English
¿Preguntas sobre el cáncer? 1-800-422-6237
  • Ver el documento completo
  • Imprimir
  • Enviar por correo electrónico
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest

Dolor (PDQ®)

Otros tratamientos para el dolor

Cuando la radioterapia no alivia el dolor, se pueden utilizar otros tratamientos.

Junto con los medicamentos y la radioterapia, se pueden usar otros tratamientos para controlar el dolor. Usted puede ayudar a decidir los métodos más eficaces para aliviar el dolor.

Bloqueos nerviosos

Un bloqueo nervioso consiste en la inyección de un anestésico local o un medicamento hacia un nervio o hacia su alrededor para bloquear el dolor. Los bloqueos nerviosos ayudan a controlar el dolor que no se puede manejar de otras maneras. Los bloqueos nerviosos también se pueden usar para encontrar de dónde viene el dolor, para pronosticar cómo va a responder el dolor a los tratamientos a largo plazo y para prevenir el dolor después de ciertos procedimientos.

Tratamientos neurológicos

Se puede utilizar cirugía para implantar un dispositivo que suministra medicamentos o estimula los nervios con una corriente eléctrica suave. En casos poco frecuentes, se puede realizar una cirugía para destruir un nervio o más nervios que forman parte de la vía del dolor.

Los tratamientos físicos, como el calor, el frío y el ejercicio, pueden ayudar a aliviar el dolor.

Los métodos físicos para tratar la debilidad, la atrofia muscular, y el dolor de los músculos y los huesos son los siguientes:

  • Aplicación de calor (con una compresa caliente o una almohadilla térmica).
  • Aplicación de frío (con compresas de hielo).
  • Ejercicios para fortalecer los músculos débiles, aflojar las articulaciones rígidas, ayudar a la coordinación y el equilibrio, y fortalecer el corazón.
  • Cambio de posición (para pacientes que no se pueden mover por sí mismos).
  • Limitación del movimiento de áreas doloridas o huesos rotos.
  • La estimulación eléctrica transcutánea del nervio (EETN) es un procedimiento para el que se aplican corrientes eléctricas suaves en algunas áreas de la piel para controlar el dolor.

Los tratamientos integradores incluyen la terapia de masaje, la acupuntura y la música.

La terapia integradora combina el tratamiento médico convencional (estándar) con terapias complementarias y alternativas (MCA) que demostraron ser seguras y eficaces. Las terapias de MCA tratan la mente, el cuerpo y el espíritu.

Terapia de masaje

La terapia de masaje se ha estudiado como cuidado médico de apoyo para controlar el dolor relacionado con el cáncer. El masaje lo puede ayudar a relajarse y mejorar su estado de ánimo. Los estudios muestran que la terapia de masaje puede tener los siguientes efectos:

  • Hacer que el cuerpo libere endorfinas, que alivian el dolor y proporcionan una sensación de bienestar.
  • Aumentar el flujo de sangre y líquido linfático.
  • Aumentar los efectos de los medicamentos utilizados para el dolor.
  • Disminuir la inflamación y la hinchazón.
  • Disminuir el dolor causado por los espasmos musculares y la tensión.

El masaje tiene un efecto directo en los tejidos del cuerpo y se debe utilizar con precaución en pacientes de cáncer. Los estudios muestran que la terapia de masaje puede ser segura para pacientes de cáncer. Sin embargo, cuando se utiliza el masaje para pacientes de cáncer, se deben tomar las siguientes precauciones:

(Para mayor información sobre el masaje, ver el ejercicio 2 en la sección siguiente).

Acupuntura

La acupuntura es una terapia integradora para la que se aplican agujas, calor, presión y otros tratamientos a uno o más lugares de la piel que se llaman puntos de acupuntura. La acupuntura se puede utilizar para controlar el dolor, incluso el dolor relacionado con el cáncer. Para mayor información en inglés, consultar el sumario del PDQ sobre Acupuntura.

Música

La música se ha utilizado para aliviar el dolor y la ansiedad causados por el cáncer y sus tratamientos. Los estudios han informado que la música puede estimular áreas del cerebro que aumentan las sensaciones agradables y disminuyen las respuestas desagradables. Su música favorita es la que más puede ayudarlo. La música es más útil si comienza a escucharla antes de un procedimiento que durante o después de este. La música se puede usar junto con los medicamentos para el dolor.

Hay dos tipos principales de tratamientos con música: musicoterapia y medicina con música.

  • La musicoterapia la brinda un especialista que se llama musicoterapeuta. La música que se usa puede ser en vivo o grabada. La terapia puede incluir improvisación musical (componer música), escribir canciones y cantar, y relajarse con la música. El musicoterapeuta basa el tratamiento en sus necesidades, como controlar del dolor, disminuir la ansiedad o aprender nuevas habilidades para hacer frente a situaciones difíciles.
  • La medicina con música consiste en escuchar música (habitualmente música grabada) para desviar la atención del dolor. La medicina con música la guía un profesional médico sin capacitación especial en musicoterapia.

Todavía está en estudio el uso de la música para aliviar el dolor relacionado con el cáncer.

La música también se utiliza para los ejercicios de relajación.

Algunos métodos ayudan a aliviar el dolor al cambiar su forma de pensar sobre este y enseñarle formas de relajarse.

Los tratamientos que cambian la forma de pensar sobre el dolor y responder a este también son útiles para tratarlo. Estos métodos se llaman intervenciones psicológicas. Las intervenciones psicológicas le permiten tener una sensación de control y le enseñan habilidades para hacer frente a la enfermedad y sus síntomas. Mantener la calma cuando siente dolor puede mantenerlo más cómodo. Puede probar varios métodos y elegir usar uno o más regularmente.

  • Hipnosis: la hipnosis lo puede ayudar a relajarse y se puede combinar con otros métodos de pensamiento y comportamiento. La hipnosis para aliviar el dolor funciona mejor en personas que son capaces de concentrarse y usar imaginería, y que están dispuestas a practicar la técnica.
  • Reorientación del pensamiento: al reorientar el pensamiento, usted aleja su atención del dolor al pensar en otras cosas. Los métodos pueden ser internos (por ejemplo, contar, rezar o decir cosas como " puedo soportarlo") y externos (por ejemplo, escuchar música, ver televisión, hablar, escuchar a alguien, que lee o mirar algo específico). También puede aprender a remplazar los pensamientos negativos con pensamientos e imágenes positivas.
  • Terapia de conversación: la terapia de conversación puede ayudarlo a alejar su atención del dolor.
  • Grupos de apoyo y orientación religiosa: los grupos de apoyo ayudan a muchos pacientes. La orientación religiosa también puede ayudar porque ofrece atención espiritual y apoyo social.
  • Imaginería: la imaginería consiste en pensar en imágenes tranquilizadoras positivas. Esto puede ayudarlo a relajarse, reducir la tensión y brindarle una sensación de bienestar.
  • Ejercicios de relajación: se pueden usar ejercicios simples de relajación para períodos cortos de dolor (por ejemplo, durante los procedimientos de tratamiento del cáncer). Las técnicas simples y cortas son útiles cuando le resulta difícil concentrarse debido a un dolor fuerte, mucha ansiedad o fatiga.

    Los siguientes ejercicios de relajación pueden ayudar a aliviar el dolor:

    Ejercicio 1. Respiración lenta y rítmica para la relajación

    • Paso 1. Inhale lenta y profundamente, mantenga el estómago y los hombros relajados.
    • Paso 2. A medida que exhala despacio, sienta cómo se empieza a relajar; sienta que la tensión abandona su cuerpo.
    • Paso 3. Inhale y exhale lentamente y de forma regular con un ritmo cómodo. Permita que el aire llegue hasta el estómago a medida que este se relaja completamente.
    • Paso 4. Para ayudarlo a concentrarse en su respiración y hacerlo de forma lenta y rítmica, inhale mientras cuenta mentalmente, "uno, dos, tres". O cada vez que exhala, diga mentalmente una palabra como "paz" o "relajación".
    • Realice los pasos 1 a 4 una vez o repita los pasos 3 y 4 por un máximo de 20 minutos.
    • Paso 5. Termine con una inhalación profunda. Al exhalar, diga mentalmente "me siento alerta y relajado".

    Ejercicio 2. Recibir contacto físico, masaje o calor para relajarse.

    • El contacto físico y el masaje son métodos tradicionales que las personas a cargo del paciente usan para ayudarlo a relajarse. Los siguientes son algunos ejemplos:
      • Tocar o masajear brevemente, como tomar a alguien de la mano o darle un pequeño masaje en los hombros.
      • Remojar los pies en agua tibia o envolverlos en una toalla tibia y húmeda.
      • Masajear el cuerpo entero o solo la espalda, los pies o las manos (entre 3 y 10 minutos). Si el paciente es recatado o no se puede mover o dar vuelta en la cama con facilidad, se pueden masajear solo las manos y los pies.
      • Usar una loción tibia. Se puede entibiar una loción para manos en un recipiente pequeño en el horno de microondas o se puede sumergir una botella de loción en una pileta con agua caliente por aproximadamente 10 minutos.
      • Los masajes para relajar se suelen dar en forma de caricias suaves, largas y lentas. Se pueden probar diferentes grados de presión junto con distintos tipos de masaje, como amasar la piel y darle golpecitos suaves, para determinar lo que le gusta al paciente.

        Sobre todo para las personas de edad avanzada, un masaje relajante en la espalda del paciente no debe pasar de 3 minutos de caricias lentas y rítmicas (unas 60 caricias por minuto) a ambos lados de la columna vertebral, desde lo alto de la cabeza hasta la parte baja de la espalda. Mantener un contacto continuo de una mano con el cuerpo al empezar a bajar una mano por la espalda mientras la otra se detiene en la parte baja y vuelve a subir. Se debe establecer un horario regular para el masaje. Esto le da al paciente algo agradable que esperar.

    Ejercicio 3. Experiencias anteriores pacíficas.

    • Algo le habrá pasado un tiempo atrás que le trajo paz o bienestar. Quizás pueda recordar esa experiencia para que ahora le traiga paz o bienestar. Reflexione sobre las siguientes preguntas:
      • ¿Puede recordar alguna situación, incluso de cuando era niño, en la que se sintió tranquilo, sosegado, seguro, esperanzado o cómodo?
      • ¿Alguna vez soñó despierto sobre algo que lo hizo sentirse tranquilo? ¿En qué estaba pensando?
      • ¿La música le provoca una sensación de ensoñación? ¿Tiene alguna música favorita?
      • ¿Tiene algún poema favorito que le levante el espíritu o lo haga sentirse seguro?
      • ¿Alguna vez practicó activamente una religión? ¿Tiene alguna lectura, himno u oración favoritos? Aunque no las haya oído ni haya pensado en ellas durante mucho tiempo, las experiencias religiosas en la niñez todavía pueden servirle para sosegarlo.
      Algunas de las cosas que lo pueden reconfortar, como su música favorita o una oración, probablemente se puedan grabar. Entonces puede escucharlas siempre que lo desee. O, si tiene buena memoria, puede simplemente cerrar los ojos y recordar las experiencias o las palabras.

    Ejercicio 4. Escuchar música grabada en forma activa

    • Paso 1. Va a necesitar lo siguiente:
      • Un reproductor de MP3,de CD o iPod®.
      • Auriculares o audífonos. (con ellos se consigue enfocar mejor la atención que con un parlante y, además, evita molestar a otras personas).
      • Una grabación de música que le guste. (La mayoría de la gente prefiere música rápida y animada, pero algunos eligen música relajante. A otros les gustan grabaciones de comedias, acontecimientos deportivos, programas de radio antiguos o cuentos).
    • Paso 2. Marque el ritmo de la música; por ejemplo, marque el ritmo con su dedo o moviendo la cabeza. Eso le ayudará a concentrarse en la música y no en sus molestias.
    • Paso 3. Mantenga los ojos abiertos y fije su mirada en un punto o un objeto. Si desea cerrar sus ojos, imagínese algo relacionado con la música.
    • Paso 4. Escuche la música con un volumen agradable. Si aumenta la molestia, pruebe aumentar el volumen y, luego, bajarlo cuando esta disminuya.
    • Paso 5. Si la música no lo ayuda lo suficiente, trate de agregar o cambiar una de las acciones siguientes:
      • Masajee su cuerpo al ritmo de la música.
      • Pruebe con otro tipo de música.
      • Marque el ritmo de la música en más de una forma; por ejemplo, con su mano y su pie al mismo tiempo.

      Muchos pacientes sienten que escuchar música los ayuda. La música tiende a ser muy popular, probablemente, porque forma parte de nuestra vida diaria y es fácil de escuchar. Si está muy cansado, puede dedicarse solo a escuchar la música, sin marcar el ritmo ni fijar su mirada en un punto.

    Estos ejercicios se adaptaron y reprodujeron con permiso de McCaffery M, Beebe A: Pain: Clinical Manual for Nursing Practice. St. Louis, Mo: CV Mosby: 1989.

  • Actualización: 24 de abril de 2014