¿Prequntas sobre el cáncer?

Etapa final de la vida (PDQ®)

Versión para pacientes

Tratamiento de los síntomas

Los síntomas comunes en la etapa final de la vida incluyen dolor, sentirse muy cansado, tos, falta de aliento, estertores de muerte, delirio y fiebre. También se puede presentar sangrado.

Dolor

Se pueden administrar medicamentos para el dolor de diferentes maneras.

En los últimos días, puede ocurrir que el paciente no pueda tragar los medicamentos para el dolor. Cuando los pacientes no pueden tomar los medicamentos por la boca, las medicinas para el dolor se pueden administrar colocándolas debajo de la lengua o en el recto, mediante inyecciones o infusiones, o colocando un parche sobre la piel. Estos métodos se pueden usar en el hogar con la aprobación del médico.

Por lo general, es posible controlar el dolor durante las horas finales de vida.

Los analgésicos opioides son muy eficaces para aliviar el dolor y generalmente se usan en la etapa final de la vida. Algunos pacientes se preocupan de que el uso de opioides pueda hacer que la muerte se presente más rápido, pero los estudios no han revelado ninguna conexión entre el uso de opioides y la muerte prematura.

(Para mayor información sobre los opioides, consultar el sumario del PDQ sobre Dolor).

Las contracciones mioclónicas pueden ser un efecto secundario del uso de opioides.

Las contracciones mioclónicas son movimientos espasmódicos o contracciones súbitas de los músculos que la persona que los sufre no puede controlar. Un hipo es un tipo de contracción mioclónica. Las contracciones mioclónicas por lo general se presentan en los brazos y las piernas. La toma de dosis muy altas de un opioide durante mucho tiempo puede causar este efecto secundario, pero el mismo también puede tener otras causas; puede empezar con pocos movimientos espasmódicos y luego presentarse más a menudo. Muy pocas veces se presentan contracciones constantes de diferentes grupos musculares en todo el cuerpo.

Cuando los opioides son la causa de la contracción mioclónica, el cambio de opioide puede ayudar. Hay una gran diferencia en la forma en que cada persona responde a los opioides y ciertos opioides pueden tener mayores probabilidades de causar contracciones mioclónicas en algunas personas.

Cuando el paciente está muy cerca de la muerte, en lugar de cambiar el opioide se puede administrar medicamentos para detener la contracción mioclónica. Cuando las contracciones mioclónicas son muy graves, se pueden usar medicamentos para calmar al paciente, aliviar la ansiedad y ayudarlo a dormir

Fatiga

La fatiga (sensación de mucho cansancio) puede tener muchas causas en la etapa final de la vida. Entre ellas, cambios físicos y mentales, y efectos secundarios de los tratamientos. Los medicamentos que aumentan la actividad del cerebro, el estado de alerta, la atención y la energía pueden ser útiles. (Para mayor información, consultar el sumario del PDQ sobre Fatiga).

Falta de aliento

La sensación de sofoco es común y puede empeorar durante las últimas semanas o días de vida.

La falta de aliento o la dificultad para alcanzarlo es, a menudo, signo de cáncer avanzado. Otras causas pueden ser las siguientes:

El uso de opioides y otros métodos pueden ayudar a que el paciente respire con más facilidad.

Dosis muy bajas de un opioide pueden aliviar la falta de aliento de los pacientes que no toman opioides para el dolor. Pueden necesitarse dosis más altas para los pacientes que toman opioides para el dolor o para los que padecen de una falta de aliento grave.

Otros métodos para aliviar la sensación de falta de aliento pueden incluir los siguientes procedimientos:

  • Tratar la ansiedad causada por la falta de aliento.
  • Dirigir un ventilador hacia la cara del paciente para refrescarlo.
  • Hacer que el paciente se incorpore.
  • Hacer que el paciente haga ejercicios de respiración y técnicas de relajación, si puede.
  • Usar acupuntura o acupresión.
  • Administrar antibióticos si la causa de la falta de aliento es una infección.
  • Administrar más oxígeno si la causa de la falta de aliento es la hipoxemia.

En casos poco frecuentes, la falta de aliento no se puede aliviar con ninguno de estos procedimientos. Puede ser necesario recurrir a la sedación con medicamentos para ayudar a que el paciente se sienta más cómodo.

Algunos pacientes tienen espasmos en las vías respiratorias de los pulmones junto con la falta de aliento. Los broncodilatadores (medicamentos que abren las vías respiratorias pequeñas de los pulmones) o los medicamentos esteroides (que alivian la hinchazón y la inflamación) pueden aliviar estos espasmos.

Tos

La tos crónica al final de la vida puede aumentar el malestar de un paciente. La tos repetida puede causar dolor y pérdida del sueño, aumentar el cansancio y empeorar la falta de aliento. En la etapa final de la vida, se puede decidir tratar los síntomas de la tos en lugar de encontrar y tratar la causa. Pueden usarse los siguientes tipos de medicamentos para hacer que el paciente esté lo más cómodo posible:

El médico también puede revisar los medicamentos que el paciente ya está tomando porque algunos de ellos (como los inhibidores de la ACE para tratar la presión arterial alta o la insuficiencia cardíaca) pueden causar tos.

(Para mayor información, consultar el sumario del PDQ sobre Síndromes cardiopulmonares).

Estertor de muerte

El estertor se presenta cuando la saliva u otros líquidos se acumulan en la garganta y las vías respiratorias superiores.

El estertor se presenta cuando la saliva u otros líquidos se acumulan en la garganta y las vías respiratorias superiores de un paciente que está demasiado débil como para despejar la garganta. Hay dos tipos de estertor. El estertor de muerte se presenta por la acumulación de saliva en la parte trasera de la garganta. El otro tipo de estertor lo causa la acumulación de líquido en las vías respiratorias por una infección, un tumor o exceso de líquido en los tejidos corporales.

Se pueden administrar medicamentos para reducir la cantidad de saliva o para secar las vías respiratorias superiores. Como la mayoría de los pacientes con estertor no pueden tragar, estos medicamentos se administran generalmente mediante parches sobre la piel o por infusión.

Entre los tratamientos para el estertor sin el uso de medicamentos, está el cambiar al paciente de posición y darle menos líquido.

Elevar la cabecera de la cama, levantar y acomodar al paciente con almohadas o colocarlo de costado puede ayudar a aliviar el estertor. Si el estertor se debe al líquido en la parte trasera de la garganta, se puede extraer con cuidado el exceso de líquido mediante un tubo de succión. Si el estertor se debe al líquido en las vías respiratorias, por lo general no se extrae. La succión causa una tensión física y mental muy grave en el paciente.

En la etapa final de la vida, el cuerpo necesita menos alimentos y líquidos. La reducción de alimentos y líquidos puede prevenir el exceso de líquido en el cuerpo y aliviar enormemente el estertor.

El estertor de muerte es un signo de que la muerte se puede presentar pronto.

El estertor de muerte es un signo de que la muerte se puede presentar en las próximas horas o días. El estertor puede causar mucha ansiedad en aquellos a la cabecera de la cama, pero no parece ser doloroso para el paciente.

Delirio

El delirio es común en la etapa final de la vida.

El delirio es común durante los días finales de la vida. Algunos pacientes pueden estar confundidos, nerviosos e inquietos, y tener alucinaciones (ver u oír cosas que no están realmente presentes). Otros pacientes pueden estar quietos y ensimismados. (Para mayor información, consultar el sumario de PDQ sobre Trastornos cognitivos y delirio).

El delirio puede deberse a los efectos directos del cáncer, como un tumor que crece en el cerebro. Otras causas pueden ser las siguientes:

El delirio se puede controlar cuando se encuentra y se trata la causa.

Según cuál sea la causa del delirio, el tratamiento puede incluir los siguientes procedimientos:

  • Administrar medicamentos para corregir las concentraciones anormales de ciertas sustancias químicas en la sangre.
  • Suspender o disminuir la dosis de los medicamentos causan el delirio.
  • Suspender los medicamentos que pueden interactuar con otros, pero que ya no son útiles en la etapa final de la vida, como los medicamentos para bajar el colesterol.
  • Tratar la deshidratación incorporando líquidos en el torrente sanguíneo.

Para algunos pacientes en las últimas horas de vida, una opción puede ser tratar solo los síntomas del delirio y hacer que el paciente esté lo más cómodo posible. Hay medicamentos que son muy eficaces para aliviar estos síntomas.

En la etapa final de la vida, a menudo se presentan alucinaciones que no se relacionan con el delirio.

Es frecuente que los pacientes moribundos tengan alucinaciones, entre ellas, las de los seres queridos que ya murieron. Es normal que los miembros de la familia sufran cuando se presentan estas alucinaciones. A menudo, es útil hablar con un clérigo, el capellán del hospital u otro consejero religioso.

Fiebre

La fiebre y las infecciones son comunes en la etapa final de la vida. Dado que los pacientes tienen a menudo muchos problemas médicos en esta etapa, puede ser difícil conocer la causa de una fiebre y saber si el tratamiento ayudará o perjudicará al paciente. Los pacientes cerca de la etapa final de la vida pueden elegir no tratar la causa de la fiebre y solo recibir medidas de alivio, tales como la administración de acetaminofén.

Hemorragia

La hemorragia súbita (hemorragia profusa) se puede presentar en los pacientes que tienen ciertos cánceres o trastornos.

La hemorragia (mucho sangrado en poco tiempo) es poco frecuente, pero puede presentarse en las últimas horas o minutos de vida. Ciertos cánceres o tratamientos para el cáncer pueden dañar los vasos sanguíneos. Por ejemplo, la radioterapia puede debilitar los vasos sanguíneos en el área tratada. Los tumores también pueden dañar los vasos sanguíneos. Los pacientes con las siguientes afecciones corren el riesgo de presentar este síntoma:

El paciente debe consultar con el médico cuando está preocupado acerca de la probabilidad de una hemorragia.

Mantener al paciente cómodo es la meta principal de la atención durante una hemorragia en la etapa final de la vida.

Cuando la hemorragia se presenta durante el tratamiento del cáncer, se trata con vendas y medicamentos, o con tratamientos como la radioterapia, la cirugía y las transfusiones de sangre. Sin embargo, cuando se presenta una hemorragia súbita en la etapa final de la vida, los pacientes suelen morir inmediatamente después. Por lo general, la reanimación (hacer que el corazón vuelva a funcionar) no será eficaz. La meta principal de la atención es hacer que el paciente esté tranquilo y cómodo. Es útil que la familia hable acerca de sus sentimientos que causa esta situación y haga preguntas acerca del tema.

Cuando se presenta una hemorragia durante las últimas horas de vida, se pueden seguir los siguientes pasos:

  • Cubrir el área con toallas de color oscuro para que no se vea la sangre.
  • Cambiar las toallas y mantener el área limpia.
  • Hablar con calma al paciente y los miembros de la familia.
  • Hacer saber al paciente si los seres queridos están allí.

Los medicamentos de acción rápida pueden ayudar a calmar al paciente durante este período.

  • Actualización: 16 de julio de 2014