In English | En español
¿Prequntas sobre el cáncer?

Dolor (PDQ®)

Versión Paciente
Actualizado: 24 de abril de 2014

Radioterapia para el dolor



La radioterapia se puede utilizar para aliviar el dolor de hueso.

La radioterapia se utiliza para aliviar el dolor en pacientes de cáncer que se diseminó a los huesos. Esto se llama radioterapia. Se puede administrar como terapia local directamente en el tumor o dirigida hacia áreas más grandes del cuerpo. La radioterapia ayuda a que los medicamentos y otros tratamientos sean más eficaces porque reduce el tamaño de los tumores que causan dolor. La radioterapia puede ayudar a los pacientes con dolor de hueso a que se muevan más libremente y con menos dolor.

Se pueden usar los siguientes tipos de radioterapia:

Radioterapia externa

Para la radioterapia externa se usa una máquina fuera del cuerpo para enviar rayos X de alta energía u otros tipos de radiación hacia el cáncer. La radioterapia externa alivia el dolor del cáncer que se diseminó a los huesos. La radioterapia se puede administrar en una sola dosis o dividida en varias dosis más pequeñas aplicadas durante un período de tiempo. La decisión de administrar la radioterapia en una sola dosis o en dosis divididas puede depender de la conveniencia de los tratamientos y de sus costos.

Radioterapia corporal estereotáctica

La radioterapia corporal estereotáctica (RTCE) es un tipo de radioterapia externa para la que se usa un equipo especial para colocar al paciente y administrarle una sola dosis alta de radiación hacia un tumor. Este tipo de radioterapia causa menos daño al tejido normal cercano. La TRCE se puede usar para tratar tumores que se diseminaron a los huesos, especialmente, los tumores de la columna vertebral. La RTCE también se puede utilizar para tratar áreas que ya recibieron radiación.

Radiofármacos

Los radiofármacos son medicamentos que contienen una sustancia radiactiva que se puede utilizar para diagnosticar o tratar enfermedades como el cáncer. Los radiofármacos también se pueden utilizar para aliviar el dolor del cáncer que se diseminó a los huesos. Una sola dosis de una sustancia radiactiva inyectada en una vena puede aliviar el dolor cuando el cáncer se diseminó a varias áreas de los huesos o cuando se deben tratar demasiadas áreas con radioterapia externa.

Ablación por radiofrecuencia

Para la ablación por radiofrecuencia se utiliza una sonda especial con electrodos diminutos para destruir células cancerosas. A veces, se introduce la sonda directamente a través de la piel y solo se necesita anestesia local. En otros casos, se introduce la sonda a través de una incisión en el abdomen. Esto se lleva a cabo en el hospital con anestesia general. Este procedimiento puede aliviar el dolor en pacientes de cáncer que se diseminó a los huesos. Son necesarios más estudios para conocer los posibles riesgos y beneficios.

Radioterapia con bisfosfonatos

Está en estudio el uso de la radioterapia administrada junto con bisfosfonatos para pacientes de cáncer que se diseminó a los huesos. Son necesarios más estudios para determinar si esto es más eficaz para el alivio del dolor que la radioterapia sola.