In English | En español
¿Prequntas sobre el cáncer?

Etapa final de la vida (PDQ®)

Versión Paciente
Actualizado: 16 de julio de 2014

Aspectos generales



La planificación de la etapa final de la vida puede ser difícil y satisfactoria a la vez.

Pensar en la etapa final de la vida y planificarla puede ser un período difícil para los pacientes y sus familias. Cada persona tendrá necesidades únicas y las enfrentará de diferentes maneras. Este tiempo se hace más fácil cuando los pacientes, las familias y los proveedores de atención de la salud hablan abiertamente sobre los planes para la etapa final de la vida. Para muchos pacientes y sus familias, este puede ser un momento de crecimiento personal. A menudo, estos acontecimientos ofrecen a las personas la oportunidad de conocerse más a sí mismas y apreciar lo que es más importante para ellas.

Este sumario trata sobre la atención durante los últimos días y horas de vida, e incluye el tratamiento de los síntomas comunes y los aspectos éticos que pueden surgir. Esta información puede ayudar a los pacientes y sus familias a hacer planes con anticipación sobre las necesidades que pueden presentarse.

Este sumario trata sobre la etapa final de la vida de los adultos con cáncer y, cuando se indica, de los niños con cáncer.

Tener planes para la etapa final de la vida puede reducir la tensión, tanto del paciente como de la familia.

Cuando las opciones de tratamiento y los planes se tratan antes de los últimos días de vida, ello puede reducir la tensión, tanto del paciente como de la familia. Conocer los deseos del paciente puede ayudar a facilitar las decisiones importantes que se toman para su beneficio durante un período muy cargado de emociones. Es sumamente útil si la planificación y la toma de decisiones relacionadas con la etapa final de la vida comienzan a realizarse poco después del diagnóstico y continúan durante la evolución de la enfermedad. Tener estas decisiones por escrito, puede hacer que los deseos del paciente resulten más claros, tanto para la familia como para el equipo de atención de la salud. Cuando se trata de un niño con una enfermedad terminal, mantener estas discusiones con el médico del niño puede reducir el tiempo que el niño pasa en el hospital y ayudar a los padres a sentirse más preparados para el final de la vida del niño.

La planificación para la etapa final de la vida incluye tomar decisiones acerca de los siguientes aspectos

  • Metas del tratamiento (por ejemplo, si se van a usar ciertos medicamentos durante los últimos días de vida.
  • Lugar donde el paciente desea pasar sus últimos días.
  • Tratamientos que el paciente desea recibir en la etapa final de su vida.
  • Tipo de cuidado paliativo y programas para enfermos terminales que el paciente desea recibir.

Los cuidados paliativos alivian los síntomas y pueden mejorar la calidad de vida de los pacientes y sus familias.

La meta de los cuidados paliativos es mejorar la calidad de vida de los pacientes y la familia porque previenen y alivian el sufrimiento. Esto incluye el tratamiento de síntomas físicos como el dolor y la consideración de las inquietudes mentales, sociales y espirituales. Los cuidados paliativos se ofrecen en algunos hospitales, centros de pacientes ambulatorios y el hogar.

Cuando se administra un tratamiento paliativo en la etapa final de la vida, se debe asegurar que se respeten los deseos del paciente acerca de los tratamientos que desea recibir.

Los programas para enfermos terminales proveen atención administrada por especialistas en temas relacionados con la etapa final de la vida.

El cuidado de enfermos terminales es un programa que provee atención a las personas que se acercan a la etapa final de la vida y que han suspendido el tratamiento para curar o controlar su cáncer. Por lo general, la atención para enfermos terminales se dirige a los pacientes de los que no se espera que vivan más de seis meses. Esta atención se enfoca más en la calidad de vida que en la duración de la misma. La meta de la atención de enfermos terminales es ayudar a los pacientes a vivir cada día en plenitud al hacerlos sentir cómodos y aliviar sus síntomas. Ello puede incluir atención paliativa para controlar el dolor y otros síntomas, de modo que el paciente pueda estar tan alerta y cómodo como sea posible. Los servicios para ayudar y apoyar las necesidades emocionales, sociales y espirituales de los pacientes y sus familias también son una parte importante de la atención para enfermos terminales.

Los programas de cuidados para enfermos terminales están diseñados para mantener al paciente en el hogar, con su familia y amigos; sin embargo, estos programas también prestan servicios en centros de cuidados para enfermos terminales y en algunos hospitales y residencias de cuidados de enfermería. El equipo de cuidados para enfermos terminales incluye a médicos, enfermeros, consejeros espirituales, trabajadores sociales, nutricionistas y voluntarios. Los miembros del equipo están especialmente capacitados en los asuntos que se presentan en la etapa final de la vida. Después de la muerte de un paciente, el programa para enfermos terminales sigue ofreciendo apoyo, incluso de orientación para sobrellevar la aflicción o la pérdida.