

Alivio del dolor controlado por el paciente

El alivio del dolor controlado por el paciente se debe usar con cuidado en pacientes de edad avanzada; debido a que los medicamentos abandonan el cuerpo más lentamente, estos pacientes son más sensibles a los efectos secundarios.

Cambios en la organización de la vivienda

Cuando los pacientes de edad avanzada se mudan (por ejemplo, del hospital al hogar o una residencia de cuidados de enfermería), sus necesidades de control del dolor pueden cambiar. Estas necesidades se deben verificar de modo que los métodos de control del dolor se puedan ajustar cuando sea necesario.

Modificaciones a este sumario (04/24/2014)

Los sumarios del PDQ con información sobre el cáncer se revisan con regularidad y se actualizan en la medida en que se obtiene nueva información. Esta sección describe los cambios más recientes introducidos en este sumario a partir de la fecha arriba indicada.

Se incorporaron cambios editoriales en este sumario.

Información sobre este sumario del PDQ



Información sobre el PDQ

El Physician Data Query (PDQ) es la base de datos integral del Instituto Nacional del Cáncer (NCI) que contiene información completa sobre el cáncer. La base de datos del PDQ incluye sumarios de la última información publicada sobre la prevención, detección, genética, tratamiento, cuidados médicos de apoyo, y medicina complementaria y alternativa relacionada con el cáncer. La mayoría de los sumarios se presentan en dos versiones. Las versiones para profesionales de la salud tienen información detallada escrita en lenguaje técnico. Las versiones para pacientes se escriben en un lenguaje fácil de comprender, que no es técnico. Ambas versiones tienen información sobre el cáncer que es exacta y actualizada. Además, las versiones también están disponibles en inglés.

El PDQ es uno de los servicios del NCI. El NCI forma parte de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH). El NIH es el centro principal de investigación biomédica del gobierno federal. Los sumarios del PDQ se basan en una revisión independiente de la literatura médica. No son declaraciones de políticas del NCI o el NIH.

Propósito de este sumario

Este sumario del PDQ con información sobre el cáncer contiene información actualizada sobre las causas y el tratamiendo del dolor. Tiene como objetivo informar y ayudar a los pacientes, las familias y las personas a cargo de pacientes. No provee pautas o recomendaciones formales para la toma de decisiones relacionadas con la atención de la salud.

Revisores y actualizaciones

Los Consejos Editoriales redactan los sumarios de información sobre el cáncer del PDQ y los actualizan. Estos Consejos están compuestos por expertos en el tratamiento del cáncer y otras especialidades relacionadas con este. Los sumarios se revisan regularmente y se les incorporan cambios a medida que se obtiene nueva información. La fecha de cada sumario ("Actualizado") indica la fecha del cambio más reciente.

La información en este sumario para pacientes se tomó de la versión para profesionales de la salud, que el Consejo Editorial sobre Cuidados Médicos de Apoyo del PDQ revisa con regularidad y actualiza cuando es necesario.

Información sobre ensayos clínicos

Un estudio o ensayo clínico es un estudio para responder a una pregunta científica; por ejemplo, si un tratamiento es mejor que otro. Los ensayos se basan en estudios anteriores y lo se aprendió en el laboratorio. Cada ensayo responde a ciertas preguntas científicas dirigidas a encontrar maneras nuevas y mejores de ayudar a los pacientes de cáncer. Durante los ensayos clínicos de tratamiento, se recoge información acerca de los efectos de un tratamiento nuevo y su eficacia. Si un ensayo clínico indica que un tratamiento nuevo es mejor que el tratamiento estándar, el tratamiento nuevo se puede convertir en "estándar". Los pacientes deberían considerar participar en un ensayo clínico. Algunos ensayos clínicos están abiertos solo a los pacientes que no han comenzado un tratamiento.

La lista en inglés de ensayos clínicos del PDQ están disponibles en línea en el portal de Internet del NCI. La lista de muchos médicos que participan en ensayos clínicos también se encuentra en el PDQ. Para mayor información, llamar al Servicio de información sobre cáncer al 1-800-4-CANCER (1-800-422-6237).

Permisos para el uso de este sumario.

PDQ es una marca registrada. Aunque el contenido de los documentos del PDQ se puede usar libremente como texto, este no se puede identificar como un sumario de información sobre cáncer del PDQ del NCI, a menos que se reproduzca en su totalidad y se actualice con regularidad. Sin embargo, se permitirá que un usuario tendría permiso para escribir una oración como "El sumario de información sobre el cáncer del PDQ del NCI sobre la prevención del cáncer de mama indica los siguientes riesgos: "[incluir extracto del sumario]".

El formato preferido para citar un sumario del PDQ es el siguiente:

National Cancer Institute: PDQ® Dolor. Bethesda, MD: National Cancer Institute. Última actualización: <MM/DD/YYYY>. Disponible en: http://cancer.gov/espanol/pdq/cuidados-medicos-apoyo/dolor/Patient. Fecha de acceso: <MM/DD/YYYY>.

Las imágenes que aparecen en los sumarios del PDQ se usan con permiso de los autores, artistas o la casa editorial para su sola inclusión en los sumarios del PDQ. El permiso para usar imágenes fuera del contexto de información del PDQ se debe obtener del propietario; el Instituto Nacional del Cáncer no lo puede otorgar. Para mayor información sobre el uso de las gráficas en este sumario, así como muchas otras imágenes relacionadas con el cáncer, consultar el enlace Visuals Online. Visuals Online es una colección de más de 2.000 imágenes científicas.

Cláusula sobre el descargo de responsabilidad

No se debe usar la información contenida en estos sumarios para tomar decisiones acerca del reembolso de seguros. Para mayor información sobre cobertura de seguros, consultar la página Información económica, legal y de seguro médico, disponible en Cancer.gov.

Para mayor información

En Cancer.gov/espanol se ofrece más información sobre cómo comunicarse o recibir ayuda en la página ¿En qué podemos ayudarle?. Las preguntas también se pueden enviar por correo electrónico utilizando el Formulario de comunicación.

Preguntas u opiniones sobre este sumario

Si tiene preguntas o algún comentario sobre este sumario, por favor envíelas a través del formulario de opinión disponible en nuestro portal de Internet, Cancer.gov/espanol.

Obtenga más información del NCI

Llame al 1-800-4-CANCER

Para obtener más información, las personas que residen en los Estados Unidos pueden llamar gratis al Servicio de Información del Instituto Nacional del Cáncer (NCI) al 1-800-4-CANCER (1-800-422-6237), de lunes a viernes de 8:00 a. m. a 8:00 p. m, hora del Este. Un especialista en información sobre el cáncer estará disponible para responder a sus preguntas.

Escríbanos

Para obtener información del NCI, sírvase escribir a la siguiente dirección:

NCI Public Inquiries Office
9609 Medical Center Dr.
Room 2E532 MSC 9760
Bethesda, MD 20892-9760

Busque en el portal de Internet del NCI

El portal de Internet del NCI provee acceso en línea a información sobre el cáncer, ensayos clínicos, y otros portales de Internet u organizaciones que ofrecen servicios de apoyo y recursos para los pacientes con cáncer y sus familias. Para una búsqueda rápida, use la casilla de búsqueda en la esquina superior derecha de cada página Web. Los resultados de una gama amplia de términos buscados incluirán una lista de las “Mejores Opciones,” páginas web que son escogidas de forma editorial que se asemejan bastante al término que usted busca.

Hay muchos lugares donde las personas pueden obtener materiales e información sobre tratamientos para el cáncer y servicios. Los hospitales pueden tener información sobre instituciones o regionales que ofrecen información sobre ayuda financiera, transporte de ida y vuelta para recibir tratamiento, atención en el hogar y sobre cómo abordar otros problemas relacionados con el tratamiento del cáncer.

Publicaciones

El NCI tiene folletos y otros materiales para pacientes, profesionales de la salud y el público en general. Estas publicaciones describen los diferentes tipos de cáncer, los métodos para tratarlo, pautas para hacerle frente e información sobre ensayos clínicos. Algunas publicaciones proveen información sobre las diferentes pruebas de detección del cáncer, sus causas y cómo prevenirlo, además de estadísticas e información sobre actividades de investigación llevadas a cabo en el NCI. Los materiales del NCI sobre estos y otros temas, se pueden solicitar en línea al Servicio de Localización de Publicaciones del Instituto Nacional del Cáncer (National Cancer Institute Publications Locator) o imprimirse directamente. Estos materiales también se pueden solicitar con una llamada gratuita al Servicio de Información sobre el Cáncer del Instituto Nacional del Cáncer (National Cancer Institute's Cancer Information Service) al 1-800-4-CANCER (1-800-422-6237).